FRU­TI­LLAR tie­ne UN PLAN

SE DIE­RON CUEN­TA DE QUE TE­NÍAN UN TE­SO­RO, DE QUE SACÁNDOLE UN PO­CO MÁS DE BRI­LLO PO­DÍA LLE­VAR­LOS LE­JOS. ES­TA­BAN EN EL MO­MEN­TO Y TE­NÍAN LAS CON­DI­CIO­NES: UNA AR­TI­CU­LA­CIÓN DE AC­TO­RES IN­TERE­SAN­TES, DI­VER­SAS INS­TI­TU­CIO­NES PRO­YEC­TAN­DO EL FU­TU­RO JUN­TAS. EL ALIEN

La Tercera - MasDeco Full Diseno - - REPORTAJE -

Ha­ce un par de años, cuan­do vi­si­ta­ron Fru­ti­llar jun­to a gen­te del PNUD y del Go­bierno, los re­pre­sen­tan­tes de la Unes­co con­ta­ron a sus an­fi­trio­nes que mu­chas ciu­da­des han te­ni­do que ha­cer gran­des in­ver­sio­nes y mu­chas co­sas so­lo pa­ra pos­tu­lar a la red de ciu­da­des crea­ti­vas de la mú­si­ca que re­co­no­ce esa or­ga­ni­za­ción. “Us­te­des ya tie­nen to­do ese ca­mino re­co­rri­do”, di­je­ron, “¿Qué es­tán es­pe­ran­do?”.

El Tea­tro del La­go, la Mu­ni­ci­pa­li­dad y su or­ga­nis­mo es­pe­ci­fi­co, Pla­des, tam­bién las Se­ma­nas Mu­si­ca­les y otras fun­da­cio­nes tra­ba­ja­ron en con­jun­to por mu­chos me­ses en la pos­tu­la­ción. Aho­ra es­pe­ran co­no­cer los re­sul­ta­dos en oc­tu­bre.

“El tea­tro se transforma en un de­to­nan­te des­de su cons­truc­ción, pe­ro es­to par­te mu­cho an­tes”, di­ce Fer­nan­do Or­tú­zar, ge­ren­te de Ne­go­cios del Tea­tro del La­go. “Fru­ti­llar es una ciu­dad que tie­ne una ins­pi­ra­ción mu­sical des­de ha­ce mu­chí­si­mos años. El tea­tro es re­sul­ta­do de esa ins­pi­ra­ción y vo­ca­ción mu­sical. Los co­lo­nos lle­ga­ron con su cul­tu­ra y con mú­si­ca. Ha­ce ca­si 50 años co­men­za­ron las Se­ma­nas Mu­si­ca­les de Fru­ti­llar, un even­to que na­ció des­de los ve­ci­nos”. Fer­nan­do nos ha­ce re­cor­dar a Flo­ra Inostroza y su pei­na­do tan ca­rac­te­rís­ti­co en las páginas so­cia­les. Nos cuen­ta que fue ella jun­to a Gui­ller­mo Schiess y otros en­tu­sias­tas quie­nes pro­pu­sie­ron al mu­ni­ci­pio no re­em­pla­zar el ho­tel Fru­ti­llar tras el in­cen­dio de 1996, sino do­nar los te­rre­nos pa­ra le­van­tar un tea­tro de ver­dad. “El mu­ni­ci­pio ac­ce­de y em­pie­za el sue­ño que ter­mi­na sien­do el Tea­tro del La­go. La fa­mi­lia lo con­ti­nuó des­pués de que mu­rió Schiess. Tar­dó 12 años cons­truir­lo, pe­ro en 2010 se inau­gu­ró co­mo obra Bi­cen­te­na­rio, la úni­ca pri­va­da y cons­trui­da des­de ce­ro. Las ac­ti­vi­da­des edu­ca­ti­vas co­men­za­ron in­me­dia­ta­men­te”. El tea­tro echó a an­dar el de­sa­rro­llo so­cial en una lo­ca­li­dad con mí­ni­ma in­dus­tria, ex­ten­sas zo­nas ru­ra­les, don­de la ma­yor par­te de los em­pleos has­ta en­ton­ces los ge­ne­ra­ba el sec­tor pú­bli­co. En el tea­tro tra­ba­jan al­re­de­dor de 100 per­so­nas, pe­ro ade­más su exis­ten­cia ele­vó el va­lor de los te­rre­nos y per­mi­tió a los hoteles y res­tau­ran­tes fun­cio­nar to­do el año; tan­to los ar­tis­tas co­mo el pú­bli­co que se mo­vi­li­zan a Fru­ti­llar por el tea­tro di­na­mi­za­ron la eco­no­mía de la ciu­dad. Sin em­bar­go, pa­ra Or­tú­zar y mu­chos más que pien­san co­mo él, lo que real­men­te ha­ce de Fru­ti­llar una ciu­dad úni­ca es la mez­cla en­tre lo ar­tís­ti­co y lo edu­ca­ti­vo: “No es nues­tro ob­je­ti­vo que los que sal­gan de la es­cue­la de las ar­tes sean mú­si­cos pro­fe­sio­na­les. Bus­ca­mos la trans­for­ma­ción y la in­te­gra­ción so­cial a tra­vés de la mú­si­ca y el ar­te. Es­ta­mos con­ven­ci­dos de que ca­da per­so­na que pa­sa por al­guno de nues­tros cur­sos, por me­ses, uno o mu­chos años, se­rá des­pués de eso una me­jor per­so­na, con to­das las ha­bi­li­da­des que en­tre­ga el ar­te. Ese es nues­tro fo­co”. El im­pac­to de esa po­lí­ti­ca se ve a ni­vel re­gio­nal, cuan­do los es­tu­dian­tes lle­gan des­de Puer­to Va­ras, Osorno e in­clu­so Chi­loé; a ni­vel in­ter­na­cio­nal, cuan­do los ar­tis­tas del más al­to ni­vel ha­cen ta­lle­res y mas­ter clas­ses con los alum­nos, y a ni­vel lo­cal, por­que ellos lo­gran par­ti­ci­par en el es­ce­na­rio, en los coros o en los cuer­pos de ba­llet, por ejem­plo.

