TO­DO POR HA­CER

NO ES FÁ­CIL. NO LO ES PA­RA CUAL­QUIE­RA. HAY QUE TE­NER UNA MEZ­CLA DE VA­LOR, CON­VIC­CIÓN Y GA­NAS GE­NUI­NAS DE APOR­TAR. ES­TOS AR­QUI­TEC­TOS NO SE EN­FO­CAN EN LOS PRO­BLE­MAS SINO MÁS BIEN EN LAS OPOR­TU­NI­DA­DES DE HA­CER LA AR­QUI­TEC­TU­RA QUE LES DA EL SUR.

La Tercera - MasDeco Full Diseno - - REPORTAJE - POR PABLO ANDULCE FO­TOS SUR­CO AR­QUI­TEC­TOS, RICARDO AZÓCAR Y CA­RO­LI­NA CATRÓN, FAC­TO­RÍA, RE­PÚ­BLI­CA POR­TÁ­TIL Y DO­MIN­GO ARANCIBIA.

“Aho­ra con el YAP la gen­te empezó a pre­gun­tar. Yo es­ta­ba me­dio re­clui­do, bien es­con­di­do ha­cien­do es­tas co­sas”, di­ce Do­min­go Arancibia sin nin­gu­na amar­gu­ra, co­mo un he­cho de la cau­sa. A lo lar­go de va­rias ver­sio­nes YAP ya tie­ne pres­ti­gio. Los no­mi­na­do­res son di­rec­to­res de es­cue­las y de pu­bli­ca­cio­nes de ar­qui­tec­tu­ra y el re­sul­ta­do fi­nal es una in­ter­ven­ción tem­po­ral abier­ta en el Par­que Arau­cano du­ran­te un mes. A co­mien­zos del pró­xi­mo año ten­dre­mos la opor­tu­ni­dad de ver có­mo Do­min­go da­rá un uso ar­qui­tec­tó­ni­co al co­cha­yu­yo, que por su­pues­to no vie­ne de San­tia­go. “Hi­ce mi proyecto de tí­tu­lo (en la U. de Chi­le) re­la­cio­na­do a Chim­ba­ron­go. No te­nía tra­ba­jo. No me lla­ma­ron de nin­gún la­do. Mi­ré ha­cia el sur pa­ra ver qué po­día ha­cer. Em­pe­cé a tra­ba­jar en re­la­ción con cier­tas pro­ble­má­ti­cas lo­ca­les que se trans­for­ma­ron en opor­tu­ni­da­des. El mim­bre de Chim­ba­ron­go, la pie­dra ro­sa­da de Pe­le­quén, los tex­ti­les de Mar­chi­güe... cuan­do la gen­te com­pra es­tos pro­duc­tos en San­tia­go cree que es­tá ha­cien­do un gran apor­te, pe­ro el im­pac­to es muy ba­jo pa­ra es­tas lo­ca­li­da­des si no las vi­si­tan”, ex­pli­ca Do­min­go. Mu­chos di­cen que co­no­cen Chim­ba­ron­go y so­lo han pa­sa­do por fue­ra. Lo mis­mo ocu­rre con otras lo­ca­li­da­des al bor­de de las ca­rre­te­ras. “A lo lar­go de cua­tro años, en Chim­ba­ron­go hi­ce ac­ti­vi­da­des tem­po­ra­les re­la­cio­na­das al cul­ti­vo de mim­bre con cier­tas in­ter­ven­cio­nes de ar­qui­tec­tu­ra. Aho­ra es­ta­mos desa­rro­llan­do un me­mo­rial y va­rias co­sas que van a trans­for­mar a Chim­ba­ron­go en un fo­co de tu­ris­mo. No lo bus­qué, San­tia­go no me ofre­cía na­da. Tam­po­co era bueno pa­ra el compu­tador, creo que no ser­vía pa­ra la ar­qui­tec­tu­ra tra­di­cio­nal y tam­po­co me gus­ta­ba mu­cho. Me­jor me vi­ne al cam­po a apren­der sa­be­res tra­di­cio­na­les y en­con­tré una opor­tu­ni­dad gi­gan­te”.

