En por­ta­da.

La Tercera - MT MAG Motores - - Portada - » Por LO­RE­NA GA­LLAR­DO GIL. » Fo­tos NIS­SAN. » Des­de RÍO DE JA­NEI­RO, BRA­SIL.

Nis­san pre­sen­ta el Kicks, su úl­ti­ma apues­ta en cros­so­ver.

Nis­san Kicks

En me­dio de su par­ti­ci­pa­ción co­mo pa­tro­ci­na­dor ofi­cial de los Jue­gos Olím­pi­cos de Río 2016, el fa­bri­can­te ja­po­nés pre­sen­tó su úl­ti­ma apues­ta pa­ra un seg­men­to que co­no­ce muy bien, el de los cros­so­vers. El nue­vo Kicks fue con­ce­bi­do pen­san­do en los gus­tos de los con­su­mi­do­res la­ti­noa­me­ri­ca­nos, pe­ro que lle­ga­rá a ven­der­se en más de 80 paí­ses. Así es el nue­vo pro­duc­to glo­bal de Nis­san.

Bra­sil es ac­tual­men­te uno de los des­ti­nos fa­vo­ri­tos de Nis­san. El fa­bri­can­te ja­po­nés vi­vió to­do el mes pa­sa­do al rit­mo del sam­ba en una de las ciu­da­des más ale­gres y fes­ti­vas del mun­do: Río de Ja­nei­ro, que ce­le­bró la XXXI edi­ción de los Jue­gos Olím­pi­cos, uno de los even­tos de­por­ti­vos más im­por­tan­tes del or­be y en el cual la mar­ca ni­po­na fue uno de los ac­to­res prin­ci­pa­les.

Así se pu­do ver du­ran­te la inau­gu­ra­ción del cer­ta­men, mo­men­to en que Car­los Ghosn, el CEO de Nis­san, car­gó la an­tor­cha olím­pi­ca, re­pre­sen­tan­do de es­ta for­ma la ver­da­de­ra in­clu­sión de un pa­tro­ci­na­dor, ca­si siem­pre li­mi­ta­do a só­lo po­ner su mar­ca en even­tos mul­ti­tu­di­na­rios.

Jun­to con ello, Nis­san en­tre­gó 4.200 vehícu­los a la or­ga­ni­za­ción, pa­ra que mo­vi­li­za­ra a de­por­tis­tas y di­ri­gen­tes, vién­do­se por esos días con mu­cha más fre­cuen­cia por ca­lles ca­rio­cas mo­de­los co­mo el Leaf, March, Ven­tra, Sen­tra, NP300 y el nue­vo Kicks, el au­to ofi­cial de los Jue­gos Olím­pi­cos y Pa­ra­lím­pi­cos Río 2016

Tras su par­ti­pa­ción en la ci­ta de­por­ti­va, el fa­bri­can­te de au­tos hi­zo un ba­lan­ce de su pa­so por tie­rras bra­si­le­ñas, re­ve­lan­do un in­cre­men­to de su mar­ket sha­re de más de un 3,5% en aquel país, además de re­gis­trar la ci­fra ré­cord de dos mil uni­da­des de re­ser­vas del Kicks. To­do un éxi­to, sin du­da.

El Nis­san Kicks fue la gran es­tre­lla de la mar­ca en los Jue­gos, la cual se ve­nía anun­cian­do y lu­cien­do con an­te­la­ción en un re­co­rri­do por más de 300 ciu­da­des y po­bla­dos de Bra­sil. De he­cho, se­ma­nas an­tes del ini­cio del even­to olím­pi­co, la fir­ma ja­po­ne­sa in­vi­tó a una trein­te­na de pe­rio­dis­tas es­pe­cia­li­za­dos de La­ti­noa­mé­ri­ca a pro­bar su nue­vo SUV com­pac­to, en una ru­ta de unos 400 ki­ló­me­tros en­tre Sao Pau­lo y Río de Ja­nei­ro, que in­clu­yó al­gu­nos de los más be­llos pa­ra­jes cos­te­ros bra­si­le­ños, en­tre ellos Uba­tu­ba, Pa­raty y An­gra dos Reis.

