SU CA­RA MO­DER­NA

EL NORTE DE CHI­LE ES LA CU­NA DE AR­QUI­TEC­TU­RA MO­DER­NA, EDI­FI­CA­CIO­NES QUE SE LE­VAN­TA­RON EN UNA ÉPO­CA EN QUE EL ES­TA­DO PROVEÍA DE SO­LU­CIO­NES PA­RA LAS PRO­BLE­MÁ­TI­CAS DE LA SO­CIE­DAD. VA­RIOS FAC­TO­RES IN­CI­DIE­RON EN SU DESA­RRO­LLO; LA FIE­BRE SALITRERA Y LOS PRI­ME­RO

La Tercera - MasDeco Full Diseno - - ARQUITECTURA -

Hablemos de un Chi­le de fi­na­les del s. XIX, un pe­río­do prós­pe­ro pos Re­vo­lu­ción In­dus­trial, don­de la pro­to­in­dus­tria­li­za­ción ha­cía que los gran­des em­pre­sa­rios del norte de nues­tro país au­men­ta­ran su pa­tri­mo­nio co­mo nun­ca an­tes. Las ofi­ci­nas sa­li­tre­ras eran el nue­vo ho­ri­zon­te eco­nó­mi­co, cien­tos de ex­tran­je­ros arri­ba­ban pa­ra la ex­plo­ta­ción del sa­li­tre, mi­ne­ral que tu­vo su apo­geo has­ta el 1930, lue­go que la crea­ción del sa­li­tre sin­té­ti­co en Eu­ro­pa lo aca­pa­ra­ra del todo. Ha­bía cul­mi­na­do ya la Gue­rra del Pa­cí­fi­co, y en nues­tro te­rri­to­rio nor­tino no ha­bía na­da; en sus cos­tas un par de ciu­da­des, pe­ro en el in­te­rior, na­da. Fue así co­mo la fie­bre por es­te mi­ne­ral que bri­lla­ba co­mo el oro creó con su ex­plo­ta­ción un sis­te­ma de ciu­da­des, las lla­ma­das in­ter­na­cio­nal­men­te ‘com­pany towns’, ur­bes fa­bri­ca­das por em­pre­sas que ha­cen un ti­po de ex­plo­ta­ción es­pe­cí­fi­ca. Lo que apa­re­ce, en­ton­ces, es un sis­te­ma de uti­li­za­ción te­rri­to­rial que lle­vó con­si­go di­ver­sas he­rra­mien­tas de mo­der­ni­za­ción, co­mo una red aso­cia­da a la mo­vi­li­dad –el fe­rro­ca­rril– y un sis­te­ma de ur­ba­nis­mo te­rri­to­rial con cier­tos ras- gos que, mu­cho más tar­de, se fue­ron sis­te­ma­ti­zan­do en la ar­qui­tec­tu­ra mo­der­na. Es­te, en­ton­ces, y des­de la mi­ra­da más am­plia, es el pri­mer acer­ca­mien­to a la ar­qui­tec­tu­ra mo­der­na que tu­vo el norte de Chi­le.

Nos jun­ta­mos con el pro­fe­sor asis­ten­te de la Fa­cul­tad de Ar­qui­tec­tu­ra y Ur­ba­nis­mo de la Uni­ver­si­dad de Chi­le y ar­qui­tec­to se­cre­ta­rio ge­ne­ral de Do­co­mo­mo Chi­le, Ma­xi­miano Atria, pa­ra te­ner una con­ver­sa­ción cer­te­ra

acer­ca del te­ma. La ar­qui­tec­tu­ra mo­der­na es una ra­ma de la ar­qui­tec­tu­ra que mar­có un an­tes y un des­pués en el mo­do de cons­truir, en la for­ma de ha­bi­tar. Con sus tem­pra­nos ini­cios en la es­cue­la de la Bauhaus, en Ale­ma­nia, sus teo­rías se ex­pan­die­ron por todo el pla­ne­ta, y en Chi­le, mien­tras co­men­za­ban los años 20, y el Es­ta­do ac­tua­ba co­mo pre­cur­sor de ideas ar­qui­tec­tó­ni­cas, los mo­der­nos ha­cían su tra­ba­jo.

