DE­SIGN ATTACK

ASÍ ES EL TRA­BA­JO DE OFI­CI­NAS Y DI­SE­ÑA­DO­RES NA­CIO­NA­LES, QUE CON NO­BLES MA­TE­RIA­LES CO­MO LA MA­DE­RA, EL CO­BRE, LA AR­CI­LLA, EL FIE­RRO Y EL PA­PEL LLE­NAN NUES­TRAS CIU­DA­DES DE IDEN­TI­DAD Y BUEN DI­SE­ÑO.

La Tercera - MasDeco Full Diseno - - VITRINA - ILUS­TRA­CIO­NES Y PRO­DUC­CIÓN AN­DRÉS BLAN­CO FO­TOS JUAN PABLO SIE­RRA

BI­BLIO­TE­CA PÚ­BLI­CA DE LICANTÉN: EMILIO MA­RÍN, RE­GIÓN DEL MAULE

La Bi­blio­te­ca es un re­ci­cla­je de una an­ti­gua ca­sa de má­qui­nas de tre­nes de Licantén que es­ta­ba aban­do­na­da; era el edi­fi­cio más gran­de del lu­gar y cuan­do Ma­rín y su equi­po to­ma­ron el en­car­go, la mu­ni­ci­pa­li­dad lo te­nía des­ti­na­do a una bo­de­ga, con mu­cha ba­su­ra aden­tro.

Se res­ca­tó en­ton­ces la al­tu­ra ori­gi­nal de la ca­sa de má­qui­nas, muy al­ta, y en ese lu­gar se de­jó el es­pa­cio de lec­tu­ra prin­ci­pal. “Se ado­sa­ron dos vo­lú­me­nes al vo­lu­men ori­gi­nal, don­de es­tá el res­to del pro­gra­ma de la bi­blio­te­ca, co­mo una bo­de­ga, ofi­ci­nas y una sa­la de ex­ten­sión. Esos dos vo­lú­me­nes, que es­tán en los ex­tre­mos del edi­fi­cio cen­tral, en plan­ta re­co­gen la geo­me­tría de la ca­sa de má­qui­nas ori­gi­nal, que era co­mo un tra­pe­zoi­de, pe­ro se so­lu­cio­na co­mo un es­pe­jo en plan­ta”, ex­pli­ca el ar­qui­tec­to.

Res­pec­to a los ma­te­ria­les, la es­truc­tu­ra es de al­ba­ñi­le­ría, lo mis­mo que la es­truc­tu­ra exis­ten­te, pe­ro se es­tu­có y pin­tó pa­ra uni­fi­car el es­pa­cio. “El pro­gra­ma era sen­ci­llo den­tro de to­do, qui­zás lo im­por­tan­te en es­te ca­so era po­der res­ca­tar la es­pa­cia­li­dad de un edi­fi­cio en rui­nas. Res­ca­tar un es­pa­cio que era de muy bue­na ca­li­dad, di­fí­cil de ha­cer cuan­do hay po­cos re­cur­sos eco­nó­mi­cos de por me­dio”, su­ma Ma­rín.

Licantén no te­nía bi­blio­te­ca pú­bli­ca, y la res­pues­ta de la co­mu­ni­dad ha si­do muy bue­na. “Re­cuer­do que una vez leí una car­ta de una ni­ña de unos 8 años que ha­bía pa­sa­do en Licantén las va­ca­cio­nes y que sus me­jo­res re­cuer­dos eran la Bi­blio­te­ca”, ter­mi­na.

CEN­TRO CUL­TU­RAL ARAU­CO (CCA): ELTON_LÉNIZ, RE­GIÓN DEL BIO­BÍO

A raíz del te­rre­mo­to del 27F, la Bi­blio­te­ca Mu­ni­ci­pal y el Tea­tro Mu­ni­ci­pal Luis Jury Jury, ubi­ca­dos en la ciu­dad de Arau­co, que­da­ron se­ve­ra­men­te da­ña­dos y por lo tan­to inu­ti­li­za­bles. Pro­duc­to de una alian­za pú­bli­co-pri­va­da, ini­cia­ti­va de la em­pre­sa Arau­co, del mu­ni­ci­pio lo­cal y de la Fun­da­ción La Fuen­te –coor­di­na­do­ra del proyecto–, la ofi­ci­na de ar­qui­tec­tos Elton_Léniz fue se­lec­cio­na­da pa­ra desa­rro­llar una nueva in­fra­es­truc­tu­ra cul­tu­ral que re­em­pla­za­ra y me­jo­ra­ra sus­tan­cial­men­te los edi­fi­cios des­trui­dos por el te­rre­mo­to. El pro­gra­ma, la ca­pa­ci­dad de los dis­tin­tos es­pa­cios y el fun­cio­na­mien­to del Cen­tro Cul­tu­ral sur­gen a par­tir de la par­ti­ci­pa­ción ac­ti­va de la co­mu­ni­dad a tra­vés de sus dis­tin­tos agen­tes cul­tu­ra­les.

