La aven­tu­ra de su­mer­gir­se en el Mu­seo de Ar­te Sub­ma­rino en Cancún, Mé­xi­co.

Es­ta­tuas em­pla­za­das en la in­men­si­dad del agua y una ma­ne­ra dis­tin­ta de co­no­cer el océano con bu­zo y snor­kel. El Mu­seo Su­ba­cuá­ti­co de Ar­te, en Cancún, es una so­lu­ción pa­ra el im­pac­to del hom­bre en la tie­rra, una fu­sión de na­tu­ra­le­za y ar­te con un fin no­ble

La Tercera - MT MAG Motores - - MOTORES - » Por ISABELLA PERCIAVALLE.

El Par­que Na­cio­nal ubi­ca­do en­tre las aguas de Cancún e Is­la Mu­je­res es uno de los más vi­si­ta­dos del mun­do. Cien­tos de tu­ris­tas na­dan en es­tas aguas pa­ra­di­sía­cas pa­ra con­tem­plar los co­lo­ri­dos arre­ci­fes na­tu­ra­les de sus pro­fun­di­da­des. Sin em­bar­go, la es­pe­cie hu­ma­na tam­bién de­jó su hue­lla.

Es que los vi­si­tan­tes arran­can los co­ra­les pa­ra lle­var­los co­mo re­cuer­do, al mis­mo tiem­po que la con­ta­mi­na­ción y el cam­bio cli­má­ti­co ponen en ries­go es­ta re­ser­va na­tu­ral. Fue es­to lo que in­cen­ti­vó la crea­ción de Mu­sa (Mu­seo Su­ba­cuá­ti­co de Ar­te). Un pro­yec­to úni­co en Mé­xi­co, que na­ció en 2008 de la mano del doc­tor Jai­me Gon­zá­lez Cano, di­rec­tor del Par­que Ma­rino Na­cio­nal, y el maes­tro Ro­ber­to Díaz Abraham, pre­si­den­te de los Aso­cia­dos Náu­ti­cos de Cancún, quie­nes con­tac­ta­ron a Ja­son decaires Taylor, es­cul­tor bri­tá­ni­co y crea­dor del pri­mer par­que de es­cul­tu­ras sub­ma­ri­nas en Gra­na­da, Ca­ri­be.

El mu­seo ocu­pa un to­tal de 420 m2 y cuen­ta con cer­ca de 500 es­ta­tuas que re­fle­jan di­ver­sos as­pec­tos de la vi­da co­ti­dia­na, co­mo una ce­na, au­to- mó­vi­les y la sim­ple­za de ver te­le­vi­sión. Ade­más de la ex­pe­rien­cia ar­tís­ti­ca, las pie­zas, fi­jas en el fon­do del mar, se con­vier­ten en una fuen­te de vi­da al fa­ci­li­tar la crea­ción de co­ra­les en su su­per­fi­cie, ori­gi­nan­do un arre­ci­fe ar­ti­fi­cial.

“Du­ran­te el 2015, 250.000 per­so­nas pre­fi­rie­ron vi­si­tar Mu­sa en lu­gar del arre­ci­fe na­tu­ral. Ima­gi­na la di­cha que es­to nos oca­sio­na. Sa­ber que tan­ta gen­te op­tó por ale­jar­se del arre­ci­fe es jus­ta­men­te lo que nos man­tie­ne lu­chan­do y en con­ti­nuo cre­ci­mien­to”, cuen­ta Karla Mun­guia, coor­di­na­do­ra de re­la­cio­nes pú­bli­cas y ven­tas de Mu­sa.

Exis­ten tres ga­le­rías - Me­cho­nes, Pun­ta Ni­zuc y Pun­ta Sam- don­de las es­truc­tu­ras de con­cre­to se po­si­cio­nan en di­fe­ren­tes ni­ve­les, en­tre cua­tro y ocho me­tros. De­pen­dien­do de la zo­na, se pue­den vi­si­tar con snor­kel, bu­ceo o en un bar­co con fon­do de cris­tal. Pa­ra la vi­si­ta, el mu­seo ofre­ce equi­pos que van des­de los US$ 35, has­ta los US$ 150 por per­so­na.

Al ser una Or­ga­ni­za­ción de la So­cie­dad Ci­vil sin fi­nes de lu­cro, se sos­tie­ne a tra­vés de do­na­ti­vos, un regalo del hom­bre ha­cia la na­tu­ra­le­za.

» Fo­tos THE STILLS, JA­SON DECAIRES TAYLOR.

Ar­te co­ti­diano. Al cen­tro, "Ben­di­cio­nes", de Elier Ama­do (fo­to: The Stills). Fo­to prin­ci­pal "La evo­lu­ción si­len­cio­sa"; iz­quier­da, "An­tro­po­ceno", y de­re­cha, "Iner­cia", to­das de Ja­son decaires Taylor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.