EN­TRE­VIS­TA

HA­CE UNOS AÑOS EL AR­TIS­TA CHI­LENO NI­CO­LÁS SÁN­CHEZ DE­CI­DIÓ INS­TA­LAR­SE EN EL NORTE. LUE­GO SE FUE A ES­TU­DIAR A ALE­MA­NIA, DE DON­DE VIE­NE LLE­GAN­DO CON UNA NUE­VA MI­RA­DA DE LA ZO­NA DESÉRTICA DE NUES­TRO PAÍS. HOY PRE­SEN­TA LA SE­RIE NORTE GRAN­DE Y TRASPASA LA BARR

La Tercera - MasDeco Full Diseno - - CONTENIDO -

La se­rie Norte Gran­de, del ar­tis­ta na­cio­nal Ni­co­lás Sán­chez, y su par­ti­cu­lar visión de es­ta zo­na de Chi­le.

Mien­tras es­tu­dia­ba en la Es­cue­la de Ar­te de la UC al­go lo in­cen­ti­vó a to­mar cur­sos de fo­to­gra­fía análo­ga con Jor­ge Pa­di­lla y de vi­deo con Roberto Fa­rriol. Ni­co­lás Sán­chez, hoy, con di­ver­sas ex­po­si­cio­nes en Chi­le y Eu­ro­pa, su­ma su re­cien­te ex­pe­rien­cia en Düs­sel­dorf, don­de com­par­tió ta­ller du­ran­te un año con ar­tis­tas de dis­tin­tas dis­ci­pli­nas lo­ca­les y pro­ve­nien­tes de otros lu­ga­res co­mo Is­rael, Kur­dis­tán e Irán. Es­to po­si­bi­li­tó un diá­lo­go nu­tri­do que lo lle­vó a dar­le for­ma a su nue­va mues­tra lla­ma­da Norte Gran­de. En ella intenta “co­nec­tar ob­je­tos in­gle­ses en­con­tra­dos en el de­sier­to con ni­dos de tu­cú­que­res re­co­lec­ta­dos en Qui­lla­gua y fo­to­gra­fías de gran for­ma­to de ca­ñe­rías co­lo­sa­les, pol­vo en sus­pen­sión, es­ta­cio­nes de mo­ni­to­reo, y atar­de­ce­res do­ra­dos de nos­tal­gia”, di­ce Ni­co­lás. Apro­ve­chó su tiem­po al má­xi­mo es­tan­do fue­ra. Es­tu­dió nue­vas téc­ni­cas au­dio­vi­sua­les, tra­ba­jó en una se­rie de se­ri­gra­fías y reunió ma­te­rial pa­ra nue­vos pro­yec­tos; hi­zo un re­co­rri­do por el Rhi­ne­land, la cuenca del Rin que Víc­tor Hu­go com­pa­ró con las pla­tea­das are­nas de los arro­yos bri­llan­tes del Nue­vo Mun­do, y reali­zó un es­tu­dio so­bre la vi­da noc­tur­na y la ilu­mi­na­ción ar­ti­fi­cial en Düs­sel­dorf, Ber­lín, Tehe­rán y Lon­dres. Hoy, el re­sul­ta­do de su se­rie Norte Gran­de vie­ne a po­ner un pi­lar más den­tro de la so­li­dez de su ca­rre­ra. “Me vi­ne al de­sier­to si­guien­do mi in­te­rés en ese ar­te su­til –que des­cri­bía Sal­va­dor Re­yes en su li­bro “An­dan­zas por el de­sier­to de Ata­ca­ma”–, de viajar y amar el mun­do pa­ra des­cu­brir los se­cre­tos la­zos que unen las ciu­da­des. Me in­tere­sa­ba des­cu­brir la his­to­ria hu­ma­na tras la conquista del des­po­bla­do de Ata­ca­ma co­mo era lla­ma­da la re­gión du­ran­te la Co­lo­nia, y en esa apro­xi­ma­ción que­ría bus­car imágenes des­pe­ga­das de lo do­cu­men­tal, un re­tra­to de lo in­vi­si­ble, una ima­gen que pu­die­ra viajar por el tiem­po, que no co­mu­ni­ca­se al­go di­rec­ta­men­te, sino que pu­die­ra ha­bi­tar­se”.

¿Dón­de sur­ge la se­rie Norte Gran­de?

Des­de el si­glo die­ci­nue­ve que en An­to­fa­gas­ta re­ca­lan in­gle­ses, grin­gos, yu­gos­la­vos, chi­nos y to­dos los agui­jo­nea­dos por el de­seo de ha­cer rá­pi­da fortuna. Lle­ga­ban en bar­co, en tren y aho­ra en avión y en au­to­mó­vil por lar­gas carreteras rec­ti­lí­neas a es­ta ais­la­da fran­ja en­tre dos ex­ten­sio­nes in­abar­ca­bles, el de­sier­to de Ata­ca­ma y el océano Pa­cí­fi­co. Aquí han vi­vi­do y pe­na­do mi­les de hom­bres, en­tre la fortuna y la des­gra­cia, com­ba­tien­do al de­sier­to en un es­fuer­zo de to­da la vi­da, ali­men­ta­dos por la fas­ci­na­ción y el sue­ño de un me­jor fu­tu­ro. La to­po­ni­mia de las ofi­ci­nas ha­bla por sí so­la; Es­pe­ran­za, Por­ve­nir, Pros­pe­ri­dad, Pro­gre­so, Vic­to­ria...