Ricardo Azócar –quien jun­to a Ca­ro­li­na Catrón ga­nó el pre­mio Re­ve­la­ción 2016 del Co­le­gio de Ar­qui­tec­tos en Con­cep­ción– tie­ne una hi­pó­te­sis: “En ciu­da­des que no son San­tia­go el pro­ble­ma no es la den­si­dad. No fal­ta es­pa­cio pa­ra ha­cer­lo pú­bli­co. Es­tán los ce­rros, las la­gu­nas, los ríos, los hu­me­da­les. Es­tán in­ser­tos en el pai­sa­je pe­ro no es­tán in­cor­po­ra­dos co­mo es­pa­cios pú­bli­cos a la ciu­dad”. Ricardo cree que las uni­ver­si­da­des en­tien­den esa si­tua­ción e in­ten­tan crear víncu­los di­rec­tos con los con­tex­tos de las ciu­da­des y lo­ca­li­da­des pró­xi­mas. La U. del Bío-Bío, por ejem­plo, se ad­ju­di­có un proyecto pa­ra ha­cer un ta­ller ver­ti­cal: los alum­nos desa­rro­llan pro­yec­tos en con­jun­to con ser­vi­cios del Es­ta­do. Ricardo no sa­be si se rea­li­zan pe­ro des­ta­ca el víncu­lo ya es­ta­ble­ci­do con la aca­de­mia, ins­ti­tu­cio­nes co­mo Ca­ra­bi­ne­ros y la mis­ma co­mu­ni­dad. “El que ter­mi­na sien­do ar­qui­tec­to de es­tas es­cue­las ve en es­ta re­la­ción una opor­tu­ni­dad más que un pro­ble­ma, una opor­tu­ni­dad pa­ra po­der in­ter­ve­nir. Cuan­do ves las in­ter­ven­cio­nes que ha­ce la U. de Tal­ca en la ca­rre­te­ra te das cuen­ta de que tie­nen un enor­me va­lor. No es­tán cons­ti­tui­das las ave­ni­das o el bor­de río, pe­ro es­tas in­ter­ven­cio­nes tra­tan de con­so­li­dar esos lu­ga­res, de que la ciu­dad no les si­ga dan­do la es­pal­da. Es otra di­men­sión de la ciu­dad”.

– ES­TI­LO + PRAG­MA­TIS­MO

Ha­ce unos años se anun­ció la de­mo­li­ción de tres ele­gan­tes ca­sas an­ti­guas en el pa­tri­mo­nial ba­rrio de Cha­ca­bu­co, en Con­cep­ción. El ve­rano an­tes de que ca­ye­ran, un gru­po de es­tu­dian­tes de Ar­qui­tec­tu­ra de la Uni­ver­si­dad del Bío-Bío se apro­pió de una, in­clu­yó a un ci­neas­ta y do­cu­men­tó to­do el pro­ce­so. Así se ges­tó el proyecto “Des­ha­bi­ta­do”, en ma­nos de un gru­po mul­ti­dis­ci­pli­na­rio –in­clu­so in­ter­me­dial– que ya lle­va­ba un tiem­po rea­li­zan­do in­ter­ven­cio­nes co­mo Re­pú­bli­ca Por­tá­til. “Lue­go vino el te­rre­mo­to y tra­ba­ja­mos con una ca­sa des­ha­bi­ta­da y una ciu­dad en cri­sis. En ese tra­ba­jo es­ta­ble­ci­mos una re­la­ción en­tre pla­ta­for­mas web, una ins­ta­la­ción tem­po­ral y un vi­si­bi­li­za­dor que fue un pa­be­llón y un cor­to­me­tra­je. Em­pe­za­mos a usar la he­rra­mien­ta del an­da­mio co­mo una in­fra­es­truc­tu­ra ca­paz de co­lo­ni­zar es­pa­cios pú­bli­co y des­pués de­vol­ver­lo”, di­ce Ju­lio Suá­rez, uno de los fun­da­do­res de Re­pú­bli­ca Por­tá­til.

Lue­go vi­nie­ron in­vi­ta­cio­nes a fe­rias cul­tu­ra­les, don­de lla­ma­ron la aten­ción de una au­to­ri­dad de Val­pa­raí­so y re­ci­bie­ron la in­vi­ta­ción pa­ra mon­tar el pa­be­llón des­ha­bi­ta­do en la Pla­za So­to­ma­yor. “Ahí ela­bo­ra­mos un pro-

