Lu­jo y tra­di­ción al rit­mo del son la­tino

La Tercera - MT MAG Motores - - Tiempo Delujo -

Cuer­vo y So­bri­nos

La ciu­dad de La Ha­ba­na vio los pri­me­ros años de es­ta mar­ca, que hoy ocu­pa un lu­gar de ho­nor en­tre las más pres­ti­gio­sas a ni­vel glo­bal. Con más de 130 años de his­to­ria, las pie­zas de Cuer­vo y So­bri­nos mar­can ten­den­cia con su di­se­ño y tec­no­lo­gía, pe­ro siem­pre man­te­nien­do vi­vas sus raí­ces la­ti­nas.

En el mun­do de la re­lo­je­ría, los fa­bri­can­tes de lu­jo sue­len des­ta­car por su an­ti­gua tra­di­ción eu­ro­pea, ca­si siem­pre sui­za, y lar­gas his­to­rias de desa­rro­llo y re­co­no­ci­mien­to, in­ter­ca­la­das con epi­so­dios de gue­rra, quie­bras irre­me­dia­bles, ven­tas a gran­des con­glo­me­ra­dos y así su­ce­si­va­men­te.

Pe­ro co­mo en to­das las in­dus­trias, siem­pre hay es­pa­cio pa­ra los que no si­guen los pa­tro­nes, aque­llos que han to­ma­do un ca­mino dis­tin­to y lleno de ex­pe­rien­cias no­ve­do­sas e in­tri­gan­tes. Así es la his­to­ria de Cuer­vo y So­bri­nos.

Ya en las úl­ti­mas dé­ca­das del 1800, La Ha­ba­na era con­si­de­ra­da la jo­ya de Cu­ba y la Me­ca pa­ra los in­te­lec­tua­les, hom­bres de ne­go­cios, ar­tis­tas y la so­cia­li­té de la épo­ca, po­si­cio­nán­do­se co­mo si­nó­ni­mo de ele­gan­cia, cla­se, gla­mour y aven­tu­ra. En ho­nor a ese es­pí­ri­tu fue que Ar­man­do Río y Cuer­vo y su her­mano tra­ba­ja­ron con de­di­ca­ción en la jo­ye­ría y ate­lier de su tío Ra­món.

Esos se­rían los ini­cios de la mar­ca, que vio inau­gu­ra­da su pri­me­ra bou­ti­que "La Ca­sa" en la en­ton­ces de mo­da

Ave­ni­da Quin­ta, por don­de pa­sa­rían di­ver­sas per­so­na­li­da­des po­lí­ti­cas, del ci­ne, la li­te­ra­tu­ra y la cien­cia, al­gu­nas tan re­co­no­ci­das co­mo Eins­tein, Chur­chill e, in­clu­so, He­ming­way, quie­nes bus­ca­ban lo que en la fir­ma de­no­mi­nan “el tiem­po len­to”, ese ele­gan­te re­la­jo que se vi­ve en los mi­nu­tos de La Ha­ba­na.

Cin­cuen­ta años des­pués de su inau­gu­ra­ción, Cuer­vo y So­bri­nos com­bi­na­ba el rit­mo la­tino con la ma­nu­fac­tu­ra en Sui­za, ga­nan­do ca­da vez más te­rri­to­rio en­tre los aman­tes de la re­lo­je­ría e, in­clu­so, aso­cián­do­se a gran­des nom­bres, co­mo Lon­gi­nes, Pa­tek Philippe o Ro­lex, que bus­ca­ban apro­ve­char­se del re­co­no­ci­mien­to con el que ya con­ta­ba la mar­ca.

Así, mien­tras los fa­bri­can­tes del Vie­jo Con­ti­nen­te bus­ca­ban aso­ciar­se a los la­ti­nos, Cuer­vo y So­bri­nos ini­cia­ba sus ope­ra­cio­nes en las tres ciu­da­des eu­ro­peas más gran­des, ha­cien­do el via­je del hé­roe de una ma­ne­ra com­ple­ta­men­te dis­tin­ta.

Eso sí, el éxi­to fue apa­gán­do­se de a poco, has­ta que Mar­zio Vi­lla, es­pe­cia­lis­ta en re­lo­jes de lu­jo, se in­tere­sa­ra

por es­ta his­tó­ri­ca mar­ca. Una vez he­chos los trá­mi­tes, ac­ce­dió a un fa­bu­lo­so te­so­ro, con nue­vos di­se­ños, mo­vi­mien­tos in­tac­tos y do­cu­men­tos que hoy sir­ven de ins­pi­ra­ción pa­ra los nue­vos mo­de­los.

Re­cién en 2001 Vi­lla pu­do com­prar to­dos los de­re­chos de la mar­ca y re­lan­zar­la en los más di­ver­sos paí­ses, eso sí, aho­ra con la ca­sa ma­triz en Sui­za.

Ya pa­ra 2003, nue­vos re­lo­jes sa­lie­ron de la fá­bri­ca crea­ti­va de Cuer­vo y So­bri­nos, los que fue­ron pre­sen­ta­dos por pri­me­ra vez en Ba­sel­world.

Re­na­ci­da, con la pro­duc­ción y el en­sam­bla­je en la co­mu­ni­dad de Ca­po­la­go, cerca del la­go Ce­re­sio, a unos mi­nu­tos de Lu­gano, la fir­ma ini­ció una fuer­te ofen­si­va de pro­duc­tos.

