VER­SÁ­TIL

CO­MO LO EX­PLI­CA LA PA­LA­BRA, ES­TA CA­SA EN PAN­GUI­PU­LLI ES JUGUETONA. A TRA­VÉS DE UN ES­PA­CIO AB­SO­LU­TA­MEN­TE AM­PLIO HA­CIA TO­DOS LOS FREN­TES, SUS VEN­TA­NA­LES SE ABREN Y LA VI­VIEN­DA QUE­DA AUN MÁS EXPANDIDA. UNA OBRA IN­TE­LI­GEN­TE Y TRAVIESA DE AB ES­TU­DIO AR­QUI­TEC­TO

La Tercera - MasDeco Full Diseno - - ESPACIO - ABESTUDIO.CL

Bri­sa, los pul­mo­nes se lim­pian con ca­da bo­ca­na­da de ai­re. Ubi­ca­da en la ri­be­ra sur del la­go Pan­gui­pu­lli, es­ta ca­sa de 180 m ² es un es­pa­cio mo­vi­ble, abier­to ha­cia to­dos los fren­tes y ab­so­lu­ta­men­te en­tre­te­ni­do. Des­de to­das las áreas de la ca­sa se pue­den ver, a su vez, to­dos los rincones de es­ta. Idea­da y cons­trui­da por AB Es­tu­dio –ofi­ci­na de ar­qui­tec­tu­ra com­pues­ta por Ja­vier Al­cal­de y Sebastián Brow­ne–, el lu­gar es un ma­ni­fies­to a la li­ber­tad. En ella se pue­de mo­ver, por el área del pri­mer pi­so, pa­sean­do des­de el es­tar-li­ving, co­me­dor y co­ci­na. De he­cho, el úni­co dor­mi­to­rio cons­ti­tui­do co­mo tal es el que es­tá ubi­ca­do en el al­ti­llo. Lo de­más, una re­vol­tu­ra, sol­tu­ra de cuer­po ar­qui­tec­tó­ni­co, lle­va­do a su má­xi­ma ex­pre­sión.

TO­DO CO­MIEN­ZA

Los due­ños de ca­sa te­nían una vi­vien­da en Char­les Ha­mil­ton –cons­trui­da por el pre­mio na­cio­nal En­ri­que Brow­ne–, en San­tia­go, una ca­sa de muy bue­na ca­li­dad, por cier­to. Era una de la­dri­llos, ma­de­ras no­bles, vi­gas, y to­do es­to, co­mo una po­ción, se re­ci­cló, se lle­vó al Sur pa­ra dar vi­da a la lla­ma­da Ca­sa Quin­cho, la que les pre­sen­ta­mos hoy.

De los 180 m ² , 1/3 lo ocu­pa un quin­cho, to­tal­men­te con­ti­nuo a la ca­sa. “La vi­vien­da se plan­tea co­mo un vo­lu­men uni­ta­rio en plan­ta en don­de tú te abres ha­cia la orien­ta­ción nor­te, po­nien­te, mien­tras que la orien­ta­ción sur da ha­cia un bosque. Jus­to en esa par­te em­pie­za una pe­que­ña pen­dien­te al la­go. Y es­te fren­te se cons­ti­tu­yó co­mo uno her­mé­ti­co don­de em­pla­za­mos los ser­vi­cios y ba­ños, to­dos los pro­gra­mas más ocul­tos”, ex­pli­can des­de la ofi­ci­na.

Si bien la es­truc­tu­ra de la Ca­sa Quin­cho es com­ple­ta­men­te nue­va, la ca­sa se mi­me­ti­za con el lu­gar, res­pon­de a las ca­rac­te­rís­ti­cas del am­bien­te don­de se em­pla­za, un te­rreno con una le­ve pen­dien­te ha­cia el la­go. “Te­nía­mos bos­ques, con ár­bo­les co­mo gua­yos y ro­bles, y no se bo­tó nin­guno”, de­ta­llan.

Si nos aden­tra­mos al es­pa­cio abier­to que jue­ga y ríe, co­que­to, ob­ser­va­mos si­llo­nes pe­ri­me­tra­les en obra que en la no­che se trans­for­man en ca­mas. “To­do es­tá he­cho con ma­de­ras no­bles y mue­bles en obra, to­do el mo­bi­lia­rio res­pon­de a la ar­qui­tec­tu­ra, así co­mo la ar­qui­tec­tu­ra res­pon­de al lu­gar”.

La es­truc­tu­ra de la ca­sa es de ace­ro. No hay cie­los fal­sos, de he­cho se pue­de apre­ciar la to­ta­li­dad del es­pa­cio en to­do mo­men­to des­de el in­te­rior. La ca­sa, úl­ti­mo de­ta­lle, es­tá re­ves­ti­da de pino en el in­te­rior, mien­tras que las vi­gas son de ma­de­ras no­bles.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.