To­do­te­rreno.

La Tercera - MT MAG Motores - - Portada - » Por ISA­BE­LLA PERCIAVALLE DE LA TO­RRE » Fo­tos REDBULL

El par­kour, el desconocido de­por­te ur­bano que se to­ma las ca­lles.

Par­kour y free­run­ning

Cuer­po y men­te en má­xi­ma efi­cien­cia y equi­li­brio, el par­kour no es una dis­ci­pli­na cual­quie­ra. Des­de sus orí­ge­nes -en Fran­cia- se ha con­ver­ti­do en una ver­da­de­ra fi­lo­so­fía de vi­da en­tre quie­nes lo prac­ti­can, pues además de es­ti­mu­lar la au­to­su­fi­cien­cia y la crea­ti­vi­dad, es tam­bién sim­bio­sis de sa­lud y for­ta­le­za men­tal.

Co­rrer, trepar y sal­tar den­tro de la ciu­dad, sin obs­tácu­los ni li­mi­ta­cio­nes. Cuan­do el cuer­po se adap­ta efi­cien­te­men­te al me­dio y se des­pla­za de ma­ne­ra se­gu­ra y na­tu­ral es lo que lla­ma­mos par­kour, una dis­ci­pli­na que va mu­cho más allá de ser un de­por­te ex­tre­mo y que con­tem­pla una éti­ca que as­pi­ra a for­ta­le­cer el as­pec­to fí­si­co y men­tal.

En Chi­le, el par­kour lle­va al­re­de­dor de 12 años, tiem­po su­fi­cien­te pa­ra con­for­mar una ver­da­de­ra co­mu­ni­dad. En San­tia­go exis­ten di­ver­sos lu­ga­res po­ten­cia­les pa­ra prac­ti­car­lo, da­da su es­truc­tu­ra ur­ba­na.

La sa­li­da sur del Me­tro Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca, las afue­ras de las es­ta­cio­nes de Ma­nuel Montt y Par­que Balmaceda, y el Par­que Pe­dro de Val­di­via son al­gu­nas de las lo­ca­cio­nes fa­vo­ri­tas don­de se pue­de ver a los atle­tas rea­li­zar mo­vi­mien­tos co­mo el pa­sa­va­llas, ejer­ci­cio que bus­ca so­bre­pa­sar los obs­tácu­los con una so­la mano de la for­ma más rá­pi­da y flui­da po­si­ble.

Da­niel Con­tre­ras lle­va cerca de ocho años prac­ti­can­do la dis­ci­pli­na ur­ba­na. To­do par­tió en 2007, con un sim­ple vi­deo en in­ter­net que le mos­tró un ami­go co­mo el nue­vo de­por­te de mo­da en Eu­ro­pa.

Jun­to a un gru­po co­men­za­ron a prac­ti­car­lo en las ca­lles, apren­dien­do de vi­deos que veían en la red, pa­ra más ade­lan­te des­cu­brir que ha­bía más per­so­nas con los mis­mos in­tere­ses en Con­cep­ción, y así se unió al gru­po ofi­cial lla­ma­do Nel­quihue Par­kour.

El res­to es his­to­ria. Da­niel co­men­zó a ha­cer sus pro­pios vi­deos, que lo lle­va­ron a ga­nar dos con­cur­sos in­ter­na­cio­na­les por ser el re­gis­tro más vo­ta­do, uno en Es­ta­dos Uni­dos y otro en Sui­za.

