‘RE’

RE­UTI­LI­ZAR, RE­FOR­MAR, REVALORAR. ES­TA CA­SA ES PAR­TE DEL LE­GA­DO HIS­TÓ­RI­CO Y CUL­TU­RAL QUE DE­JÓ LA CO­LO­NI­ZA­CIÓN ALE­MA­NA EN LA ZO­NA DEL LA­GO LLAN­QUIHUE, EN FRU­TI­LLAR. PAU­LA LÓ­PEZ Y BRIAN BUDGEON SE EN­CAR­GA­RON DE SA­CAR­LE PAR­TI­DO A SUS ATRI­BU­TOS TRANSFORMÁNDOLA

La Tercera - MasDeco Full Diseno - - CONTENIDO - BRIANDUDGEON@GMAIL.COM

Re­ci­clar, reha­bi­tar y re­uti­li­zar, con­cep­tos que se po­nen en mar­cha en la zo­na del la­go Llan­quihue.

Pau­la Ló­pez (38) y Brian Budgeon (44) son una pa­re­ja con alien­to. Ciu­da­da­nos del mun­do, op­ta­ron ha­ce ca­si 10 años por vi­vir una vi­da más pu­ra re­cons­tru­yen­do sus vi­das al mis­mo tiem­po que re­cons­tru­yen y le­van­tan vi­vien­das im­por­tan­tí­si­mas del sur de Chi­le. La pri­me­ra vez, ha­ce 5 años, de­ci­die­ron mu­dar­se a Puer­to Va­ras y re­cons­truir, con sus ma­nos, una ca­sa tí­pi­ca de la zo­na, un Monumento Na­cio­nal con to­das las res­tric­cio­nes que les im­po­nía el go­bierno lo­cal. Hi­cie­ron una ma­ra­vi­lla, una ca­sa su­re­ña de to­mo y lo­mo con sus acer­ti­jos, sus vai­ve­nes, su cul­tu­ra. Aho­ra to­ma­ron sus ma­le­tas jun­to a sus tres hi­jos –Ona, de 6 años; Da­lia, de 3, y Eloy, de 4 me­ses– y se tras­la­da­ron a Fru­ti­llar pa­ra ha­cer el mis­mo ejer­ci­cio, ca­si re­li­gio­so. To­ma­ron una de las sie­te ca­sas exis­ten­tes al­re­de­dor de la cuen­ca del la­go Llan­quihue, cons­trui­das en 1890, y le hi­cie­ron trans­for­ma­cio­nes re­con­for­tan­tes y só­li­das en su mo­ti­va­ción, pa­ra vi­vir allí, fren­te a la es­pec­ta­cu­la­ri­dad de la naturaleza su­re­ña. Va­cas, pas­to, cie­lo; no se pue­de pe­dir más.

RE

Brian es fo­tó­gra­fo de pro­fe­sión, pe­ro con los años ha apren­di­do y se ha de­di­ca­do al ofi­cio de la crea­ción de mo­bi­lia­rio y construcciones cons­cien­tes. Él hi­zo to­da la trans­for­ma­ción de es­ta ca­sa jun­to a sus cua­tro maes­tros, con re­sul­ta­dos su­per­exi­to­sos. Cuan­do lle­ga­ron a la ca­sa, la úni­ca ma­de­ra que en­con­tra­ron en ella que les in­tere­só fue la del pi­so y unas vi­gas ma­ra­vi­llo­sas de ma­de­ra an­ti­gua. “Los due­ños an­te­rio­res ha­bían sa­ca­do to­do el fo­rro in­te­rior y las di­vi­sio­nes de las pie­zas, en­ton­ces ya es­ta­ba trans­for­ma­da, por lo tan­to no­so­tros de­ci­di­mos par­tir des­de ahí, no tra­tar de vol­ver a la ca­sa ori­gi­nal. So­lo exis­tía un pi­so con vi­gas a la vis­ta. Lue­go se puso to­do un pi­so nue­vo de con­cre­to, y el pi­so ori­gi­nal, que era de ma­de­ra, se le­van­tó al se­gun­do pi­so don­de vi­vi­mos no­so­tros. Aba­jo que­dó el taller de Brian y arri­ba una es­pe­cie de de­par­ta­men­to”, cuen­ta Pau­la. La re­mo­de­la­ción fue mu­cho más rá­pi­da que la an­te­rior en Puer­to Va­ras, es­ta so­lo du­ró 4 me­ses. “Por fue­ra la ca­sa es­ta­ba en muy mal es­ta­do, por lo que de­ci­di­mos usar el fo­rro ex­te­rior de­te­rio­ra­do en el te­cho in­te­rior”, re­cuer­da.

