EN­TRE­VIS­TA

EL ES­TU­DIO PE­ZO-VON ELL­RICHS­HAU­SEN ES UNA OFI­CI­NA DE AR­QUI­TEC­TU­RA CON BA­SE EN CON­CEP­CIÓN QUE HA RE­CI­BI­DO VARIADOS RECONOCIMIENTOS IN­TER­NA­CIO­NA­LES. SU OBRA HA AL­CAN­ZA­DO LO MÁS ELE­VA­DO DE­BI­DO AL CA­RÁC­TER Y CA­LI­DAD DE SU AR­QUI­TEC­TU­RA, QUE FU­SIO­NA DE MA­NE­RA S

La Tercera - MasDeco Full Diseno - - CONTENIDO -

El es­tu­dio Pe­zo-Von Ell­richs­hau­sen des­de 2002 ha di­se­ña­do cer­ca de 70 pro­yec­tos en­tre vi­vien­das, pa­san­do por pa­be­llo­nes co­mo el Va­ra –que fue par­te de la Bie­nal de Ve­ne­cia el año pa­sa­do– y di­fe­ren­tes in­ter­ven­cio­nes ur­ba­nas y char­las en MIT, el Me­tro­po­li­tan en Nueva York y en la Ta­te en Lon­dres.

Se co­no­cie­ron, se enamo­ra­ron y des­de ahí son pa­re­ja, part­ners y so­cios. So­fía von Ell­richs­hau­sen es de Ba­ri­lo­che y es­tu­dió ar­qui­tec­tu­ra en la Uni­ver­si­dad de Bue­nos Ai­res. Mau­ri­cio Pe­zo na­ció en An­gol y es­tu­dió ar­qui­tec­tu­ra en la Uni­ver­si­dad del Bío-Bío. Pe­ro fue Con­cep­ción la ciu­dad que eli­gie­ron pa­ra vi­vir y co­mu­ni­car­se con el mun­do a tra­vés de su tra­ba­jo, ciu­dad que tur­nan con Chica­go, EE.UU., don­de pa­san la otra mi­tad del año. La pa­re­ja de ar­qui­tec­tos des­de 2002 ha di­se­ña­do cer­ca de 70 pro­yec­tos en­tre vi­vien­das, pa­san­do por pa­be­llo­nes co­mo el Va­ra –que fue par­te de la Bie­nal de Ve­ne­cia el año pa­sa­do– y di­fe­ren­tes in­ter­ven­cio­nes ur­ba­nas y char­las en MIT, el Me­tro­po­li­tan en Nueva York y en la Ta­te en Lon­dres. Co­mo fi­lo­so­fía han op­ta­do por to­mar po­cos pro­yec­tos anua­les y pri­vi­le­giar la ca­li­dad de vi­da, po­nien­do so­bre la tie­rra un tra­ba­jo ín­ti­mo, que ha­bla de una ar­qui­tec­tu­ra exis­ten­cial, esa que se trans­for­ma en una fuen­te de bús­que­da per­so­nal.

Fue la Ca­sa Po­li, cons­trui­da en 2005 en Co­liu­mo, Re­gión del Bio­bío, el proyecto que in­ter­na­cio­na­li­zó la ca­rre­ra de es­ta du­pla. Pen­sa­da co­mo ca­sa de fin de se­ma­na y re­si­den­cia de ar­tis­tas, Pe­zo y Von Ell­richs­hau­sen la lla­ma­ron de es­ta ma­ne­ra por el he­cho de ser po­li­fun­cio­nal. Con ella el fo­co in­ter­na­cio­nal se fi­jó en ellos apa­re­cien­do pu­bli­ca­dos en más de 40 paí­ses, co­mo en la re­vis­ta in­gle­sa The Ar­chi­tec­tu­ral Re­view, que en 2006 los pre­mió co­mo ar­qui­tec­tos emer­gen­tes me­no­res de 30 años. Am­bos ha­cen cla­ses re­gu­lar­men­te en Chi­le y han si­do pro­fe­so­res vi­si­tan­tes en The Uni­ver­sity of Te­xas (Aus­tin, 2011-2014) y en Cor­nell Uni­ver­sity (Nueva York, 2009).

Lue­go vino Ca­sa Cien, que se ter­mi­nó de cons­truir en 2011 en Con­cep­ción. Es­ta es su pro­pia ca­sa y re­ci­be es­te nom­bre por­que la pla­ta­for­ma de la en­tra­da es­tá jus­to 100 me­tros so­bre el nivel del mar. Aquí vi­ven y tra­ba­jan. La ma­que­ta de es­ta ca­sa, dos pin- tu­ras y tres fo­tos de ella for­man par­te del Mu­seo de Ar­te Mo­derno de Nueva York, que los com­pró pa­ra su co­lec­ción per­ma­nen­te. Des­de es­te hi­to So­fía y Mau­ri­cio son par­te del ca­tá­lo­go de ar­tis­tas del MoMA.

