RE­POR­TA­JE

La Tercera - MasDeco Full Diseno - - CONTENIDO -

Ata­ca­ma. ¿Có­mo po­dría ser a fu­tu­ro; có­mo ha­bi­tar­lo de mo­do sos­te­ni­ble?

ESA MAN­CHA MA­RRÓN IN­TER­MI­NA­BLE QUE SE PA­RE­CE MU­CHO AL VA­CÍO NO ES LA INMENSIDAD DE LA NA­DA Y MU­CHO ME­NOS UN LU­GAR PA­RA IR, SA­QUEAR O TURISTEAR Y LAR­GAR­SE CO­MO SI NA­DA, DE­JAN­DO UN PELADERO, BA­SU­RA, O UNA OBRA DE MITIGACIÓN OFENSIVAMENTE DESPROPORCIONADA RES­PEC­TO A LAS GA­NAN­CIAS OB­TE­NI­DAS. ¿CÓ­MO PO­DRÍA SER A FU­TU­RO; CÓ­MO HA­BI­TAR­LO DE MO­DO SOS­TE­NI­BLE? PE­DRO IG­NA­CIO ALONSO TIE­NE UN PU­ÑA­DO DE BUE­NAS CLA­VES PA­RA VOLVERLE LA DIG­NI­DAD A UN LU­GAR QUE PO­DRÍA, BIEN CUI­DA­DO, REGALARNOS ENER­GÍA NO SO­LO A LOS CHI­LE­NOS SINO A TO­DA SU­DA­MÉ­RI­CA… LIM­PIA­MEN­TE. RE­VI­SA­MOS CON ÉL AL­GU­NAS DE LAS CON­CLU­SIO­NES DEL LI­BRO “DESERTA”, UN ES­TU­DIO DE LA UNI­VER­SI­DAD CA­TÓ­LI­CA QUE IN­VES­TI­GA LAS PO­SI­BI­LI­DA­DES DEL DE­SIER­TO DE ATA­CA­MA EN UNA MI­RA­DA QUE IN­TE­GRA LA TEC­NO­LO­GÍA Y LA ECOLOGÍA.

Con un cua­dra­do de CSP (Con­cen­tra­ted So­lar Po­wer) de 20 x 20 ki­ló­me­tros en el de­sier­to de Ata­ca­ma (un cuar­to de es­te cu­bier­to por es­pe­jos), se po­dría su­mi­nis­trar ener­gía eléc­tri­ca a todo Chi­le. Con uno de 50 x 50 km, a to­da Su­da­mé­ri­ca”. Y es­ta ci­fra pue­de ser so­bre una su­per­fi­cie dis­con­ti­nua, te­rre­nos aquí y allá.

Las co­mi­llas son de Pe­dro Alonso, que ci­ta el te­ma que tra­ta Fran­cis­co Förs­ter, una de las tan­tas co­la­bo­ra­cio­nes que con­tie­ne “Deserta”, li­bro a car­go de Alonso (León de Pla­ta, Ve­ne­cia 2014), cu­yos es­tu­dios ha pu­bli­ca­do y pre­sen­ta­do en el Pa­be­llón de Chi­le en la Bie­nal de Ve­ne­cia 2012, en la re­vis­ta AA Fi­les de la Ar­chi­tec­tu­ral As­so­cia­tion de Lon­dres y en la Ma­ni­fest de Prin­ce­ton, Es­ta­dos Uni­dos.

El te­ma es tan in­tere­san­te: ¿Có­mo po­dría ser ha­bi­ta­ble el de­sier­to de Ata­ca­ma de mo­do sos­te­ni­ble? La Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca es­tá en­fo­ca­da en el asun­to a tra­vés del Cen­tro del De­sier­to de Ata­ca­ma, pla­ta­for­ma de in­ves­ti­ga­ción in­ter­dis­ci­pli­na­ria en­tre geó­gra­fos, bió­lo­gos y ar­qui­tec­tos, con la que Pe­dro Alonso co­la­bo­ra des­de que vol­vió a Chi­le de su doc­to­ra­do en In­gla­te­rra y en don­de par­ti­ci­pa co­mo ar­qui­tec­to; de ahí nace “Deserta”, que par­te de la pre­gun­ta cen­tral: “Qué sig­ni­fi­ca ha­bi­tar el de­sier­to y por qué la gen­te eli­ge vi­vir ahí, si no es ha­bi­ta­ble y su­pues­ta­men­te no hay na­da”. Alonso se res­pon­de que es por la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca –mi­ne­ría, as­tro­no­mía, tu­ris­mo y ac­ti­vi­dad cien­tí­fi­ca–, “si no, na­die lo ha­ría”; jus­ta­men­te los te­mas de los works­hop que han di­ri­gi­do con The Ar­chi­tec­tu­ral As­so­cia­tion de Lon­dres, en los que han re­vi­sa­do las re­la­cio­nes de ur­ba­nis­mo, di­se­ño y ar­qui­tec­tu­ra que se pue­den desa­rro­llar ahí, en un sis­te­ma de ecología in­dus­trial. ¿En sín­te­sis? Vol­ver a pen­sar el de­sier­to, re­di­se­ñar­lo, no co­mo so­le­mos ha­cer –sin to­car­lo pa­ra na­da o so­bre­ex­plo­tán­do­lo y aban­do­nán­do­lo–, sino al re­vés, ha­bi­tán­do­lo e ins­ta­lan­do mu­cha más in­dus­tria, da­do el po­ten­cial ener­gé­ti­co e in­te­rés cien­tí­fi­co que tie­ne.