yec­to muy gran­de. Ter­mi­nó sien­do el ca­ta­li­za­dor de la inau­gu­ra­ción del FAV. Fun­cio­nó co­mo un jar­dín in­te­rior, co­mo un mu­ro don­de se pro­yec­tó map­ping, to­có Car­los Ca­be­zas. Tu­vo mu­chas fun­cio­nes. Ca­da una de es­tas ins­ta­la­cio­nes tie­ne co­mo tras­fon­do el ac­ti­vis­mo: nos pro­po­nía­mos ins­ta­lar una es­pe­cie de la­bo­ra­to­rio/ca­sa. La pro­pues­ta po­lí­ti­ca era tras­la­dar des­de Con­cep­ción a un gru­po pa­ra ela­bo­rar al­go a Val­pa­raí­so. Éra­mos al­re­de­dor de 50 per­so­nas ha­bi­tan­do el pa­be­llón”. A con­ti­nua­ción vino la eta­pa de la ma­de­ra, en la que desa­rro­lla­ron pro­yec­tos co­mo la ofi­ci­na de Club Ma­te, pu­bli­ca­da en Má­sDe­co, y un pa­be­llón pa­ra Cor­fo, pen­sa­do pa­ra la pro­mo­ción de las in­dus­trias crea­ti­vas de Con­cep­ción.

“He­mos he­cho mu­chas co­sas en Con­ce. Se­gui­re­mos ha­cién­do­las. Pe­ro en nin­gún ca­so tenemos es­ta idea de ve­nir a la ca­pi­tal a de­cir al­go. Creo que eso ya se ha he­cho. Hay un por­ta­fo­lio que ha de­mos­tra­do lo que que­re­mos ha­cer con di­se­ño, ar­qui­tec­tu­ra y ar­te. Eso es po­si­ble en Con­cep­ción por­que no ne­ce­si­tas tan­tos permisos. Vas ca­mi­nan­do a ver al al­cal­de. Es una es­ca­la ama­ble pa­ra ger­mi­nar y con­ce­bir co­sas. Ahí es­tá lo que nos in­tere­sa: la re­la­ción en­tre una ar­qui­tec­tu­ra im­per­ma­nen­te, es­to que se ins­ta­la y des­ins­ta­la, con una iden­ti­dad en la ar­qui­tec­tu­ra de Con­cep­ción. Que a di­fe­ren­cia de San­tia­go no guar­da cons­truc­cio­nes an­ti­guas, por­que la ar­qui­tec­tu­ra se cae. Nues­tra iden­ti­dad es­tá más irri­ga­da al te­rri­to­rio”, di­ce Ju­lio a nom­bre de los sie­te miem­bros de RP.

“En re­gio­nes de­bes ser más prag­má­ti­co. Los re­cur­sos son más es­ca­sos. Te obli­gan a ser más re­so­lu­ti­vo. A re­sol­ver des­de lo con­cep­tual has­ta que se ter­mi­na el proyecto. Sien­to que los nue­vos con­te­ni­dos de la ar­qui­tec­tu­ra se ge­ne­ran más en las pe­ri­fe­rias que en los cen­tros”, ase­gu­ra Su­sa­na He­rre­ra, que fue pro­fe­so­ra en la U. del Bío-Bío de al­gu­nos miem­bros de RP, pe­ro an­tes ha­bía fun­da­do Fac­to­ría, una ofi­ci­na de ar­qui­tec­tu­ra y di­se­ño con un mo­de­lo muy par­ti­cu­lar. “Pien­sa que hay nue­vas na­rra­ti­vas en los lu­ga­res des­co­nec­ta­dos de los dis­cur­sos cen­tra­les. Se ge­ne­ran ne­ce­si­da­des muy es­pe­cí­fi­cas en los lu­ga­res ale­ja­dos. Esas ne­ce­si­da­des se tie­nen que re­sol­ver mu­cho más rá­pi­da y con­cre­ta­men­te. No das tan­tas vuel­tas en con­cep­tos teó­ri­cos. Eso se con­vier­te en una he­rra­mien­ta de di­se­ño muy aser­ti­va. Tie­nes que en­fren­tar la es­ca­sez y te pue­des con­cen­trar en lo im­por­tan­te”.

