MA­TE­RIA, PAISAJE Y ME­MO­RIA

SON TRES ELE­MEN­TOS QUE EN DIS­TIN­TAS PRO­POR­CIO­NES SIEM­PRE ES­TÁN PRE­SEN­TES EN LOS PRO­YEC­TOS DE GA AR­QUI­TEC­TOS. YA SEA A TRA­VÉS DE IN­VES­TI­GA­CIÓN O EN OBRAS CON­CRE­TAS CO­MO ES­TA CA­SA EN CALAFQUÉN.

La Tercera - MasDeco Full Diseno - - ESPACIO - GARQUITECTOS.CL W

El la­dri­llo tie­ne una lar­ga y sig­ni­fi­ca­ti­va his­to­ria en Ber­lín. La ciu­dad se le­van­tó ca­si en­te­ra­men­te de la­dri­llos que si­glos más tar­de vo­la­ron por los ai­res. Des­de los bom­bar­deos de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, pa­san­do por la cons­truc­ción del Mu­ro y has­ta hoy, el la­dri­llo tie­ne una car­ga sim­bó­li­ca allí. To­más Gar­cía de la Huer­ta ha pa­sa­do bue­na par­te de los dos úl­ti­mos años re­co­lec­tán­do­los des­de los es­com­bros, rea­li­zan­do con ellos construcciones que es­pe­cu­lan so­bre la po­si­bi­li­dad que tie­nen de co­nec­tar con la me­mo­ria. Son ins­ta­la­cio­nes que tie­nen lu­gar en galerías de ar­te. En la úl­ti­ma, To­más reunió 600 la­dri­llos en una sa­la y acom­pa­ñó con ele­men­tos, lu­ces, so­ni­do y pro­yec­cio­nes que in­vo­ca­ban re­mi­nis­cen­cias. Es­tas ac­cio­nes son par­te de la in­ves­ti­ga­ción que ha­ce be­ca­do por el Go­bierno ale­mán, pe­ro tam­bién son un re­fle­jo de la tra­yec­to­ria de la ofi­ci­na que tie­ne des­de 2011 en San­tia­go, Gar­cía de la Huer­ta & Gleix­ner Ar­qui­tec­tos, jun­to a Xa­vie­ra Gleix­ner. “En to­do nues­tro tra­ba­jo siem­pre hay una pos­tu­ra muy cla­ra res­pec­to al ma­te­rial, al paisaje y a la me­mo­ria”, di­cen ellos des­de su ca­sa en Ber­lín.

Aho­ra ha­bla­mos del cuar­to pro­yec­to que les to­có desa­rro­llar en el Sur, don­de Sebastián Undurraga par­ti­ci­pó co­mo ar­qui­tec­to ges­tor. Lle­gó a sus ma­nos des­pués de ter­mi­nar un ho­tel bou­ti­que –el Ca­sa Pan­gui­pu­lli–, y ellos creen que fue ese re­sul­ta­do lo que lla­mó la aten­ción del clien­te. “Nues­tros pro­yec­tos tie­nen en co­mún el in­ten­to de res­ca­tar una cier­ta me­mo­ria lo­cal. Con téc­ni­cas cons­truc­ti­vas y ma­te­ria­les tra­di­cio­na­les tra­ta­mos con ar­qui­tec­tu­ra con­tem­po­rá­nea de in­cluir esa me­mo­ria, de ge­ne­rar un con­ti­nui­dad cul­tu­ral en­tre lo que es­ta­mos ha­cien­do y el pa­sa­do. No rom­per esa ló­gi­ca tem­po­ral. Pa­ra eso re­cu­rri­mos a ma­te­ria­les apro­pia­dos, co­mo la ma­de­ra, ló­gi­ca­men­te, y los co­ber­to­res de zinc –de mu­cha du­ra­bi­li­dad y re­sis­ten­cia a las llu­vias–, al­go que he­mos usa­do en to­dos los pro­yec­tos del Sur.