SA­BI­DU­RÍA ES­PA­CIAL

El mo­de­lo que plan­tea Alonso sien­ta sus ba­ses dé­ca­das atrás, en el con­cep­to de ecología in­dus­trial de John McHa­le y los mo­de­los que ex­pe­ri­men­ta­ba la NASA en la ca­rre­ra es­pa­cial. “En el fon­do lo que en­tra al sis­te­ma no sa­le, no es una co­sa li­neal don­de con­su­mes en un la­do y bo­tas de otro. Es cir­cu­lar, todo lo que en­tra se man­tie­ne la ma­yor can­ti­dad de tiem­po po­si­ble en un ‘loop’ y eso in­cor­po­ra va­ria­bles co­mo los ser­vi­cios, trans­por­tes, des­per­di­cios, etc. El mo­de­lo de cáp­su­la es­pa­cial, que ya es­ta­ba pre­sen­te en los 70 con las pri­me­ras ex­plo­ra­cio­nes de la NASA, un cir­cui­to ce­rra­do que es el que se ten­dría que re­pli­car: có­mo la ciu­dad, el pai­sa­je y el te­rri­to­rio se con­ci­ben des­de un ci­clo eco­ló­gi­co y se in­cor­po­ran a la in­dus­tria. Cuá­les son las tec­no­lo­gías, có­mo se re­ci­cla la ba­su­ra, el agua, de dón­de vie­ne la co­mi­da y có­mo in­te­grar tec­no­lo­gía en un pro­yec­to que es de ar­qui­tec­tu­ra, pe­ro tam­bién de di­se­ño y otras dis­ci­pli­nas. Esas fue­ron las pre­gun­tas que tra­ta­ron de res­pon­der du­ran­te los works­hops rea­li­za­dos en Ata­ca­ma.

RE­DI­SE­ÑAR EL DE­SIER­TO

El li­bro re­vi­sa una se­rie de tec­no­lo­gías dis­po­ni­bles, exis­ten­tes, que son sus­cep­ti­bles de apli­car de mo­do in­te­gra­do, se­gún los dis­tin­tos con­tex­tos y eco­sis­te­mas, ma­rino, de pu­na, de la cos­ta. “No es­tá tan le­jos, las tec­no­lo­gías exis­ten, hay que co­nec­tar­las. “Por ejem­plo, si una ope­ra­ción mi­ne­ra -co­mo lo ha­ce Mi­ne­ra Es­pe­ran­za- o ur­ba­na sa­ca el agua del mar y la desa­li­ni­za, o tie­ne CSP (Con­cen­tra­ted So­lar Po­wer), que es sus­ten­ta­ble, y su agua va a la fi­to­de­pu­ra­ción, pro­du­ce al­gas que se pue­den trans­for­mar en bio­di­sel o ir a un invernadero y ge­ne­rar co­mi­da, pue­des de­cir que hay una ope­ra­ción de infraestructura con es­tas 4 tec­no­lo­gías que pue­den pro­du­cir co­mi­da, de­pu­rar agua, ge­ne­rar ener­gía y per­mi­tir una sus­ten­ta­bi­li­dad en el de­sier­to. No sa­co el agua del oa­sis, la ocu­po y la ti­ro al mar lle­na de con­ta­mi­na­ción, no es: ‘ocu­po po­co, gas­to po­co y ape­nas ter­mi­né de ga­nar pla­ta me lar­go y de­jo el ho­yo’, sino que de­jo ins­ta­la­da una cier­ta ecología in­dus­trial que ade­más pro­du­ce ri­que­za

