RE­POR­TA­JE

¿EXIS­TI­RÍA EL ROCK, EL PUNK, EL BLUES SIN ELLA? NO SE PUE­DE EN­TEN­DER LA MÚ­SI­CA DE LA SE­GUN­DA MI­TAD DEL S. XX SIN LA SE­ÑO­RA ELÉC­TRI­CA. Su his­to­ria y des­cen­den­cia en las si­guien­tes pá­gi­nas.

La Tercera - MasDeco Full Diseno - - CONTENIDO -

La in­dis­cu­ti­ble pro­ta­go­nis­ta de la mú­si­ca de la se­gun­da mi­tad del si­glo XX, su his­to­ria y ana­to­mía.

Era 1967 y Jim­mi Hen­drix so­bre el es­ce­na­rio del Pop Mu­sic Fes­ti­val de Mon­te­rey co­men­za­ba un ac­to que mar­ca­ría un hi­to en la his­to­ria del rock. So­na­ban los acor­des de “Wild thing” y Hen­drix en una per­for­man­ce ad hoc, sal­va­je, co­mo un he­chi­ce­ro en tran­ce, des­pués de to­car su “se­ño­ra eléc­tri­ca” de to­dos los mo­dos po­si­bles, por de­trás, al re­vés, con los dien­tes, dar­se vuel­ta de car­ne­ro con ella, mas­tur­bar­la con­tra el am­pli­fi­ca­dor o al­go por el es­ti­lo, se arro­ja al sue­lo y des­pués de be­sar­la a mo­do de despedida le pren­de fue­go pa­ra lue­go azo­tar­la con­tra el pi­so y des­truir­la. No era una can­ción so­la­men­te, era un ri­tual en el que su Fen­der Stra­to­cas­ter y él pa­sa­rían a la his­to­ria. “Mú­si­cos: rom­pan sus ins­tru­men­tos so­bre el es­ce­na­rio”, de­cía Tris­tan Tza­ra, pa­dre del da­daís­mo a ini­cios del XX, al­go que ha­rán se­gui­do tan­tos mú­si­cos... ¡50, 70 años más tar­de! Hen­drix, The Clash, Kurt Co­bain, tan­tos ejem­plos. Y ojo, no son las ba­te­rías, ni los ba­jos, ni los te­cla­dos los que vue­lan por el ai­re, son las gui­ta­rras, las es­tre­llas, las que atra­pan to­das las mi­ra­das. ¿Qué tie­nen que enamo­ran?

Brian May en 1963 se hi­zo jun­to a su pa­dre la su­ya cuan­do te­nía 16 años, en el ta­ller de su ca­sa. La Red Spe­cial, con ma­de­ra de una chi­me­nea del si­glo XVIII y par­tes usa­das. Con ella plas­mó el so­ni­do tan par­ti­cu­lar que de­fi­nió a Queen y to­dos sus dis­cos (el so­lo de “Rap­so­dia bohe­mia” por ejem­plo). Se cuen­ta que B. B. King, tras una pe­lea en el ‘49, en un bar –que ter­mi­nó in­cen­dia­do– don­de dos hom­bres pe­la­ban por una tal Lu­ci­lle, apo­dó así a su in­se­pa­ra­ble com­pa­ñe­ra Gib­son 355 res­ca­ta­da de las lla­mas. Su fa­vo­ri­ta da­ría lu­gar en 1980 a la Gib­son B.B King Lu­ci­lle, un tri­bu­to de la mar­ca al mú­si­co.

CUES­TION DE FOR­MA

Si bien des­de los 50 –cuan­do la gui­ta­rra eléc­tri­ca se asien­ta y ma­si­fi­ca– no ha va­ria­do sus­tan­cial­men­te su so­ni­do –ya que es­te no de­pen­de de su for­ma (un cuer­po ma­ci­zo de ma­de­ra)–, sí es­té­ti­ca­men­te ha te­ni­do cien­tos de mu­ta­cio­nes de co­lor y for­ma.

