EL TE­SO­RO DE LOS AN­DES

POR UN LA­DO ES­TÁN LOS ANI­MA­LES; LOS CA­MÉ­LI­DOS FA­CI­LI­TA­RON EL DESA­RRO­LLO DE UNA CUL­TU­RA. POR OTRO ES­TÁ EL OFICIO AN­CES­TRAL; EL TE­JI­DO AL­CAN­ZÓ NI­VE­LES DE SOFISTICACIÓN IN­SOS­PE­CHA­DOS EN EL NORTE DE CHI­LE. FI­NAL­MEN­TE ES­TÁN LOS HE­RE­DE­ROS; FUN­DA­MEN­TAL­MEN­TE MUJE

La Tercera - MasDeco Full Diseno - - REPORTAJE - POR PA­BLO ANDULCE

Los pue­blos ori­gi­na­rios del Al­ti­plano no veían ba­lan­zas ni to­ros en el cielo. Cuan­do tra­za­ban lí­neas en­tre pun­tos lu­mi­no­sos for­ma­ban co­sas co­mo un río blan­co y una lla­ma cru­zan­do la no­che. En sus pin­tu­ras ru­pes­tres, en sus ce­rá­mi­cas y en sus te­ji­dos los ca­mé­li­dos de su tie­rra es­ta­ban siem­pre pre­sen­tes, y ha­bía una ra­zón pa­ra eso: fue­ron la ba­se del desa­rro­llo de las co­mu­ni­da­des de los An­des; los ca­mé­li­dos les per­mi­tían ali­men­tar­se, ves­tir­se y trans­por­tar­se. Tan pre­cia­das eran que la vi­cu­ña fue co­no­ci­da co­mo el oro del in­ca.

Los in­dí­ge­nas eran ca­pa­ces de iden­ti­fi­car muy bien y da­ban nom­bres dis­tin­tos a ca­da co­lor, a ca­da com­bi­na­ción. Pe­ro lle­gó un mo­men­to en que pa­re­ció más con­ve­nien­te criar so­lo ca­mé­li­dos blan­cos pa­ra la in­dus­tria y con­su­mir el res­to. “En Pe­rú hay un pro­yec­to pa­ra res­ca­tar la va­rie­dad de co­lo­res de ca­mé­li­dos que ha­bía en el Al­ti­plano fi­nan­cia­do por una gran mi­ne­ra que ex­trae oro. Es­ta mi­ne­ra di­jo ‘es­toy sa­can­do el oro de los An­des, ¿qué pue­do de­jar a cam­bio?’, y de­ci­die­ron res­tau­rar al­go que tam­bién es un te­so­ro”, cuen­ta la his­to­ria­do­ra, ges­to­ra cul­tu­ral, fun­da­do­ra y di­rec­to­ra eje­cu­ti­va de Ona, Ma­ca­re­na Pe­ña.

Ella nos di­ce que las pro­pie­da­des de las fi­bras de al­pa­ca son im­pre­sio­nan­tes. No so­lo son tér­mi­cas y de una be­lle­za úni­ca, sino que el ta­ma­ño tan mí­ni­mo de sus mi­cro­nes las ha­ce muy li­via­nas e in­te­li­gen­tes: tie­nen la ca­pa­ci­dad de adap­tar­se a la tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral y cuen­tan con pro­tec­ción UV. Todo gra­cias a las con­di­cio­nes tan ex­tre­mas en que vi­ven. Ella, que las co­no­ce de cer­ca, nos ha­bla de las ini­cia­ti­vas que se adop­tan en nues­tra por­ción del Al­ti­plano: “Es­toy tra­ba­jan­do en un pro­gra­ma fi­nan­cia­do por la FIA (Fun­da­ción pa­ra la In­no­va­ción Agra­ria) pa­ra re­vi­ta­li­zar la ga­na­de­ría fa­mi­liar de ca­mé­li­dos. En al­gún mo­men­to fue muy pres­ti­gio­so te­ner al­pa­cas, pe­ro hoy es una ac­ti­vi­dad muy de ca­pa caí­da, prac­ti­ca­da so­lo por un pe­que­ño nú­me­ro de fa­mi­lias cam­pe­si­nas. So­mos un equi­po for­ma­do por ve­te­ri­na­rios de la U. de Chi­le, téc­ni­cos y di­se­ña­do­res y es­ta­mos tra­tan­do de re­en­can­tar­los con un oficio an­ces­tral pe­ro apli­can­do es­tán­da­res de mer­ca­do pa­ra que pue­dan tran­sar su pro­duc­tos a buen pre­cio. Eso sig­ni­fi­ca que de­ben pro­du­cir 300 ki­los mí­ni­mo por co­lor, que de­ben dis­tin­guir las par­tes del ani­mal, el lar­go del pe­lo, apren­der a es­qui­lar, a la­var la la­na, a ha­cer las cru­zas, a ver que los mi­cro­nes sean los ade­cua­dos”.

