LA CA­SA DE TO­DOS

LA CUL­TU­RA AN­DI­NA Y LA OC­CI­DEN­TAL SE EN­CUEN­TRAN EN EL CEN­TRO DE SAN PE­DRO. RE­CO­RRI­MOS CON DA­VID BA­RRE­RA , SU DUE­ÑO, EL HO­TEL TE­RRAN­TAI PA­RA CO­NO­CER UN PO­CO MÁS DE SU HIS­TO­RIA.

La Tercera - MasDeco Full Diseno - - ESPACIO -

Sic sac pi­chao sig­ni­fi­ca ‘bue­nos días, her­ma­na’ en kun­za”, me tra­du­ce Da­vid, el due­ño del Te­rran­tai. Él es del ay­llú de Con­ti Tu­qui, que los es­pa­ño­les des­pués re­nom­bra­ron Con­de Du­que, nos ex­pli­ca, re­la­tán­do­nos su his­to­ria, la de es­tas 21 ha­bi­ta­cio­nes y de la vi­vien­da que fue­ra en sus orí­ge­nes. “Ha­ce más de 30 años que fui­mos ope­ra­do­res en el de­sier­to de Ata­ca­ma y ne­ce­si­tá­ba­mos aco­ger a las per­so­nas que ve­nían de lar­gas dis­tan­cias, en­ton­ces Te­rran­tai sur­ge co­mo una ca­sa don­de te­nía­mos nues­tro co­me­dor, nos jun­tá­ba­mos en la tar­de jun­to al fue­go a es­cu­char las ex­pe­rien­cias que ha­bían ocu­rri­do en el día. Eso era el año 90, 96. Via­já­ba­mos a Eu­ro­pa a bus­car a nues­tros clien­tes a las fe­rias de tu­ris­mo en Ma­drid, Pa­rís, Ber­lín. La idea era com­par­tir con ellos nues­tras tra­di­cio­nes an­ces­tra­les. El hom­bre y la mu­jer an­di­nos siem­pre han ca­mi­na­do y sin sa­ber­lo es un mo­do me­di­ta­ti­vo, en­ton­ces los via­je­ros que­rían co­no­cer esa ex­pe­rien­cia, nos íba­mos 15, 20 días a ca­mi­nar al de­sier­to y re­gre­sá­ba­mos a es­ta ca­si­ta en San Pe­dro que nos aco­gía y así se fue trans­for­man­do Te­rran­tai, que sig­ni­fi­ca gen­te de la tie­rra. Una pa­la­bra com­pues­ta en­tre el la­tín ‘te­rra’ y el kun­za ‘an­tai’”, cuen­ta Da­vid Ba­rre­ra, gra­fi­can­do el es­pí­ri­tu con que nace es­te ho­tel en­cla­va­do en el cen­tro de San Pe­dro.

CRU­CE DE MUN­DOS

El te­rreno ori­gi­nal­men­te per­te­ne­cía en par­te a su fa­mi­lia, “pe­ro mu­cho, mu­cho más atrás era un lu­gar de aco­gi­da, de sa­na­ción, nos cuen­tan los abue­los, por eso la con­ser­va­mos de ma­ne­ra ori­gi­nal”, di­ce Da­vid, in­di­can­do con la mano las vi­gas de cha­ñar y los an­ti­guos mu­ros de ado­be de 70 cm de es­pe­sor, a la usan­za co­lo­nial. Aco­gen la re­cep­ción, la sa­la, la ad­mi­nis­tra­ción y los mu­ros pe­ri­me­tra­les. Son es­truc­tu­ras ori­gi­na­les, co­mo la ca­sa que fue res­tau­ra­da in­cor­po­ran­do cuer­pos nue­vos des­ti­na­dos a las ha­bi­ta­cio­nes, la pis­ci­na y la sa­la del desa­yuno, di­se­ño de Mat­hías Klotz en 1996.

Es lo en­tre­te­ni­do del ho­tel, fun­de muy bien dos ver­tien­tes: el con­fort pla­cen­te­ro, mo­derno y oc­ci­den­tal, con aco­ge­do­ras pol­tro­nas en fi­bra, re­po­se­ras pa­ra re­la­jar­se en ca­da pa­tio, o el mo­bi­lia­rio sim­ple de las ha­bi­ta­cio­nes en plan­chas de ma­de­ra blan­quea­das. Son co­mo las no­tas al­tas, li­ge­ras, del asun­to, por­que sos­te­nien­do todo es­to hay otro es­pe­sor que se cru­za, den­so, te­lú­ri­co, que lle­va el pe­so de las raí­ces an­di­nas. Uno se pue­de de­jar en­can­tar por ese ADN pre­co­lom­bino que se res­pi­ra en ca­da re­co­ve­co, al aden­trar­se en­tre sus co­rre­do­res es­tre­chos de pie­dra, mis­te­rio­sos en la no­che, pri­mi­ti­vos co­mo la­be­rin­tos an­ces­tra­les, ¿for­ta­le­za, tem­plo? Se vie­nen tan­tos re­fe­ren­tes ar­queo­ló­gi­cos a la ca­be­za.

