EN­TRE­VIS­TA

CA­MINO AL PAR­QUE ON­COL, EN EL CO­MIEN­ZO DE LA SEL­VA VAL­DI­VIA­NA, ES­TÁ EL KALFVGEN, EL CEN­TRO DE ME­DI­CI­NA MA­PU­CHE QUE PAO­LA ARO­CA, MA­CHI DE LA CO­MU­NI­DAD CALFUÑEN, CO­MEN­ZÓ A LE­VAN­TAR HA­CE DIEZ AÑOS JUN­TO A PAR­TE DEL BOSQUE AN­TI­GUO, ESE DON­DE VAN A SA­NAR PER­SO

La Tercera - MasDeco Full Diseno - - CONTENIDO -

La de­fen­so­ra del bosque val­di­viano, ma­chi Pao­la Aro­ca Ca­yu­nao.

La sa­na­do­ra de la co­mu­ni­dad. Eso es una ma­chi, una mu­jer que re­ci­be es­te don o ta­len­to co­mo he­ren­cia de un li­na­je an­ces­tral. Una per­so­na que pa­ra en­ten­der y asu­mir que tie­ne ese rol den­tro del pue­blo, en­fer­ma gra­ve­men­te has­ta que los es­pí­ri­tus an­ti­guos ha­blan, se co­mu­ni­can y acep­tan los nue­vos ro­les. Pao­la Aro­ca co­men­zó a es­tar mal cuan­do vi­vía en Sui­za, vol­vió a Chi­le, a su co­mu­ni­dad, y en­ten­dió su des­tino. Así lle­gó a ser ma­chi, des­pués a ha­bi­tar un te­rreno don­de una vez de tu­ris­ta sin­tió co­mo si la sos­tu­vie­ran, a co­nec­tar­se con el bosque, los abue­los, las hier­bas y a crear un cen­tro me­di­ci­nal ma­pu­che que atien­de a per­so­nas de dis­tin­tos la­dos y do­len­cias, con cua­tro ca­ba­ñas pa­ra tu­ris­tas o per­so­nas que van a sa­nar, una ru­ca, sen­de­ros por el bosque. Un es­tar be­llo don­de la ma­chi re­ci­bía fe­liz, has­ta que en sep­tiem­bre del 2015 vol­vió a en­fer­mar gra­ve­men­te. Pa­só va­rios días in­cons­cien­te, cui­da­da por per­so­nas de la co­mu­ni­dad; co­men­za­ron a ha­cer ce­re­mo­nias, has­ta que la ma­chi vol­vió a te­ner fuer­za y a en­ten­der qué es­ta­ba pa­san­do. El bosque an­ti­guo val­di­viano es­ta­ba en pe­li­gro y le es­ta­ba pi­dien­do que se le­van­ta­ra pa­ra pro­te­ger­lo. Obli­ga­da tu­vo que pa­sar de la co­mu­ni­dad a la ca­lle, del cen­tro a la ex­po­si­ción, del can­to al ár­bol a la cam­pa­ña por Fa­ce­book.

¿Có­mo es una ma­chi del 2017? Igual que la de an­tes. El rol de ma­chi es an­ces­tral, no es mo­di­fi­ca­ble, no se eli­ge, se he­re­da. Es al­go que vie­ne de muy atrás, una me­mo­ria que em­pie­za a apa­re­cer de a po­co, se va des­per­tan­do con ce­re­mo­nias. Lo que aho­ra es dis­tin­to es la fun­ción que tie­ne una ma­chi, las es­tra­te­gias que uti­li­za o lo que tie­ne que ha­cer pa­ra crear equi­li­brio. Por­que el lla­ma­do nues­tro es a res­ta­ble­cer o mantener el equi­li­brio en la tie­rra. Y el pro­ble­ma hoy en día es que el equi­li­brio es­tá tan ame­na­za­do que hay que le­van­tar­se pa­ra crear una con­cien­cia que pon­ga aten­ción en el res­guar­do de los es­pa­cios sa­gra­dos, que son los que man­tie­nen el equi­li­brio en la tie­rra. Hay un pa­so des­de lo es­pi­ri­tual a te­ner que ca­si vin­cu­lar­se en te­mas has­ta le­ga­les o po­lí­ti­cos

