OA­SIS PA­RA DOS

La Tercera - MasDeco Full Diseno - - ESPACIO -

Loft fue la se­gun­da vi­vien­da, un di­se­ño de la pa­re­ja, que hi­cie­ron en tan so­lo 3 me­ses, unos 45 m apro­xi­ma­da­men­te pa­ra una es­truc­tu­ra de ce­men­to en­cha­pa­da en ar­ci­lla; pe­que­ñi­ta y ado­ra­ble en sus for­mas y ma­te­ria­li­da­des, su es­ti­lo rús­ti­co y esen­cial de­ja cla­ro que de ver­dad no se ne­ce­si­ta na­da más pa­rar vi­vir fe­liz. “La in­ven­ta­mos con las re­fe­ren­cias que te­nía Ca­mi­lo al cons­truir la pri­me­ra ca­sa, me­jo­ran­do el sis­te­ma de vi­da que te­nía­mos en ella. Pen­sa­mos, co­mo éra­mos dos, que nos ve­nía su­per­bién es­ta ca­sa más chi­ca, fun­cio­nal, fá­cil de lim­piar. Tra­ta­mos de mi­rar re­fe­ren­tes de ho­te­les que nos gus­ta­ban, de trans­for­mar­la: sim­ple­men­te una ri­ca pie­za con una co­ci­na”, di­ce Car­men.

Des­de su te­rra­za, al Li­can­ca­bur lo en­mar­can dos cha­ña­res y el man­to ver­de del jar­dín que rie­gan con es­me­ro. So­lo se oye el vien­to que pa­sa en­tre las ha­ma­cas y de repente un zor­zal o el yal, que con su ca­rac­te­rís­ti­co: “shhhhhh” pa­re­cer que­rer ca­llar a los vi­si­tan­tes que in­te­rrum­pen el si­len­cio.

En dos ni­ve­les, apro­ve­chan­do el te­rreno na­tu­ral­men­te, la te­rra­za aco­ge dos pla­cen­te­ros es­pa­cios de los que cuesta mu­cho ir­se. Arri­ba, una me­si­ta co­que­ta con si­llas blan­cas y co­ji­nes ro­jos, un rincón pa­ra to­mar el té o el desa­yuno mi­ran­do el vol­cán; aba­jo, los so­fás en obra y sus col­cho­ne­tas in­vi­tan a que­dar­se otro po­qui­to, pa­ra dis­fru­tar las es­tre­llas en la no­che y la con­ver­sa­ción con un buen ape­ri­ti­vo.

ESEN­CIAL Y MATÉRICA

Den­tro, la ca­si­ta tam­bién jue­ga con las plan­tas. Aba­jo, el li­ving; arri­ba, la ca­ma. Un so­lo am­bien­te vi­sual­men­te ar­mó­ni­co gra­cias a la cá­li­da fac­tu­ra de los mue­bles en obra. “No tie­nes tie­rra ba­jo los lu­ga­res, no hay ba­jo la ca­ma, ba­jo el so­fá. Acá es de­sier­to, es pu­ra tie­rra –cuen­ta Ca­mi­lo–, así que pa­ra po­der ma­ne­jar un po­co más lim­pio, todo es en obra”.

En la mez­za­ni­na, la ca­ma, con la ca­li­dez de la ar­ci­lla por ba­se va­ti­ci­na un des­can­so su­bli­me en me­dio del si­len­cio.

La ma­te­ria se sien­te por to­dos la­dos, se crea una at­mós­fe­ra li­ge­ra y ri­ca en tex­tu­ras. Las fi­bras ve­ge­ta­les, el mim­bre de lám­pa­ras y mue­bles, las puer­tas de brea se fun­den con la ar­ci­lla cla­ra y fres­ca, un ai­re pri­mi­ti­vo, pe­ro de­pu­ra­do que en­can­ta.

A LA ATA­CA­ME­ÑA

Las cons­truc­cio­nes tí­pi­cas de la zo­na de San Pe­dro pre­sen­tan cie­los de brea, vi­gas de cha­ñar, re­uti­li­za­ción de dur­mien­tes pro­ve­nien­tes del Fe­rro­ca­rril An­to­fa­gas­ta-Bo­li­via y mu­ros en ado­be o quin­cho (sánd­wich de brea ata­da con fie­rro al me­dio, más dos ca­pas de ba­rro que la cu­bren).

La pin­tu­ra es una mez­cla de ar­ci­lla, agua y sa­via de la tu­na, que fi­ja me­jor el co­lor.

“SIEM­PRE HE­MOS SI­DO MUY PRO EN UTI­LI­ZAR LOS MA­TE­RIA­LES DE LA ZO­NA; TO­DOS LOS MUE­BLES SON EN OBRA DESA­RRO­LLA­DOS CON GEN­TE DEL LU­GAR, CONS­TRUC­CIO­NES ATACAMEÑAS AN­TI­GUAS, APRO­VE­CHAN­DO EL MIS­MO BA­RRO QUE ABUN­DA”, CUEN­TA CAR­MEN RI­CHARDS

TEX­TI­LES: “Las sá­ba­nas y las co­sas de ca­ma, man­te­nien­do los to­nos na­tu­ra­les, las com­pra­mos en Mu­ji, por­que tra­ba­ja con una lí­nea de al­go­dón es­pe­cial”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.