pa­ra el país. Ima­gí­na­te que que­da­ran en el lu­gar otras 4 in­dus­trias que pue­dan se­guir fun­cio­nan­do en otro ti­po de ci­clos por­que es­tán vin­cu­la­das al tu­ris­mo, o la as­tro­no­mía, o la co­mi­da o a la ener­gía. An­tes la mi­ne­ría ge­ne­ra­ba al me­nos ciu­da­des en torno a la ex­plo­ta­ción, hoy hay ho­te­les de pa­so pa­ra los tra­ba­ja­do­res que via­jan por tur­nos al Norte, que a la lar­ga es igual a más gas­to y más con­ta­mi­na­ción con los via­jes”. Ejem­plos de có­mo ha­cer es­to hay va­rios y no se tra­ta co­mo sue­le pen­sar­se de so­lu­cio­nes su­per­tec­no­ló­gi­cas y ca­rí­si­mas, al­gu­nas las te­ne­mos en Chi­le des­de ha­ce años, ex­pli­ca Alonso. So­lu­cio­nes sim­ples y lo­ca­les, co­mo el sis­te­ma Tohá de re­ci­cla­je de aguas, el sis­te­ma Su­ka Ko­llus de la cul­tu­ra de Ti­wa­na­cu, los atra­pa­nie­blas, o in­clu­so de una plan­ta desa­li­ni­za­do­ra so­lar que ya exis­tía en 1874, téc­ni­cas que se pue­den in­te­grar con eó­li­ca, bio­ma­sa, CSP -so­lar con­cen­tra­da. “Un ar­tícu­lo de Fran­cis­co Fos­ter, doc­to­ra­do en Ox­ford, di­ce que si uno hi­cie­ra un cua­dra­do hi­po­té­ti­co de 20 x 20 km de CSP, le po­dría dar ener­gía a todo Chi­le, y si fue­ra 50 x 50, a todo Su­da­mé­ri­ca. Es hi­po­té­ti­co por­que no hay un te­rreno plano de 20 x 20, ¿pe­ro si lo tu­vie­ras re­par­ti­do en dis­tin­tos lu­ga­res? Ata­ca­ma tie­ne la ma­yor can­ti­dad de ki­lo­watss ho­ra por me­tro cua­dra­do del mun­do. Si tie­nes una in­dus­tria que en 20 x 20 pro­du­ce la elec­tri­ci­dad pa­ra todo Chi­le y ade­más de­pu­ra el agua y es­tá vin­cu­la­da a pro­ce­sos de pro­duc­ción de ali­men­tos, etc. se com­ple­ji­za la fi­gu­ra, se le agre­ga di­se­ño, la cons­truc­ción del ‘loop’ eco­ló­gi­co se po­dría com­ple­tar, pe­ro si tie­ne po­ca gen­te no se al­can­za a ce­rrar. Eso intenta plan­tear el li­bro: la po­ten­cia­li­dad del de­sier­to, la tec­no­lo­gía, la ra­dia­ción, pen­sar el de­sier­to de nue­vo no co­mo un es­pa­cio va­cío, sino co­mo un lu­gar que de­be­ría ser re­di­se­ña­do, se po­drían ge­ne­rar unas mi­cro­eco­lo­gías in­dus­tria­les que pro­du­ci­rían ri­que­za y po­drían ser sos­te­ni­bles”.

“Deserta” pa­sa re­vis­ta al es­ta­do de las tec­no­lo­gías vin­cu­la­das a un ur­ba­nis­mo sus­ten­ta­ble des­de una pers­pec­ti­va me­dioam­bien­tal in­te­gra­da, que en­la­za eco­sis­te­mas y re­cur­sos. Aquí al­gu­nas so­lu­cio­nes.

- De­sa­li­ni­zar el agua:

Char­les Wilson ins­ta­ló la pri­me­ra plan­ta desa­li­ni­za­do­ra so­lar del mun­do en Ata­ca­ma en 1874. Pro­du­jo 2º mil li­tros de agua desa­li­ni­za­da por día jun­to a una mi­na de sa­li­tre en Las Salinas, en An­to­fa­gas­ta. Se tra­ta­ba de 64 ban­de­jas en ma­de­ra cu­bier­tas de vi­drio. (Gon­za­lo Ca­rras­co, pág. 249)

- El sis­te­ma Tohá de de­pu­ra­ción y re­uti­li­za­ción de aguas ser­vi­das:

