Ar­gen­ti­na se atre­ve con una va­rie­dad de vi­nos fue­ra de lo tra­di­cio­nal.

Nue­vos ai­res co­rren por el vino ar­gen­tino. Más allá del Malbec, al­gu­nos enó­lo­gos y pro­duc­to­res se atre­ven con va­rie­da­des no tra­di­cio­na­les, mos­tran­do una di­ver­si­dad mar­ca­da por tin­tos más fres­cos y mez­clas blan­cas más osa­das. Es­ta nue­va olea­da tam­bién tien

La Tercera - MT MAG Motores - - MOTORES - » Por JUAN ER­NES­TO JAEGER. » Fo­tos JEJ.

Eduar­do So­ler se de­cla­ra un gar­na­chis­ta. En un país don­de el Malbec do­mi­na el mer­ca­do con sol­tu­ra, su de­cla­ra­ción es una re­bel­día en con­tra de esas le­yes que se vuel­ven una dic­ta­du­ra pa­ra los con­su­mi­do­res.

Los gar­na­chis­tas de­fien­den la Gar­na­cha, la va­rie­dad de ori­gen me­di­te­rrá­neo que atra­vie­sa un re­sur­gi­mien­to en Es­pa­ña, Fran­cia y tam­bién en Ar­gen­ti­na. Eduar­do So­ler es un pro­duc­tor de Men­do­za, que de­ci­dió no tra­ba­jar con el Malbec y apos­tar por otras ce­pas, co­mo la mis­ma Gar­na­cha, la Mo­nas­trell y una de­li­cio­sa y flo­ral mez­cla blan­ca en­tre Rous­san­ne y Mar­san­ne, lla­ma­da Geis­ha de Ja­de, que cuan­do vi­si­ta­mos la bo­de­ga el vino aún no es­ta­ba dis­po­ni­ble.

De a po­co, y al igual que en Chi­le, los vi­nos ar­gen­ti­nos se es­tán di­ver­si­fi­can­do. So­ler for­ma par­te de es­to y sus vi­nos lla­man la aten­ción tan­to en el mer­ca­do in­terno co­mo a los crí­ti­cos ex­tran­je­ros. Las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes es­tán bus­can­do al­go que los sor­pren­da, y en esa bús­que­da no du­dan en pro­bar nue­vas ce­pas.

Los vi­nos de So­ler, ba­jo la eti­que­ta Ver Sa­crum, son lim­pios en na­riz, con una gran ex­pre­sión va­rie­tal. No hay ras­tros de ma­de­ra nue­va, son ba­jos en al­cohol y muy fres­cos. Sin que­rer­lo, So­ler se trans­for­mó en un lí­der de es­te re­cam­bio, don­de el Malbec de­ja de ser el pro­ta­go­nis­ta.

La Gar­na­cha exis­tió muy ex­ten­di­da­men­te en Ar­gen­ti­na en­tre 1940 y 1950, pe­ro la gran ma­yo­ría de esas vi­des se arran­ca­ron. Hoy se bus­ca re­cu­pe­rar, tra­tan­do la va­rie­dad co­mo la Ce­ni­cien­ta de las uvas. Va­rios pro­duc­to­res es­tán in­tere­sa­dos en te­ner­la. De he­cho, So­ler le ven­de una par­te de su uva a Ca­te­na Za­pa­ta pa­ra su nuevo tin­to de Malbec con Gar­na­cha.

Ver Sa­crum na­ció en un vie­jo es­ta­cio­na­mien­to de una ca­so­na de 1885, que So­ler es­tá res­tau­ran­do en el sec­tor de Cruz de Pie­dra, a unos 30 mi­nu­tos de Men­do­za. Ahí ex­pe­ri­men­ta con sie­te clo­nes de gar­na­cha pa­ra sa­ber cuá­les son los que me­jor se adap- tan y ex­ten­der la plan­ta­ción en to­da la par­ce­la. Hoy, sus vi­nos se ha­cen con uvas pro­ve­nien­tes del Va­lle de Uco.