Las ci­tas a la cul­tu­ra ata­ca­me­ña es­tán en mo­dos más sua­ves tam­bién. Detalles co­mo las pie­ce­ras mu­lli­das y la­nu­das, las ga­lle­ti­tas de quí­noa al desa­yuno. O en mo­men­tos que na­cen na­tu­ral­men­te, co­mo el sol que se aso­ma si­gi­lo­so al ama­ne­cer de­trás del cam­pa­na­rio de la igle­sia, en el jar­dín de cac­tus, en pleno si­len­cio. Un mo­men­to má­gi­co y den­so, tam­bién de ex­pe­rien­cia, qui­zás por­que esa par­te per­te­ne­cía a la igle­sia y an­tes de los es­pa­ño­les; ahí se ubi­ca­ba la hua­ca, el lu­gar sa­gra­do. “Qui­si­mos evo­car la ex­pe­rien­cia an­ti­gua, sin imitar”, di­ce Da­vid, ex­pli­can­do el di­se­ño ge­ne­ral del ho­tel. Qui­zás el me­jor ejem­plo de es­ta mez­cla es la pis­ci­na, o po­zón más bien. No es pa­ra nadar, es chi­qui­ta, un me­tro de pro­fun­di­dad, pe­ro cum­ple con cre­ces su fun­ción prin­ci­pal de ha­cer gra­ta la es­tan­cia, con un in­gre­dien­te ex­tra: sin trans­gre­dir el con­tex­to cul­tu­ral de San Pe­dro. “De­ci­di­mos ha­cer­la so­lo pa­ra re­fres­car­se por res­pe­to a las co­mu­ni­da­des que no tie­nen agua. Hoy le lla­man sus­ten­ta­bi­li­dad, pe­ro cuan­do lo hi­ci­mos fue por ra­zo­nes éti­cas” ex­pli­ca Ba­rre­ra.

RETAZOS DE HIS­TO­RIAS

La his­to­ria co­ti­dia­na re­cien­te de Ata­ca­ma tam­bién apa­re­ce en los re­co­ve­cos del Te­rran­tai, en­tre sus ma­te­ria­li­da­des y sor­pre­sas. El sue­lo del pri­mer co­rre­dor: la­dri­llos del des­apa­re­ci­do horno flash de Chu­qui­ca­ma­ta. “Los de­ja­ron en el de­sier­to y no­so­tros los fui­mos a bus­car”, di­ce Da­vid. Las ma­de­ras son re­ci­cla­das tam- bién. Cur­ti­das por el sol no va­rían co­mo su­ce­de con las su­re­ñas, “que acá a los dos me­ses es­tán do­bla­das por­que no re­sis­ten el ca­lor”. En la sa­li­ta del desa­yuno, los mo­sai­cos del pi­so son de los desechos de la fe­rre­te­ría, y los li­bros en in­glés que se ven, de Chu­qui­ca­ma­ta cuan­do era ciu­dad: ‘Club So­cial Chi­lex Ana­con­da Cia.’, se lee en sus tar­je­tas co­lo­rea­das de se­pia por el tiem­po; la bi­blio­te­ca de los ni­ños, cuan­do la mi­na aún per­te­ne­cía a los nor­te­ame­ri­ca­nos; li­bros que se salvaron de mo­rir se­pul­ta­dos en el de­sier­to, “¡los con­ser­vo co­mo hue­so san­to!”, di­ce Da­vid.

Y en el día a día, los re­la­tos de los via­je­ros tam­bién van im­preg­nán­do­se en las pa­re­des pe­dre­go­sas del Te­rran­tai. Son los en­cuen­tros de los hués­pe­des que se cru­zan en una lar­ga me­sa dis­pues­ta, for free, pa­ra to­dos a la en­tra­da del ho­tel. Es la ho­ra del ‘chee­se & wi­ne’, a las 8 p.m. sin fal­ta. Grin­gos, ita­lia­nos y chi­le­nos nos ol­vi­da­mos un ra­to de los idio­mas y en ese es­pa­cio ma­ra­vi­llo­so que es el ape­ri­ti­vo com­par­ti­mos por un mo­men­to las ex­pe­rien­cias vi­vi­das ba­jo el sol im­per­tur­ba­ble de Ata­ca­ma. “La idea de es­to es que sea una ca­sa pa­ra to­dos; me gus­ta po­der com­par­tir, por eso va­mos a agran­dar la me­sa y cam­biar­la de es­pa­cio pa­ra que que­pan más. Hay fe­chas en que ha­ce­mos re­la­tos an­di­nos tam­bién, in­vi­ta­mos a los ami­gos con las zam­po­ñas, sa­ca­mos el vi­ni­to pa­ra afue­ra, se tra­ta de pa­sar­lo bien”, di­ce Ba­rre­ra.

Es par­te de la fi­lo­so­fía ata­ca­me­ña, re­la­to­ra de his­to­rias que se ur­den so­bre el si­len­cio del de­sier­to, ori­gi­nal­men­te aco­ge­do­ra y agra­de­ci­da de los fru­tos de la tie­rra. “Al­guien di­jo que dios creó los te­rri­to­rios con agua pa­ra que los seres hu­ma­nos ha­bi­ten en ellos, y que creó los de­sier­tos pa­ra que en­cuen­tren su alma”, di­ce nues­tro an­fi­trión, ce­rran­do la en­tre­vis­ta pa­ra re­fe­rir­se a ese si­len­cio de Ata­ca­ma que en­vuel­ve.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.