Por ejem­plo, ella ha te­ni­do que ha­cer el se­gui­mien­to de una obra des­de el ase­rra­de­ro, pa­san­do por las ma­qui­na­rias, has­ta con­se­guir la pie­za. To­do un pro­ce­so que no se po­día re­sol­ver des­de una ofi­ci­na, li­dian­do con las ca­pa­ci­da­des de los car­pin­te­ros, sin tiem­po pa­ra mo­de­la­cio­nes y pla­nos di­gi­ta­les. “Hi­ci­mos un ho­tel y un ob­ser­va­to­rio as­tro­nó­mi­co que te­nían mu­chas cur­vas com­ple­jas. Me obli­ga­ban a di­se­ñar de ma­ne­ra pre­ci­sa. Te­nía que bus­car so­lu­cio­nes cons­truc­ti­vas fac­ti­bles, de ma­ne­ra se­mi­ar­te­sa­nal”, ex­pli­ca Su­sa­na. Ella fun­dó la ofi­ci­na en 2000 y cree que fue la pri­me­ra in­ter­dis­ci­pli­na­ria en la re­gión. Es­tu­dió en EE.UU. y en Bar­ce­lo­na. La pre­pa­ra­ron pa­ra ha­cer gran­des mu­seos y tea­tros, pe­ro ella de­ci­dió vol­ver y que­dar­se, no so­lo en Chi­le, sino en la pro­vin­cia de Arau­co. “Via­jo mu­cho. Es­toy ha­cien­do con­ve­nios con Sue­cia, ex­por­to a Ru­sia. Sa­li­mos al mer­ca­do in­ter­na­cio­nal des­de la pro­vin­cia, sin pa­sar por San­tia­go. Es­to de es­tar des­co­nec­ta­do es tan re­la­ti­vo: si lo pien­sas, Chi­le es­tá le­jos del cen­tro. No me im­por­ta es­tar en pro­vin­cia. Uso la tec­no­lo­gía pa­ra es­tar co­nec­ta­da. Cam­bié mi vi­sión de las co­sas: ser lo­cal hoy ya no tie­ne que ver con la pro­xi­mi­dad in­me­dia­ta. Pa­ra mí es com­par­tir vi­sio­nes. Eso me pa­sa mu­cho más fre­cuen­te­men­te con gen­te de los paí­ses nór­di­cos. Bus­ca­mos ha­cer alian­zas con ofi­ci­nas que com­par­tan nues­tra vi­sión in­de­pen­dien­te­men­te de don­de es­tén. En Ru­sia hay un gru­po que quie­re abrir una Fac­to­ría Ru­sia. En prin­ci­pio que­rían im­por­tar nues­tros pro­duc­tos. Les gus­tó tan­to nues­tro con­cep­to que qui­sie­ron lle­var el mo­de­lo”. Es­te con­sis­te en tra­ba­jar ex­pe­rien­cias es­pe­cí­fi­cas, en un lu­gar de­ter­mi­na­do, ha­cer le­van­ta­mien­to, re­ca­bar in­for­ma­ción e iden­ti­fi­car las pro­ble­má­ti­cas; con una vi­sión don­de la sustentabilidad no es so­lo téc­ni­ca y so­cial, tra­tan­do de que la eco­no­mía de re­cur­sos pro­duz­ca el ma­yor im­pac­to po­si­ble en ese en­torno. Se­gún Su­sa­na, el lu­gar de­ter­mi­na la con­fi­gu­ra­ción y no la me­to­do­lo­gía. Pe­ro lo que más fas­ci­na a los ru­sos es la mez­cla en­tre la tec­no­lo­gía y lo he­cho a mano.

OPOR­TU­NIS­MO DEL BUENO

Cuan­do par­tió, la Es­cue­la de Ar­qui­tec­tu­ra de la U. de Tal­ca no te­nía un edi­fi­cio. Fun­cio­na­ba en al­gu­nas sa­las jun­to a un la­bo­ra­to­rio de in­ves­ti­ga­ción en ma­de­ra per­te­ne­cien­te a un ase­rra­de­ro. Mu­chas ve­ces las cla­ses se ha­cían en pas­tos y en bos­ques. Juan Pau­lo Alar­cón fue par­te de esa pri­me­ra ge­ne­ra­ción y re­cuer­da que fue fas­ci­nan­te. Re­cién sa­li­do vio que en la re­gión ha­bía mu­cha cons­truc­ción pe­ro muy po­ca ar­qui­tec­tu­ra. Em­pe­zan­do a tra­ba­jar en­ten­dió por qué: es de­ma­sia­do di­fí­cil. “No hay un ca­pi­tal cul­tu­ral. Mu­chas ve­ces no­so­tros mis­mos no en­ten­de­mos bien lo que es ar­qui­tec­tu­ra, pre­ten­der que lo en­tien­da un clien­te que lo úni­co que quie­re es cons­truir al­go ba­ra­to y rá­pi­do, es muy di­fí­cil. Creo que ha­go la ar­qui­tec­tu­ra que ha­go a par­tir de lo que apren­dí una vez que sa­lí, del ri­gor de res­pon­der a esos tiem­pos, pre­su­pues­tos y for­mas de cons­truir en el lu­gar. Si en al­gu­na obra ves hor­mi­gón a la vis­ta o al­go sin ter­mi­na­ción sim­ple­men­te era la me­jor op­ción pa­ra re­du­cir gas­tos y dar cier­to ca­rác­ter, pe­ro no es una co­sa es­ti­lís­ti­ca”, ex­pli­ca Juan Pau­lo, quien lle­gó re­cien­te­men­te de ha­cer un doc­to­ra­do en Ma­drid. Él de­tec­ta dos ries­gos al que­dar­se en Li­na­res: vic­ti­mi­zar­se, sen­tir­se in­com­pren­di­do y so­bre­ca­li­fi­ca­do; o he­roi­fi­car­se, es­pe­rar re­co­no­ci­mien­to por el sim­ple he­cho de que­dar­se. “Fi­nal­men­te es un lu­gar más pa­ra tra­ba­jar. Des­pués de va­rios años de ca­rre­ra te das cuen­ta de que los es­pa­cios pa­ra ha­cer ar­qui­tec­tu­ra es­tán. So­lo hay que abrir los ojos”.

