Mi­len­ka Cvi­ta­no­vic Za­ma­rín, una de las prin­ci­pa­les car­tas del mo­to­ci­clis­mo de pis­ta na­cio­nal, cuen­ta sus pa­sio­nes.

In­mer­sa des­de ni­ña en el mun­do de las mo­tos, es­ta pu­bli­cis­ta, des­cen­dien­te de croa­tas y la me­nor de cin­co her­ma­nos, hoy dic­ta cur­sos de ma­ne­jo y es una de las prin­ci­pa­les car­tas del mo­to­ci­clis­mo de pis­ta na­cio­nal. Su pa­sión so­bre las dos rue­das la com­part

La Tercera - MT MAG Motores - - MOTORES - » Por MAU­RI­CIO MON­ROY STONNER

El po­de­ro­so so­ni­do de una Har­ley-Da­vid­son se es­cu­cha­ba con ni­ti­dez, pro­vo­can­do el in­te­rés de los oca­sio­na­les tran­seún­tes en un clásico ba­rrio de Santiago, quie­nes bus­ca­ban el lu­gar des­de don­de pro­ve­nía ese bra­mi­do del mo­tor. Se­gun­dos des­pués, la sor­pre­sa fue ge­ne­ra­li­za­da cuan­do se es­ta­cio­na jun­to a no­so­tros una me­nu­da jo­ven de 1,66 me­tros y ape­nas 55 ki­lo­gra­mos.

Es Mi­len­ka Cvi­ta­no­vic, una de las gran­des fi­gu­ras del mo­to­ci­clis­mo de ve­lo­ci­dad en Chi­le. La sub­cam­peo­na na­cio­nal de la es­pe­cia­li­dad es­ta­cio­na su Spors­ter Iron 883 an­te la mi­ra­da sor­pren­di­da de las per­so­nas. El pre­jui­cio de que sea siem­pre un hom­bre el que se ba­ja de una Har­ley y no una jo­ven que pa­re­ce sa­li­da de un ca­tá­lo­go de mo­de­los lla­ma la aten­ción, más en un país don­de el ma­chis­mo es ta­rea pen­dien­te.

Pe­ro es­ta des­cen­dien­te de croa­tas no se com­pli­ca. En reali­dad, ni si­quie­ra se da cuen­ta de es­ta si­tua­ción. Su re­la­ción con las mo­tos vie­ne des­de muy ni­ña y siem­pre se ha vis­to in­mer­sa en un mun­do que, en teo­ría, les per­te­ne­ce a los hom­bres. Y el es­pa­cio se lo ha ga­na­do con per­se­ve­ran­cia y de­ci­sión, los mis­mos ejes que hoy la tie­nen so­ñan­do en grande: co­rrer de te­lo­ne­ra en la fe­cha del Mo­togp que se rea­li­za­rá en Ar­gen­ti­na.

» El dra­gón

El ar­que­ti­po de los fa­ná­ti­cos de Har­ley-Da­vid­son es el de ti­pos ru­dos, al­ma roc­ke­ra y múl­ti­ples ta­tua­jes. Na­da más ale­ja­do de la Mi­le, que con su tez cla­ra, ojos ver­des y cur­vi­lí­nea fi­gu­ra só­lo lu­ce una mar­ca en su cuer­po, un dra­gón ta­tua­do so­bre la ca­de­ra. “Me lo hi­ce ha­ce 10 años, es un sím­bo­lo de al­go que na­die co­no­ce y que yo le doy la for­ma que sien­to".

Lo que sí ha vis­to to­do su nú­cleo cer­cano, des­de que era una ni­ña, es la pa­sión por las dos rue­das. “Mi pa­dre siem­pre tu­vo mo­tos y los pa­seos al ce­rro eran al­go ha­bi­tual en la fa­mi­lia. Yo soy la me­nor de cin­co her--

ma­nos, to­dos hom­bres, y con ellos íba­mos siem­pre a re­co­rrer. Apren­dí des­de muy chi­ca, a los cin­co años ya an­da­ba so­bre una Pi­wi 80, y des­de ahí esa re­la­ción no pa­ró más, aun­que el te­ma de la com­pe­ten­cia lle­gó ha­ce po­co. An­tes, las mo­tos pa­ra mí eran un es­pa­cio de di­ver­sión, pa­ra es­tar con ami­gos, de he­cho, no dis­fru­to mu­cho el an­dar en la ciu­dad, me­nos a la ho­ra pun­ta con los ta­cos, hay muy po­co res­pe­to en la ca­lle. Pre­fie­ro sa­car­la el fin de se­ma­na, sa­lir sin te­ner cla­ro adón­de, pe­ro sa­lir y dis­fru­tar de só­lo an­dar, sin te­ner que an­dar co­rrien­do", re­co­no­ce.

