Es­ca­la en...

La Tercera - MT MAG Motores - - Portada - » Por CA­RO­LI­NA RO­JAS ARE­NAS. » Fo­tos GETTY IMA­GES.

Kyo­to mues­tra su mez­cla per­fec­ta en­tre ciu­dad mi­le­na­ria y las úl­ti­mas tec­no­lo­gías.

Tra­di­ción mi­le­na­ria. La an­ti­gua ca­pi­tal del im­pe­rio ni­pón es hoy una ciu­dad orien­ta­da al tu­ris­mo y a la con­ser­va­ción de las tra­di­cio­nes. Tem­plos, geis­has y ex­ten­sos jar­di­nes son par­te de la cul­tu­ra tra­di­cio­nal de una de las ciu­da­des más vi­si­ta­das de to­do Ja­pón.

Via­jar a Ja­pón es trans­por­tar­se a un mun­do don­de con­vi­ven lo me­jor del mun­do mo­derno con las más an­ces­tra­les tra­di­cio­nes. Si bien mu­chos via­je­ros y tu­ris­tas tien­den a po­ner sus ojos so­bre To­kio, con su co­nec­ti­vi­dad y tec­no­lo­gía, es la an­ti­gua ca­pi­tal del im­pe­rio, Kyo­to, la que más des­lum­bra por sus tem­plos, ca­lles y pai­sa­jes dig­nos de un Hai­ku (for­ma tra­di­cio­nal de poe­sía ja­po­ne­sa).

Pa­ra lle­gar, la for­ma más sen­ci­lla es to­mar el tren ba­la -o Shin­kan­sen­des­de la ter­mi­nal de To­kio has­ta Kyo­to. El más rá­pi­do es el No­zo­mi, que al­can­za ve­lo­ci­da­des de has­ta 320 km/ h, tar­dan­do dos ho­ras y 20 mi­nu­tos en re­co­rrer los 513 ki­ló­me­tros en­tre am­bas ciu­da­des (des­de 13.910 ye­nes el pa­sa­je de un tra­mo, unos $ 90 mil).

Son mu­chas las atrac­cio­nes de es­ta an­ces­tral cui­dad, que re­ci­be más de 50 mi­llo­nes de tu­ris­tas ca­da año, pe­ro bas­tan me­nos de 24 ho­ras pa­ra ex­pe­ri­men­tar lo me­jor de sus tra­di­cio­nes.

Pa­ra par­tir el día, na­da me­jor que re­co­rrer los her­mo­sos jar­di­nes del Tem­plo Kin­ka­ku-ji (400 ye­nes), co­no­ci­do tam­bién co­mo Pa­be­llón de Oro por el in­con­fun­di­ble en­cha­pa­do de los dos pi­sos su­pe­rio­res del edi­fi­cio prin­ci­pal.

Hoy con­ver­ti­do en un tem­plo bu­dis­ta, lle­gar al an­ti­guo ho­gar del sho­gún As­hi­ka­ga Yos­hi­mit­su tar­da unos 40 mi­nu­tos en los bu­ses 101 o 205 des­de la es­ta­ción Kyo­to (260 ye­nes).

Llegada la ho­ra de al­muer­zo, al­re­de­dor de me­dio­día, es fá­cil to­par­se con al­guno de los cien­tos de res­tau­ran­tes que ofre­cen di­ver­sas va­rie­da­des de ra­men (so­pa de nood­les), udon (so­pa de fideos grue­sos) o el más que fa­mo­so sus­hi en su ver­sión ori­gi­nal. Un res­tau­ran­te pro­me­dio co­bra en­tre 500 y mil ye­nes por un pla­to, aun­que el pre­cio pue­de ele­var­se de acuer­do con los in­gre­dien­tes.

Ojo, que aquí es de ma­la edu­ca­ción de­jar pro­pi­na en cual­quier ti­po de si­tua­ción. Los ja­po­ne­ses creen que el buen ser­vi­cio de­be ser el es­tán­dar, por lo que pre­fie­ren ser re­com­pen­sa­dos por su tra­ba­jo con un agra­de­ci­mien­to y una gran re­ve­ren­cia.