Se tra­ta de va­lo­ri­zar des­de la ge­né­ti­ca del ani­mal has­ta el pro­duc­to ter­mi­na­do, ex­pli­ca Ma­ca­re­na. Ona –ade­más de una tien­da de ar­te­sa­nía ubi­ca­da en Las­ta­rria– es una fun­da­ción pa­ra ha­cer todo lo que no po­dría co­mo em­pre­sa co­mer­cial, es de­cir ca­pa­ci­ta­ción, in­ves­ti­ga­ción y di­fu­sión; todo a tra­vés de fon­dos con­cur­sa­bles. Des­de 2009 se han con­cen­tra­do en la fi­bra, co­mo ma­te­ria pri­ma pa­ra ar­te­sa­nos, pe­ro tam­bién co­mo pro­duc­to fi­nal. “En el Norte te­ne­mos gran­des tra­di­cio­nes tex­ti­les pe­ro es­ca­sez de ma­te­rial. Hay mu­chas mu­je­res que te­jen pre­cio­so pe­ro ter­mi­nan usan­do acrí­li­co o mez­clas con ba­ja ca­li­dad. Se tar­dan me­ses en un pro­duc­to be­llí­si­mo, pe­ro co­mo la ma­te­ria pri­ma es cues­tio­na­ble… no se pue­de dar va­lor. Así todo se em­pie­za a re­du­cir a lo que se ven­de más fá­cil­men­te. Por otra par­te, qui­si­mos de­mos­trar­les que el hi­la­do es tam­bién un pro­duc­to com­pe­ti­ti­vo, un ni­cho des­aten­di­do en Chi­le y que las fi­bras exó­ti­cas son una ten­den­cia en al­za to­tal. Si la in­dus­tria de la mo­da quie­re com­prar en Pe­rú, tie­ne que com­prar mi­les de ki­los por

CUAN­DO LLE­GA­MOS A CON­VI­VIR CON ELLAS (2009), LAS MU­JE­RES AIMARAS NO EN­TEN­DÍAN NUES­TRO IN­TE­RÉS EN SU CUL­TU­RA. A PAR­TIR DE TÉC­NI­CAS TRA­DI­CIO­NA­LES QUE­RÍA­MOS GE­NE­RAR PRO­DUC­TOS CON­TEM­PO­RÁ­NEOS CON ONA. QUE­RÍA­MOS APREN­DER LOS CÓ­DI­GOS, LOS CO­LO­RES, LA ICO­NO­GRA­FÍA Y LAS MA­TE­RIA­LI­DA­DES. AN­TES SO­LO HA­BÍAN IDO AN­TRO­PÓ­LO­GOS A ENQUELGA Y COL­CHA­NE, LAS CUNAS DEL TE­JI­DO TRA­DI­CIO­NAL AIMARA.

co­lor, en cam­bio una ofer­ta ar­te­sa­nal pue­de ge­ne­rar pe­que­ñas can­ti­da­des y ha­cer ma­yo­res va­ria­cio­nes de co­lo­res y mez­clas. La hi­la­do­ra es­ta­ba ocul­ta”.