Esa dis­tan­cia con el tra­jín dia­rio tam­bién la re­ci­bió por fa­mi­lia. Un ac­ci­den­te de su her­mano ma­yor, cuan­do la Mi­le te­nía 15 años, pro­vo­có un re­me­zón in­terno, al pun­to de que su pa­dre de-

La pa­sión por las mo­tos vie­ne des­de ni­ña, mo­ti­va­da por su pa­dre y her­ma­nos, con quie­nes so­lía rea­li­zar via­jes y pa­seos fa­mi­lia­res, in­clu­so fue­ra del país. Ha­ce tres años cum­plió el sue­ño de com­prar su pri­me­ra Har­ley-Da­vid­son.

jó de fo­men­tar las mo­tos por un tiem­po. “Le da­ba sus­to que nos pa­sa­ra al­go, así es que ca­da uno de­bió em­pe­zar a ver có­mo se las arre­gla­ba pa­ra te­ner una mo­to", re­cor­dó.

Ob­via­men­te, el ca­ri­ño por ese es­ti­lo de vi­da no se ami­la­nó. Y por las ma­nos de es­ta pu­bli­cis­ta pa­sa­ron di­ver­sas mo­tos de en­du­ro, sien­do su pri­mer modelo una Ya­maha YZ 125 de dos tiem­pos. Lue­go su­biría a una YZF 250.

El te­ma de los pa­seos no que­dó de la­do. Así es co­mo jun­to a la fa­mi­lia rea­li­za­ba en for­ma pe­rió­di­ca di­ver­sos via­jes a Ar­gen­ti­na con due­ños de Har­ley. Era to­da una ex­pe­rien­cia cru­zar la cor­di­lle­ra en esas ca­ra­va­nas. Así tam­bién em­pe­zó el sue­ño de te­ner su pro­pia Har­ley, aun­que pa­ra eso de­be­ría es­pe­rar un po­co.

La opor­tu­ni­dad lle­ga­ría sin que lo ima­gi­na­ra. Un pri­mo le ofre­ció com­prar­le la Ya­maha, y aun­que no que­ría des­ha­cer­se de ella, tam­bién vio que era la opor­tu­ni­dad pa­ra acer­car­se a su sue­ño. Acep­tó la ofer­ta y sin re­ci­bir pa­go ni na­da, fue has­ta el lo­cal de la mar­ca ame­ri­ca­na y re­ser­vó el úni­co modelo dis­po­ni­ble, pre­ci­sa­men­te la que an­he­la­ba te­ner. El pro­ble­ma pa­ra la Mi­le es que su pri­mo nunca más dio

se­ña­les de vi­da y esa ven­ta por la Ya­maha no se reali­zó. "Tu­ve que po­ner­la des­pués en ven­ta en in­ter­net y le fui ba­jan­do el pre­cio día a día, has­ta que la ven­dí a un pre­cio mu­cho me­nor. Ne­ce­si­ta­ba ese dinero pa­ra pa­gar la que ha­bía re­ser­va­do".

En ese momento, le co­men­ta a su pa­dre de la com­pra. Su pro­ge­ni­tor la acom­pa­ña a bus­car la mo­to y al lle­gar al lo­cal su­ce­de lo ines­pe­ra­do. Su pa­dre em­pie­za a re­cla­mar por el va­lor, que ese modelo no va­lía lo pac­ta­do y que no era la mo­to que ne­ce­si­ta­ba su hi­ja. En un co­mien­zo, Mi­len­ka se mo­les­tó y le de­cía: "Pe­ro si la mo­to la pa­go yo", has­ta que vio lo que su­ce­día. En unos se­gun­dos, el ven­de­dor les hi­zo un des­cuen­to y par­tie­ron ca­da uno en su mo- to rum­bo a su ho­gar en Ca­le­ra de Tango. El sue­ño es­ta­ba cum­pli­do. Otro em­pe­za­ría a cre­cer.

» Full mo­tos

Mi­len­ka se re­co­no­ce co­mo una per­so­na muy tran­qui­la. A sus 28 años no tie­ne ído­los, es po­co afi­cio­na­da al ci­ne y dis­fru­ta de la mú­si­ca sin ma­yo­res pre­fe­ren­cias ("sal­vo por la ba­cha­ta y lo ro­mán­ti­co, que las de­tes­to"). Su des­co­ne­xión pa­sa por dis­fru­tar al ai­re li­bre, le en­can­ta ju­gar con sus cin­co pe­rros o ins­ta­lar­se por ho­ras fren­te a una enor­me pa­ja­re­ra que tie­ne en su ca­sa.