Es­te te­rreno pre­sen­ta­ba una par­ti­cu­la­ri­dad:

el ac­ce­so era por arri­ba. “Es un te­rreno con muy bo­ni­ta vis­ta al la­go Calafquén. En es­te ca­so la cu­bier­ta era muy im­por­tan­te por­que iba a ser una quin­ta fa­cha­da. De­bi­do a la pen­dien­te tan pro­nun­cia­da nos plan­tea­mos una for­ma com­pac­ta que ami­no­ra­ra los cos­tos de desplazamientos. Con­tan­do con es­te ac­ce­so/te­cho tan pre­do­mi­nan­te en tér­mi­nos vi­sua­les nos plan­tea­mos tra­ba­jar­lo. Lo per­fo­ra­mos de tal ma­ne­ra de lle­var luz y ven­ti­la­ción al pi­so más aba­jo (la ca­sa tie­ne dos), que que­da­ba un po­co so­te­rra­do. Ade­más con­tri­bu­yó a ha­cer más in­tere­san­te es­ta quin­ta fa­cha­da, com­pac­ta pe­ro per­fo­ra­da”. Lo com­pac­to y ce­rra­do del pro­yec­to es lo que uno per­ci­be des­de el ac­ce­so. Ha­cia las vis­tas es to­do lo con­tra­rio; des­de el li­ving, el co­me­dor y las zo­nas pú­bli­cas la vis­ta con­ti­nua es espectacular, sin ele­men­tos que es­tor­ben. “La ca­sa plan­tea una for­ma de descubrir el paisaje, al­go que to­do pro­yec­to de ar­qui­tec­tu­ra de­be­ría ha­cer. El ne­gar­lo ha­cia una di­rec­ción le da fuer­za en la otra”. “La je­rar­quía del paisaje es más no­to­ria en el es­pa­cio pú­bli­co. Las ha­bi­ta­cio­nes en el -1 tie­nen ven­ta­nas que mi­ran a un bosque, a los ár­bo­les. En el pri­mer pi­so es­tán el es­pa­cio pú­bli­co y la vis­ta espectacular, el lu­gar de reunión fa­mi­liar. Co­mo es una ca­sa de fin de se­ma­na y va­ca­cio­nes la idea era ge­ne­rar siem­pre en­cuen­tros”, agre­ga Xa­vie­ra Gleix­ner. Cuan­do se de­li­mi­ta­ron los ro­les, En­ri­que Con­cha en la de­co­ra­ción y ellos en la ar­qui­tec­tu­ra, con­ti­nua­ron su tra­ba­jo en completa li­ber­tad. El re­sul­ta­do fi­nal es muy se­me­jan­te al an­te­pro­yec­to que pre­sen­ta­ron.

“Al­go que ma­ne­ja­mos cuidadosamente son los cir­cui­tos, es­pe­cial­men­te en re­la­ción a los rui­dos. Hi­ci­mos que ca­da zo­na ten­ga ca­pa­ci­dad de ais­lar­se del res­to si es ne­ce­sa­rio. El dor­mi­to­rio prin­ci­pal es­tá po­si­cio­na­do de tal ma­ne­ra que la zo­na pú­bli­ca no lo per­tur­be de nin­gu­na ma­ne­ra y así tam­bién es­tá en el lu­gar opues­to del quin­cho. El co­me­dor, el li­ving y el quin­cho es­tán en una so­la na­ve. Con una re­la­ción muy flui­da con la co­ci­na. Es la zo­na de re­crea­ción, po­dría­mos de­cir”, con­clu­ye To­más.

EL TE­CHO –es­tan­do tan ex­pues­to des­de el ac­ce­so– te­nía que te­ner un tra­ta­mien­to es­pe­cial, por eso se hi­cie­ron per­fo­ra­cio­nes estratégicas que ade­más cumplen la fun­ción de ilu­mi­nar y ven­ti­lar el pi­so más ba­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.