¿Có­mo o cuál fue tu lí­nea de tra­ba­jo?

El pro­ce­so es una com­bi­na­ción en­tre el es­tu­dio ale­ja­do y la ex­pe­rien­cia sensible, en­tre la in­ves­ti­ga­ción mi­nu­cio­sa y el ape­go al mun­do sub­je­ti­vo. Hay un te­ma con la dis­tan­cia pa­ra lo­grar ver. La pro­duc­ción dis­lo­ca­da me fun­cio­na en es­tos ca­sos, es de­cir, re­unir ma­te­rial de un lu­gar y tra­ba­jar­lo en otro dis­tin­to. Con la idea de dar­le for­ma al pro­yec­to fue que pos­tu­lé a la re­si­den­cia en Düs­sel­dorf, Ale­ma­nia, pa­ra mi­rar con le­ja­nía ese pai­sa­je

que no po­día en­fo­car.

Or­han Pa­muk ana­li­za muy bien es­te te­ma de la dis­tan­cia en su hon­do re­tra­to so­bre Es­tam­bul. Lo abre con­fe­san­do que no so­lo nun­ca ha de­ja­do la ciu­dad que des­cri­be y que lo vio na­cer, sino tam­po­co la ca­lle ni el edi­fi­cio en el que vi­ve des­de ha­ce más de 50 años. Así pro­fun­di­za lue­go en su me­mo­ria, en la his­to­ria del Bós­fo­ro, en la visión dis­tan­te del afue­rino, del in­mi­gran­te, en los re­la­tos de ciu­da­des es­cri­tos en su ma­yo­ría por cro­nis­tas ex­tran­je­ros, en la tra­di­ción cul­tu­ral de Orien­te y Oc­ci­den­te, en lo que des­apa­re­ció, en el fu­tu­ro, en esa at­mós­fe­ra pe­sa­da e in­vi­si­ble de cier­tas ciu­da­des, en la com­ple­ja ecua­ción que es el que­rer en­ten­der dón­de se es­tá. Mi pro­ce­so ocu­rre en ese cam­po de in­ves­ti­ga­ción y flu­ye así, acer­cán­do­se y ale­ján­do­se.

Mos­tras­te es­ta se­rie en Ale­ma­nia, ¿có­mo fue la ex­pe­rien­cia y qué feed­back re­ci­bis­te?

La ciu­dad de Düs­sel­dorf y su aca­de­mia de ar­te son fun­da­men­ta­les en la his­to­ria del ar­te y la fo­to­gra­fía re­cien­tes; la es­cue­la de pin­tu­ra, Jo­seph Beuys, los Be­cher, la Nue­va Ob­je­ti­vi­dad, des­de los años 70 se ha for­ma­do una es­ce­na ar­tís­ti­ca muy com­ple­ta. Tu­ve la suer­te de tra­ba­jar en un me­dio exi­gen­te y pro­fe­sio­nal, de pro­du­cir la obra con los me­jo­res la­bo­ra­to­rios de im­pre­sión del mun­do a un ni­vel téc­ni­co desafian­te que re­que­ría nue­vos apren­di­za­jes.

Ex­hi­bí la se­rie en la Lep­sien Foun­da­tion, que ad­qui­rió par­te de es­ta pa­ra su co­lec­ción, y lue­go par­ti­ci­pé en una mues­tra cu­ra­da por ar­tis­tas del cir­cui­to de Düs­sel­dorf don­de co­lec­ti­va­men­te dis­cu­ti­mos las obras a mos­trar. Den­tro de ese am­bien­te la aco­gi­da del tra­ba­jo fue muy in­tere­san­te. Y es que las cuen­cas del río Rin y del Ruhr tam­bién tu­vie­ron un es­tre­pi­to­so apo­geo in­dus­trial vin­cu­la­do a la ex­plo­ta­ción del ace­ro y el car­bón. Mien­tras allá se vi­vía la fie­bre del oro ne­gro, Ata­ca­ma su­fría la del oro blan­co, y las his­to­rias de in­mi­gra­ción, es­pe­ran­za y de­cep­ción eran más o me­nos las mis­mas…

Tu obra se ca­rac­te­ri­za por te­ner un equi­li­brio y res­pi­ro so­bre­co­ge­do­res, ¿qué te in­tere­sa trans­mi­tir a tra­vés de la fo­to­gra­fía y có­mo has ido evo­lu­cio­nan­do en tus años de ca­rre­ra?