HEBRA AR­QUEO­LÓ­GI­CA

Mó­ni­ca Bra­vo es una di­se­ña­do­ra que se ha es­pe­cia­li­za­do en el hi­la­do y en las téc­ni­cas de te­ji­do pre­co­lom­bi­nos. Jun­to a Ca­ro­li­na Agüe­ro –ar­queó­lo­ga–, Xi­me­na Cruz –des­cen­dien­te de ata­ca­me­ños que vi­ve en San Pe­dro de Ata­ca­ma– y Ma­ca­re­na Pe­ña tra­ba­ja­ron en la se­lec­ción de pie­zas de mu­seo, de gran va­lor ar­queo­ló­gi­co por las ca­rac­te­rís­ti­cas de sus hi­los. “Tam­bién tu­vi­mos ac­ce­so a una co­lec­ción muy en­tre­te­ni­da, es­pec­ta­cu­lar, an­ti­quí­si­ma, con téc­ni­cas de te­ji­do muy so­fis­ti­ca­das. In­ves­ti­ga­mos pa­ra re­pli­car es­tos hi­la­dos con hi­la­do­ras de Ca­la­ma. Pa­ra crear una ofer­ta tex­til con hi­los tra­di­cio­na­les y una ofer­ta de hi­la­dos de in­no­va­ción a par­tir de pie­zas ar­queo­ló­gi­cas. En­con­tra­mos tú­ni­cas que imi­tan pe­la­je ani­mal pe­ro que son te­ji­das. Los co­lo­res, ro­jos y azu­les im­pre­sio­nan­tes, se­gu­ra­men­te ela­bo­ra­dos pa­ra las éli­tes. Con la pan­to­ne­ra y tin­tes bio­de­gra­da­bles hoy po­de­mos ha­cer el co­lor exac­to”.

Tam­bién se han abier­to po­si­bi­li­da­des a tra­vés de In­dap, que ha apo­ya­do pro­yec­tos co­mo el de Ga­brie­la Fa­rías –de la mar­ca Zu­ri­ta–, quien re­pli­có una co­lec­ción de te­ji­dos et­no­grá­fi­cos an­ti­guos con co­mu­ni­da­des con­tem­po­rá­neas. Las pie­zas fue­ron ex­pues­tas en un mu­seo de Col­cha­ne. “Se han he­cho in­ves­ti­ga­cio­nes en la cor­de­le­ría, nu­dos y ama­rras. ‘Ona An­des’, un pro­yec­to nues­tro, na­ció a par­tir de la in­ves­ti­ga­ción de la an­tro­pó­lo­ga Ve­ró­ni­ca Ce­re­ce­da, de la te­sis de que pa­ra los an­di­nos el tex­til es un ser vi­vien­te, que hay un víncu­lo en­tre la te­je­do­ra y sus crías, que las lí­neas y los co­lo­res ex­pre­san sig­ni­fi­ca­dos. No­so­tros no co­no­ce­mos esos sig­ni­fi­ca­dos, pe­ro nos preo­cu­pa­mos de que al me­nos se con­ser­ven es­truc­tu­ras tra­di­cio­na­les”. Es­tos rescates con­tri­bu­ye­ron a que lo an­dino se pu­sie­ra de mo­da y ha­ce dos años en­tró el re­tail. Pa­rís lan­zó una ex­pe­rien­cia lla­ma­da ‘Vol­ver a te­jer’, con hi­la­do ar­te­sa­nal que se ven­de en más de 15 tien­das en un pack de 300 g, con pa­li­llos y un manual de te­ji­do. Volúmenes y es­tán­da­res a los que no es­ta­ban acos­tum­bra­das las ar­te­sa­nas. “Fue muy desafian­te y se lo­gró, ya va­mos en el cuar­to ‘vol­ver a te­jer’ en todo Chi­le”, di­ce Ma­ca­re­na. “Mi ca­pa­ci­dad de in­ser­tar a es­tas mu­je­res es bien mo­des­ta. So­mos una tien­da chi­ca, con pro­yec­tos chi­cos. Qué ga­nas de que ellas pu­die­ran ven­der sus pro­duc­cio­nes a una es­ca­la aun ma­yor. Tie­nen ca­pa­ci­dad pro­duc­ti­va y las po­si­bi­li­da­des de com­pe­tir en mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les son tan gran­des co­mo la ri­que­za de su tra­ba­jo”.

FOTOS PIN CAM­PA­ÑA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.