“Pa­ra mí y la ma­yo­ría que lo prac­ti­ca ya pa­sa a ser un es­ti­lo de vi­da, lo adop­tas, lo res­pi­ras y lo vi­ves a tu ma­ne­ra, es lo lin­do del par­kour, que es pu­ra li­ber­tad, no hay re­glas ni lí­mi­tes. En mi ca­so, yo veo el mun­do di­fe­ren­te, to­do lo que mi­ro lo re­la­ciono con el par­kour, ca­da es­truc­tu­ra u obs­tácu­lo, tan­to ur­bano co­mo na­tu­ral, al mi­rar­lo lo úni­co que pien­so es en có­mo po­dría sal­tar­lo o qué tru­co po­dría ha­cer ahí”, de­ter­mi­na el jo­ven de 24 años, quien de­ci­dió de­di­car­se pro­fe­sio­nal­men­te en 2014, cuan­do ter­mi­nó su ca­rre­ra de Tu­ris­mo Aven­tu­ra.

Des­de el pun­to de vis­ta de los en­tre­na­mien­tos, Con­tre­ras tra­ba­ja me­tó­di­ca­men­te en el per­fec­cio­na­mien­to de los tru­cos y sal­tos, ac­ti­vi­dad que com­ple­men­ta con gim­na­sio, ron­das de tro­te, su­bir ce­rros, además de es­ca­la­da li­bre y slac­kli­ne (cuer­da flo­ja), que ayu­dan con la fuer­za en bra­zos y pier­nas, y el equi­li­brio.

To­dos sus mo­vi­mien­tos los re­gis­tra co­mo ma­te­rial au­dio­vi­sual pa­ra las re­des so­cia­les, vi­deos que se di­fun­den por in­ter­net y a tra­vés de sus prin­ci­pa­les aus­pi­cia­do­res.

» Tra­za­do­res de ca­mi­nos

De ori­gen fran­cés, el par­kour ba­sa su fi­lo­so­fía en dos con­cep­tos prin­ci­pa­les: "Ser y du­rar", es de­cir, "ser fuer­te pa­ra ser útil". Fra­ses que ex­pli­can la esen­cia del mo­vi­mien­to, con el fin de desa­rro­llar un ver­da­de­ro es­pí­ri­tu gue­rre­ro.

Geor­ges Hé­bert, ofi­cial de la Ar­ma­da francesa du­ran­te la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, fue el pro­mo­tor de es­ta prác­ti­ca. Tras ob­ser­var de­te­ni­da­men­te la re­sis­ten­cia y fle­xi­bi­li­dad de in­dí­ge­nas afri­ca­nos, ideó una for­ma de en­tre­na­mien­to ba­sa­da en el mé­to­do na­tu­ral. ¿Qué sig­ni­fi­ca es­to? Sal­tar, co­rrer, es­ca­lar, ba­lan­cear­se y ha­cer po­si­cio­nes cua­drú­pe­das, una for­ma de

que se tra­du­ce en ar­te. Más ade­lan­te, en los años 90, Da­vid Be­lle y un gru­po de jó­ve­nes lla­ma­dos Ya­ma­ka­si -es­pí­ri­tu fuer­te, cuer­po fuer­te, hom­bre fuer­te- se ins­pi­ra­ron en los en­tre­na­mien­tos del pa­dre de Be­lle cuan­do for­ma­ba par­te del Cuer­po de Bom­be­ros de Pa­rís: el de­no­mi­na­do "par­cours". Años más tar­de, el mis­mo for­ma­to ya se ha­bría ex­ten­di­do por el mun­do y, jun­to a ello, to­da una vi­sión de vi­da.

Con el tiem­po, del par­kour se des­pren­dió el free­run­ning, una al­ter­na­ti­va que na­ce cuan­do Se­bas­tien Fou­can , in­te­gran­te del gru­po Ya­ma­ka­si, de­ci­dió tra­ba­jar con Dis­co­very Chan­nel en los do­cu­men­ta­les Jump Lon­don y Jump Bri­tain. Los in­gle­ses co­men­za­ron a lla­mar a los atle­tas free­run­ners y así se ge­ne­ró una evo­lu­ción de gé­ne­ro.

