NEO MU­RA­LIS­TA

AGUE­RRI­DA, TAN HI­JA DEL HIP HOP CO­MO DE RA­MO­NA PA­RRA. ASÍ ES JUA­NA PÉREZ, UNA MU­JER DE MUN­DOS IN­TE­RIO­RES PO­TEN­TES Y DIS­CUR­SOS CER­TE­ROS, CU­YA OBRA VIE­NE CRE­CIEN­DO EN VO­LU­MEN Y DI­MEN­SIO­NES.

La Tercera - MasDeco Full Diseno - - ARTE - MADEIN JUA­NA PE­REZ JUANAPEREZ.CL

Al­gu­na vez, ella lo confiesa, Jua­na Pérez ha sen­ti­do la adre­na­li­na de ha­cer gra­fi­ti. Pe­ro lo que real­men­te le gus­ta, por lo que ca­da vez es más re­co­no­ci­da, es una for­ma si­mi­lar de apro­pia­ción de es­pa­cios pú­bli­cos, el mu­ra­lis­mo, qui­zás más bien el neo­mu­ra­lis­mo: “Uti­li­zo mu­chas téc­ni­cas de gra­fi­ti. Uso mu­cho el ae­ro­sol por la ve­lo­ci­dad y los re­sul­ta­dos que me per­mi­te. Pe­ro cuan­do pin­to en la ca­lle mi sen­sa­ción es otra, mu­cho más cau­ta y tran­qui­la que la del gra­fi­ti”. Jua­na Pérez tie­ne 29 años, ha pa­sa­do al me­nos diez de ellos pin­tan­do en las ca­lles y pro­ba­ble­men­te va­rios más sin­tién­do­se par­te de la cul­tu­ra del hip-hop. “Prac­ti­qué break dan­ce y me gus­ta mu­cho la for­ma en que esa co­rrien­te apor­ta en las co­mu­ni­da­des, es­pe­cial­men­te en sec­to­res mar­gi­na­les. Tie­ne mu­cho de ar­te y tra­ba­jo so­cial. Me sien­to una mez­co­lan­za en­tre dos ra­mas: por un la­do el hip-hop y el gra­fi­ti, por el otro el mun­do in­terno que ex­pre­so a tra­vés del mu­ra­lis­mo. Pe­ro ca­da vez me di­cen más que me fui por lo se­gun­do. Yo sim­ple­men­te ex­pre­so”.

En­tran­do al Mu­seo a Cie­lo Abier­to de San Mi­guel, mi­ran­do las ca­ras de Los Pri­sio­ne­ros co­mo hé­roes y el gran con­se­jo del pe­ruano Elliot Tu­pac (“Vi­ve tus sue­ños”) en los pa­re­do­nes de es­tos blocks, Jua­na Pérez da ins­truc­cio­nes pa­ra lle­gar a un pe­que­ño pa­sa­je. Le sa­le vaho de la bo­ca cuan­do nos cuen­ta que lle­gó a pin­tar “Uni­ver­sos di­ver­sos, ci­clos en el mi­cro y ma­cro­cos­mos” gra­cias a una

pos­tu­la­ción al fes­ti­val He­cho en Ca­sa, que pa­ra lo­grar un obra de es­ta en­ver­ga­du­ra ne­ce­si­tó la ayu­da de su ami­ga Anis (otra mu­ra­lis­ta) y que tra­tó de ha­cer un tra­ba­jo co­mu­ni­ta­rio, el más va­lio­so pa­ra ella: “Es una vi­sión des­de lo más am­plio, el uni­ver­so y los pla­ne­tas, pa­ra en­ten­der que so­mos hor­mi­gas, pol­vo, si es que. Tam­bién se tra­ta de la igual­dad en­tre hom­bres y mu­je­res. Ellos es­tán so­bre una tex­tu­ra muy pe­que­ña que es el mi­cro­cos­mos. Esa es la par­te que com­pu­si­mos con ta­pas, que hi­ci­mos in­te­gran­do a to­da la co­mu­ni­dad. Eso le dio otro sen­ti­do, otro va­lor”.

Una Jua­na Pérez, una per­so­na cual­quie­ra, la más co­rrien­te, que de­fi­ni­ti­va­men­te per­te­ne­ce a un país de Su­da­mé­ri­ca. Eso pen­sa­ba Fran­cis­ca Do­mín­guez Gon­zá­lez cuan­do adop­tó ese nom­bre co­mo seu­dó­ni­mo. Cuan­do re­cién co­men­zó ape­nas fir­ma­ba con ‘Fran’. “No me gus­ta­ba mos­trar mi ca­ra. Que­ría que la obra ha­bla­ra por sí so­la. Pe­ro aho­ra quie­ro vi­vir de es­to. Ya no me pue­do ocul­tar”. En Val­pa­raí­so y cer­ca de su ca­sa, en La Flo­ri­da, aún que­dan al­gu­nas de sus pri­me­ras obras. Cuan­do pa­sa fren­te a ellas pien­sa dos co­sas: “De al­gu­nas di­go ‘que feo eso que ha­cía’. Otras me ha­cen pen­sar ‘¡qué ga­nas de te­ner ese tiem­po y esa pa­cien­cia de nue­vo pa­ra de­di­car a una so­la obra! Por­que yo em­pe­cé pin­tan­do en la ca­lle con un pin­cel”. Aho­ra sa­le a pin­tar con la­tas de spray, ro­di­llos, es­mal­te al agua y, cuan­do pue­de, pe­que­ños es­pe­jos que le en­can­ta agre­gar. En la ca­be­za lle­va pai­sa­jes, na­tu­ra­le­za y la in­ten­ción de crear al­gún tipo de cam­bio, aun­que sea pe­que­ño, aun­que sea de áni­mo; que el es­pec­ta­dor de­je su car­ga men­tal por un mi­nu­to y se su­mer­ja en sus vi­sio­nes. “Es pro­ba­ble que un ar­tis­ta de éli­te o aris­to­cra­cia ten­ga me­jo­res con­tac­tos y re­des más am­plias; que se mue­va en círcu­los don­de hay más opor­tu­ni­da­des. Cuan­do eres mu­ra­lis­ta, cuan­do vie­nes de otra co­rrien­te y de sec­to­res que no son aco­mo­da­dos, cuan­do tu lien­zo son las ca­lles y vas bus­can­do la chance, eso te ha­ce más fuerte y tu obra ad­quie­re más va­lor. In­flu­ye en la ac­ti­tud con que te en­fren­tas a la vi­da tam­bién, te ha­ce más ague­rri­da. No sien­to que te ha­ga me­jor que otros. El ta­len­to no de­pen­de de la con­di­ción so­cial. Sí qui­zá la ma­ne­ra de so­lu­cio­nar, de desen­vol­ver­se. Qui­zá a la per­so­na que le ha cos­ta­do más ten­ga más re­si­lien­cia, ten­ga que re­pe­tir­se ‘yo de­ci­dí es­to, es­te es mi ca­mino y le voy a dar y le voy a dar’”.

AL­GU­NAS de las obras de Jua­na Pérez en el Mu­seo a Cie­lo Abier­to de San Mi­guel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.