El CCA se plan­tea co­mo un lu­gar de en­cuen­tro, de par­ti­ci­pa­ción y de ex­pre­sión de to­da ma­ni­fes­ta­ción cul­tu­ral y ar­tís­ti­ca. El te­ji­do ur­bano del edi­fi­cio se com­por­ta co­mo par­te del es­pa­cio pú­bli­co y con­so­li­da una es­qui­na icó­ni­ca de la ciu­dad de ma­ne­ra permea­ble al pea­tón y al vi­si­tan­te. El di­se­ño pro­pues­to se re­su­me en tres ope­ra­cio­nes:

- Se de­ci­dió que to­das las ac­ti­vi­da­des ma­si­vas y pú­bli­cas se desa­rro­lla­rían en el pri­mer nivel, el de la ca­lle. El tea­tro, la ca­fe­te­ría, la tien­da, el fo­yer de ex­po­si­cio­nes y las sa­las mul­tiu­so se re­la­cio­nan con el es­pa­cio pú­bli­co y se abren ha­cia el pa­tio te­cha­do. La si­mul­ta­nei­dad, la ac­ti­vi­dad, el in­ter­cam­bio, la con­vi­ven­cia, son ca­rac­te­rís­ti­cas en el uso de es­te nivel y le dan el ca­rác­ter pú­bli­co al Cen­tro Cul­tu­ral. Co­mo una me­di­da de se­gu­ri­dad con­se­cuen­cia del te­rre­mo­to y pos­te­rior tsu­na­mi, el pri­mer pi­so fue di­se­ña­do en hor­mi­gón ar­ma­do. El tea­tro, sa­las mul­tiu­so y las cir­cu­la­cio­nes verticales son en­vol­ven­tes es­truc­tu­ra­les, que so­por­tan un se­gun­do nivel li­viano de es­truc­tu­ra me­tá­li­ca.

- La bi­blio­te­ca, la ad­mi­nis­tra­ción y los ser­vi­cios se ubi­can en el se­gun­do nivel, más si­len­cio­so y con­tro­la­do. El es­pa­cio de la bi­blio­te­ca re­co­rre ca­si to­do el pe­rí­me­tro del se­gun­do nivel y cons­tru­ye am­bos fren­tes de la es­qui­na. Una piel en ba­se a quie­bra­vis­tas de ma­de­ra la­mi­na­da fil­tra el sol po­nien­te y di­ri­ge las vis­tas ha­cia el ce­rro Co­lo Co­lo, lu­gar sa­gra­do pa­ra el pue­blo ma­pu­che. Es­te se­gun­do nivel es­tá le­van­ta­do so­bre la ve­re­da, li­be­ra el pa­so a tra­vés del in­te­rior del Cen­tro Cul­tu­ral y te­cha una gran su­per­fi­cie de es­te es­pa­cio pú­bli­co. Es­ta ope­ra­ción le da una cier­ta le­ve­dad al edi­fi­cio, aco­ge la cir­cu­la­ción na­tu­ral de los pea­to­nes e in­vi­ta a en­trar. - La dis­po­si­ción de los vo­lú­me­nes ge­ne­ra un va­cío al cen­tro del si­tio, una pla­za in­te­rior, un ‘fo­yer’ del Cen­tro Cul­tu­ral, un es­pa­cio ar­ti­cu­la­dor de to­do el pro­gra­ma. Al te­char es­te es­pa­cio ex­te­rior me­dian­te una cu­bier­ta so­por­ta­da por una es­truc­tu­ra de ma­de­ra la­mi­na­da, se lo­gró mul­ti­pli­car el pro­gra­ma ori­gi­nal del CCA. Es­te es otro es­pa­cio fle­xi­ble en su uso con ca­pa­ci­dad pa­ra even­tos de mu­cho pú­bli­co, o sim­ple­men­te un lu­gar don­de es­tar, leer, to­mar un ca­fé o en­con­trar­se con un ami­go.

