LA PIE­DRA, LA AR­CI­LLA, LA MA­DE­RA IRRE­GU­LAR

RE­MI­TEN AL EN­CAN­TO DE UN ES­TI­LO DE VI­DA PRI­MI­TI­VO Y DE OTROS TIEM­POS.

La Tercera - MasDeco Full Diseno - - ESPACIO -

Es­tá pen­sa­da co­mo ata­ca­me­ña pa­ra pro­te­ger­se del cli­ma”, di­ce Car­men. Sus ven­ta­nas pe­que­ñi­tas per­mi­ten que en­tre luz, pe­ro no el ca­lor; los te­chos ba­jos, los mu­ros grue­sos de quin­cho, todo en Jar­dín Ata­ca­ma re­mi­te a su ori­gen geo­grá­fi­co.

Cons­trui­da con los mis­mos maes­tros bo­li­via­nos de ca­sa Loft, aquí Ca­mi­lo tra­ba­jó jun­to a ellos cer­ca de 7 años pa­ra de­jar­la co­mo es­tá aho­ra. “Fue mi ca­sa por har­to tiem­po, 8 años –di­ce–, por­que tie­ne va­rias eta­pas. La pie­za gran­de, por ejem­plo, es la se­gun­da eta­pa, he­cha de ado­be es­tu­ca­do; la otra es de quin­cho, por eso la for­ma de cú­pu­la”.

El di­se­ño ori­gi­nal fue de Mar­cos Bor­ques, quien creó va­rias vi­vien­das en la zo­na, tam­bién con cú­pu­las de fie­rro.

De 60 m apro­xi­ma­da­men­te, con dos pi­sos, la ca­sa Jar­dín Ata­ca­ma es­tá 100% des­ti­na­da al tu­ris­mo y lle­va 2 años en Airbnb. “Es­ta­mos muy bien eva­lua­dos, la gen­te que se alo­ja, ca­si to­da vie­ne con la idea de pa­sar el ma­yor tiem­po po­si­ble en los tours, pe­ro cuan­do se dan cuen­ta de la vis­ta y el si­len­cio se que­dan más tiem­po, por­que es­to en sí ya es una ac­ti­vi­dad… Tu­lor sig­ni­fi­ca lu­gar de des­can­so”, su­bra­ya Ca­mi­lo.

PRI­MI­TI­VA

Los rin­co­nes de la es­ca­le­ra con la ven­ta­ni­tas en án­gu­lo, el se­gun­do pi­so, el co­lo­ri­do, re­cuer­dan las an­ti­guas ciu­da­des de ba­rro del Saha­ra.

Se apre­cia más ar­cai­ca que su ve­ci­na Loft, de un rús­ti­co más de­pu­ra­do y cui­da­do. La Jar­dín se sien­te en bru­to, tos­ca y pri­mi­ti­va en su ar­qui­tec­tu­ra cir­cu­lar; en sus dul­ces irre­gu­la­ri­da­des y es­qui­nas más con­tor­nea­das. Pe­sa­da, con su mu­ro y es­ca­le­ra de pie­dra, con to­da la cú­pu­la ve­ge­tal y las vi­gas ro­bus­tas de cha­ñar en el dor­mi­to­rio prin­ci­pal. Ma­ra­vi­llo­sa­men­te bá­si­ca, ga­ti­lla un es­ta­do de quie­tud y se­re­ni­dad ajeno al ha­bi­tar mo­derno. De­be ser el en­can­to del de­sier­to que en es­te oa­sis de des­can­so lle­va a pre­gun­tar­se có­mo dor­mi­rían por es­tas tie­rras ha­ce 2 mil años. Bas­ta ten­der­se en la ca­ma, mi­rar el te­cho con sus fi­bras de brea, los mu­ros de ba­rro y ha­cer­se una li­ge­ra idea, rá­pi­da­men­te, an­tes de que el re­la­jo le ga­ne a la con­cien­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.