“ES­TA­MOS HABITANDO Y COEXISTIENDO CON DIS­TIN­TOS LU­GA­RES. AQUÍ, EN LA COS­TA VAL­DI­VIA­NA, ES­TÁ EL ES­PA­CIO SA­GRA­DO QUE SON LAS AL­TAS CUM­BRES, LA ENER­GÍA MÁS AL­TA, LA PRO­TEC­CIÓN A TO­DO EL TE­RRI­TO­RIO”.

por­que es una ne­ce­si­dad ur­gen­te de la tie­rra. Ahí es don­de en­tra tam­bién la tec­no­lo­gía, co­mo di­fu­sión pa­ra re­fle­xio­nar so­bre có­mo que­re­mos el país y tie­rra don­de vi­vi­mos.

¿Qué sien­te cuan­do es­tá en el bosque? Sien­to que ahí es­tán nues­tros an­ces­tros, la fuer­za de to­dos los abue­los y abuelas, de la me­di­ci­na. Sien­to que no es­toy so­la, me sien­to sos­te­ni­da, re­ci­bien­do una me­di­ci­na su­til, po­de­ro­sa, an­ti­gua. Es­te bosque es tan re­lic­to, que ha su­pe­ra­do ya un pe­río­do de gla­cia­ción, que es­ta­ba an­tes de eso. En­ton­ces ahí hay me­mo­ria de una tie­rra, y eso se sien­te. Es al­go que el que ven­ga lo pue­de sen­tir. Ahí hay amor, ter­nu­ra, nues­tros es­pí­ri­tus pro­tec­to­res. Son de equi­li­brio, de fuer­zas al­tas.

¿Pa­ra el pue­blo ma­pu­che el bosque es un lu­gar

sa­gra­do? En ca­da te­rri­to­rio es­ta­mos habitando y coexistiendo con dis­tin­tos lu­ga­res. Aquí, en la cos­ta val­di­via­na, es­tá el es­pa­cio sa­gra­do que son las al­tas cum­bres, la ener­gía más al­ta, la pro­tec­ción a to­do el te­rri­to­rio. Aquí los bos­ques mi­gra­ron a las al­tu­ras pa­ra so­bre­vi­vir, y por eso es tan an­ti­guo, tan sa­gra­do.

¿En el bosque se ha­cen ac­ti­vi­da­des? De­pen­de de ca­da co­mu­ni­dad. No­so­tros em­pe­za­re­mos a ha­cer re­co­rri­dos cuan­do em­pie­ce la pri­ma­ve­ra abier­tos a to­do el que quie­ra, gra­tis, con gen­te es­pe­cia­li­za­da pa­ra que se co­noz­ca es­te te­rri­to­rio, es­ta par­te del pla­ne­ta. Por­que la co­ne­xión con él es re­la­ti­va­men­te nue­va, de no más de 30 años, cuan­do se em­pe­za­ron a ha­cer los ca­mi­nos. No­so­tros lle­gá­ba­mos con trán­si­to fluvial, es­ta­ba más blin­da­do y pro­te­gi­do, no se co­no­cía mu­cho. En­ton­ces que­re­mos que la gen­te lo co­noz­ca pa­ra que lo amen, res­pi­ren su fuer­za y lo de­fien­dan con no­so­tros.

