GA­NA­DOR

La Tercera - MasDeco Full Diseno - - CONTENIDO -

El pro­yec­to ga­na­dor del con­cur­so pa­ra el Tea­tro de las Ar­tes de Pan­gui­pu­lli.

Ha­ce me­nos de un mes la Aso­cia­ción de las Ofi­ci­nas de Ar­qui­tec­tos (AOA) con­vo­có a dis­tin­tos es­tu­dios de ar­qui­tec­tos chi­le­nos pa­ra par­ti­ci­par en el con­cur­so lla­ma­do “Tea­tro de las Ar­tes de Pan­gui­pu­lli” pa­ra, y co­mo lo di­ce su nom­bre, cons­truir un tea­tro al ser­vi­cio de la co­mu­ni­dad en es­ta lo­ca­li­dad.

El con­tex­to es bo­ni­to. La cons­truc­ción es­tá en­fo­ca­da en en­tre­gar ser­vi­cios a una cor­po­ra­ción de la zo­na, Los Amigos de Pan­gui­pu­lli, de­di­ca­da ex­clu­si­va­men­te a im­par­tir cla­ses de dan­za, can­to y tea­tro a apro­xi­ma­da­men­te mil ni­ños del lu­gar. Es­tos dis­tin­tos tra­ba­jos ar­tís­ti­cos se ha­cen a dia­rio, sin em­bar­go no exis­tía un lu­gar acor­de –en cuan­to a in­fra­es­truc­tu­ra y re­le­van­cia de la ma­te­ria– pa­ra lle­var­los a ca­bo. Aquí es don­de en­tra la la­bor de tres jó­ve­nes in­tere­san­tes, ar­qui­tec­tos de la Uni­ver­si­dad de Chi­le, quie­nes ga­na­ron el con­cur­so con un pro­yec­to in­men­so en su ge­ne­ro­si­dad ex­pre­si­va y que se aco­pla a las ne­ce­si­da­des de la co­mu­ni­dad. Si bien ha­bía cier­tos cri­te­rios ba­se pa­ra ha­cer la cons­truc­ción, co­mo el uso de ma­te­ria­les lo­ca­les y un de­ter­mi­na­do pre­su­pues­to, aco­ta­do, por cier­to, To­más Vi­lla­lón (38), Ni­co­lás No­re­ro (39) y Leo­nar­do Quin­te­ros (25) le­van­ta­rán, con fe­cha apro­xi­ma­da me­dia­dos de 2018, el es­pe­ra­do Tea­tro de Pan­gui­pu­lli. “Lo in­tere­san­te del pro­yec­to es que su fi­nan­cia­ción es un mix pú­bli­co­pri­va­do, ellos po­nen un 50% de la pla­ta de cons­truc­ción –Los Amigos de Pan­gui­pu­lli-, y pos­tu­la­ron ade­más a fon­dos re­gio­na­les pa­ra ob­te­ner el otro 50%. Hay que re­cal­car que ac­tual­men­te tie­nen una ca­so­na cul­tu­ral que si bien fun­cio­na, ado­le­ce de ser un lu­gar más gran­de que sir­va pa­ra su di­fu­sión y co­mo un lu­gar más fes­ti­vo. Y tam­bién el tea­tro nos ayu­da a po­ten­ciar un in­ter­cam­bio cul­tu­ral, traer in­vi­ta­dos…”, se­ña­lan los ar­qui­tec­tos.

VEA­MOS QUÉ

El trío de ar­qui­tec­tos se preo­cu­pó de in­terio­ri­zar en la cons­truc­ción el con­tex­to cul­tu­ral que tie­ne que ver con la iden­ti­dad del lu­gar, que tie­ne que ver con un con­tex­to cul­tu­ral en tér­mi­nos cons­truc­ti­vos. “Hay pri­me­ro una con­di­ción de la ciu­dad, un asen­ta­mien­to pe­que­ño que no tie­ne gran­des edi­fi­cios, y hoy en día la igle­sia es el pun­to de en­cuen­tro y el hi­to ar­qui­tec­tó­ni­co im­por­tan­te. De es­ta for­ma, el tea­tro se transforma en un re­fe­ren­te pa­ra el asen­ta­mien­to, pa­ra el pue­blo”, re­la­tan.

