Mar­cas a fon­do.

La Tercera - MT MAG Motores - - Portada - » Por I. PERCIAVALLE Y C. RO­JAS. » Fo­tos MAR­CAS.

Im­por­tan­tes y re­co­no­ci­dos ar­tis­tas se lu­cen con los fa­mo­sos Art Cars.

His­to­ria de los Art Cars

Ver­da­de­ros lien­zos con rue­das, al­gu­nos vehícu­los icó­ni­cos han trans­for­ma­do sus ca­rro­ce­rías a lo lar­go de los años con el úni­co fin de con­ver­tir­se en obras de ar­te. Las an­dan­zas de los de­no­mi­na­dos Art Cars no só­lo han te­ni­do que ver con ex­pre­sio­nes ar­tís­ti­cas, pues­to que hoy tam­bién jue­gan un im­por­tan­te pa­pel co­mo em­ba­ja­do­res de be­ne­fi­cen­cia y re­pre­sen­tan­tes de la iden­ti­dad cul­tu­ral de sus crea­do­res.

Re­le­van­cia, atre­vi­mien­to, ori­gi­na­li­dad o fun­cio­na­li­dad. ¿Qué es lo que real­men­te de­fi­ne a una obra de ar­te? A tra­vés de los años, al­gu­nos vehícu­los em­ble­má­ti­cos han si­do con­si­de­ra­dos den­tro de es­ta ca­te­go­ría, co­mo el Ci­troën DS o el Ja­guar E-ty­pe, ya sea por sus lí­neas ra­di­ca­les, por el atre­vi­mien­to de uti­li­zar nue­vas pro­pues­tas o sim­ple­men­te por­que, en su con­jun­to, son po­see­do­res de una be­lle­za nun­ca an­tes vis­ta.

Pe­ro cla­ro, mu­chas ve­ces sub­es­ti­ma­mos el ar­te en los ob­je­tos co­ti­dia­nos, asu­mien­do que son, sim­ple­men­te, co­sas que es­tán allí pa­ra ser­vir un pro­pó­si­to fun­cio­nal y na­da más.

Es pre­ci­sa­men­te esa per­cep­ción la que han que­ri­do cam­biar fa­bri­can­tes y ar­tis­tas al­re­de­dor del mun­do con la crea­ción de los Art Cars, cu­ya apa­rien­cia ha si­do mo­di­fi­ca­da co­mo una mues­tra de ex­pre­sión ar­tís­ti­ca.

Si bien por las ca­lles del mun­do se pue­den en­con­trar cien­tos de vehícu­los con ca­rro­ce­rías mo­di­fi­ca­das, ae­ro­gra­fías o tra­ba­jos de pin­tu­ra es­pe­cial, es fá­cil dar­se cuen­ta por qué ar­tis­tas de la ta­lla de Andy War­hol o Roy Lich­tens­tein de­ci­die­ron aban­de­rar­se con una mar­ca en par­ti­cu­lar pa­ra desa­rro­llar sus propias vi­sio­nes de lo que de­be­ría ser un ver­da­de­ro Art Car.

» Aven­tu­ra eu­ro­pea

To­do co­men­zó en 1975, cuan­do el pi­lo­to de ca­rre­ras y es­pe­cia­lis­ta

en subas­tas fran­cés Her­vé Pou­lain le pi­dió a su ami­go, el es­cul­tor es­ta­dou­ni­den­se Ale­xan­der Cal­der, que de­co­ra­se el BMW 3.0 CSL con el que com­pe­ti­ría ese año en las 24 Ho­ras de Le Mans, ini­cian­do así la tra­di­ción de los BMW Art Cars.

Des­pués de ese mo­men­to, las co­la­bo­ra­cio­nes se su­ce­die­ron una tras otra, con­tan­do con ex­po­nen­tes tan

re­co­no­ci­dos co­mo el mi­ni­ma­lis­ta es­ta­dou­ni­den­se Frank Ste­lla (1976); Roy Liech­tens­tein (1977), fa­mo­so por sus obras uti­li­zan­do los Ban­day Dots (pun­tos de im­pre­sión pa­ra los có­mics); el ar­tis­ta pop Andy War­hol (1979), de quien se di­ce tar­dó só­lo 23 mi­nu­tos en pin­tar un M1 usan­do bro­chas an­chas y sus pro­pios de­dos pa­ra los de­ta­lles.

Con­for­me pa­sa­ron los años, ar­tis­tas de to­do el mun­do se in­tere­sa­ron en el pro­yec­to, com­ple­tan­do así 40 años de una co­lec­ción que hoy su­ma 17 ar­te­fac­tos, al­gu­nos de los cua­les se han pre­sen­ta­do en im­por­tan­tes mu­seos, ta­les co­mo el Lou­vre en Pa­rís y los Gug­gen­heim de Nue­va York y Bil­bao, además de te­ner un lu­gar es­pe­cial en el mu­seo de BMW en Mü­nich.

Va­rias otras mar­cas han de­ci­di­do se­guir el ejem­plo de los ale­ma­nes, in­ter­vi­nien­do al­gu­nos de sus más em­ble­má­ti­cos mo­de­los en nom­bre del ar­te.

En es­ta ca­te­go­ría po­de­mos en­con­trar un Bentley Con­ti­nen­tal GT, mo­de­lo que en su ca­rro­ce­ría aho­ra ex­hi­be lo me­jor de los tra­zos del pop art gra­cias a Pe­ter Bla­ke, mis­mo ar­tis­ta res­pon­sa­ble de la icó­ni­ca por­ta­da del oc­ta­vo dis­co de The Beatles, Sgt. Pep­per's Lo­nely Hearts Club, que gra­cias a su in­con­fun­di­ble es­ti­lo ga­nó un Grammy

a la Me­jor Por­ta­da de Ál­bum en 1968, y que ha si­do in­can­sa­ble­men­te ana­li­za­da por sus sim­bo­lis­mos.