» The Mi­che­li­ni’s way

Mi­che­li­ni es un ape­lli­do res­pe­ta­do en el mun­do del vino ar­gen­tino. Los cua­tro her­ma­nos, Ge­rar­do, Ma­tías, Ga­briel y Juan Pa­blo, han si­do los ges­to­res de im­por­tan­tes cam­bios. Co­mo enó­lo­gos han ela­bo­ra­do vi­nos dis­rup­ti­vos, fue­ra de los mol­des es­ta­ble­ci­dos, y el re­sul­ta­do se ve en dis­tin­tos ca­tá­lo­gos, al­gu­nos de ellos en­tre los más atrac­ti­vos del con­ti­nen­te.

Aun­que ca­da uno de los Mi­che­li­ni tie­ne sus pro­pios pro­yec­tos, en­tre los cua­tro le­van­ta­ron una bo­de­ga en el Va­lle de Uco y que lla­ma­ron Su­pe­ru­co. La ar­qui­tec­tu­ra es cir­cu­lar, si­guien­do el mis­mo di­se­ño de las pa­rras en el ex­te­rior. Se­gún Ga­briel Mi­che­li­ni, vi­ti­cul­tor, esa for­ma in­ter­pre­ta una ma­ne­ra cons­tan­te de pu­lir las for­mas de ha­cer vi­nos en un te­rru­ño del cual se sien­ten par­te y bus­can in­ter­pre­tar con fi­de­li­dad.

Las de­gus­ta­cio­nes son en una pe­que­ña bo­de­ga con vis­ta a los vi­ñe­dos. Los Mi­che­li­ni, ade­más, tra­ba­jan en pro­yec­tos co­la­bo­ra­ti­vos con otras bo­de­gas y va­rios de esos re­sul­ta­dos se pue­den de­gus­tar ahí. Tin­tos, blan­cos y mez­clas que no se en­cuen­tran en las tien­das de Men­do­za.

Un po­co más le­jos, a unos 230 ki­ló­me­tros al nor­te de Men­do­za, es­tá Ca­ra Sur, en el Va­lle de Ca­lin­gas­ta. En el sec­tor de Ba­rreal, la pe­que­ña bo­de­ga apro­ve­cha unas 30 hec­tá­reas de pa­rro­na­les que so­bre­vi­vie­ron a una de las cri­sis vi­ti­vi­ní­co­las de la re­gión.

En los pa­rro­na­les, al­gu­nos plan­ta­dos ha­ce más de 80 años, con­vi­ven mu­chas va­rie­da­des que aún no ter­mi­nan por iden­ti­fi­car­se. De las uvas que ya tra­ba­jan es­tán el Mos­ca­tel Ne­gro, el blan­co y el rosado. Crio­lla chi­ca, To­rron­tés, Pa­lo­mino y Bo­nar­da.

La Crio­lla es la mis­ma ce­pa País que hay en Chi­le y que tra­je­ron los mi­sio­ne­ros du­ran­te la con­quis­ta. Tan­to Ca­ra Sur Crio­lla co­mo el Mos­ca­tel Tin­to vie­nen de esas uvas de pa­rro­na­les

plan­ta­dos a 1.700 m de al­ti­tud. Son ela­bo­ra­dos con mí­ni­mas in­ter­ven­cio­nes, lo que re­sul­ta en tin­tos con un gran sen­ti­do de lu­gar. Fres­cos y fá­ci­les de be­ber.

Otro de los pro­yec­tos in­tere­san­tes es el de Ma­ria­na Ono­fri, enó­lo­ga a car­go de The Vi­nes Men­do­za, pe­ro que ela­bo­ra dos blan­cos muy per­so­na­les: uno con la va­rie­dad Pe­dro Xi­me­nez y el otro una mez­cla en­tre Char­don­nay, Fiano y Sau­vig­non Blanc. Aten­tos en­ton­ces pa­ra quie­nes via­jen a Men­do­za, no ol­vi­den es­tos nom­bres, una apues­ta se­gu­ra de lo nuevo en Ar­gen­ti­na, don­de no to­do tie­ne que ver con el Malbec.

Lí­der y re­vo­lu­cio­na­rio. La eti­que­ta Ver Sa­crum es si­nó­ni­mo de una avan­za­da de vi­nos que re­vo­lu­cio­na la in­dus­tria vi­ti­vi­ní­co­la ar­gen­ti­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.