Era im­por­tan­te es­tar in­mer­sos en la cul­tu­ra del lu­gar: ha­cer una obra en ma­de­ra ocu­pan­do los ma­te­ria­les lo­ca­les; la ló­gi­ca cons­truc­ti­va no tie­ne tec­no­lo­gías com­ple­jas sino que son tec­no­lo­gías que se do­mi­nan en el lu­gar. Por otra par­te, el tea­tro tie­ne una for­ma com­pac­ta, cla­ve poé­ti­ca y prag­má­ti­ca. “En el Sur las vi­vien­das tra­tan de ser lo más eco­nó­mi­cas po­si­ble por tér­mi­nos cli­má­ti­cos y cons­truc­ti­vos, por eso son edi­fi­cios bas­tan­te com­pac­tos, a di­fe­ren­cia del Nor­te, que son edi­fi­cios más ex­ten­di­dos con es­pa­cios in­ter­me­dios. El edi­fi­cio, en­ton­ces, se su­ma a es­ta tra­di­ción de cons­truir de for­ma com­pac­ta”, de­ta­llan los ar­qui­tec­tos.

De es­te mo­do, el tea­tro se con­fi­gu­ra co­mo un pro­yec­to com­pac­to muy a la es­ca­la del lu­gar don­de se em­pla­za, y a la vez es una pla­ta­for­ma ex­pan­di­ble. En los dos fren­tes de la cons­truc­ción, ade­lan­te en el la­go y atrás en la cos­ta­ne­ra, se desa­rro­lla­ron pla­zas ex­te­rio­res pa­ra ge­ne­rar dis­tin­tas ins­tan­cias den­tro de la mis­ma pla­ta­for­ma. “Es un pre­dio de 3 mil m y el tea­tro se ubi­ca­rá en una pun­ta de es­te. La po­si­ción del edi­fi­cio fue bien in­te­li­gen­te. De­ja una pla­za ha­cia la ciu­dad y otra ha­cia el la­go. El edi­fi­cio tie­ne una an­te­sa­la ur­ba­na que pue­de ser­vir pa­ra las ac­ti­vi­da­des de la al­cal­día o del mis­mo tea­tro que se pue­dan ex­te­rio­ri­zar. De es­ta for­ma se pue­den ha­cer ac­ti­vi­da­des al ai­re li­bre”.

MA­TE­RIA­LI­DAD

El ex­te­rior es to­do de ma­de­ra la­mi­na­da y el in­te­rior, don­de se con­fi­na la ca­ja, es un mix en­tre ma­de­ra y hor­mi­gón. To­da la par­te in­te­rior de la sa­la fun­cio­na a tra­vés de do­bles mu­ros; los mu­ros de hor­mi­gón son la es­truc­tu­ra del edi­fi­cio.

Una piel de ma­de­ra en­vuel­ve la obra, una suer­te de te­ji­do, con en­tra­ma­dos de ce­lo­sías de ma­de­ra al in­te­rior del vo­lu­men. Se ve co­mo una lám­pa­ra en la no­che.

Al in­te­rior, to­das las di­vi­sio­nes son mó­vi­les, y to­do se hi­zo ba­jo cos­tos muy sen­ci­llos. Yves Be­sa­nçon Prats, ar­qui­tec­to y di­rec­tor del con­cur­so, nos cuen­ta por qué es­te pro­yec­to fue el ga­na­dor: “El ju­ra­do con­si­de­ró que la pro­pues­ta se re­co­no­cía co­mo una sín­te­sis muy ex­pre­si­va en la pu­re­za de su di­se­ño, lo que ori­gi­na­ba una ima­gen muy preg­nan­te y que pro­ba­ble­men­te co­lo­ca­ría a Pan­gui­pu­lli en las páginas de las re­vis­tas de ar­qui­tec­tu­ra in­ter­na­cio­na­les. El plan­tea­mien­to ar­qui­tec­tó­ni­co de un vo­lu­men de ma­de­ra mo­no­lí­ti­co que con­tras­ta con el paisaje del la­go se­rá un ícono pa­ra la re­gión, lo que per­mi­ti­rá re­co­no­cer el com­pac­to pe­ro ar­mó­ni­co edi­fi­cio co­mo un ele­men­to sin­gu­lar y úni­co en el te­rreno del bor­de cos­te­ro”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.