Mien­tras el free­run­ning in­cor­po­ra acro­ba­cias y mo­vi­mien­tos com­ple­jos só­lo con el fin de di­ver­tir­se, el par­kour man­tie­ne los idea­les de efi­cien­cia y uti­li­dad. “No es que uno sea me­jor que el otro, di­ga­mos que uno es un ar­ma ocul­ta -par­kour tra­di­cio­nal-, que te pue­de ayu­dar a so­bre­pa­sar un pro­ble­ma en al­gún mo­men­to de la vi­da, y el otro es una for­ma de ex­pre­sar nues­tro ser a par­tir del mo­vi­mien­to, co­mo es es free­run­ning", ex­pli­ca Die­go Ras­sé, di­rec­tor de Par­kour Me­tro­po­li­tano, or­ga­ni­za­ción que agru­pa a prac­ti­can­tes de la Re­gión Me­tro­po­li­ta­na.

» Lo esen­cial es in­vi­si­ble a la vis­ta

Los re­qui­si­tos de equi­pa­mien­to son bas­tan­tes bá­si­cos, y eso es una de sus gra­cias. Ro­pa y za­pa­tos có­mo­dos, co­mo bu­zos y za­pa­ti­llas de de­por­te. La idea es un en­tre­na­mien­to sis­te­má­ti­co só­lo con el cuer­po, una ma­ne­ra de en­tre­gar con­fian­za en la pro­pia des­tre­za.

Por esen­cia, el par­kour no es com­pe­ti­ti­vo y tra­ta de fo­men­tar el desa­rro­llo per­so­nal. Co­mo una dis­ci­pli­na ur­ba­na, no se han ge­ne­ra­do lu­ga­res con­cre­tos, co­mo com­ple­jos de­por­ti­vos o aca­de­mias, pa­ra prac­ti­car­la, pe­ro sí se han es­ta­ble­ci­do par­ques es­pe­cí­fi­cos, ins­ti­tu­cio­nes y di­ver­sas ini­cia­ti­vas en con­jun­to con mu­ni­ci­pa­li­da­des.

Igual que Par­kour Me­tro­po­li­tano en San­tia­go, la Mu­ni­ci­pa­li­dad de Con­cep­ción tam­bién rea­li­za cla­ses gra­tui­tas pa­ra los in­tere­sa­dos.

“Los en­tre­na­mien­tos con­sis­ten bá­si­ca­men­te en acon­di­cio­nar el cuer­po de ma­ne­ra ge­ne­ral, se tra­ba­jan la fuer­za, re­sis­ten­cia, ve­lo­ci­dad y fle­xi­bi­li­dad. Tam­bién se rea­li­za un tra­ba­jo es­pe­cí­fi­co, con la fuer­za ex­plo­si­va, con plio­me­tría, re­sis­ten­cia mix­ta, coor­di­na­ción, en­tre otros”, cuen­ta Mau­ri­cio Va­re­la Ga­rri­do, quien es pro­fe­sor en la Mu­ni­ci­pa­li­dad de Con­cep­ción e integra de ma­ne­ra in­de­pen­dien­te el gru­po Nel­quihue Par­kour en la mis­ma ciu­dad.

“Una vez que prac­ti­cas par­kour, tu vi­sión del mun­do cam­bia, nun­ca más vol­ve­rás a ver una baranda, mu­ra­lla o ár­bol de la mis­ma for­ma. Vuel­ves a ser ni­ño, ca­da obs­tácu­lo con el que te to­pes se vuel­ve una aven­tu­ra don­de pue­des me­jo­rar tus ha­bi­li­da­des o po­ner­las a prue­ba, con­clu­ye Die­go Ras­sé.

El ar­te del mo­vi­mien­to. Un es­ti­lo de vi­da.

Cal­cu­lar con con­cien­cia. Uno de los ob­je­ti­vos del par­kour es co­no­cer el cuer­po pa­ra desen­vol­ver­se de ma­ne­ra na­tu­ral y se­gu­ra, una ma­ne­ra de ex­plo­tar al má­xi­mo la efi­cien­cia per­so­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.