CAM­PUS ARAU­CO DUOC UC: GDN AR­CHI­TECTS, RE­GIÓN DEL MAULE

Los ar­qui­tec­tos Ál­va­ro Ve­lás­quez y Mau­ri­cio Nach­mann, miem­bros de la ofi­ci­na de ar­qui­tec­tu­ra GDN Ar­chi­tects, quie­nes fue­ron par­te de es­te proyecto, ase­gu­ran que el gran di­fe­ren­cia­dor es­tá aso­cia­do al sis­te­ma y ma­te­rial cons­truc­ti­vo que se usó en la cons­truc­ción de Cam­pus Arau­co. El uso de es­cá­ner, ani­ma­ción en tres di­men­sio­nes y la re­duc­ción del tiem­po de mon­ta­je en un 40%, son par­te de las ca­rac­te­rís­ti­cas que ha­cen del nue­vo Cen­tro de Edu­ca­ción Su­pe­rior un proyecto iné­di­to, ges­ta­do gra­cias a la alian­za en­tre Arau­co y Duo­cUC.

El proyecto aca­dé­mi­co cuen­ta con una tec­no­lo­gía de van­guar­dia en el uso de ma­de­ra y con­gre­ga una so­lu­ción ar­qui­tec­tó­ni­ca que com­pa­ti­bi­li­zó con las ne­ce­si­da­des de los es­tu­dian­tes, pro­fe­so­res y co­mu­ni­da­des ve­ci­nas. “El pre­mio (A’ De­sign Awards, men­ción de pla­ta en la ca­te­go­ría Ar­qui­tec­tu­ra, Cons­truc­ción y Di­se­ño In­dus­trial) que re­ci­bi­mos es un tre­men­do lo­gro in­ter­na­cio­nal que nos po­si­cio­na co­mo un proyecto úni­co en Chi­le, que fue cons­trui­do en más de un 80% en ma­de­ra”, se­ña­lan los ar­qui­tec­tos. Mau­ri­cio Nach­mann, por su par­te, ase­gu­ra que el pe­di­do de Arau­co fue ex­plo­rar los nue­vos usos de la ma­de­ra. “Es­to re­sul­tó muy atrac­ti­vo, por­que si bien so­mos un país fo­res­tal que pro­du­ce mu­cha ma­de­ra, hay po­cos pro­yec­tos e in­no­va­cio­nes propuestos con ma­de­ra”.

La fa­cha­da del Cam­pus Arau­co es­tá di­se­ña­da com­ple­ta­men­te en ma­de­ra, don­de pri­man el con­cep­to de mu­ro ven­ti­la­do y el re­ves­ti­mien­to de ma­de­ra, que ter­mi­nan por otor­gar una es­ta­bi­li­dad di­men­sio­na­da ab­so­lu­ta y una re­sis­ten­cia de ma­te­rial con ga­ran­tía de 30 años.

La cons­truc­ción se lle­vó a ca­bo en un año (tiem­po ré­cord pa­ra un edi­fi­cio de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas), lo que, se­gún los ar­qui­tec­tos, es una de las bon­da­des de la cons­truc­ción en ma­de­ra, ya que to­das las pie­zas se desa­rro­lla­ron en un ta­ller con al­ta tec­no­lo­gía y con ma­qui­na­ria pre­ci­sa pa­ra ir mon­tan­do de ma­ne­ra rá­pi­da y efi­cien­te. El pri­mer pa­so pa­ra ini­ciar el tra­ba­jo de la ma­de­ra se ini­ció en la plan­ta Vi­ña­les de Ase­rra­de­ros Arau­co, ubi­ca­da en Cons­ti­tu­ción, Re­gión del Maule. Lue­go se lle­vó a ca­bo una ‘obra se­ca’, don­de se mon­ta­ron las pie­zas. Es­to hi­zo que el pro­ce­so fue­ra lim­pio y ami­ga­ble con el en­torno. Lo que por es­tos días va to­man­do for­ma co­mo un edi­fi­cio mo­derno y tec­no­ló­gi­co, pe­ro aus­te­ro en su ex­pre­sión, ha es­ta­do mar­ca­do por un mi­nu­cio­so tra­ba­jo de tra­ta­mien­to de la ma­de­ra que ha in­clui­do el uso de es­cá­ner e, in­clu­so, un pro­gra­ma de mo­de­la­mien­to de la ma­de­ra en tres di­men­sio­nes, tec­no­lo­gía po­cas ve­ces em­plea­da en nues­tro país, pe­ro que va en lí­nea con la ex­pe­rien­cia eu­ro­pea. Es­ta re­dun­da en una re­duc­ción es­ti­ma­da del tiem­po de mon­ta­je en 40% y un aho­rro del cos­to de par­ti­da del 15% en ma­de­ra la­mi­na­da re­for­za­da. La efi­cien­cia ener­gé­ti­ca es otra de las ca­rac­te­rís­ti­cas del edi­fi­cio. Uti­li­zan­do el me­dioam­bien­te a su fa­vor, la fa­cha­da ven­ti­la­da per­mi­ti­rá que el ai­re cir­cu­le, ais­lan­do el edi­fi­cio de las temperaturas ex­te­rio­res.

