EN­TRE­VIS­TA

LAS OBRAS DE HA­ROON MIR­ZA TRANS­MI­TEN EL SO­NI­DO, Y GRA­CIAS AL USO DE LAS LU­CES Y TEC­NO­LO­GÍA LED RE­DI­SE­ÑAN Y REAC­TI­VAN EL ES­PA­CIO DON­DE LAS UBI­CA. IN­VI­TA AL ES­PEC­TA­DOR A UNA EX­PE­RIEN­CIA SI­NES­TÉ­SI­CA, DON­DE SE PRO­VO­CA UNA ASI­MI­LA­CIÓN CON­JUN­TA DE VA­RIOS TI­POS

La Tercera - MasDeco Full Diseno - - CONTENIDO -

El ar­tis­ta in­glés Ha­roon Mir­za ha­bla de so­ni­dos, lu­ces y las ex­pe­rien­cias si­nes­té­si­cas que crea.

HA­ROON MIR­ZA ES UN AR­TIS­TA QUE TRA­BA­JA CON EL LEN­GUA­JE DI­GI­TAL CO­MO PAR­TE DEL MA­TE­RIAL DE LA OBRA. EL USO DE LA TEC­NO­LO­GÍA A TRA­VÉS DE SIS­TE­MAS DE LUZ Y SO­NI­DO HA­CE QUE EL AR­TIS­TA AM­PLÍE LOS LÍ­MI­TES DE LAS AR­TES VI­SUA­LES Y ABRA UNA NUE­VA VEN­TA­NA PA­RA LA PER­CEP­CIÓN DE LA OBRA.

Si al ar­tis­ta bri­tá­ni­co Ha­roon Mir­za (Lon­dres, 1977) le gus­ta al­go, lo gra­ba. Gran par­te de los vi­deos que uti­li­za en sus pie­zas ar­tís­ti­cas son cap­ta­dos con su te­lé­fono ce­lu­lar. De es­ta ma­ne­ra va com­po­nien­do co­lla­ges que uti­li­zan lo vi­sual y lo acús­ti­co. Así lo ex­pli­ca en una en­tre­vis­ta que se le hi­zo por su pri­me­ra mues­tra: ‘Pa­ra­dig­ma Emer­gen­te’, en Ma­drid, den­tro de la an­ti­gua cá­ma­ra fri­go­rí­fi­ca de Ma­ta­de­ro. Aquí usó una ins­ta­la­ción de vi­deo en cua­tro ca­na­les y elec­tri­ci­dad en di­rec­to, pa­ra re­fle­xio­nar so­bre el cam­bio cul­tu­ral del pa­ra­dig­ma con­tem­po­rá­neo al pa­ra­dig­ma emer­gen­te. “Cuan­do una per­so­na va a una ex­po­si­ción de ar­te no se com­por­ta co­mo si fue­ra a una dis­co­te­ca, es una cues­tión de per­cep­ción, es­tás yen­do a ver ar­te, por lo que no te pue­des com­por­tar de cier­ta ma­ne­ra. Creo que eso es­tá cam­bian­do y eso es lo in­tere­san­te”, co­men­ta Mir­za pa­ra ex­pli­car una pie­za so­no­ra que se pa­sea en­tre lo dis­co, lo sen­ci­llo, el vi­deo­clip y la mú­si­ca de cá­ma­ra, se­gún pa­la­bras del ar­tis­ta. “El pa­ra­dig­ma con­tem­po­rá­neo es­tá sien­do re­em­pla­za­do por el pa­ra­dig­ma emer­gen­te. Es en el ar­te emer­gen­te don­de las prác­ti­cas se es­tán con­ta­gian­do unas con otras co­mo la mú­si­ca, la ar­qui­tec­tu­ra, el di­se­ño, con­vir­tién­do­se en una so­la”, di­ce. El ar­te so­no­ro es una pul­sión ar­tís­ti­ca que uti­li­za el so­ni­do co­mo vehícu­lo prin­ci­pal de ex­pre­sión, trans­for­mán­do­lo en su co­lum­na ver­te­bral. Es­ta dis­ci­pli­na se ha po­di­do desa­rro­llar gra­cias a la tec­no­lo­gía del au­dio y sus di­fe­ren­tes so­por­tes. John Ca­ge, el mú­si­co, pen­sa­dor, es­cri­tor y fi­ló­so­fo, es uno de los re­pre­sen­tan­tes más im­por­tan­tes del ar­te con­tem­po­rá­neo y es qui­zás el em­ble­ma má­xi­mo del ar­te so­no­ro, que de­cía que to­do lo que nos ro­dea es ar­te y que es­te es la vi­da.