Ed­die van Ha­len sim­ple­men­te le pu­so cin­tas ad­he­si­vas a la su­ya, la “Fran­kens­trat”, que ha­bía ar­ma­do en 1977 con par­tes de dis­tin­tas gui­ta­rras. En el vi­deo de “Jump” del 84 se la pue­de ver en un mag­ní­fi­co so­lo. Mien­tras en el otro ex­tre­mo de­co­ra­ti­vo, Prin­ce tu­vo una dis­tin­ta se­gún el re­ci­tal que da­ba, co­mo la Ye­llow Cloud del 88 con su bou­clé o signo tí­pi­co, o la PRS Dra­gon ne­gra y bri­llan­te con el ani­mal ser­pen­tean­te as­cen­dien­do por el dia­pa­són. Co­mo cuen­ta Ale­jan­dro Gae­te, ele­gi­do por la SCD gui­ta­rris­ta de la dé­ca­da del 87 al 97’, el look tam­bién es im­por­tan­te. “Te tie­ne que gus­tar es­té­ti­ca­men­te, por­que aun­que sue­ne co­mo los dio­ses no vas a es­tar sa­tis­fe­cho si no te gus­ta, es un enamo­ra­mien­to. Ca­da una te da so­ni­dos dis­tin­tos, pue­des ir va­rian­do en un con­cier­to, tie­nen ca­rac­te­rís­ti­cas di­ver­sas. La ac­ción del vi­bra­to de la Strato, por ejem­plo, es más efec­tis­ta, más al­ha­ra­ca, ver­sus la de la Grestch Ani­ver­sa­rio, que tie­ne una per­for­man­ce más dis­cre­ta, más sen­si­ble, y la Gib­sonn Les Paul no tie­ne vi­bra­to, pe­ro tie­ne un so­ni­do más pas­to­so, con una tim­brís­ti­ca dis­tin­ta. Por eso al fi­nal nos trans­for­ma­mos en co­lec­cio­nis­tas de gui­ta­rras, por­que que­re­mos te­ner el so­ni­do es­pe­cí­fi­co que oí­mos en un dis­co, un con­cier­to, pe­ro po­drías to­car to­do con cual­quie­ra de es­tas gui­ta­rras, jazz, rock, bos­sa no­va”. Mien­tras ba­jo y ba­te­ría son la co­lum­na ver­te­bral so­bre la que se sos­tie­ne una can­ción, re­pi­tien­do una y otra vez mo­nó­to­nos e hip­nó­ti­cos el pul­so; mien­tras las te­clas dan tem­pla­das las at­mós­fe­ras de fon­do, los pai­sa­jes y co­lo­res don­de se asien­ta to­do, la gui­ta­rra lle­va la voz can­tan­te, per­so­ni­fi­ca la emo­ción, y en eso es tan da­da. Por­que en­car­na la vi­da que flu­ye al igual que la co­rrien­te eléc­tri­ca que co­rre por sus cuer­das, por­que se to­ca pe­ga­da al cuer­po y Hen­drix lo sa­bía bien. Por­que rom­pe tím­pa­nos, re­vien­ta el si­len­cio y el or­den. Por eso es da­da, por eso se rom­pen las gui­ta­rras en el es­ce­na­rio, pa­ra re­cor­dar­nos, co­mo de­cía Mar­cel Du­champ, que “Eros c’est la vie”, que so­mos pa­sión y ener­gía en es­tos cuer­pos vi­vos.

¡SÚBELE EL VO­LU­MEN!

La his­to­ria de la gui­ta­rra eléc­tri­ca es la de la bús­que­da del vo­lu­men. En los años 20 las big band, el au­ge de la ra­dio y los sa­lo­nes de bai­le hi­cie­ron ne­ce­sa­ria la bús­que­da de nue­vas so­lu­cio­nes pa­ra dar­le pre­sen­cia a la gui­ta­rra, que des­apa­re­cía en­tre los de­más ins­tru­men­tos co­mo la ba­te­ría, los bron­ces o el mis­mo piano. La idea de elec­tri­fi­car los ins­tru­men­tos, co­mo se­ña­la el Mu­seo Smith­so­niano (ver recuadro web), ya exis­tía a fi­nes del XIX, pe­ro so­lo dé­ca­das más tar­de, en los 20 y 30 del si­glo cor­to, se ha­ría po­si­ble.

Cuan­do en el XIX apa­re­cie­ron las cuer­das de me­tal que re­em­pla­za­ron las de tri­pa, dan­do ma­yor vo­lu­men a un ins­tru­men­to, la ma­yor ten­sión de es­tas tam­bién im­pul­só la bús­que­da de nue­vos di­se­ños que sus­ten­ta­ran los cam­bios, co­mo un re­fuer­zo en X al in­te­rior del cuer­po di­se­ña­do por C. F. Mar­tin en los 50 del 1800. El pa­so de una ta­pa pla­na a una ar­quea­da que pro­bó Or­vi­lle Gib­son en su ta­ller en 1902 tras ha­ber­lo apli­ca­do a las man­do­li­nas, los agu­je­ros en for­ma de “f”, co­mo los del vio­lín –he­chos tam­bién en Gib­son–, que apor­ta­ban más vo­lu­men que la bo­ca re­don­da clá­si­ca, son otros ejem­plos a la ca­za de más po­ten­cia. La gui­ta­rra con cuer­po y re­so­na­do­res me­tá­li­cos si­mi­la­res a los del ban­jo que pro­du­jo la Na­tio­nal String Ins­tru­ment de John Dop­ye­ra y Geor­ge Beau­champ en 1927, tam­bién. Y de aquí a la pri­me­ra gui­ta­rra eléc­tri­ca hay un pa­so. Beau­champ se unió a Adolph Ri­cen­bac­ker, sui­zo tras­la­da­do a Es­ta­dos Uni­dos que cons­truía en su ta­ller los cuer­pos me­tá­li­cos de es­tas re­so­na­do­ras, y cons­tru­ye­ron en 1931 el “pri­mer ins­tru­men­to elec­tró­ni­co con cuer­das de ti­po co­mer­cial”, la Frying pan, el ‘sar­tén’, que te­nía una cáp­su­la elec­tro­mag­né­ti­ca. Cua­tro años más tar­de ins­ta­la­ron la pas­ti­lla a una gui­ta­rra es­pa­ño­la y voi­là: la pri­me­ra gui­ta­rra eléc­tri­ca del mun­do ha­bía na­ci­do, pe­ro con ella nue­vos pro­ble­mas: eli­mi­nar las vi­bra­cio­nes y feed­back que pro­vo­ca­ba la am­pli­fi­ca­ción.