En Ale­ma­nia tu­ve el tiem­po de leer “Hi­pe­rión”, de Höl­der­lin –una de las cús­pi­des de la cul­tu­ra ale­ma­na–, una poe­sía con ai­res vi­sio­na­rios, pe­ro ale­ja­da de la doc­tri­na, muy es­ti­mu­la­do­ra de la in­da­ga­ción per­ma­nen­te y la bús­que­da de la in­fi­ni­ta ar­mo­nía (“¡es muy fá­cil ser fe­liz y es­tar tran­qui­lo, con un co­ra­zón se­co y un es­pí­ri­tu li­mi­ta­do!”). A esa dis­con­for­mi­dad de a quie­nes ator­men­ta el te­dio del si­glo, res­pon­de el poe­ta; ¡que cam­bie todo a fon­do!, ¡que cam­bie todo en to­das par­tes!, pe­ro que­da en sus­pen­sión el di­le­ma de si hay que cam­biar el mun­do (Marx) o cam­biar al hom­bre (Rim­baud), o in­clu­so la fu­sión de am­bas que de­cla­ró Bre­ton y los su­rrea­lis­tas en ese in­ten­to tan pro­pio de las van­guar­dias del si­glo vein­te de fun­dir ar­te y vi­da. En fin, es un te­ma lar­go, si su­pie­ra nom­brar­lo, no ne­ce­si­ta­ría ha­cer tan­tas pi­rue­tas. Pe­ro no sien­to que ha­ya una evo­lu­ción, al me­nos en tér­mi­nos dar­wi­nis­tas. Uno en­to­na es­tro­fas dis­tin­tas de la mis­ma can­ción. Es­to es un ejer­ci­cio per­so­nal y dia­rio pa­ra tra­tar de en­ten­der, es par­te de un pro­ce­so, no el fin. Vuel­vo a esa idea de la pri­me­ra pre­gun­ta, de ha­bi­tar las imágenes, no de es­cu­char­las es­pe­ran­do acor­dar al­go.

Tu tra­ba­jo ha he­cho mu­chas ve­ces re­fe­ren­cia al norte de Chi­le, ¿qué sig­ni­fi­ca­do tie­ne pa­ra ti esa zo­na del país?

El mis­mo Sal­va­dor Re­yes de­cía que los nor­ti­nos eran de es­pí­ri­tu an­da­rie­go, dis­tin­tos del cam­pe­sino se­den­ta­rio, hom­bres sin flo­ri­tu­ras que mi­ra­ban con des­pre­cio al sur bu­có­li­co, ama­ne­ra­do y de vi­da fá­cil. No sé si sea así, pe­ro la estética nor­ti­na, de co­sa que se va ex­tin­guien­do, abandonada, rui­no­sa, pol­vo­rien­ta y triste me ge­ne­ra una atrac­ción con­fu­sa. Y es que al mis­mo tiem­po hay al­go be­llo, una luz cla­ra, un bri­llo lu­mi­no­so de la qui­me­ra de en­con­trar la ve­ta, que des­pier­ta de ma­ne­ra ca­si do­lo­ro­sa la in­fi­ni­ta poe­sía de la his­to­ria del de­sier­to y la con­di­ción hu­ma­na.

Y las zo­nas ári­das en ge­ne­ral tie­nen al­go es­pe­cial; he re­co­lec­ta­do imágenes en los ger de los nó­ma­des del Go­bi, a los pies de los Atlas en una enor­me plan­ta­ción de ha­chís, en un tem­plo zo­roas­triano del pla­teau ira­ní don­de en­tre­gan sus muer­tos a los bui­tres, y en los ca­si­nos de Las Ve­gas en el Mo­ja­ve… los de­sier­tos son lu­ga­res de vér­ti­go exis­ten­cial.

“TRA­TO DE ADMINISTRAR LA REALI­DAD, QUIE­RO UNA DE ESAS TOR­TAS DE RELAVE DE LAS MI­NE­RAS ABAN­DO­NA­DAS QUE ES­TÁN REMATANDO AQUÍ EN LA RE­GIÓN, VIAJO EN ABRIL A ARTLIMA CON GA­LE­RÍA NAC, PREPARO UNA MUES­TRA SO­BRE AL­GO QUE AÚN NO SÉ BIEN QUÉ ES, PIEN­SO SO­BRE LA ECUA­CIÓN DE BEUYS AR­TE=CA­PI­TAL, MI­RO LA TRI­LO­GÍA DE MASAKI KOBAYASHI, LEO CUEN­TOS DE CHEJOV, MI­RO LOS BAR­COS LLE­GAR Y SA­LIR DE ES­TE PUER­TO, MI­RO ESOS CERROS QUE TAN­TO ENTRISTECÍAN A LA MIS­TRAL Y QUIE­RO VOL­VER A IR­ME LE­JOS, PA­RA QUE­RER VOL­VER OTRA VEZ”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.