Los es­tu­dios de Mir­za se ori­gi­nan en la pin­tu­ra, el di­se­ño y la teo­ría que es­tu­dió en la Es­cue­la de Ar­te de Win­ches­ter, en Golds­miths y en la Fa­cul­tad de Ar­te de Chel­sea. En 2011 ga­nó el León de Pla­ta en la 54ª edi­ción de la Bie­nal de Ve­ne­cia. Lue­go, en 2014 re­ci­bió el Pre­mio de Ar­te de Zú­rich y el Pre­mio Nam Ju­ne Paik Art Cen­ter y ha te­ni­do in­di­vi­dua­les en el Mu­seo Tin­guely (Ba­si­lea, 2015), en el IM­MA (Du­blín, 2014), en Le Grand Ca­fé (Saint-Na­zai­re, 2014) y en el New Mu­seum (Nue­va York, 2012), en­tre otros. “Lo in­tere­san­te pa­ra mí no es el tra­ba­jo en sí, sino la si­ner­gia que la gen­te pue­da crear. Hay gen­te que se in­tere­sa por la mú­si­ca y por eso va a ver la obra, y otras que es­tán in­tere­sa­das por el ar­te. Son dos pú­bli­cos di­fe­ren­tes y pa­ra mí lo in­tere­san­te es ver qué pa­sa con ellos”, ha di­cho pa­ra ex­pli­car su tra­ba­jo y a quién le lle­ga.

Has­ta agos­to de es­te año es­tu­vo con la mues­tra “ããã” en Pi­vô, Bra­sil (pri­me­ra vez en La­ti­noa­mé­ri­ca), una ins­ta­la­ción im­pul­sa­da por Pa­ra­dig­ma Emer­gen­te, don­de el ar­tis­ta usó el ma­te­rial gra­ba­do du­ran­te una re­si­den­cia de dos me­ses en Sao Pau­lo. Uti­li­zan­do un dis­po­si­ti­vo elec­tró­ni­co crea­do por él, sin­cro­ni­zó va­rios ca­na­les de luz, so­ni­do y vi­deo al mis­mo tiem­po. Las imá­ge­nes usa­das re­fle­ja­ron el ac­tual cli­ma po­lí­ti­co de Bra­sil, la cul­tu­ra de la mú­si­ca lo­cal, ade­más de abor­dar la evo­lu­ción fí­si­ca y cos­mo­ló­gi­ca de los en­teó­ge­nos, plan­tas con pro­pie­da­des psi­co­dé­li­cas.

Te de­fi­nes a ti mis­mo co­mo un com­po­si­tor. ¿Qué con­tri­bu­ción ha­ce el uso del so­ni­do en tu ar­te?

La com­po­si­ción es una pa­la­bra muy abier­ta y ma­lea­ble, que se usa en mu­chos con­tex­tos. De al­gu­na ma­ne­ra, cuan­do un pin­tor uti­li­za la pa­la­bra se per­ci­be de ma­ne­ra di­fe­ren­te a cuan­do un mú­si­co la uti­li­za. Cuan­do me de­fino co­mo com­po­si­tor es­toy ha­blan­do de la com­po­si­ción en tér­mi­nos am­plios tan­to en el es­pa­cio acús­ti­co co­mo lo vi­sual del es­pa­cio al mis­mo tiem­po. Si la pre­gun­ta es más acer­ca de la idea clá­si­ca del tér­mino com­po­si­tor en­ton­ces yo di­ría que com­pon­go en el có­di­go sin te­ner que es­cu­char el so­ni­do, que es si­mi­lar a la for­ma clá­si­ca en que los com­po­si­to­res es­cri­ben ma­nus­cri­to. Sin em­bar­go, ellos uti­li­zan la ano­ta­ción es­cri­ta pa­ra ins­tru­men­tos mien­tras que yo uti­li­zo el có­di­go es­cri­to pa­ra la elec­tri­ci­dad.

¿Cuán­do y por qué em­pe­zas­te a in­tere­sar­te por el ar­te so­no­ro?

La mú­si­ca es el ar­te so­no­ro y he es­ta­do in­tere­sa­do en la mú­si­ca des­de que ten­go me­mo­ria. Exis­te la teo­ría de que la me­mo­ria real­men­te co­mien­za a cris­ta­li­zar a par­tir de los seis años, así que he es­ta­do in­tere­sa­do en el ar­te so­no­ro des­de 1983.

¿Cuál es tu pie­za fa­vo­ri­ta de ar­te so­no­ro?

Hay un mue­lle de pie­dra an­ti­guo en San An­drés, Es­co­cia (coor­de­na­das: 56.339420, -2.779572). Hay ba­ran­di­llas en el ex­tre­mo del mue­lle que su­pon­go se cons­tru­ye­ron pa­ra evi­tar que las per­so­nas ca­ye­sen. Las ba­ran­di­llas tu­bu­la­res no es­tán se­lla­das y co­rre bas­tan­te vien­to allí. Es­to crea la sin­fo­nía más in­creí­ble y el te­lón de fon­do más her­mo­so que he es­cu­cha­do. Es una pie­za de ar­te so­no­ro inad­ver­ti­da.

¿Qué otros pro­yec­tos tie­nes en men­te?

Es­toy tra­ba­jan­do en un pro­yec­to so­bre en­teó­ge­nos que pre­sen­ta­ré en CAG en Van­cou­ver es­te enero, ade­más de un círcu­lo de pie­dra en Mar­fa, Te­xas, que desem­pe­ña una sin­fo­nía de luz y so­ni­do en la os­cu­ri­dad con ca­da lu­na lle­na y po­nien­do en mar­cha un pro­gra­ma en vi­vo de vi­deo y se­ñal eléc­tri­ca.

HA­ROON MIR­ZA, “ããã”, 2016. Ins­ta­lla­tion at Pi­vô, Bra­zil. Ima­gen cor­te­sía de hrm199.

Ha­roon Mir­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.