LA BA­TA­LLA FI­NAL

Nom­bres co­mo Burns, Fen­der, Gib­son, Grets­hen, Epip­ho­ne, Ric­ken­bac­ken y Dan Elec­tro se li­gan a los ini­cios de la gui­ta­rra eléc­tri­ca y nos acom­pa­ñan has­ta hoy. De las ‘elec­tric spa­nish’ que fue­ron la pri­me­ra mo­da­li­dad, tal vez pa­re­ci­das a nues­tra elec­tro­acús­ti­cas de hoy co­mo con­cep­to de so­ni­do (una es­pa­ño­la con cáp­su­la), las ex­pe­ri­men­ta­cio­nes lle­va­ron a cam­biar el cuer­po de hue­co a ma­ci­zo pa­ra evi­tar las vi­bra­cio­nes y aco­ples, es de­cir la gui­ta­rra eléc­tri­ca co­mo la co­no­ce­mos hoy. ¿Quién fue el pri­me­ro en ha­cer­lo? No es­tá cla­ro, mu­chos atri­bu­yen la in­no­va­ción a Les Paul, que en 1940 hi­zo ‘el tron­co’ y en 1952 lan­za­ría una de las más ama­das de la his­to­ria: la Gib­son Les Paul (ver fi­cha). A su vez Leo Fen­der, otro gran nom­bre en el uni­ver­so gui­ta­rra, des­de el 1938 tra­ba­ja­ba des­de el otro fren­te, el téc­ni­co, re­pa­ran­do ra­dios, des­pués fa­bri­can­do am­pli­fi­ca­do­res y lue­go gui­ta­rras. En 1949 pro­du­jo las pri­me­ras Squier, que un año des­pués, con al­gu­nas co­rrec­cio­nes más otra cáp­su­la dio vi­da a la Broad­cas­ter, que pa­sa­ría a lla­mar­se Te­le­cas­ter, otro mo­de­lo de los clá­si­cos has­ta hoy jun­to con la fa­mo­sa y po­pu­lar Fen­der Stra­to­cas­ter ícono del rock, que ve la luz en 1954.

LA GIB­SON ES- 355 de 1958 se di­se­ñó pen­san­do en en­con­trar el equi­li­brio en­tre la ca­li­dez de una acús­ti­ca y el vo­lu­men de una eléc­tri­ca. Se hi­zo fa­mo­sa co­mo blu­se­ra en las ma­nos de B. B. King, que la bau­ti­zó Lu­ci­lle. El dia­pa­són es de cao­ba, un puen­te con vi­bra­to Bigsby y 2 cáp­su­las do­bles. To­das las gra­ba­cio­nes de B. B. King des­de los 60 son con su ama­da Lu­ci­lle ne­gra, co­mo “Lea­ve at the re­gal”.

LA GIB­SON LES PAUL es la otra fa­vo­ri­ta, con un so­ni­do más pas­to­so, que se adap­ta bien a to­do ti­po de es­ti­los. Slash le sa­ca par­ti­do en los so­los de “No­vem­ber rain” o “Wellcome to the jun­gle”.

LA STRA­TO­CAS­TER na­ce de las su­ge­ren­cias de los mú­si­cos que uti­li­za­ban la Te­le­cas­ter. Tie­ne 3 cáp­su­las, sue­le ser de fresno o ar­ce con más­til y dia­pa­són de la mis­ma ma­de­ra o pa­lo de ro­sa. Hen­drix la hi­zo más que fa­mo­sa in­mo­lán­do­la en 1967 en el Fes­ti­val de Mon­te­rey. Su so­ni­do es más bri­llan­te que la Les Paul.

EN EL FES­TI­VAL de New Port en 1965, Bob Dy­lan, hoy pre­mio No­bel de li­te­ra­tu­ra, por pri­me­ra vez apa­re­ció en pú­bli­co to­can­do una gui­ta­rra eléc­tri­ca en con­cier­to. La gen­te que­dó sor­pren­di­da. Era una Fen­der Stra­to­cas­ter y la can­ción Mag­gie’s Farm, ver­sión eléc­tri­ca. La gui­ta­rra fue tan fa­mo­sa que Ch­ris­tie’s la subas­tó en 2013 en $965 mil dó­la­res, su­peran­do a la Blac­kie de Eric Clap­ton, que has­ta la fe­cha era la más ca­ra, US$ 959.500.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.