El re­ves­ti­mien­to ex­te­rior fue he­cho con ma­de­ra ac­co­ya, que fue tra­ta­da en Ho­lan­da a tra­vés de un pro­ce­so lla­ma­do ‘ace­pi­lla­do’, el que ha­ce que la ma­de­ra cam­bie su com­po­si­ción mo­le­cu­lar y su es­truc­tu­ra. De es­ta for­ma, se ri­gi­di­za y re­sis­te to­do tipo de cli­ma y da ga­ran­tía de du­rar por más de 50 años.

El re­cin­to edu­ca­cio­nal, ges­ta­do gra­cias a una alian­za en­tre Duo­cUC y la em­pre­sa Arau­co, im­par­ti­rá las ca­rre­ras téc­ni­cas de elec­tri­ci­dad y au­to­ma­ti­za­ción in­dus­trial, man­te­ni­mien­to elec­tro­me­cá­ni­co con men­ción en in­dus­trias, pre­ven­ción de ries­gos y ad­mi­nis­tra­ción, que se im­par­ten a par­tir de mar­zo de 2016 en sie­te sa­las de cla­ses, tres ta­lle­res de mon­ta­je y man­te­ni­mien­to in­dus­trial, y cua­tro la­bo­ra­to­rios de elec­tri­ci­dad y elec­tró­ni­ca, má­qui­nas eléc­tri­cas, compu­tación e hi­dráu­li­ca.

Cam­pus Arau­co com­pren­de dos edi­fi­cios de 2.562 m , en un te­rreno de tres hec­tá­reas.

BI­BLIO­TE­CA PÚ­BLI­CA DE CONS­TI­TU­CIÓN: SE­BAS­TIÁN IRARRÁZAVAL, RE­GIÓN DEL MAULE

La Bi­blio­te­ca Pú­bli­ca es par­te de una ini­cia­ti­va pú­bli­co-pri­va­da em­pren­di­da pa­ra re­cons­truir Cons­ti­tu­ción des­pués del te­rre­mo­to de 8,8 gra­dos y el tsu­na­mi que de­vas­ta­ron la ciu­dad du­ran­te el año 2010.

Con res­pec­to a la for­ma­li­za­ción del proyecto, es el re­sul­ta­do de tres de­ci­sio­nes prin­ci­pa­les. Pri­me­ro, des­ta­car los ár­bo­les mi­le­na­rios de la pla­za cí­vi­ca que es­tá en­fren­te del si­tio, y por eso se de­ci­de su­bir la bi­blio­te­ca 1,6 me­tros so­bre el nivel de la ca­lle. En se­gun­do lu­gar, con el pro­pó­si­to de fil­trar y equi­li­brar la luz, se cu­brie­ron las 3 áreas prin­ci­pa­les del pro­gra­ma (ni­ños, lec­to­res jó­ve­nes y adul­tos) con 3 na­ves re­ti­cu­la­das de ma­de­ra. Y ter­ce­ro, co­mu­ni­car el ca­rác­ter pú­bli­co del edi­fi­cio, or­ga­ni­zan­do la fa­cha­da con 3 vi­tra­les mo­nu­men­ta­les que no so­lo in­vi­tan a ver los li­bros, sino tam­bién ofre­cen re­fu­gio al tran­seún­te con sus ban­cos y mar­que­si­nas.

En cuan­to a la cons­truc­ción del edi­fi­cio, se hi­zo ca­si en­te­ra­men­te en ma­de­ra y so­la­men­te los cor­ta­fue­gos se hi­cie­ron con hor­mi­gón ver­ti­do ex­pues­to. La es­truc­tu­ra es pre­fa­bri­ca­da y es­tá he­cha de pino la­mi­na­do. Con el fin de crear un es­pa­cio in­te­rior rít­mi­co y ha­cer el pro­ce­so de cons­truc­ción com­pren­si­ble, las vi­gas de ma­de­ra de los pi­la­res se man­tie­nen lo más vi­si­ble po­si­ble. El re­ves­ti­mien­to de la ma­de­ra con bar­niz de agua blan­ca me­jo­ra la lu­mi­no­si­dad re­que­ri­da de los es­pa­cios y tam­bién crea ho­mo­ge­nei­dad en­tre la es­truc­tu­ra y el mo­bi­lia­rio cons­trui­do en el si­tio. Los otros co­lo­res que se pue­den ver en las te­las se eli­gie­ron pa­ra imi­tar los co­lo­res de los ár­bo­les y las ho­jas de la pla­za. En es­te sen­ti­do, la bi­blio­te­ca pue­de ser vis­ta co­mo una ca­ja de re­so­nan­cia.