» ADN la­tino

¿La ex­pe­rien­cia Kicks? Du­ran­te el test dri­ve, por ca­mi­nos prin­ci­pal­men­te as­fal­ta­dos, tan­to en ciu­dad co­mo en ca­rre­te­ra, la nue­va apues­ta de Nis­san de­mos­tró que po­dría fun­cio­nar bien co­mo pro­duc­to glo­bal, mos­tran­do un di­se­ño de lí­neas atrac­ti­vas, bue­na per­for­man­ce, ex­ce­len­te habitabilidad y un buen ni­vel de co­nec­ti­vi­dad a bor­do. Fue en 2011 cuan­do Ro­bert Bauer, di­rec­tor del es­tu­dio de di­se­ño de Nis­san en Río de Ja­nei­ro, re­ci­bió el en­car­go de crear un nue­vo cros­so­ver com­pac­to, el cual de­bía con­tar con de­ter­mi­na­das ca­rac­te­rís­ti­cas. Pri­me­ro, de­bía te­ner el ta­ma­ño jus­to pa­ra el uso ur­bano dia­rio, pe­ro, a la vez, ser lo su­fi­cien­te­men­te es­pa­cio­so pa­ra sa­tis­fa­cer las ne­ce­si­da­des de una fa­mi­lia pe­que­ña. Asi­mis­mo, de­bía ser prác­ti­co, efi­cien­te, ágil y tec­no­ló­gi­co. Y, por úl­ti­mo, de­bía te­ner un di­se­ño pa­sio­nal, pa­ra que gus­ta­ra a clien­tes la­ti­noa­me­ri­ca­nos, aun­que sin de­jar de ser un Nis­san, pa­ra que pu­die­ra con­ven­cer y ven­der­se bien en otros mer­ca­dos. En­ton­ces, el es­tu­dio bra­si­le­ño co­men­zó a tra­ba­jar en un cros­so­ver de di­men­sio­nes re­du­ci­das, di­se­ño dis­tin­ti­vo y for­mas que ape­la­ran a las emo­cio­nes y ex­pec­ta­ti­vas de jó­ve­nes per­te­ne­cien­tes a la ge­ne­ra­ción Y o Mi­lle­nials, sus prin­ci­pa­les gru­pos ob­je­ti­vos. Ba­jo es­tas di­rec­tri­ces na­ció el Nis­san Kicks, el úl­ti­mo hi­jo de la pro­di­gio­sa fa­mi­lia de cros­so­vers del fa­bri­can­te ni­pón, que des­de que in­ven­tó el seg­men­to no ha pa­ra­do de fa­bri­car­los. Y con ra­zón, pues se tra­ta de una fór­mu­la que le ha fun­cio­na­do muy bien has­ta aho­ra. De los 5,4 mi­llo­nes de Nis­san ven­di­dos en 2015 a ni­vel mun­dial, 1,5 mi­llo­nes co­rres­pon­die­ron a cros­so­vers, sien­do el X-trail el más po­pu­lar en­tre ellos. Hoy, el Kicks tie­ne la ta­rea de ga­nar te­rreno, prin­ci­pal­men­te en La­ti-

» La nue­va apues­ta

de car­ga (432 li­tros).

Es­té­ti­ca­men­te, el Kicks mues­tra una ima­gen ro­bus­ta y atre­vi­da (aun­que sin lle­gar a los ni­ve­les del Ju­ke), con ele­men­tos de di­se­ño pro­pios del ADN de Nis­san, co­mo la pa­rri­lla "V-mo­tion", fo­cos de­lan­te­ros y tra­se­ros en for­ma de bu­me­rán y te­cho flo­tan­te.

En el in­te­rior des­ta­ca una pan­ta­lla de sie­te pul­ga­das a co­lor, que alo­ja el sis­te­ma de in­for­ma­ción y en­tre­te­ni­mien­to, in­clu­yen­do el GPS en al­gu­nos mer­ca­dos. Tam­bién, co­mo op­cio­nal, pue­de vi­sua­li­zar el mo­ni­tor de vi­sión pe­ri­fé­ri­ca (AVM), que me­dian­te cua­tro cá­ma­ras (dis­pues­tas ade­lan­te, atrás y en am­bos re­tro­vi­so­res del au­to) otor­gan una vis­ta pa­no­rá­mi­ca de 360 gra­dos.

So­bre­sa­le, además, el cua­dro de ins­tru­men­tos di­gi­tal, en el que se pue­de ver in­for­ma­ción del compu­tador a bor­do, del au­dio, y del con­su­mo y eco­no­mía de com­bus­ti­ble. Tam­bién da ac­ce­so a los ajus­tes pa­ra el con­trol del cha­sis y tec­no­lo­gías de ayu­da pa­ra el con­duc­tor.

Al res­pec­to, el nue­vo cros­so­ver ja­po­nés po­drá con­tar con lla­ve in­te­li­gen­te, bo­tón de en­cen­di­do Star&stop, en­cen­di­do de lu­ces au­to­má­ti­co, has­ta seis air­bags (fron­ta­les, la­te­ra­les y ti­po cor­ti­na), fre­nos con ABS, EBD y BA, asis­ten-

noa­mé­ri­ca, aun­que es un mo­de­lo de ca­rác­ter glo­bal, que ter­mi­na­rá co­mer­cia­li­zán­do­se en más de 80 paí­ses al­re­de­dor del mun­do.