Eso sí, tie­ne cla­ro que su pa­sión son las mo­tos y, por lo mis­mo, de­jó su tra­ba­jo co­mo pu­bli­cis­ta pa­ra de­di­car­se en exclusivo a es­te mun­do. "Es­toy tan me­ti­da en las mo­tos, que el año pa­sa- do no tu­ve tiem­po de ha­cer otra co­sa. Me gus­ta­ba ir a es­quiar, ha­cer equi­ta­ción, pe­ro aho­ra es­toy full en­fo­ca­da en es­to y me en­can­ta".

Eso sí, las com­pe­ten­cias de ve­lo­ci­dad no siem­pre fue­ron re­le­van­tes, de he­cho, la Mi­le era fe­liz con ha­cer en­du­ro o mo­to­cross. Eso cam­bió de ca­sua­li­dad. “Ha­ce dos años ve­nía lle­gan­do de vacaciones y vi un afi­che en in­ter­net de que es­ta­ban in­vi­tan­do a mu­je­res a ser par­te de una nue­va ca­te­go­ría que se que­ría crear. To­do se veía muy lin­do, era gra­tis, te pa­sa­ban has­ta la mo­to. Así es que fui a la reunión y me en­tu­sias­mé. El pro­ble­ma era que se de­bía en­tre­nar una se­ma­na com­ple­ta con Chi­cho Lo­ren­zo (pa­dre de Jor­ge Lo­ren­zo, tri­cam­peón del Mo­togp)

Se­gun­do lu­gar en la mo­no­mar­ca femenina, se­lec­cio­na­da chi­le­na en pa­na­me­ri­ca­nos y la­ti­noa­me­ri­ca­nos, hoy Mi­len­ka es par­te del Cam­peo­na­to Chi­leno de Ve­lo­ci­dad, com­pi­te sin pro­ble­mas con­tra los hom­bres y apues­ta por con­ver­tir­se en la me­jor de Chi­le.

y yo no te­nía el tiem­po. Pe­ro me die­ron las fa­ci­li­da­des, hi­ce el cur­so y que­dé se­lec­cio­na­da", in­di­có.

Así se ges­tó la pri­me­ra mo­no­mar­ca femenina de Chi­le, la Ca­te­go­ría Lon­cin. Más de 15 mu­je­res par­ti­ci­pa­ron y en 2015 Mi­len­ka fi­na­li­zó en la se­gun­da po­si­ción, só­lo su­pe­ra­da por Ta­nia Gon­zá­lez.

"El ni­vel de las ni­ñas y el mío fue cre­cien­do rá­pi­do. Yo soy sú­per per­fec­cio­nis­ta y pro­fe­sio­nal. Tra­ba­ja­ba de lu­nes a vier­nes, en­tre­na­ba a fon­do los fi­nes de se­ma­na, y siem­pre es­toy tra­tan­do de apren­der, veo vi­deos, veo las ca­rre­ras in­ter­na­cio­na­les y de to­do sa­co al­gún apren­di­za­je", re­co­no­ce.

Esa ca­pa­ci­dad de su­pera­ción le per- mi­tió con­se­guir di­ver­sos lo­gros. Y en el ho­ri­zon­te aso­ma­ron ca­rre­ras des­ta­ca­das, co­mo el Pa­na­me­ri­cano de Ter­mas de Río Hon­do, don­de fue­ron 18 chi­le­nas a com­pe­tir. "Al prin­ci­pio creía­mos que no ten­dría­mos bue­nos re­sul­ta­dos, sa­bía­mos que nos en­con­tra­ría­mos con me­xi­ca­nas, ar­gen­ti­nas, bra­si­le­ñas, mu­je­res con más ex­pe­rien­cia. Pe­ro el en­tre­na­mien­to sí ha­bía sur­ti­do efec­to, y nos fue in­creí­ble, la Isis Ca­rre­ño fue cam­peo­na, yo sa­lí cuar­ta y en­tre las 10 ha­bía seis chi­le­nas".

Pe­se a los triun­fos, al año si­guien­te la fir­ma chi­na que pa­tro­ci­na­ba la ca­te­go­ría de­ci­dió aban­do­nar el pro­yec­to. Y aun­que un buen nú­me­ro di­jo adiós, Mi­len­ka si­guió en­tre­nan­do y se hi­zo de una Ka­wa­sa­ki Nin­ja 3000.