Si­guien­do con an­te­ce­den­tes re­mo­tos, ¿có­mo se po­dían ob­ser­var ras­gos de ar­qui­tec­tu­ra mo­der­na en la eta­pa del sa­li­tre en el Norte?

Por ejem­plo, con la es­tan­da­ri­za­ción, la se­ria­li­za­ción, el tra­za­do ra­cio­nal de las ciu­da­des. Por ejem­plo, uno en­cuen­tra ofi­ci­nas sa­li­tre­ras que tie­nen un tra­za­do bas­tan­te ra­cio­nal en tér­mi­nos de tra­za­do ur­bano, por­que efec­ti­va­men­te, co­mo era una ciu­dad aso­cia­da a una ex­trac­ción pro­duc­ti­va, es­ta­ba muy de­fi­ni­da por los ires y ve­ni­res de la ex­trac­ción, la mo­vi­li­dad del ma­te­rial. Ade­más ha­bía una es­tra­ti­fi­ca­ción so­cial bas­tan­te im­por­tan­te, por­que es­ta­ban los ba­rrios de los in­ge­nie­ros nor­te­ame­ri­ca­nos, los obre­ros sol­te­ros, los obre­ros ca­sa­dos, y eso ge­ne­ra­ba ti­po­lo­gías de vi­vien­da muy re­pe­ti­ti­vas cons­trui­das en sis­te­mas pre­fa­bri­ca­dos de sis­te­ma­ti­za­ción que des­pués en ar­qui­tec­tu­ra mo­der­na fue la ma­ne­ra que se usó pa­ra desa­rro­llar vi­vien­das. En­ton­ces los pri­me­ros ejem­plos de vi­vien­das se­ria­das en Chi­le son en las ofi­ci­nas sa­li­tre­ras del Norte. Uno ve to­da­vía vi­vien­das pe­ga­das unas de las otras di­se­ña­das de ma­ne­ra hi­per­ra­cio­nal, con apro­ve­cha­mien­to de es­pa­cio mí­ni­mo, te­mas que des­pués la ar­qui­tec­tu­ra mo­der­na ex­plo­tó y desa­rro­lló de ma­ne­ra sis­te­má­ti­ca; en ese mo­men­to no te­nía una ideo­lo­gía de­trás, pe­ro sí uti­li­za­ba me­to­do­lo­gías que des­pués la ar­qui­tec­tu­ra mo­der­na uti­li­zó.

¿Y qué ocu­rrió, más tar­de, con los obre­ros?

Sur­gie­ron los mo­vi­mien­tos obre­ros. To­da la con­cep­ción en Chi­le de que los obre­ros po­dían or­ga­ni­zar­se, mo­vi­li­zar­se jun­tos, que tam­po­co es un pro­ce­so que es­té li­ga­do a la ar­qui­tec­tu­ra mo­der­na, pe­ro sí es uno que lle­vó, por ejem­plo, a pre­gun­tar­se so­bre los es­tán­da­res de vi­vien­da obre­ra, co­sas que sí fue­ron res­pon­di­das des­pués a tra­vés de la ar­qui­tec­tu­ra mo­der­na. Los mo­vi­mien­tos obre­ros fue­ron los que hi­cie­ron vi­si­ble el pro­ble­ma de la ha­bi­ta­ción, que en ese mo­men­to es­ta­ba so­lu­cio­na­do en las ofi­ci­nas sa­li­tre­ras por­que los due­ños sí les da­ban ha­bi­ta­ción, pe­ro una vez que eso ge­ne­ró un pro­ce­so de mo­vi­li­dad (los obre­ros se iban a otras ciu­da­des, o cuan­do se ter­mi­na­ron las sa­li­tre­ras via­ja­ron de vuel­ta a sus ciu­da­des) es­tas tu­vie­ron que res­pon­der con es­tán­da­res de vi­vien­da que los obre­ros ya sa­bían exi­gir.

LO MO­DERNO CO­MO TAL

¿Có­mo y cuán­do comenzó la ar­qui­tec­tu­ra mo­der­na co­mo tal en el Norte?