"Nis­san Kicks es un vehícu­lo pen­sa­do pa­ra los clien­tes la­ti­noa­me­ri­ca­nos; fue con­ce­bi­do, di­se­ña­do y equi­pa­do pa­ra ellos. Ten­go cer­te­za de que es­te cros­so­ver se­rá un par­tea­guas en la his­to­ria de éxi­to y el cre­ci­mien­to de Nis­san en la re­gión", co­men­tó Jo­sé Ro­mán, vi­ce­pre­si­den­te re­gio­nal de ven­tas y mar­ke­ting Nis­san La­tam.

El Nis­san Kicks es un au­to com­ple­ta­men­te nue­vo, que hoy se fa­bri­ca en Aguas­ca­lien­tes, Mé­xi­co, pe­ro que en 2017 tras­la­da­rá su pro­duc­ción a la plan­ta de Re­sen­de, en Bra­sil.

Cons­trui­do so­bre la pla­ta­for­ma CMF (Com­mon Mo­du­le Fa­mily), desa­rro­lla­da por la Alian­za Re­nault-nis­san, es­te cros­so­ver se ubi­ca en­tre el Ju­ke y el Qash­qai, con 4.295 mm de lar­go, 1.760 de an­cho, 1.590 mm de al­to y 2.620 mm en­tre ejes. Res­pec­to de com­pe­ti­do­res co­mo el Suzuki Vitara, Jeep Renegade y Hyun­dai Cre­ta, el nue­vo cros­so­ver ja­po­nés pre­sen­ta ma­yo­res di­men­sio­nes, así co­mo un ma­le­te­ro con una ma­yor ca­pa­ci­dad

te de as­cen­so en pen­dien­tes, de­tec­tor de ob­je­tos en mo­vi­mien­to y sen­sor de es­ta­cio­na­mien­to, en­tre otros.

El Nis­san Kicks se mue­ve por un mo­tor HR16DE de ter­ce­ra ge­ne­ra­ción, que con una cilindrada de 1.6 li­tros en­tre­ga 118 ca­ba­llos de po­ten­cia y 149 Nm de tor­que, da­tos que re­pre­sen­tan una me­jo­ra del 13% res­pec­to del blo­que an­te­rior.

Lo acom­pa­ña una trans­mi­sión au­to­má­ti­ca Xtro­nic CVT, con sis­te­ma de va­ria­dor con­ti­nuo y fun­ción de ma­ne­jo Sport, mien­tras que la tracción se en­cuen­tra en las rue­das de­lan­te­ras. Con es­tas es­pe­cí­fi­ca­cio­nes, nos dio un con­su­mo pro­me­dio de 13 km/ l en ci­clo com­bi­na­do. El Kicks ex­hi­be atre­vi­das lí­neas de di­se­ño en to­da su ca­rro­ce­ría, con ele­men­tos pro­pios del ADN de la mar­ca ja­po­ne­sa, co­mo, por ejem­plo, las lu­ces tra­se­ras en for­ma de bu­me­rán y el te­cho flo­tan­te es­ti­lo coupé, el cual tam­bién se pue­de ver en la nue­va Mu­rano.

Du­ran­te la prue­ba de ma­ne­jo, el Kicks se des­ta­có por su con­fort de mar­cha, al que ayu­da­ba un dis­po­si­ti­vo elec­tró­ni­co pa­ra dis­mi­nuir el ca­be­ceo en pi­sos on­du­la­dos o dis­pa­re­jos. De igual for­ma, so­bre­sa­lió la ex­ce­len­te in­so­no­ri­za­ción del ha­bi­tácu­lo, vi­tal pa­ra con­te­ner el rui­do del mo­tor cuan­do se so­bre­rre­vo­lu­cio­na, lo que su­ce­día, por ejem­plo, du­ran­te un ade­lan­ta­mien­to en ru­ta.

En lí­neas ge­ne­ra­les, el Nis­san Kicks se mos­tró fá­cil, có­mo­do y se­gu­ro de con­du­cir, con un look que lla­mó la aten­ción de quie­nes lo vie­ron lu­cir­se por el país del sam­ba. Lo mis­mo que es­pe­ra Nis­san su­ce­da en Chi­le, cuan­do lle­gue a prin­ci­pios del pró­xi­mo año.

En el in­te­rior, el Nis­san Kicks mues­tra un di­se­ño mi­ni­ma­lis­ta y de­por­ti­vo, pro­ta­go­ni­za­do por un vo­lan­te acha­ta­do, una pan­ta­lla cen­tral de sie­te pul­ga­das y unos asien­tos de­lan­te­ros con tec­no­lo­gía Ze­ro Gra­vity.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.