¿Có­mo ha si­do pa­ra us­te­des ha­cer ar­qui­tec­tu­ra con­tem­po­rá­nea des­de re­gión?

So­fía (S): Ha si­do inevi­ta­ble. To­do lo que uno ha­ce hoy es inevi­ta­ble­men­te con­tem­po­rá­neo, es del mo­men­to. Es cu­rio­so por­que pa­re­cie­ra co­mo una pre­gun­ta de do­ble sen­ti­do, co­mo su­gi­rien­do que en las re­gio­nes, o en la pro­vin­cia, se vi­ve un tiem­po que no es ac­tual. Y pue­de ser cier­to, por­que mu­chas ve­ces el rit­mo y la men­ta­li­dad de pro­vin­cia son de otra épo­ca. Es una lec­tu­ra ro­mán­ti­ca, o al me­nos nos­tál­gi­ca.

Pe­zo (P): Pe­ro co­mo aho­ra tenemos una do­ble vi­da en­tre Es­ta­dos Uni­dos y acá en el sur, nues­tro sal­to tem­po­ral es aun más no­ta­ble. Al fi­nal los via­jes de nor­te a sur los sen­ti­mos co­mo via­jes en el tiem­po. De al­gún mo­do, la len­ti­tud de pro­vin­cia es muy sa­na, muy ne­ce­sa­ria pa­ra pen­sar con cui­da­do. Pe­ro co­mo bien se sa­be, la ve­lo­ci­dad es un tér­mino re­la­ti­vo que de­pen­de de per­cep­cio­nes, de re­fe­ren­cias, de mo­ti­va­cio­nes, ob­je­ti­vos, prio­ri­da­des.

¿Dón­de se cen­tra la fuer­za que man­tie­ne vues­tra ar­qui­tec­tu­ra en el diá­lo­go mun­dial?

S: Tal vez lo que más se ha des­ta­ca­do de lo que ha­ce­mos es el cru­ce dis­ci­pli­nar en­tre ar­te y ar­qui­tec­tu­ra. Pa­ra no­so­tros es na­tu­ral, siem­pre he­mos es­ta­do ha­cien­do un po­co de to­do, es­cri­bien­do, pin­tan­do, cons­tru­yen­do pa­be­llo­nes, ca­sas, etc. Des­de el prin­ci­pio nos ha in­tere­sa­do ex­plo­rar qué ras­gos ar­tís­ti­cos po­de­mos en­con­trar en una obra de ar­qui­tec­tu­ra y qué ras­gos ar­qui­tec­tó­ni­cos po­de­mos es­ta­ble­cer en una obra de ar­te. Lo en­ten­de­mos co­mo una con­di­ción re­cí­pro­ca. En tér­mi­nos sen­ci­llos, por ejem­plo, has­ta qué pun­to un edi­fi­cio cual­quie­ra pue­de lle­gar a te­ner una pre­sen­cia es­cul­tó­ri­ca.

P: En nues­tro ca­so la au­to­ría es una ac­ti­vi­dad com­par­ti­da, pro­ble­má­ti­ca por de­fi­ni-

ción, por­que ex­ce­de nues­tro ám­bi­to pro­fe­sio­nal, por­que es par­te de nues­tra vi­da pri­va­da. Es pro­ba­ble que al­go de ese pro­ble­ma, que no es ni más ni me­nos que un pro­ble­ma exis­ten­cial, fi­nal­men­te se tras­la­de a las obras que ha­ce­mos.

Pa­ra us­te­des la ar­qui­tec­tu­ra es fuen­te de bús­que­da per­so­nal, ¿có­mo de­fi­nen el ha­bi­tar den­tro de ella?

P: La no­ción de ha­bi­tar es de he­cho una for­ma exis­ten­cial, y cier­ta­men­te sen­si­ble, de en­ten­der la vi­da que ocu­pa o ro­dea la ar­qui­tec­tu­ra. Pa­re­cie­ra que hoy ese mun­do ín­ti­mo se in­te­rrum­pe a ca­da ra­to. Me gus­ta más la idea de có­mo la ar­qui­tec­tu­ra sirve pa­ra vi­vir en un buen lu­gar, en un lu­gar a la vez sen­ci­llo e in­ten­so, o de có­mo nos ayu­da a leer y en­ten­der ese lu­gar.

¿Cuál es el gran va­lor de ha­cer ar­qui­tec­tu­ra des­de re­gión y por qué sien­ten us­te­des que sus pro­yec­tos han mar­ca­do gran­des lo­gros co­mo es el ser par­te del Mu­seo de Ar­te Mo­derno de Nueva York?

S: Es di­fí­cil dar con un ar­gu­men­to cla­ro, mi­ran­do pa­ra atrás to­do pa­re­ce muy ní­ti­do y pre­de­ci­ble. En nues­tro ca­so siem­pre he­mos es­ta­do mi­tad aden­tro y mi­tad afue­ra, mi­tad en el mun­do y mi­tad fue­ra de él. Des­de que nos co­no­ci­mos en Bue­nos Ai­res siem­pre he­mos mi­ra­do nues­tro pro­pia vi­da a la dis­tan­cia, con cier­ta pers­pec­ti­va. La de­ci­sión de vi­vir en el sur de Chi­le tal vez no fue más que un arre­ba­to ro­mán­ti­co. Que­ría­mos te­ner tiem­po y es­pa­cio pa­ra es­tar so­los, pa­ra no convencer ni se­guir a na­die.