MU­NI­CI­PA­LI­DAD DE NANCAGUA:

BEALS-LYON AR­QUI­TEC­TOS, NANCAGUA, VII RE­GIÓN CON­CUR­SO PÚ­BLI­CO, 1ER. LU­GAR

La prin­ci­pal ca­rac­te­rís­ti­ca de la Mu­ni­ci­pa­li­dad de Nancagua es que se pri­vi­le­gia la cons­truc­ción de una pla­za pú­bli­ca por so­bre la cons­truc­ción de un edi­fi­cio ais­la­do. La ga­le­ría for­ma­da por una co­lum­na­ta re­gu­lar, que de­be sus me­di­das y ma­te­ria­li­dad a las ga­le­rías de la que fue­ra la an­ti­gua mu­ni­ci­pa­li­dad, son las que de­fi­nen y uni­fi­can es­te es­pa­cio pú­bli­co cen­tral. De es­ta ma­ne­ra, la nueva mu­ni­ci­pa­li­dad pos­tu­la a con­ver­tir­se en un es­pa­cio pú­bli­co no­ta­ble den­tro de la ciu­dad, ca­paz de al­ber­gar en ple­ni­tud una di­ver­si­dad de ac­tos cí­vi­cos. Al mis­mo tiem­po, da­da su cer­ca­nía al an­ti­guo e ig­no­ra­do par­que mu­ni­ci­pal y a otros edi­fi­cios de in­te­rés his­tó­ri­co, su em­pla­za­mien­to apues­ta por una reac­ti­va­ción y pues­ta en va­lor del pa­tri­mo­nio lo­cal, tan­to cons­trui­do co­mo na­tu­ral. Mu­chos de los ma­te­ria­les y for­mas fue­ron to­ma­dos de la paleta de la an­ti­gua mu­ni­ci­pa­li­dad (ca­so­na pa­tro­nal), pa­ra crear no so­lo una conexión visual con el en­torno, sino tam­bién re­crear par­te de la vi­da que ahí su­ce­día. Por ejem­plo, pa­ra la ga­le­ría de pi­la­res de hor­mi­gón que re­co­rre to­do el pe­rí­me­tro del se­gun­do nivel del proyecto se to­ma la for­ma y es­pa­cia­li­dad de la ga­le­ría de ma­de­ra de la an­ti­gua ca­so­na, ya que es­te era el lu­gar de en­cuen­tro y de ma­yor uso pa­ra mu­chos ha­bi­tan­tes. Ade­más se de­ci­de ocu­par la­dri­llo pin­ta­do a la cal pa­ra el pri­mer nivel de zó­ca­lo y bal­do­sas ver­de mus­go pa­ra to­dos los pa­si­llos ex­te­rio­res de la ga­le­ría, por­que eran par­te im­por­tan­te de la me­mo­ria co­lec­ti­va de la an­ti­gua mu­ni­ci­pa­li­dad. “Es­pe­ra­mos que es­te nue­vo es­pa­cio pú­bli­co se con­so­li­de co­mo un nue­vo va­cío en la ciu­dad, un lu­gar de en­cuen­tro, un lu­gar cí­vi­co y de conexión con el en­torno pa­tri­mo­nial y na­tu­ral que lo ro­dea. Y en una es­ca­la me­nor –más do­més­ti­ca–, es­pe­ra­mos que en las ga­le­rías se dé gran par­te de la vi­da co­ti­dia­na que su­ce­de en el lu­gar, ocul­tan­do to­do lo que de ma­ne­ra im­pre­vi­si­ble e in­con­tro­la­ble pue­da pa­sar con el edi­fi­cio de­trás”, con­clu­yen los ar­qui­tec­tos.

02. 03.

BI­BLIO­TE­CA DE LICAN

TÉN, la ciu­dad no es­ta­ba do­ta­da de bi­blio­te­ca pú­bli­ca y el edi­fi­co que hoy cum­ple ese rol co­rres­pon­de a una an­ti­gua ca­sa de má­qui­nas de tre­nes.

RE­CI­CLA­JE Mu­chos de los ma­te­ria­les y for­mas fue­ron to­ma­dos de la an­ti­gua ca­so­na pa­tro­nal, pa­ra crear no so­lo una conexión visual con el en­torno, sino tam­bién re­crear par­te de la vi­da que ahí su­ce­día.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.