LOS ÚLTIMOS DE SU ESPECIE

EN ALGUNAS PARTES DE CHILOÉ LOS ASTILLEROS QUE SOBREVIVEN ESTÁN BIEN SEÑALIZADOS PARA QUE LOS TURISTAS CONOZCAN Y TOMEN FOTOS. SIN EMBARGO, COMO EXPLICA HERNÁN SERRANO, DISEÑADOR Y NAVEGANTE EXPERTO, LOS ASTILLEROS CHILOTES NO SON LUGARES COMERCIALES, SON

La Tercera - MasDeco Full Diseno - - REPORTAJE -

Don Da­go­ber­to Gon­zá­lez re­cuer­da que su pa­pá tra­ba­jó al­gu­na vez en la cons­truc­ción de em­bar­ca­cio­nes, pe­ro no apren­dió el ofi­cio de él. Don Da­go­ber­to di­ce que apren­dió por ahí y que ya lle­va más de 40 años de­di­ca­do a es­to; el su­yo –ba­jan­do muy cer­ca del puen­te Gam­boa– es uno de los cua­tro astilleros que que­dan en la par­te in­su­lar de Chiloé. Aca­ba de ter­mi­nar una em­bar­ca­ción gran­de, tur­que­sa y blan­co como la pi­dió el clien­te. Es para tu­ris­mo, para pa­sear gen­te por es­tas cos­tas, por eso tie­ne una ca­bi­na y ba­ños más gran­des. Jun­to a otras tres per­so­nas, en­tre ellas su hi­jo, El­son, ya es­tá tra­ba­jan­do en otras dos, más pe­que­ñas y abier­tas. Una como la tur­que­sa cues­ta al­re­de­dor de 36 mi­llo­nes y por las pe­que­ñas se co­bran al­re­de­dor de 12.

“Ocu­pa­mos eu­ca­lip­to, ti­neo y ci­prés. El eu­ca­lip­to es para el dur­mien­te que tie­ne aba­jo, la qui­lla; el ci­prés es es­to que es­tá al cos­ta­do, la piel; las cos­ti­llas son de ti­neo. Des­pués se le po­ne im­per­mea­bi­li­zan­te en las cos­tu­ras y en­se­gui­da se ‘en­ma­si­lla’. Fi­nal­men­te se re­pu­le con una li­ja. Que­da como es­tá ahí, no se per­ci­ben las ta­blas”, explica don Da­go­ber­to.

El­son Gon­zá­lez –su hi­jo– cuen­ta que em­pe­zó a ayu­dar a su pa­pá cuan­do era muy chi­co y le que­dó gus­tan­do, que las es­truc­tu­ras que usan de­pen­den del mar en que se na­ve­ga­rá; las ca­bi­nas, del uso que re­ci­ban, pes­ca o tu­ris­mo; que nor­mal­men­te en un año ha­cen dos em­bar­ca­cio­nes gran­des y al­re­de­dor de cin­co más chi­cas.

EL PROYECTO CI­PRÉS

Hernán Serrano es diseñador in­dus­trial y navegante des­de muy chi­co. Siem­pre ha tra­ta­do de vin­cu­lar esos mun­dos. De­sa­rro­lla em­bar­ca­cio­nes, so­bre to­do a ve­la; ha­ce res-

tau­ra­cio­nes y re­pa­ra­cio­nes de bar­cos de com­pe­ten­cia, y en pa­ra­le­lo en­se­ña des­de ha­ce 15 años, y siem­pre des­de las es­cue­las de di­se­ño tra­ba­ja en el ám­bi­to cul­tu­ral y pa­tri­mo­nial don­de se cru­zan el di­se­ño y la náu­ti­ca. En ese con­tex­to, a fi­nes de 2016, apa­re­ció un con­cur­so or­ga­ni­za­do por el La­bo­ra­to­rio de Go­bierno en aso­cia­ción con Ser­na­tur y la Sub­se­cre­ta­ria de Tu­ris­mo bus­can­do pro­pues­tas in­no­va­do­ras aso­cia­das al tu­ris­mo. Pre­sen­tó una idea que se trans­for­mó en un proyecto y ga­nó jun­to a otras dos. Ob­tu­vo un fon­do para ha­cer el pi­lo­ta­je de es­ta idea que fun­da­men­tal­men­te es la si­guien­te: “Chiloé tie­ne con­di­cio­nes úni­cas para na­ve­gar a ve­la. Tie­ne que ver con el pai­sa­je, las aguas in­te­rio­res, los bos­ques na­ti­vos y la con­di­ción geo­grá­fi­ca. Sin embargo, la gen­te que hoy tie­ne esa po­si­bi­li­dad es una éli­te mí­ni­ma, a tra­vés de clu­bes de ya­tes pri­va­dos. En pa­ra­le­lo exis­te un pa­tri­mo­nio in­tan­gi­ble que tie­ne que ver con el ofi­cio de la car­pin­te­ría de ri­be­ra que es­tá en ab­so­lu­ta ex­tin­ción. Tan­to así que en 2014 se nom­bra­ron dos pa­tri­mo­nios hu­ma­nos vi­vos, que son car­pin­te­ros de ri­be­ra, que cons­truían y na­ve­ga­ban em­bar­ca­cio­nes chi­lo­tas a ve­la. Es­tas tie­nen un di­se­ño par­ti­cu­lar, que na­ce des­de la geo­gra­fía, es de­cir de sus ma­de­ras y de la con­di­ción geo­grá­fi­ca en tér­mi­nos de co­rrien­te y va­ra­do, no ne­ce­si­tan de clu­bes de ya­tes, por lo tan­to son ex­tra­or­di­na­rios. Nues­tro proyecto vin­cu­la la opor­tu­ni­dad de na­ve­gar ahí y al mis­mo tiem­po res­ca­tar el pa­tri­mo­nio. Lo que ha­ce­mos es una nue­va agen­cia de tu­ris­mo náu­ti­co pa­tri­mo­nial. Man­da­mos a ha­cer nue­vos bar­cos a es­tos te­so­ros vi­vos de ma­ne­ra de re­vi­ta­li­zar­los, y en esos bar­cos ofre­cer el ser­vi­cio tu­rís­ti­co de na­ve­gar en ellos en un es­tán­dar de pri­mer ni­vel”. Ac­tual­men­te don Jo­sé Mau­tor, de 72 años, uno de los car­pin­te­ros de­cla­ra­dos pa­tri­mo­nio vi­vo, es­tá tra­ba­jan­do en la pri­me­ra de esas em­bar­ca­cio­nes en la lo­ca­li­dad de Con­tao, en Chiloé con­ti­nen­tal.

EL LUGAR de tra­ba­jo de Don Jo­sé Mau­tor en la lo­ca­li­dad de Con­tao.

DON Jo­sé Mau­tor Car­pin­te­ro de ri­be­ra re­co­no­ci­do como pa­tri­mo­nio vi­vo, es­tá par­ti­ci­pan­do en el proyecto Ci­prés.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.