CA­SA WULF

PEN­SA­DA PA­RA CO­NEC­TAR CON LOS ORÍ­GE­NES. ASÍ NA­CIÓ CA­SA WULF, UN ES­PA­CIO CONS­TRUI­DO POR PE+BR+RE AR­QUI­TEC­TOS EN LA LO­CA­LI­DAD DE QUILANTO, FRU­TI­LLAR, QUE SU­PO APRO­VE­CHAR LAS CON­DI­CIO­NES DEL EN­TORNO PA­RA LE­VAN­TAR LO SÓ­LI­DO DES­DE LA RAÍZ.

La Tercera - MasDeco Full Diseno - - CONTENIDO - PEBRRE.CL

Más que una se­gun­da vi­vien­da, es­ta es una ca­sa pa­ra re­gre­sar a los orí­ge­nes.

La pro­pie­ta­ria de Ca­sa Wulf que­ría vol­ver a sus orí­ge­nes que la co­nec­ta­ban de ma­ne­ra só­li­da con la zo­na de Puer­to Oc­tay y el la­go Llan­quihue. Más allá de pen­sar en una se­gun­da vi­vien­da, lo que bus­ca­ba era te­ner un es­pa­cio que sir­vie­ra co­mo lu­gar de en­cuen­tro en­tre su fa­mi­lia y sus orí­ge­nes. Orí­ge­nes que ha­blan de paisajes col­ma­dos de ver­des, llu­via, la­gos, bos­ques y vol­ca­nes. Pa­ra ello con­ta­ba con un te­rreno de ca­rac­te­rís­ti­cas geo­grá­fi­cas com­ple­jas, pe­ro al que gra­cias a su ubi­ca­ción se le po­día sa­car par­ti­do. “Se op­tó, en prin­ci­pio, por tra­ba­jar una ca­sa de vo­lú­me­nes, ma­te­ria­li­da­des y es­pa­cios lim­pios, que la ca­sa tu­vie­ra un di­se­ño de lí­neas sim­ples, y fren­te a eso el en­torno se con­tras­ta­se”, cuen­ta el ar­qui­tec­to a car­go, Sebastián Bru­na, de Pe+Br+Re Ar­qui­tec­tos. Se di­se­ña­ron va­rias di­men­sio­nes pa­ra ge­ne­rar ese diá­lo­go en­tre la cons­truc­ción y el en­torno pa­ra dar la po­si­bi­li­dad de con­ge­niar as­pec­tos de vis­ta y paisaje jun­to con lo­grar un em­pla­za­mien­to que fa­vo­re­cie­ra ele­men­tos co­mo la efi­cien­cia ener­gé­ti­ca en cuan­to a ex­po­si­ción so­lar, la re­la­ción con los fuer­tes vien­tos y llu­vias del in­vierno. Lo pri­me­ro fue pro­yec­tar los es­pa­cios in­ter­me­dios en­tre el in­te­rior y el ex­te­rior de la ca­sa, “ne­ce­sa­rios pa­ra el cli­ma del Sur, ya que uno ha­bi­ta el ex­te­rior des­de sus ale­ros y te­chos”, ex­pli­ca Bru­na. Co­mo se­gun­do as­pec­to se con­si­de­ró la ne­ce­si­dad de sa­car provecho al cli­ma, “pa­ra que es­te sea un alia­do y no un pro­ble­ma y que la llu­via se dis­fru­te, ha­bía que ase­gu­rar una bue­na ais­la­ción y ar­qui­tec­tu­ra efi­cien­te ener­gé­ti­ca­men­te, apro­ve­chan­do el sol es­ca­so y su luz na­tu­ral”, su­ma Bru­na. Por úl­ti­mo, y el desafío más com­ple­jo téc­ni­ca­men­te en el Sur, fue el ge­ne­rar te­chos ha­bi­ta­bles que per­du­ren en el tiem­po. “Pa­ra es­to se in­cor­po­ró una di­men­sión de te­chos mi­ra­do­res que lo­gran que la ca­sa sea dis­fru­ta­da des­de to­dos sus án­gu­los y se pue­da apre­ciar el en­torno”, cuen­ta el ar­qui­tec­to. La ubi­ca­ción y distribución de los es­pa­cios co­men­za­ron po­ten­cian­do la pen­dien­te na­tu­ral del si­tio, plan­tean­do la ca­sa co­mo bal­cón na­tu­ral ha­cia el la­go Llan­quihue, don­de se dis­tri­bu­yen los usos tan­to en plano co­mo ver­ti­cal­men­te, di­se­ñán­do­se tres pi­sos: el de uso co­mún en la par­te cen­tral, los dor­mi­to­rios fue­ron arri­ba y los usos más es­pe­cí­fi­cos fue­ron ubi­ca­dos en un pi­so zó­ca­lo.

Los sis­te­mas cons­truc­ti­vos em­plea­dos son mix­tos y se de­ter­mi­na­ron se­gún su rol y ubi­ca­ción con el te­rreno. Es el zó­ca­lo de hor­mi­gón ar­ma­do el que que­da se­mi­en­te­rra­do co­mo ba­se y de­ter­mi­na al res­to de la vi­vien­da, que se desa­rro­lla so­bre un es­que­le­to es­truc­tu­ral me­tá­li­co que so­por­ta y se com­ple­men­ta con es­truc­tu­ras de ma­de­ra. “La ca­sa tie­ne ma­te­ria­les sim­ples en su ma­yo­ría, co­mo tin­gla­do de fi­bro­ce­men­to, pie­dra en al­gu­nos sec­to­res y ye­so car­tón en los in­te­rio­res, pre­do­mi­nan­do una ba­ja man­ten­ción en el me­diano pla­zo, y con ello se des­ta­ca­ron al­gu­nos de­ta­lles de ma­de­ra na­ti­va co­mo la es­ca­le­ra y pi­sos, jun­to con los mue­bles”, su­ma Bru­na.

Cuan­do los cálcu­los ar­man sin­cro­nía con el paisaje el re­sul­ta­do ha­bla por sí so­lo, ejem­plo es lo que su­ce­dió con la orien­ta­ción, que se tra­ba­jó pa­ra mo­de­lar la lu­mi­no­si­dad ha­cién­do­la coin­ci­dir con la vis­ta al la­go y el volcán Osorno. “La geo­me­tría alar­ga­da per­mi­tió es­to, to­man­do en con­si­de­ra­ción el cor­tar tam­bién los fuer­tes vien­tos de in­vierno”, ex­pli­ca el ar­qui­tec­to.

SE LO­GRÓ

Se pue­de de­cir con se­gu­ri­dad que es­te pro­yec­to pu­do cua­jar bien los as­pec­tos téc­ni­cos es­truc­tu­ra­les y de ma­te­ria­li­dad jun­to con un buen re­sul­ta­do en el di­se­ño, ase­gu­ran­do efi­cien­cia en as­pec­tos de ener­gía y uso, “lo que ge­ne­ra un círcu­lo vir­tuo­so en el co­ti­diano dis­fru­te de la ca­sa”, con­clu­ye Bru­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.