DUL­CE Y SE­RE­NA

La Tercera - MasDeco Full Diseno - - ESPACIO -

“La di­bu­ja­mos en un cua­derno de ma­te­má­ti­cas, se lo pa­sa­mos a un maes­tro bo­li­viano que tra­ba­ja muy bien el ba­rro y la pie­dra, y lis­to, la hi­cie­ron”. En dos lí­neas Ra­fa re­su­me có­mo na­ció es­ta ca­sa en ju­lio de 2016 que en Boo­king es­tá ran­quea­da con 9.9, es de­cir, ex­cep­cio­nal.

“Toooo­do, re­co­men­da­ble 100%. La tran­qui­li­dad, el de­ta­lle de la du­cha al ai­re li­bre, la co­mo­di­dad de los es­pa­cios, la aten­ción de su due­ño. Es un lu­gar ma­ra­vi­llo­so pa­ra vol­ver mu­chas ve­ces más”, co­men­ta Mauricio, un usua­rio del por­tal de ho­te­les y así tan­tos otros en­can­ta­dos con la aten­ción de los an­fi­trio­nes y que la ca­sa fue­ra ‘igual a co­mo se ve en las fotos’.

La Brea –co­mo el nom­bre de la ma­le­za que abun­da, an­tes gra­tis; hoy, a la ven­ta pa­ra los afue­ri­nos– es prác­ti­ca, fun­cio­nal y pue­de re­ci­bir con­tem­po­rá­nea­men­te 2 re­ser­vas, por­que se pue­de ren­tar por ha­bi­ta­ción y com­par­tir la co­ci­na. In­ge­nio­so.

Tie­ne vis­tas al vol­cán y un si­len­cio en­vol­ven­te, co­mo to­dos los lu­ga­res que vi­si­ta­mos. Uti­li­za dur­mien­tes, cha­ña­res, ba­rro y lo usual, co­mo to­das las cons­truc­cio­nes que vi­mos; pe­ro ella y su ve­ci­na po­seen al­go más di­fí­cil de des­ci­frar y des­cri­bir. ¿Se­rá paz?

Na­da más lle­gar a la fa­cha­da de pie­dras volcánicas, en­cas­tra­das unas con otras con la pa­cien­cia y sa­pien­cia de los cons­truc­to­res al­ti­plá­ni­cos, cau­ti­va. Pa­re­ce de cuen­to ¿Han­sel y Gre­tel?, ¿mu­ros de ga­lle­tas?, ¿las pro­por­cio­nes? Tie­ne al­go inocen­te. El cua­dro lo com­ple­tan Pi­lla e In­di, las dos pe­rri­tas de Ra­fa que ha­cen las ve­ces de ca­lu­ro­so co­mi­té de re­cep­ción.

ESA TE­RRA­CI­TA

El efec­to ‘em­bru­jo’ del lu­gar se com­ple­ta al su­bir uno, dos, es­ca­lo­nes de la te­rra­za, ins­ta­lar­se con todo el cuer­po en el so­fá de mim­bre y dar­se cuen­ta real­men­te de que al fren­te es­tá el vol­cán, que sí, se veía todo el tiem­po por la ca­rre­te­ra y des­de mu­chas par­tes, pe­ro aquí ‘se ve’, con ma­yús­cu­las, di­fe­ren­te. Hip­no­ti­za de ver­dad y es lo más no­ta­ble de La Brea. “Es el lu­gar fa­vo­ri­to de los tu­ris­tas, la vi­da la ha­cen aquí, to­man desa­yuno, al­muer­zan”, cus­to­dia­dos por los ca­chi­yu­yos a los cos­ta­dos.

La te­rra­za es un pal­co pri­vi­le­gia­do de ce­men­to con di­bu­jos que los mis­mos due­ños pin­ta­ron en­ci­ma, per­fec­ta en su ta­ma­ño y po­si­ción, no dan ga­nas de mo­ver­se. A su es­pal­da, la co­ci­na, el cen­tro de la ca­sa que ha­ce de hall de dis­tri­bu­ción de las pie­zas y ba­ños que se aco­mo­dan a los cos­ta­dos. La de­co­ra­ción es­tu­vo a car­go de la due­ña, que se ins­pi­ró en el ho­tel Al­ti­plá­ni­co, tam­bién de­co­ra­do por ella. Ma­de­ras cá­li­das pa­ra las ca­mas, pie­ce­ras en es­ti­lo an­dino y mue­bles muy sim­ples crean am­bien­tes li­ge­ros, prác­ti­cos pa­ra el via­je­ro, con to­ques úni­cos co­mo las lám­pa­ras con cha­ñar y ho­jas de al­fal­fa del jar­dín o los cua­dros de pa­li­tos he­chos por Ra­fa.

Hay to­ques de tur­que­sa que re­cuer­dan tam­bién los co­lo­res del Norte, sus cie­los; en ge­ne­ral la ca­sa tie­ne de todo pa­ra pa­sar una bue­na tem­po­ra­da em­bru­ja­do por las vis­tas del Li­can­ca­bur que se re­fle­ja en ca­da ven­ta­na. ¿Un buen de­ta­lle? La du­cha ex­te­rior pa­ra ca­pear el ca­lor del de­sier­to más se­co del mun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.