Yo di­ría que en un prin­ci­pio me­dian­te la pro­vi­sión de ser­vi­cios pú­bli­cos. El Norte tie­ne la par­ti­cu- la­ri­dad de que si uno no ha­ce al­go po­nien­do el es­fuer­zo, no se da. En el Sur es dis­tin­to, en el Sur, por ejem­plo, se co­lo­ni­zó a tra­vés de la en­tre­ga de tie­rras a los pri­va­dos pa­ra que desa­rro­lla­ran li­bre­men­te sus ca­sas en el lu­gar, y co­mo el lu­gar era bas­tan­te pro­di­gio­so, se dio sin un apo­yo es­ta­tal muy im­por­tan­te. En cam­bio en el Norte era una ne­ce­si­dad, y eso hi­zo que mu­cha de la ac­ción del Es­ta­do se vie­ra ac­ti­va­men­te a tra­vés de la pro­vi­sión de ser­vi­cios pú­bli­cos, de vi­vien­das, de edi­fi­cios, y eso se dio en un mo­men­to cuan­do el Es­ta­do ope­ra­ba usan­do he­rra­mien­tas de la ar­qui­tec­tu­ra mo­der­na, no por­que hu­bie­ra un com­pro­mi­so di­rec­to con la ar­qui­tec­tu­ra mo­der­na, no por­que el Es­ta­do qui­sie­ra ha­cer ar­qui­tec­tu­ra mo­der­na. En ese pe­río­do, en cier­to mo­do, la ma­ne­ra de ha­cer era esa ar­qui­tec­tu­ra, so­bre todo a par­tir de los años 30, con más in­ten­si­dad en los años 40 (...), era ne­ce­sa­rio re­vi­ta­li­zar una re­gión que es­ta­ba en una cri­sis eco­nó­mi­ca. El año 29 par­te una cri­sis eco­nó­mi­ca mun­dial, en los años 30 vie­ne la cri­sis del sa­li­tre, en­ton­ces el Norte tu­vo una cri­sis múl­ti­ple y eso im­pli­có una ne­ce­si­dad de ir a pro­veer ser­vi­cios que en otro la­do eran me­nos ur­gen­tes.

¿Fue el Es­ta­do, en­ton­ces, pro­vee­dor de ar­qui­tec­tu­ra mo­der­na en Chi­le?

Yo di­ría que prin­ci­pal­men­te en­tre los años 40 y 50 el Es­ta­do fue el prin­ci­pal pro­duc­tor de ar­qui­tec­tu­ra en ge­ne­ral. Y la ar­qui­tec­tu­ra del Es­ta­do es­ta­ba guia­da por cier­tas ne­ce­si­da­des de es­tan­da­ri­za­ción, de eco­no­mía. Hay unos tex­tos del

“EN ESA ÉPO­CA EL ES­TA­DO CONS­TRUÍA, DISEÑABA, TODO; LO QUE ASE­GU­RA­BA, POR EJEM­PLO, UNA UNI­FOR­MI­DAD ENOR­ME EN EL PRO­DUC­TO. POR ESO, CUAN­DO UNO VE LA AR­QUI­TEC­TU­RA MO­DER­NA DE ESA ÉPO­CA, DEL SUR, DEL NORTE, O DEL CEN­TRO, LO QUE UNO VE ES UNA UNI­FOR­MI­DAD ESTÉTICA Y DE TÉC­NI­CA MUY FUER­TE”, SE­ÑA­LA ATRIA.

Mi­nis­te­rio de Obras Pú­bli­cas, que no se lla­ma­ba así en esa épo­ca, mi­nu­tas en las cua­les se des­cri­ben guías a los ar­qui­tec­tos del Es­ta­do don­de se ex­pli­ca­ba có­mo ha­cer, y lo que se des­cri­be es una ar­qui­tec­tu­ra mo­des­ta, sin gran­des as­pa­vien­tos de di­se­ño, sin gas­tos en or­na­men­ta­ción, re­pe­ti­ti­va, es­tan­da­ri­za­da, eco­nó­mi­ca, que so­por­te bien el pa­so del tiem­po. El Es­ta­do ha­ce co­mo cree que tie­ne que ha­cer, y esa ar­qui­tec­tu­ra una vez que es es­que­ma­ti­za­da, al­guien di­ce ‘bueno, es­to todo tie­ne una idea, un sen­ti­do, una ideo­lo­gía, una con­di­ción uni­ta­ria re­co­no­ci­ble, por lo tan­to le po­de­mos lla­mar de cier­ta ma­ne­ra’. No fue una po­si­ción a prio­ri.