Ya ali­men­ta­dos y con más de la mi­tad del día por de­lan­te, una bue­na idea es re­co­rrer las ca­lles y ca­lle­jo­nes de la ciu­dad. Ni­nen-za­ka y San­nen-za­ka son al­gu­nas de las ca­lles pa­tri­mo­nia­les me­jor pre­ser­va­das de la ciu­dad, y mues­tran el es­ti­lo ar­qui­tec­tó­ni­co ja­po­nés más tra­di­cio­nal.

Des­de ellas, una vis­ta imperdible es la Ya­sa­ka-no-to Pa­go­da, una cons­truc­ción que ha de­bi­do re­sis­tir el pa­so de te­rre­mo­tos, gue­rras e in­cen­dios, que­dan­do co­mo una so­li­ta­ria cons­tru­ción en me­dio de la ciu­dad,trans­for­mán­do­se en una de las más re­cor­da­das pos­ta­les de Kyo­to, al igual que la Kyo­to To­wer, inau­gu­ra­da co­mo un fa­ro en 1960. Si bien los ha­bi­tan­tes de la ciu­dad pro­tes­ta­ron por su di­se­ño en un ini­cio, hoy se ha con­ver­ti­do en un em­ble­ma tu­rís­ti­co y pun­to de re­fe­ren­cia.

Sa­lir de com­pras en Kyo­to se pue­de con­ver­tir en to­da una aven­tu­ra sen­so­rial. Una bue­na re­co­men­da­ción es re­co­rrer el mer­ca­do Nis­hi­ki, una tra­di­cio­nal ca­lle de com­pras te­cha­da, o Sho­ten­gai, ubi­ca­da en el cen­tro mis­mo de la ciu­dad, don­de además de en­con­trar uno que otro sou­ve­nir, se pue­de ac­ce­der a lo más au­tóc­tono de la co­mi­da ni­po­na, con di­ver­sos ti­pos de pes­ca­dos, ma­ris­cos e in­clu­so, con al­go de suer­te, car­ne de ba­lle­na.

Mu­chos de los pues­tos tie­nen co­mi­da pa­ra lle­var por po­cos ye­nes, ideal pa­ra se­guir el pa­seo ha­cia Gion, el me­jor lu­gar si se quie­re ver, aun­que sea de le­jos, a una de las po­cas geis­has que que­dan en la ac­tua­li­dad.

Es­te ba­rrio ha si­do el ho­gar de las mu­je­res del ar­te du­ran­te si­glos, de ahí que la ciu­dad ha­ya de­ci­di­do desa­rro­llar un ex­ten­so plan de con­ser­va­ción pa­ra de­vol­ver­le su tra­di­cio­nal atrac­ti­vo.

Además de la ar­qui­tec­tu­ra tí­pi­ca, es­tas ca­lles ofre­cen res­tau­ran­tes, ca­sas de té y di­ver­sas atrac­cio­nes aten­di­das por hom­bres y mu­je­res ves­ti­dos a la usan­za tra­di­cio­nal. Tam­bién es po­si­ble re­ser­var en una de las di­ver­sas ca­sas de hués­pe­des de 30 mil ye­nes por no­che.

Pa­ra ter­mi­nar el día, un pa­seo por el fa­mo­sí­si­mo bos­que de bam­bú de Aras­hi­ya­ma. Un úni­co sen­de­ro re­co­rre es­te tra­di­cio­nal y ver­de pun­to de la ciu­dad. Lo me­jor es com­bi­nar es­te pa­seo con una bre­ve vi­si­ta al tem­plo Tenr­yu-ji (500 ye­nes pa­ra vi­si­tar los jar­di­nes), a só­lo unos pa­sos del bos­que. Es­pi­ri­tua­li­dad y paz pa­ra ter­mi­nar un via­je com­ple­ta­men­te inol­vi­da­ble.

1 2 3 5 6 4 7

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.