¿Cuándo se unió su co­mu­ni­dad con los del Bosque An­ti­guo Val­di­viano? Sur­gió co­mo

ne­ce­si­dad ca­si no pla­ni­fi­ca­da. Cuan­do en­fer­mé y lue­go me le­van­té con la ce­re­mo­nia y res­ta­ble­cí mi equi­li­brio asu­mien­do el com­pro­mi­so con la abue­la del bosque, co­men­cé a ha­cer rue­gos to­das las ma­ña­nas pa­ra que nos mos­tra­ran ca­mi­nos so­bre un pro­ble­ma que va a pro­du­cir un des­equi­li­brio. Mien­tras to­da la gen­te abra­za­ba la ener­gía eó­li­ca co­mo lo me­jor, de me­nos im­pac­to eco­ló­gi­co. En­ton­ces es­ta­ba el ries­go de que nos di­je­ran que nos opo­nía­mos a to­do. Pe­di­mos por gen­te por­que so­los no po­día­mos, y el fac­tor es­pi­ri­tual fue lo que pri­mó. Em­pe­zó a lle­gar gen­te du­ran­te enero y fe­bre­ro, por otros mo­ti­vos, que ter­mi­na­ron sien­do las in­di­ca­das pa­ra guiar­me, ex­pli­cán­do­me tér­mi­nos y por qué era un pro­yec­to tan te­rro­rí­fi­co, el im­pac­to a la naturaleza por la que Val­di­via ha lu­cha­do y cui­da­do tan­to.

¿Qué es lo que han

he­cho? Em­pe­za­mos a ha­cer con­ver­sa­to­rios chi­qui­ti­tos en ca­sas de gen­te afín. Se co­rrió la voz y de pron­to ya éra­mos un mo­vi­mien­to. Afor­tu­na­da­men­te el Ser­vi­cio de Eva­lua­ción Am­bien­tal abrió una ven­ta­na pa­ra ha­cer ob­ser­va­cio­nes ciu­da­da­nas y sa­li­mos a las ca­lles pa­ra jun­tar fir­mas y ha­cer que la gen­te mi­ra­ra lo que po­dría ocu­rrir. Jun­ta­mos 5 mil, de las cua­les no to­das fue­ron acep­ta­das, pe­ro se lo­gró que en un mes y me­dio Val­di­via ha­bla­ra y pre­gun­ta­ran más allá so­bre lo que sig­ni­fi­ca­ban esos 17 ae­ro­ge­ne­ra­do­res que Ac­cio­na Es­pa­ña quie­re po­ner en nues­tro bosque an­ti­guo y sa­gra­do.

¿Qué le pa­re­ce el pro­yec­to del par­que eó­li­co

Pi­li­lín? Una equi­vo­ca­ción. Al­go que pa­sa cuan­do las em­pre­sas pla­ni­fi­can des­de el es­cri­to­rio en la ciu­dad, cuan­do el fin es ha­cer di­ne­ro, di­cien­do ade­más que es un bien pa­ra la co­mu­ni­dad. Los ge­ren­tes de Ac­cio­na Ener­gía en Chi­le nos pi­die­ron una reunión pa­ra sa­ber qué era lo que ocu­rría, y ahí le di­ji­mos que no per­mi­ti­re­mos una

cen­tral eó­li­ca en es­te te­rri­to­rio, que es un es­pa­cio sa­gra­do no so­la­men­te pa­ra el pue­blo ma­pu­che cos­te­ro, sino que pa­ra to­do Val­di­via, la re­gión y el pla­ne­ta. Es un bosque que so­bre­vi­vió a la úl­ti­ma era de gla­cia­ción y sir­vió co­mo se­mi­lle­ro pa­ra to­dos los bos­ques del ti­po sel­va val­di­via­na que se pro­pa­ga­ron de Nahuel­bu­ta has­ta la pun­ta nor­te de Chi­loé. En una pe­que­ña su­per­fi­cie hay mu­cha bio­di­ver­si­dad, con es­pe­cies úni­cas, y si se ex­tin­gue des­apa­re­ce de la tie­rra. Es un des­equi­li­brio muy gran­de que se po­dría pro­du­cir. Ade­más Val­di­via vi­ve del tu­ris­mo, hay em­pren­di­mien­tos con vi­sión de tu­ris­mo eco­ló­gi­co, in­dí­ge­na, con res­pe­to a la naturaleza, y no se pue­de ob­viar eso. To­da la cos­ta re­ci­be las aguas de es­te bosque con cre­cien­tes y na­cien­tes de aguas. Es la me­mo­ria de la tie­rra.