Bien, el Norte vi­vía una cri­sis eco­nó­mi­ca múl­ti­ple, ¿pe­ro por qué ese afán de los es­ta­dos en ge­ne­ral de desa­rro­llar una ar­qui­tec­tu­ra aus­te­ra?

Si uno mi­ra lo que ha­cían los es­ta­dos en esa épo­ca en el mun­do era esa ar­qui­tec­tu­ra. Si uno mi­ra lo que cons­truían los es­ta­dos a me­dia­dos del si­glo XIX pa­ra ins­ti­tu­cio­nes cul­tu­ra­les o gu­ber­na­men­ta­les, se ha­cían con el es­ti­lo ar­qui­tec­tó­ni­co neo­clá­si­co. Cuan­do al­guien te­nía que ha­cer una obra de ar­qui­tec­tu­ra, lo ha­cían con ese es­ti­lo por­que era el que se usa­ba. En los años 40, cuan­do el Es­ta­do cons­truía, cons­truía de esa ma­ne­ra; los ar­qui­tec­tos es­ta­ban edu­ca­dos de esa ma­ne­ra, exis­tían es­tos li­nea­mien­tos de ha­cer una ar­qui­tec­tu­ra sim­ple. Ha­bía una sin­to­nía con el tiem­po, se se­guían los pa­rá­me­tros de lo que ha­cían los ar­qui­tec­tos mo­der­nos en el ex­te­rior, se se­guían las obras de Le Cor­bu­sier. Ha­bía tam­bién una es­pe­cie de afán de los ar­qui­tec­tos de im­pul­sar una ar­qui­tec­tu­ra que pa­ra ellos era la que co­rres­pon­día en el s. XX.

¿Cuál fue el le­ga­do que de­jó la ar­qui­tec­tu­ra mo­der­na en el norte de chi­le pa­ra la mis­ma zo­na y pa­ra el res­to del te­rri­to­rio na­cio­nal?

A mí me da la im­pre­sión de que en el Norte, en par­te por­que la na­tu­ra­le­za es más du­ra pe­ro tam­bién es más estable, los edi­fi­cios han ten­di­do a man­te­ner­se en con­di­cio­nes más es­ta­bles. Por ejem­plo, ca­sos de vi­vien­das con te­cho plano acá en Santiago han ter­mi­na­do con te­cho a dos aguas por pro­ble­mas de fil­tra­cio­nes, pro­ble­mas de llu­vias, co­sas que en el Norte no exis­tían. Los co­lec­ti­vos obre­ros, por ejem­plo, son edi­fi­cios que se han man­te­ni­do bas­tan­te igua­les de co­mo se hi­cie­ron. En el Norte, por lo tan­to, hay una es­pe­cie de con­di­ción más de vi­gen­cia, la gen­te per­ci­be que la ar­qui­tec­tu­ra mo­der­na es una ar­qui­tec­tu­ra que to­da­vía cum­ple su fun­ción, aún es­tá vi­gen­te en sus usos, más que en cual­quier otro la­do. Creo que esa idea es me­nos arrai­ga­da en el cen­tro y en el Sur, en el sen­ti­do de que la ar­qui­tec­tu­ra ha su­fri­do más, ha te­ni­do que vér­se­las con da­ños pro­ve­nien­tes del cli­ma.

“DES­DE EL PUN­TO DE VIS­TA DE LA AC­CIÓN DEL ES­TA­DO, LOS AR­QUI­TEC­TOS ERAN BAS­TAN­TE ANÓ­NI­MOS, PUES OPE­RA­BAN DE UNA MA­NE­RA INS­TI­TU­CIO­NAL. SIN EM­BAR­GO, SÍ HAY AR­QUI­TEC­TOS EM­BLE­MÁ­TI­COS DE LA ÉPO­CA EN CHI­LE: LA FIR­MA BRES­CIA­NI VAL­DÉS CAS­TI­LLO HUI­DO­BRO TRA­BA­JA­BA CON EL ES­TA­DO Y HA­CÍA MU­CHOS PRO­YEC­TOS”, ATRIA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.