En­tre co­pas.

La Tercera - MT MAG Motores - - Portada - » Por JUAN ER­NES­TO JAEGER C.

No só­lo de Ca­ber­net Sou­vig­non vi­ve el hom­bre pa­ra los asa­dos.

No hay otra épo­ca del año que ame­ri­te des­cor­char más vi­nos tin­tos que sep­tiem­bre y el ini­cio de la tem­po­ra­da de asa­dos. Pe­ro tam­bién es una ex­cu­sa pa­ra ex­pe­ri­men­tar nue­vas va­rie­da­des pa­ra acom­pa­ñar las car­nes a la pa­rri­lla. Tin­tos ju­go­sos y rústicos pa­ra atre­ver­se a cam­biar y sor­pren­der. Al Ca­ber­net Sau­vig­non se le su­man el Cin­sault, la Gar­na­cha y has­ta el Pi­pe­ño.

Cuan­do pen­sa­mos en un asa­do, pen­sa­mos en tin­tos. Eso, prác­ti­ca­men­te, no tie­ne dis­cu­sión. Hay gen­te que pue­de co­mer­se un tro­zo de car­ne con una co­pa de vino blan­co, pe­ro no es lo co­rrien­te. Nos cen­tra­re­mos en­ton­ces en los vi­nos tin­tos, pe­ro no só­lo en el Ca­ber­net Sau­vig­non, que es lo pri­me­ro que se nos vie­ne a la ca­be­za cuan­do co­mien­zan el buen tiem­po y la épo­ca de asa­dos.

Les re­co­mien­do de­jar de la­do los con­ven­cio­na­lis­mos. Atre­ver­se por nue­vas ce­pas me­di­te­rrá­neas, va­rie­da­des tra­di­cio­na­les chi­le­nas, que por cier­to son ex­ce­len­tes com­pa­ñe­ras pa­ra la pa­rri­lla. El 4 de sep­tiem­bre pa­sa­do ce­le­bra­mos el Día Na­cio­nal del Vino, do­ble ex­cu­sa pa­ra in­vi­tar a pro­bar es­ta re­no­va­da di-

EN SA­BO­RES AC­TUA­LES

ver­si­dad de nues­tros tin­tos.

Pa­ra los asa­dos, si son de va­cuno o cor­de­ro, se ne­ce­si­ta la as­trin­gen­cia y el cuer­po de los tin­tos. Así, la car­ne se mue­ve con ma­yor fa­ci­li­dad den­tro de nues­tro pa­la­dar. Los ta­ni­nos del vino tin­to tie­nen una ac­ción co­mo la del ja­bón o el de­ter­gen­te, a mo­do de ejem­plo. Los pe­que­ños tra­gos de vino tin­to van lim­pian­do la ca­vi­dad bu­cal, per­mi­tien­do la res­tau­ra­ción de la ca­pa­ci­dad gus­ta­ti­va de las pa­pi­las, ayu­dan­do a que se apre­cie me­jor el sa­bor de las car­nes ro­jas.

Así, es­cri­to, to­do sue­na muy cien­tí­fi­co. Al la­do de la pa­rri­lla y con una bo­te­lla des­cor­cha­da se dis­fru­ta más. ¿Qué tal un pi­pe­ño con unos cho­ri­pa­nes? ¿O por qué no des­cor­char un Pe­tit Ver­dot o un Cin­sault pa­ra el asa­do? De­fi­ni­ti­va­men­te, las al­ter­na­ti­vas son ma­yo­res. Só­lo hay que acor­dar­se e ir por ellas.

La irrup­ción de ce­pas me­di­te­rrá­neas es un fe­nó­meno que ha re­me­ci­do nues­tra es­ce­na ví­ni­ca en los úl­ti­mos cua­tro a cin­co años. Las vi­ñas se han apro­pia­do de es­to y le han da­do un nue­vo ai­re al mer­ca­do lo­cal. A gran­des ras­gos, el “mo­de­lo” de tin­to me­di­te­rrá­neo por lo ge­ne­ral es fru­tal, con una tex­tu­ra rús­ti­ca y una res­pe­ta­ble aci­dez, más que bue­nas ra­zo­nes pa­ra to­do lo que ven­ga de la pa­rri­lla.

Ya sa­ben. No dis­po­ne­mos só­lo de Ca­ber­net Sau­vig­non, Mer­lot o Car­me­nè­re pa­ra los asa­dos. El pa­rri­lle­ro tie­ne otras ce­pas a las que pue­de ac­ce­der. Una vuel­ta por el su­per­mer­ca­do o la tien­da de vi­nos es­pe­cia­li­za­da pue­de ser la so­lu­ción pa­ra sor­pren­der a los co­men­sa­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.