Se apli­ca a las aguas do­més­ti­cas y re­si­duos in­dus­tria­les lí­qui­dos or­gá­ni­cos, ri­les, crea­do por Jo­sé Tohá. Tie­ne un bio­fil­tro con va­rios es­tra­tos por don­de es­cu­rre el agua re­te­nien­do la ma­te­ria or­gá­ni­ca que es de­gra­da­da por lom­bri­ces y flo­ra bac­te­ria­na. Se ge­ne­ra un hu­mus de los re­si­duos de las lom­bri­ces y el flu­jo fi­nal­men­te va a dar a una cámara UV don­de las bac­te­rias pa­tó­ge­nas mue­ren en 60 se­gun­dos. Es de ba­jo cos­to, no pro­du­ce lo­do y el hu­mus de las lom­bri­ces sir­ve de abono. (Fla­vio Scia­raf­fia, pág. 215)

- Su­ka Ko­llus: Es un sis­te­ma de cul­ti­vo an­dino aso­cia­do a Ti­wa­na­cu, que op­ti­mi­za los re­cur­sos y el sue­lo en el con­tex­to de los cul­ti­vos de te­rra­zas; se tra­ta de pla­ta­for­mas ele­va­das, ro­dea­das de ca­na­les que se va­len de la pen­dien­te pa­ra dis­tri­buir el agua. Per­mi­te re­cu­pe­rar sue­los y uti­li­zar tie­rra no ap­ta pa­ra el cul­ti­vo vol­vién­do­la ap­ta, ya que el dre­na­je que pro­du­ce ge­ne­ra mi­cro­cli­mas. (Fla­vio Scia­raf­fia, pág. 222)

- CSP: “Se ha es­ti­ma­do que la ener­gía in­ver­ti­da en cons­truir una plan­ta de CSP se re­cu­pe­ra­ría en al­re­de­dor de 6 me­ses, a di­fe­ren­cia de los apro­xi­ma­da­men­te 2 años que se re­quie­ren pa­ra los pa­ne­les so­la­res con­ven­cio­na­les”… pa­ra el de­sier­to de At­ca­ma el cos­to de la elec­tri­ci­dad de las plan­tas CSP ya es com­pa­ra­ble con el cos­to de la elec­tri­ci­dad de las cen­tra­les eléc­tri­cas a car­bón con re­co­lec­ción y al­ma­ce­na­mien­to de CO2, que pa­ra el 2017 de­be­ría ser se­me­jan­te al pre­cio de las cen­tra­les eléc­tri­cas a car­bón, con los im­pues­tos su­ge­ri­dos por el in­for­me Stern”. ( Fran­cis­co Förs­ter, pág. 270)

¿Por qué las mi­ne­ras pue­den se­guir ac­tuan­do en un es­que­ma que no es sus­ten­ta­ble a lar­go pla­zo? ¿Fal­ta le­gis­la­ción acor­de, vo­lun­tad po­lí­ti­ca, con­cien­cia?

El pro­ble­ma es que el pre­cio por con­ta­mi­nar es en ge­ne­ral muy in­fe­rior al del da­ño que los pro­yec­tos cau­san a la bios­fe­ra, que nos pro­vee de mu­chos ser­vi­cios que sí pue­den ser cuan­ti­fi­ca­dos. Si se mi­die­ran las ex­ter­na­li­da­des ne­ga­ti­vas glo­ba­les, in­clu­yen­do por ejem­plo el im­pac­to de­bi­do a las emi­sio­nes de ga­ses de efec­to invernadero o el im­pac­to de ver­ter mi­llo­nes de to­ne­la­das de áci­do clor­hí­dri­co en el mar y se apli­ca­ran mul­tas e im­pues­tos acor­des con es­tas ex­ter­na­li­da­des, mu­chos de los pro­yec­tos en cues­tión nun­ca se eje­cu­ta­rían. Los que ar­gu­men­tan que es­tas ex­ter­na­li­da­des de­be­rían ig­no­rar­se por el bien de la eco­no­mía ig­no­ran el pro­ble­ma de có­mo re­em­pla­zar los ser­vi­cios pres­ta­dos por la bios­fe­ra y les pa­san el pro­ble­ma a las fu­tu­ras ge­ne­ra­cio­nes. En es­te plano, efec­ti­va­men­te se re­quie­re un acuer­do a ni­vel na­cio­nal, una re­vi­sión de la le­gis­la­ción vi­gen­te, y en de­fi­ni­ti­va la vo­lun­tad po­lí­ti­ca pa­ra asu­mir el cos­to real de las ex­ter­na­li­da­des ne­ga­ti­vas glo­ba­les en el lar­go pla­zo. Su­po­ne un cam­bio ra­di­cal en la éti­ca de ha­cer ne­go­cios.

LAS TEX­TU­RAS del de­sier­to en las fotos aé­reas de Ma­ría Ele­na de Ig­na­cio In­fan­te, pre­sen­tes en el li­bro “Deserta”, de ARQ Edi­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.