P: Y hoy más que nun­ca es po­si­ble vi­vir en cual­quier par­te y se­guir ha­cien­do los pro­yec­tos que te in­tere­san, que no ne­ce­sa­ria­men­te es­tán a la vuel­ta de la es­qui­na. Pue­de que el va­lor sea ese: te­ner un ac­ce­so se­lec­ti­vo de aque­llo que te in­tere­sa. La dis­tan­cia es un fil­tro. Pe­ro las re­des te per­mi­ten re­gu­lar su ta­miz.

En Con­cep­ción y al­re­de­do­res, ¿hay más ar­qui­tec­tos que es­tén desa­rro­llan­do ar­qui­tec­tu­ra con­tem­po­rá­nea in­tere­san­te?

P: No sa­bría, su­pon­go que en las es­cue­las de ar­qui­tec­tu­ra lo­ca­les cir­cu­lan bue­nas ideas. Quie­ro creer que las ge­ne­ra­cio­nes in­tere­san­tes es­tán en ca­mino. La­men­ta­ble­men­te Con­cep­ción tu­vo un mo­men­to he­roi­co en­tre los 60 y 70 que lue­go se ale­tar­gó por dé­ca­das. Has­ta ha­ce po­co no ha­bía mu­cha con­cien­cia de la di­fe­ren­cia en­tre ar­qui­tec­tu­ra y ne­go­cio, o en­tre re­gio­na­lis­mo y pin­to­res­quis­mo.

Ade­más de la ca­sa Po­li, ¿qué otro proyecto ha si­do in­tere­san­te pa­ra us­te­des?

S: Yo di­ría que to­dos los pro­yec­tos que he­mos he­cho han si­do in­tere­san­tes pa­ra no­so­tros. Co­mo nues­tra ca­pa­ci­dad de tra­ba­jo es li­mi­ta­da, tam­bién nues­tro tiem­po, siem­pre de­ci­di­mos qué pro­yec­tos ha­cer en fun­ción del in­te­rés que tie­nen. Los pa­rá­me­tros son re­la­ti­vos al ca­so. Son in­tere­san­tes en la me­di­da en que po­da­mos apren­der al­go. Ade­más de la Po­li, nues­tra pro­pia ca­sa, la ca­sa Cien, ha si­do muy im­por­tan­te.

¿En qué pro­yec­tos es­tán tra­ba­jan­do ac­tual­men­te en la zo­na cen­tro sur e in­ter­na­cio­nal?

S: La ver­dad es que es­ta­mos con más pro­yec­tos que nun­ca. Acá en la Oc­ta­va Re­gión es­ta­mos ter­mi­nan­do de cons­truir una pe­que­ña ca­sa jun­to al mar. Dos pro­yec­tos pú­bli­cos, el Mu­seo pa­ra la Fun­da­ción Meiss­ner-Prim y el Cen­tro de In­no­va­ción pa­ra la Uni­ver­si­dad del Bío-Bío, lue­go de va­rios años de pro­ce­so, es­tán en­tran­do en la eta­pa de eje­cu­ción. El res­to de los pro­yec­tos es­tán más le­jos. Es­ta­mos ter­mi­nan­do de cons­truir una ca­sa en Chi­loé y un pa­be­llón pa­ra Christian Bol­tans­ki en París. En las me­sas de tra­ba­jo hay va­rias co­sas: se­gui­mos con el proyecto del Cen­tro Cul­tu­ral Qui­la­pi­lún de Co­li­na, con una ca­sa y ta­lle­res pa­ra un ar­tis­ta en Es­ta­dos Uni­dos, otra ca­sa en Mé­xi­co, otra en Ale­ma­nia pa­ra Do­cu­men­ta, un pa­be­llón en Chica­go, otro en Inglaterra con Fe­li­ce Va­ri­ni y un cen­tro de vi­si­tan­tes en Aus­tra­lia, en Can­be­rra.

P: Y pin­tan­do mu­cho, pre­pa­ran­do las obras que irán a la Bie­nal de Chica­go. Y de he­cho, en una se­ma­na via­ja­mos a París por­que inau­gu­ra­mos una mues­tra in­di­vi­dual en la So­lo Ga­le­rie. W PE­ZO.CL d

PE­ZO-VON ELLRI

CHSHAUSEN es un es­tu­dio de ar­te y ar­qui­tec­tu­ra fun­da­do en Con­cep­ción en 2002 por Mau­ri­cio Pe­zo y So­fía von Ell­richs­hau­sen.

PA­BE­LLÓN DECI, FIAC, París, Fran­cia, 2016.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.