Hay al­go da­ñino en la ve­ne­ra­ción de los ca­sos exi­to­sos, rim­bom­ban­tes y en al­gu­nos ca­sos so­bre­ac­tua­dos. Se­gún Alar­cón ge­ne­ran una bre­cha en­tre es­tas tre­men­das obras y lo que un ca­bro re­cién sa­li­do pue­de ha­cer. “En ese sen­ti­do mi ca­rre­ra ha si­do bas­tan­te opor­tu­nis­ta, ’aquí hay al­go que se pue­de ha­cer. Lo voy a tras­for­mar. Voy a convencer al clien­te de al­gu­na ma­ne­ra’. Hay que qui­tar­le la co­sa mo­ral a ser opor­tu­nis­ta, as­tu­to. Fi­nal­men­te es­tás dan­do lie­bre por ga­to co­mo de­cía un ar­qui­tec­to es­pa­ñol”. Ejem­plo: en uno de los va­rios co­le­gios que Juan Pau­lo ha di­se­ña­do él pro­pu­so ace­ro oxi­da­do –ni si­quie­ra cor­ten– pa­ra la fa­cha­da ex­te­rior del la­bo­ra­to­rio de compu­tación. El di­rec­tor ex­pre­só te­mo­res de sa­lu­bri­dad, aun cuan­do le ex­pli­ca­ron que no im­pli­ca­ba pe­li­gro al­guno. ¿Có­mo de­fen­dió sus de­ci­sio­nes? Ex­pli­can­do que era mu­chas ve­ces más ba­ra­to que pi­car, es­tu­car y pin­tar; que ofre­cía una mem­bra­na ne­ce­sa­ria pa­ra ge­ne­rar ai­re y que gra­cias a per­fo­ra­cio­nes evi­ta­ba la ne­ce­si­dad de po­ner unas obli­ga­to­rias pro­tec­cio­nes en las ven­ta­nas; en­tre mu­chas otras for­mas de aho­rro.

“Nos com­pa­ra­mos con nues­tros hé­roes y es­tre­llas, pe­ro ellos tra­ba­jan en cir­cuns­tan­cias muy dis­tin­tas. Es­ta­mos re­cién em­pe­zan­do a re­co­no­cer nues­tros pre­su­pues­tos y ló­gi­cas de la re­gión. Tra­ba­jar des­de ahí nos va a li­be­rar de esa pe­sa­dez y re­sen­ti­mien­to de la com­pa­ra­ción. Des­de ahí sí que hay opor­tu­ni­da­des. Una de las co­sas que más me gus­tan de lo que pue­do lle­gar a ha­cer es de­mos­trar que to­do es can­cha. No so­lo el mu­seo, un pa­ra­de­ro, ac­ce­sos, puer­tas. Hay opor­tu­ni­da­des pa­ra ha­cer ar­qui­tec­tu­ra. Hay que trans­for­mar la di­fi­cul­tad en desafío”, con­clu­ye.

1. Edi­fi­cio de Ciencia y Tec­no­lo­gía del Ins­ti­tu­to Li­na­res, obra de Sur­co Ar­qui­tec­tos. 2. Un de­ta­lle de otro co­le­gio del mis­mo es­tu­dio. 3. El proyecto que les dio el pre­mio Re­ve­la­ción 2016 a R. Azócar y C. Catrón.

1. Uno de los pro­yec­tos in­te­gra­les que desa­rro­lla Fac­to­ría. 2. El pa­be­llón DAV de Re­pú­bli­ca Por­tá­til.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.