Se mu­da­ron a Fru­ti­llar por­que bá­si­ca­men­te cum­plía con lo que es­ta­ban bus­can­do co­mo fa­mi­lia. “Aquí es­tu­dian nues­tros hi­jos y ade­más de­ci­di­mos es­ca­par de Puer­to Va­ras. Nos de­cep­cio­nó su po­ca pla­ni­fi­ca­ción ur­ba­na, nos em­pe­zó a de­ses­pe­rar. A no­so­tros nos im­por­ta mu­cho el te­ma vi­sual y el res­pe­to al pa­tri­mo­nio, y en Puer­to Va­ras no se es­tá res­pe­tan­do na­da. La ciu­dad se es­tá trans­for­man­do en un co­lap­so por la can­ti­dad de gen­te que se ha ido a vi­vir allá, arran­ca­mos de eso. Por úl­ti­mo, es­ta­ba la in­ten­ción de ir­se a vi­vir al cam­po y te­ner una vi­da mu­cho más tranquila”.

An­tes que ellos, en la ca­sa vi­vía una tí­pi­ca fa­mi­lia lo­cal ga­na­de­ra, que ha­bla­ban ale­mán, pe­ro ha­ce tiem­po ha­bían de­ja­do de usar­la por­que se ha­bían tras­la­da­do al cam­po. Fue así co­mo crea­ron un pe­que­ño de­par­ta­men­to arri­ba, que tie­ne un es­pa­cio co­mún gran­de don­de hay un co­me­dor y co­ci­na, y los dor­mi­to­rios es­tán a los cos­ta­dos. Tie­ne una chi­flo­ne­ra pa­ra sa­car­se los za­pa­tos, un es­pa­cio más bien hú­me­do don­de se guar­da la le­ña. Tam­bién es­tá el pa­tio de ser­vi­cio. “Los dos te­ne­mos es­ta co­sa de tra­tar de re­ci­clar en el sen­ti­do de no ge­ne­rar más ba­su­ra, en el am­plio sen­ti­do de la pa­la­bra, y lo se­gun­do, lo de la his­to­ria, tra­tar de que no sea to­do una re-cons­truc­ción sino que tra­tar de mantener y me­jo­rar lo que ya exis­te. Nos pa­re­ce un buen ejer­ci­cio a ni­vel per­so­nal y a lar­go pla­zo co­mo ciu­da­da­nos”, ter­mi­na Pau­la.

Pa­blo Mo­ra­ga Sa­rie­go, de MHA Ar­qui­tec­tos, se ha preo­cu­pa­do de es­tu­diar el va­lor pa­tri­mo­nial de es­te ti­po de vi­vien­das des­de ha­ce años. Al res­pec­to nos cuen­ta que “es­tas ca­sas son par­te del le­ga­do his­tó­ri­co y cul­tu­ral que de­jó el pro­ce­so de co­lo­ni­za­ción ale­ma­na del la­go Llan­quihue. Par­te de los ras­gos des­ta­ca­bles de es­te pro­ce­so es que con­si­de­ró el es­ta­ble­ci­mien­to de fa­mi­lias com­ple­tas en las zo­nas ale­da­ñas al la­go. Es­to per­mi­tió no so­lo ha­bi­tar es­tos sec­to­res, sino que tam­bién desa­rro­llar una se­rie de tra­di­cio­nes y cos­tum­bres pro­pias de los co­lo­nos, que se ven re­fle­ja­das has­ta nues­tros días no so­lo en la for­ma de cons­truir o en la mor­fo­lo­gía arquitectónica que uti­li­za­ron en las ca­sas, sino que tam­bién en có­mo se fue­ron re­la­cio­nan­do de una ma­ne­ra es­pe­cial con el paisaje na­tu­ral a tra­vés de la cons­truc­ción de con­jun­tos pro­duc­ti­vos en el cam­po y en el de­sa­rro­llo cul­tu­ral úni­co que im­pri­mie­ron a es­ta zo­na”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.