EL PIB CUL­TU­RAL

Aun­que no lo pa­rez­ca, Fru­ti­llar es la co­mu­na más po­bre de la pro­vin­cia de Llan­quihue, con un 22% de po­bre­za se­gún la úl­ti­ma en­cues­ta Ca­sen, y una al­ta ta­za de vul­ne­ra­bi­li­dad de sus es­tu­dian­tes. Ba­jo la ur­gen­cia de en­con­trar los se­cre­tos del de­sa­rro­llo lo­cal y me­jo­res opor­tu­ni­da­des pa­ra to­dos na­ce la Fun­da­ción pa­ra el De­sa­rro­llo Sus­ten­ta­ble de Fru­ti­llar, Pla­des, que bus­ca ser el pun­to de con­ver­gen­cia en­tre los sue­ños de los ve­ci­nos, de va­rias fun­da­cio­nes, el mu­ni­ci­pio y el go­bierno re­gio­nal. Los vi­si­tan­tes de la

Unes­co lle­ga­ron a un aniver­sa­rio de Pla­des y re­co­no­cie­ron un PIB cul­tu­ral po­co fre­cuen­te: pro­fe­so­res de mú­si­ca de pri­mer ni­vel con­cen­tra­dos en una lo­ca­li­dad pe­que­ña y más de 500 ni­ños apren­dien­do mú­si­ca so­lo en la Es­cue­la de Ar­tes, per­te­ne­cien­te al Tea­tro del La­go.

“Nos abrie­ron los ojos pa­ra po­ner en el cen­tro de la es­tra­te­gia el in­cen­ti­vo a las ar­tes, la cul­tu­ra y la mú­si­ca. Pe­ro nos plan­tea­mos un desafío ma­yor: ¿Có­mo po­ner ese ele­men­to que ya es ca­rac­te­rís­ti­co de nues­tra co­mu­ni­dad al ser­vi­cio de los desafíos lo­ca­les? ¿Có­mo la mú­si­ca ge­ne­ra más em­pleo? ¿Có­mo se fo­men­ta y pro­mue­ve la in­dus­tria crea­ti­va? ¿Có­mo la mú­si­ca po­dría pro­pi­ciar in­te­gra­ción so­cial y en­cuen­tros que no se ha­bían da­do? ¿Có­mo es­ta­ble­cer un pro­gra­ma que pon­ga al cen­tro de la for­ma­ción de nues­tros jó­ve­nes las ha­bi­li­da­des que ne­ce­si­tan pa­ra el ma­ña­na?”, di­ce Eu­ge­nio Ren­gi­fo, el lla­ma­ti­va­men­te jo­ven di­rec­tor eje­cu­ti­vo de Pla­des.