Pa­ra el Bentley, el ar­tis­ta com­bi­nó bri­llan­tes co­lo­res con un gran co­ra­zón en el ca­pó, mien­tras que al in­te­rior re­sal­ta su vo­lan­te de cua­tro co­lo­res, además de asien­tos ta­pi­za­dos en di­fe­ren­tes to­nos, to­dos con el fin de subas­tar el mo­de­lo pa­ra la be­ne­fi­cen­cia. El mo­de­lo re­cau­dó fi­nal­men­te al­re­de­dor de $ 330.000 dó­la­res du­ran­te el Fes­ti­val de la Ve­lo­ci­dad de Good­wood, en In­gla­te­rra.

» Im­pron­ta sud­ame­ri­ca­na

En el ám­bi­to na­cio­nal, Mer­ce­des­benz tam­bién se su­mó a los Art Car jun­to a la ar­tis­ta vi­sual de Puer­to Va­ras Re­na­te Neu­mann. En un pro­ce­so que tar­dó dos me­ses de tra­ba­jo, Neu­mann plas­mó su esen­cia en el mo­de­lo GLA 200 de la fir­ma ale­ma­na.

Pa­ra la ar­tis­ta, el ob­je­ti­vo era cla­ro, lle­var el co­lor a las ca­rre­te­ras. To­nos fuer­tes y lla­ma­ti­vos, el es­ti­lo van­guar­dis­ta to­ma for­mas cur­vas y de­li­nea­das que cu­bren por com­ple­to el ver­de ori­gi­nal del mo­de­lo. Una apues­ta que na­da más se tra­du­ce en una pie­za úni­ca so­bre rue­das y que fue pre­sen­ta­da es­te año du­ran­te el "Ar­tst­go 2016", don­de más de 120 ar­tis­tas con­tem­po­rá­neos emer­gen­tes y con­sa­gra­dos ex­pu­sie­ron su tra­ba­jo en el Cen­tro Cul­tu­ral Ga­brie­la Mis­tral.

Ro­me­ro Brit­to ha si­do uno de los

ar­tis­tas la­ti­noa­me­ri­ca­nos de re­nom­bre mun­dial que tam­bién han con­so­li­da­do el pop art de su es­ti­lo en mar­cas co­mo Mi­ni, en un Vol­vo V50 y un Au­di RS4. En el ca­so de la fir­ma sue­ca, fue en 2004 cuan­do el V50 se vis­tió con las for­mas cu­bis­tas y vi­bran­tes de Brit­to.

Las mar­cas eli­gen a de­ter­mi­na­dos ar­tis­tas por lo que lo­gran trans­mi­tir a tra­vés de sus obras, y en el ca­so de Vol­vo fue el sen­ti­do de es­pon­ta­nei­dad y la co­lo­ri­da ma­ne­ra de ver la vi­da del pin­tor lo que mo­ti­va­ron es­te Art Car. Brit­to se ca­rac­te­ri­za por to­mar ele­men­tos co­ti­dia­nos y re­ela­bo­rar­los de la mano de una ex­plo­sión de co­lor. Es así co­mo un pa­ra­caí­das, una ta­bla de surf en el te­cho y bi­ci­cle­tas son los en­car­ga­dos de desa­rro­llar el con­cep­to de "ce­le­bra­ción por la vi­da" que la mar­ca bus­ca­ba co­mu­ni­car.

Más que una sim­ple ex­po­si­ción es­té­ti­ca, el fin de es­te mo­de­lo era crear una pie­za pa­ra una subas­ta en apo­yo de Best Bud­dies, una or­ga­ni­za­ción sin fi­nes de lu­cro de­di­ca­da a me­jo­rar la vi­da de las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad in­te­lec­tual. El mon­to re­cau­da­do fue de US$ 71.500.

Ya sea por el sim­ple he­cho de ex­pre­sar­se o por mar­car una di­fe­ren­cia en el mun­do del ar­te, es­tas pie­zas, sin du­da, se me­re­cen un lu­gar es­pe­cial en la me­mo­ria co­lec­ti­va de los aman­tes de las cua­tro rue­das.

Vuel­ta al ori­gen. El BMW M3 GT2 de­co­ra­do por Jeff Koons en 2010 tam­bién com­pi­tió en las 24 Ho­ras de Le Mans. El nor­te­ame­ri­cano se ins­pi­ró en la ve­lo­ci­dad pa­ra rea­li­zar el di­se­ño.

To­tal­men­te per­so­na­li­za­do. El Bentley Con­ti­nen­tal GT de Pe­ter Bla­ke, rea­li­za­do es­te año, pre­sen­ta de­ta­lles en ca­da uno de los asien­tos. El nom­bre del pin­tor in­glés se en­car­ga de pa­ten­tar una pie­za úni­ca.

La apues­ta na­cio­nal (2016). El Mer­ce­des-benz GLA 200 de la ar­tis­ta chi­le­na Re­na­te Neu­mann te­nía co­mo fin lle­var el co­lor a la ca­rre­te­ra. El au­to­mó­vil era el me­jor lien­zo pa­ra ha­cer­lo.

Con­quis­tar lo co­ti­diano. Ro­me­ro Brit­to ha si­do uti­li­za­do por di­ver­sas mar­cas pa­ra lle­var su es­ti­lo a ob­je­tos co­mo bo­te­llas de Ab­so­lut Vod­ka has­ta fi­gu­ras de Dis­ney. Vol­vo con­fió en la esen­cia pop art del ar­tis­ta pa­ra de­co­rar su Art Car en 2004.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.