¿Qué les con­tes­ta­ron?

Re­co­no­cie­ron que fue un error ha­ber lle­ga­do a es­te lu­gar, pe­ro que no son los que de­ci­den fi­nal­men­te, aun­que tras­mi­ti­rían nues­tro men­sa­je que di­ce fir­me­men­te que no hay nin­gu­na po­si­bi­li­dad de ne­go­cia­ción, que agra­de­ce­mos sus in­ten­cio­nes de me­jo­rar ca­li­dad de vi­da, pe­ro es­te es nues­tro te­rri­to­rio y de la gen­te, pe­ro que la dig­ni­dad pa­ra no­so­tros co­mo ma­pu­ches es­tá en cui­dar nues­tros es­pa­cios sa­gra­dos y pro­te­ger a nues­tra ma­dre. A la se­ma­na res­pon­die­ron que se que­da­ban acá sal­vo que el SEA di­je­ra lo con­tra­rio. Se pa­sa­ron las ob­ser­va­cio­nes ciu­da­da­nas y de dis­tin­tas ins­ti­tu­cio­nes es­ta­ta­les. Y en oc­tu­bre de­ben en­tre­gar las res­pues­tas a ellas.

¿Qué pla­nes tie­nen co­mo Bosque An­ti­guo Val­di­viano?

Es un juego de aje­drez, hay que ir mirando por­que to­dos los días cam­bian las re­glas. Crean una ley que pro­te­ge y des­pués otras so­bre es­tas. Es­to es pa­ra lar­go. Y vien­do el con­tex­to. Có­mo reac­cio­na­rán los go­bier­nos que vie­nen, que no plan­tean pos­tu­ras ni prio­ri­da­des, no se en­tien­de cuál es el de­sa­rro­llo que co­mo país abra­za­mos. Aquí hay hu­me­da­les, bos­ques an­ti­guos, ríos. To­do eso es in­to­ca­ble y ya han to­ca­do mu­cho. En­ton­ces no­so­tros te­ne­mos que vol­ver a la cor­du­ra co­mo país, por­que es­tos es­pa­cios sa­gra­dos no son recuperables y es­te da­ño no es mi­ti­ga­ble. Si a un río que le qui­tas su fuer­za, lo in­va­des, con­ta- mi­nas, el es­pí­ri­tu pro­tec­tor se va de ahí y que­da sin fuer­za. Nues­tras ideas son cla­ras. Sa­be­mos que te­ne­mos que ac­ti­var­nos, que el bosque no lo po­de­mos de­jar so­lo, te­ne­mos que re­fle­xio­nar y te­ner va­lo­res de equi­li­brio, res­pe­tar a la naturaleza. La gen­te es­tá ape­lan­do a eso.

¿Has­ta dón­de va a lle­gar us­ted?

Es­to es un día a día. Que­re­mos lle­gar a to­do el pla­ne­ta pa­ra que sepan que es­te bosque es sa­gra­do no so­lo pa­ra Val­di­via y la re­gión, sino que es sa­gra­do por­que es un pul­món pa­ra to­do el pla­ne­ta. Ahí va­mos a lle­gar, a crear con­cien­cia, diá­lo­go, amor. Yo ten­go la fe de que va a ha­ber más cor­du­ra de có­mo es el de­sa­rro­llo que que­re­mos. Nues­tros go­ber­nan­tes tie­nen que ha­cer el ejer­ci­cio pa­ra no te­ner con­flic­tos me­dioam­bien­ta­les y so­cio­am­bien­ta­les en to­do el país. He­mos lle­ga­do a los lí­mi­tes y no se han crea­do le­yes que pro­te­jan lo sa­gra­do. Es tan du­ro dar­se cuen­ta de que los in­tere­ses no van por es­te ca­mino, por un asun­to de so­bre­vi­ven­cia y con­ti­nui­dad de la es­pe­cie tam­bién. Y de nues­tro pue­blo ma­pu­che, por su­pues­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.