En el ma­pa de Fru­ti­llar se pue­den dis­tin­guir ní­ti­da­men­te cua­tro sec­to­res: un enor­me mun­do ru­ral, abar­can­do cer­ca del 95% del te­rri­to­rio; el Fru­ti­llar ur­bano, el que tie­nen to­dos los vi­si­tan­tes en la men­te, el de los co­lo­nos, Fru­ti­llar Ba­jo, la ciu­dad tranquila con lin­dos paisajes, ex­ten­di­da en torno al la­go; lue­go un in­ter­me­dio don­de es­tá la pen­dien­te; arri­ba Fru­ti­llar Al­to, na­ci­do tras la lle­ga­da de la es­ta­ción de tre­nes a prin­ci­pios del si­glo pa­sa­do, don­de se cons­ti­tu­yen una se­rie de ser­vi­cios y una po­bla­ción más tra­ba­ja­do­ra; fi­nal­men­te, du­ran­te las úl­ti­mas dé­ca­das se con­so­li­dó un sec­tor lla­ma­do Pan­ta­no­sa, que par­tió con to­mas y ter­mi­nó con vi­vien­das so­cia­les, al­gu­nas bas­tan­te pre­ca­rias, y una es­ca­sez im­pen­sa­ble de áreas ver­des en la en­tra­da a la Pa­ta­go­nia, me­nos de 1m ² por ha­bi­tan­te.

“Es­ta­mos tra­ba­jan­do pa­ra in­ver­tir en un plan maes­tro de áreas ver­des que in­te­gre la ciu­dad en tér­mi­nos de ca­li­dad del es­pa­cio pú­bli­co. Con el mu­ni­ci­pio fun­da­men­tal­men­te he­mos he­cho pla­zas, ar­bo­ri­za­cio­nes y me­jo­ra­mien­to de es­ta­ble­ci­mien­tos edu­ca- cio­na­les. Tra­ba­ja­mos en un pro­yec­to pa­ra do­tar de par­ques Fru­ti­llar al­to y ge­ne­rar un nue­vo co­ra­zón de la ciu­dad, el nue­vo cen­tro cí­vi­co que ya cuen­ta con una obra ini­cial, la bi­blio­te­ca mu­ni­ci­pal (par­te de la red DIBAM). El al­cal­de ha que­ri­do do­blar la apues­ta y ha com­pra­do más te­rre­nos pa­ra que es­te nue­vo co­ra­zón in­te­gre Fru­ti­llar Al­to, Ba­jo y Pan­ta­no­sa”, ex­pli­ca Ren­gi­fo. En Fru­ti­llar hu­bo cam­bio de al­cal­de. El ac­tual es el pre­si­den­te del di­rec­to­rio de Pla­des. Tam­bién cam­bia­ron otros miem­bros, pe­ro el plan no ha va­ria­do en na­da: ha­cia los pró­xi­mos 20 años se pro­po­nen me­jo­rar to­da la in­fra­es­truc­tu­ra pa­ra pro­pi­ciar en­cuen­tro e in­te­gra­ción. Mien­tras es­to ocu­rre la mú­si­ca no so­na­rá de fon­do, es­ta­rá al cen­tro, co­mo siem­pre en Fru­ti­llar.

Son va­rias las or­ga­ni­za­cio­nes in­vo­lu­cra­das en el plan de de­sa­rro­llo e in­te­gra­ción so­cial de Fru­ti­llar. Una de ellas es la Fun­da­ción Mus­ta­kis, que ha con­tri­bui­do en la bús­que­da de un cre­ci­mien­to ar­mó­ni­co y sus­ten­tan­ta­ble, con én­fa­sis en in­cre­men­tar la ca­li­dad de los es­pa­cios pú­bli­cos de Fru­ti­llar Al­to, don­de ha fi­nan­cia­do el in­cre­men­to de la ma­sa ar­bó­rea y la crea­ción de pla­zas.

“En el ám­bi­to cul­tu­ral con­tri­bu­ye a los pro­gra­mas edu­ca­ti­vos del Tea­tro del La­go. Pa­ra­le­la­men­te ha im­pul­sa­do la crea­ción del Cir­co Fru­ti­llar, el que ins­ta­la­do en Fru­ti­llar Al­to bus­ca po­ten­ciar el queha­cer cir­cen­se en ni­ños y jó­ve­nes que en su vi­da co­ti­dia­na tie­nen po­cas opor­tu­ni­da­des cul­tu­ra­les o de­por­ti­vas”, di­ce Mag­da­le­na Krebs, ge­ren­te ge­ne­ral de Fun­da­ción Mus­ta­kis.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.