ES­PA­CIO

PA­RA LA RE­CO­NO­CI­DA AR­QUI­TEC­TA NA­CIO­NAL CA­ZÚ ZE­GERS, LA CA­SA ES LA IDEN­TI­DAD DEL SER, EL LU­GAR DON­DE UNO TO­MA SU FOR­MA. CA­SA SO­PLO, SU CA­SA, DE­BE EL NOM­BRE A ESE ALIEN­TO QUE ORI­GI­NA LA VI­DA.

La Tercera - MasDeco Full Diseno - - CONTENIDO -

Un pa­be­llón abier­to al pai­sa­je, di­se­ña­do por Ca­zú Ze­gers.

“ES­TA CA­SA NA­CIÓ CUAN­DO EM­PE­CÉ A DI­BU­JAR EL SO­PLO, QUE ES MU­CHO MÁS FINO Y SU­TIL QUE EL VIEN­TO (...) EM­PE­CÉ A DI­BU­JAR LAS HUE­LLAS QUE DE­JA SO­BRE LA NIE­VE O EN LA ARE­NA. LO ATRA­PÉ EN UN REC­TÁN­GU­LO QUE ES ES­TE PA­BE­LLÓN QUE MI­RA AL PAI­SA­JE”, EX­PLI­CA CA­ZÚ.

Pa­ra Ca­zú la ca­sa es la pri­me­ra en­vol­tu­ra de ella y su hi­ja Cla­ra. La cons­tru­yó pen­san­do en la li­be­ra­ción fe­me­ni­na. “Hi­ce es­te es­pa­cio pa­ra que la mu­jer en­con­tra­ra su au­to­no­mía, pa­ra que nues­tras emo­cio­nes flu­ye­ran”. La cons­truc­ción ge­ne­ra una fa­cha­da ho­mo­gé­nea con la ca­sa de su her­ma­na, di­se­ña­da por el pre­mio na­cio­nal de Ar­qui­tec­tu­ra Luis Iz­quier­do. Ca­zú y Cla­ra lle­ga­ron el año 2011 a los pies del ce­rro Man­quehue y cons­tru­ye­ron es­te “pa­be­llón abier­to al pai­sa­je”. La idea fuer­za fue con­ce­bir­la co­mo una quin­ta. “Le pe­dí a la Te­re Mo­ller, quien hi­zo el jar­dín, que por fa­vor me hi­cie­ra una quin­ta por­que que­ría co­mer de los fru­tos de mi ca­sa, por eso los oli­vos, las al­men­dras, las hi­gue­ras, la huer­ta, las fru­ti­llas, na­ran­jas, man­da­ri­nas y li­mo­nes. Ade­más se in­cor­po­ra­ron flo­res que du­ran­te to­do el año ilu­mi­na­rán la ca­sa”, ex­pli­ca Ca­zú.

El pro­gra­ma co­ti­diano pro­po­ne una di­ná­mi­ca, un flu­jo, sin je­rar­quías, don­de los mu­ros –por su fle­xi­bi­li­dad– re­pre­sen­ta­ran una bue­na de­mo­cra­cia, ade­más de hon­rar la dan­za, pa­sión co­mún en­tre Cla­ra y Ca­zú. El in­te­rior y el ex­te­rior in­vi­tan a tran­si­tar­los de mo­do que los lí­mi­tes se bo­rren, por eso la ca­sa es trans­pa­ren­te, pa­ra que el flu­jo ho­ri­zon­tal-ver­ti­cal abra los sen­ti­dos y no ha­ya ba­rre­ras pa­ra los sen­ti­mien­tos. “Lo que ha­go es ge­ne­rar re­cin­tos que se pue­den usar de mu­chas ma­ne­ras, cre­cien­do así es­te pro­ce­so de li­be­ra­ción fe­me­ni­na”, di­ce Ca­zú.

Los 1.400 m ² del te­rreno se vuel­ven in­fi­ni­tos por­que “es­cu­chan la vi­da, a uno mis­mo, a la bri­sa, que no es lo mis­mo que el vien­to”, con­clu­ye Ca­zú. d

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.