AR­TE Y CAM­PO

HA­CE UN PAR DE AÑOS QUE LOS DUE­ÑOS DE ES­TA CA­SA DE­CI­DIE­RON HA­CER UN CAM­BIO EN SUS VI­DAS Y COM­PAR­TIR SU TRA­BA­JO EN UNA GA­LE­RÍA DE AR­TE CON LAS UVAS Y CE­RE­ZAS.

La Tercera - MasDeco Full Diseno - - ESPACIO -

Acua­tro ki­ló­me­tros de Santa Cruz, Sex­ta Re­gión, es­tá la ca­sa de Jo­se­fi­na y To­más, san­tia­gui­nos que des­de ha­ce dos años re­par­ten su vi­da en­tre su ga­le­ría de ar­te y el tra­ba­jo en el cam­po. Es­tas tie­rras las he­re­dó Jo­se­fi­na con sus dos her­ma­nos, y pa­ra ella es un pe­que­ño pa­raí­so don­de lle­ga ca­si to­dos los miér­co­les jun­to a su ma­ri­do y se de­di­can full has­ta el vier­nes, cuan­do vuel­ven a la ciu­dad. “To­da­vía tenemos fa­mi­lia en San­tia­go y pa­san co­sas los vier­nes y sábados, en­ton­ces no po­de­mos aban­do­nar. Tenemos una ni­ñi­ta de 14 años y dos uni­ver­si­ta­rios, pe­ro en el fu­tu­ro la idea es re­du­cir­nos en San­tia­go e ins­ta­lar­nos en un de­par­ta­men­to”, cuen­ta ilu­sio­na­da.

De las 200 hec­tá­reas que tie­nen so­lo cul­ti­van 34 con uva de me­sa y ce­re­zas de ex­por­ta­ción de pri­me­ra ca­li­dad. “Tenemos una can­ti­dad de hec­tá­reas cul­ti­va­das que no son tan­tas, pe­ro es lo que po­de­mos ca­mi­nar dia­ria­men­te y abar­car con un equi­po chi­co de tra­ba­jo to­do el año”.

Pa­ra Jo­se­fi­na po­der re­co­rrer jun­to a su ma­ri­do to­dos los cul­ti­vos es al­go bá­si­co en es­te nue­vo desafío, don­de una de sus gran­des preo­cu­pa­cio­nes es apor­tar con un grano de are­na a los tra­ba­ja­do­res de la zo­na, tra­ba­jan­do co­do a co­do con ellos con ho­ra­rios que de­pen­den de la luz y que no pa­san de las 2 de la tar­de en ve­rano y de las 3 en in­vierno. “Nues­tro nor­te con es­to es te­ner nues­tra ac­ti­vi­dad que nos en­can­ta y so­bre to­do lo­grar que la gen­te que tra­ba­ja con no­so­tros ten­ga ca­li­dad de vi­da, que ga­nen bien, que pue­dan man­dar a sus hi­jos a la uni­ver­si­dad, que vi­van con­ten­tos, en el fon­do que es­tén fe­li­ces… son nue­ve per­so­nas fa­bu­lo­sas que tie­nen la ca­mi­se­ta pues­ta. Nos mue­ve más eso que cual­quier otra co­sa; em­pa­re­jar un po­co la can­cha por lo me­nos con los cer­ca­nos”, agre­ga.

EL VER­DE CO­MO PRO­TA­GO­NIS­TA

“La co­ci­na es el me­jor lu­gar de la ca­sa”, cuen­ta Jo­se­fi­na mien­tras nos mues­tra fo­tos don­de apa­re­ce co­ci­nan­do jun­to con su hi­ja y sus ami­gas. “Ca­da vez que va­mos al cam­po to­das quie­ren ir, es ri­co el am­bien­te, son ado­les­cen­tes sen­ci­llas que les gus­ta ir al cam­po, se en­tre­tie­nen”. Sin du­da que es­ta ca­sa, cons­trui­da el 2006, aco­ge y es el lu­gar ideal pa­ra dis­fru­tar­la con los ami­gos y la fa­mi­lia: es un rec­tán­gu­lo pro­yec­ta­do por el ar­qui­tec­to Mau­ri­cio Lé­niz co­mo una ‘com­pa­ñe­ra’ de la ca­so­na prin­ci­pal que la­men­ta­ble­men­te se ca­yó con el te­rre­mo­to del 2010. Des­pués de eso, Ma­ca­re­na –her­ma­na de Jo­se­fi­na– se cons­tru­yó su ca­sa ali­nea­da con es­ta y hoy com­par­ten, ade­más de un jar­dín, el quin­cho que se le­van­tó con las ven­ta­nas y pi­la­res que que­da­ron de la an­ti­gua ca­so­na. En el fu­tu­ro su her­mano tam­bién se cons­trui­rá y con­ti­nua­rán los al­muer­zos fa­mi­lia­res, tipo ma­lón, en el quin­cho, don­de ca­da uno trae su co­mi­da: po­ro­tos gra­na­dos, bis­tec a lo po­bre u otra pre­pa­ra­ción chi­le­na. El in­te­rior de la ca­sa es muy lu­mi­no­so gra­cias a su orien­ta­ción y los tra­ga­lu­ces; el pi­so y el te­cho son de ma­de­ra, to­do muy cá­li­do y con una de­co­ra­ción sim­ple. “Es una ca­sa mo­der­na… me acuer­do cuan­do la ar­ma­mos, lo hi­ci­mos en un día, por­que te­nía­mos cla­rí­si­ma la pe­lí­cu­la de qué po­ner y qué no”, agre­ga. A di­fe­ren­cia de la ca­sa de San­tia­go, en es­ta hay po­cos cua­dros: uno de Ben­ma­yor, otro de Lan­kin y unas fo­tos de Ha­mil­ton… es­to sim­ple­men­te por­que aquí se le da es­pa­cio a la na­tu­ra­le­za y el gran pro­ta­go­nis­ta es el pai­sa­je.

Con es­te nue­vo desafío la ga­le­ría no ha que­da­do de la­do, sino que a car­go de un ex­ce­len­te gru­po que ellos han em­po­de­ra­do pa­ra que con­ti­núen de ma­ne­ra exi­to­sa siem­pre con ellos a la ca­be­za. “El equi­po es­tá tan bien ar­ma­do, fun­cio­nan tan bien, que uno se va con to­da la tran­qui­li­dad del mun­do”, con­clu­ye Jo­se­fi­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.