» Los chi­cos nue­vos

Va­rios re­lo­jes fi­gu­ran en la lis­ta de los más em­ble­má­ti­cos de Cuer­vo y So­bri­nos. Por es­tos días, el His­to­ria­dor Vue­lo es uno de ellos (fo­to prin­ci­pal), rein­ven­tán­do­se, aun­que pre­ser­van­do la im­por­tan­te herencia cul­tu­ral de la mar­ca.

Así, es­te mo­de­lo man­tie­ne su lu­gar co­mo pie­za fun­da­men­tal de la mar­ca pa­ra con­se­guir un fu­tu­ro más bri­llan­te.

Con el His­to­ria­dor Vue­lo vuel­ve a la vi­da uno de los mo­de­los más im­por­tan­tes de la fir­ma, aho­ra ins­pi­ra­do en los di­se­ños ori­gi­na­les de Cuer­vo y So­bri­nos du­ran­te los años 40, con sus co­lo­res ale­gres, mo­vi­mien­to a la vis­ta y gran­des pul­sa­do­res la­te­ra­les, to­do en una ca­ja de ace­ro inoxi­da­ble de 44 mm de diá­me­tro, que además guar­da ce­lo­sa­men­te el mo­vi­mien­to Du­bois Dé­praz 30432, con fecha, re­ser­va de mar­cha de 40 ho­ras y una es­ca­la ta­qui­mé­tri­ca en el bi­sel.

Uno de los gran­des pun­tos de co­ne­xión de la mar­ca con su Cu­ba na­tal es la ca­ja don­de se en­tre­gan los mo­de­los.

Ca­da per­so­na que ad­quie­re una pie­za po­drá ha­cer­se tam­bién con un Hu­mi­dor, una ele­gan­te ca­ja de ma­de­ra que se pue­de uti­li­zar pa­ra al­ma­ce­nar pu­ros y ha­ba­nos.

Crea­das es­pe­cial­men­te pa­ra la mar­ca por ar­te­sa­nos es­pe­cia­lis­tas, ca­da Hu­mi­dor res­pe­ta la tra­di­ción de la mar­ca y es­tá he­cho con ma­de­ra de ce­dro y pie­zas en­cha­pa­das en oro, per­mi­tien­do una bue­na con­ser­va­ción, al mis­mo tiem­po de apor­tar al aro­ma de los pu­ros.

En es­ta mis­ma ca­ja vie­ne otro de los im­por­tan­tes mo­de­los ac­tua­les de Cuer­vo y So­bri­nos, el Torpe­do Pi­ra­ta GMT, que rin­de ho­me­na­je al la­do más ro­mán­ti­co y re­bel­de de los bu­ca­ne­ros, ins­pi­rán­do­se en las gran­des aven­tu­ras en al­ta mar.

Así, los de­ta­lles, co­mo la ca­ja en for­ma de la bo­ca de un ca­ñón o la co­ro­na con un su­til di­se­ño que re­cuer­da al glo­bo te­rrá­queo, se com­bi­nan con una ex­qui­si­ta fun­cio­na­li­dad y un atri­bu­to nun­ca an­tes vis­to en un re­loj de al­ta ga­ma: una ca­ja mo­du­lar con aros in­ter­cam­bia­bles ubi­ca­dos en­tre la ca­ja y el bi­sel.

Al in­te­rior, el di­na­mis­mo lo po­ne un mo­vi­mien­to Au­to­má­ti­co SW 330-1 con 40 ho­ras de re­ser­va de mar­cha, que además se en­car­ga de man­te­ner ac­tua­li­za­do el se­gun­do hu­so ho­ra­rio y la fecha, ubi­ca­da a las 6.

Más allá de los mo­de­los his­tó­ri­cos o los gran­des desa­rro­llos tec­no­ló­gi­cos, si Cuer­vo y So­bri­nos tie­ne al­go digno de ser re­co­no­ci­do es su tra­di­ción de más de 130 años (fue fun­da­da en 1882), y el ha­ber sa­bi­do man­te­ner in­tac­tas sus raí­ces la­ti­nas, tan­to en su for­ma de ver la re­lo­je­ría co­mo en los di­se­ños de to­da su lí­nea.

Ne­go­cio fa­mi­liar. Ra­món Río y Cuer­vo jun­to a sus so­bri­nos aten­dían la pri­me­ra jo­ye­ría de la mar­ca en La Ha­ba­na en sus ini­cios, en 1882. Por esos años, las ex­hi­bi­cio­nes de re­lo­jes eran enor­mes, mien­tras que las pie­zas más im­por­tan­tes se guar­da­ban en bó­ve­das.

Torpe­do Pi­ra­ta GMT. Además de con­tar con un se­gun­do hu­so ho­ra­rio, su di­se­ño re­cuer­da las aven­tu­ras de los bu­ca­ne­ros en al­ta mar. Co­mo pun­to al­to es­tá su ca­ja mo­du­lar con aros in­ter­cam­bia­bles, que se ubi­can en­tre la ca­ja y el bi­sel.

"La Ca­sa". La pri­me­ra jo­ye­ría de la fir­ma fue fun­da­da en 1882 en La Ha­ba­na y se ha man­te­ni­do has­ta hoy co­mo un mu­seo. La nue­va ca­sa ma­triz en Sui­za bus­ca re­pli­car ese mis­mo es­ti­lo.

Hu­mi­dor. Ca­da uni­dad de Cuer­vo y So­bri­nos es en­tre­ga­da en una ca­ja co­mo es­ta, la que más tar­de pue­de uti­li­zar­se pa­ra al­ma­ce­nar pu­ros y ha­ba­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.