En pa­ra­le­lo a la ve­lo­ci­dad, apa­re­ció la vo­ca­ción de en­se­ñar. Y tras le­van­tar un pro­yec­to con su pa­re­ja, com­pra­ron mo­tos y las em­pe­za­ron a arren­dar pa­ra las com­pe­ten­cias en el Cam­peo­na­to Chi­leno de Ve­lo­ci­dad (CCV).

El res­to del mes las uti­li­zan pa­ra dic­tar cur­sos en Ran­ca­gua, don­de por $ 65 mil les fa­ci­li­tan a los in­tere­sa­dos to­dos los im­ple­men­tos (mo­to, equi­po, de­re­cho a pis­ta) en una cla­se de tres ho­ras, si lle­gan con la mo­to, el pre­cio que­da en $ 40 mil.

“Un día apa­re­ció un jo­ven al cur­so. Des­pués de va­rias cla­ses, nos con­tó que el pri­mer día que lle­gó te­nía agen­da­da una ho­ra con el si­quia­tra de­bi­do a pro- ble­mas per­so­na­les. En la cla­se lo pa­só tan bien, se sin­tió tan có­mo­do y tan lleno, que de­ci­dió no ir al si­quia­tra y to­mó la mo­to co­mo una te­ra­pia. Co­sas así, don­de ves que pue­des ayu­dar, te dan más áni­mo pa­ra se­guir y me gus­ta más que una vic­to­ria en ca­rre­ra".

» Mi­ran­do el Mo­togp

El pre­sen­te le son­ríe a Mi­len­ka. Vi­ve de su pa­sión, aun­que eso no sig­ni­fi­ca que se con­for­me. "Ten­go co­mo ob­je­ti­vo se­guir me­jo­ran­do, pa­ra eso en­treno, pa­ra co­me­ter me­nos erro­res, pa­ra ba­jar los tiem­pos. Sé que me fal­tan un mon­tón de co­sas, co­mo for­ta­le­cer­me en lo si­co­ló­gi­co, pa­ra en­con­trar ma­yor es­ta­bi­li­dad en el ren­di­mien­to", se­ña­la con fran­que­za.

Las me­tas no son me­no­res y, pe­se a que to­da­vía no tie­ne aus­pi­cia­do­res que la apo­yen, re­co­no­ce fá­cil­men­te y sin ta­pu­jos sus an­he­los. "Quie­ro ser la me­jor chi­le­na, po­der su­pe­rar a la Isis Ca­rre­ño, que es hoy la nú­me­ro uno", di­ce.

Pre­ci­sa­men­te, con la más des­ta­ca­da ex­po­nen­te na­cio­nal tie­ne uno de los re­cuer­dos más lla­ma­ti­vos. Tam­bién, uno de los más in­gra­tos. "Es­tá­ba­mos com­pi­tien­do en Ar­gen­ti­na y des­pués de que es­tu­ve va­rios días con pro­ble­mas, don­de me cos­tó un mon­tón aco­mo­dar­me en el cir­cui­to, lle­gué a la ca­rre­ra y es­ta­ba ha­cien­do una jor­na­da per­fec­ta, iba se­gun­da tras la Isis, pe­ro en la úl­ti­ma cur­va an­tes de la me­ta, ella se me cru­zó pa­ra que no la pu­die­se ade­lan­tar, tu- ve que fre­nar más de lo de­bi­do y des­pués in­ten­té sa­lir lo más rá­pi­do po­si­ble. Ahí me pa­ti­nó la rue­da y me fui al pi­so. Fue una frus­tra­ción bien grande, es una de las ca­rre­ras en las que me­jor me he sen­ti­do, ha­cía los mo­vi­mien­tos co­mo de­bían ser, lle­ga­ba jus­to a las cur­vas y es­ta­ba muy cer­ca de ga­nar­le por pri­me­ra vez. Pe­ro no se pu­do, aun­que me de­jó la sa­tis­fac­ción de ver que en muy po­co tiem­po, en dos años, he me­jo­ra­do y avan­za­do mu­chí­si­mo".

Eso sí, los sue­ños van más allá y se re­la­cio­nan más con el cre­ci­mien­to del de­por­te y del mo­to­ci­clis­mo. "An­tes que te­ner aus­pi­cia­do­res, me gus­ta­ría ver que se ha­gan más ca­rre­ras, que ha­ya más au­tó­dro­mos. Mi sue­ño es po­der co­rrer al­gún día en un au­tó­dro­mo lleno de gen­te".

Aque­lla lo­ca fan­ta­sía que se apa­re­ce a dia­rio en la ca­be­za de la Mi­le po­dría con­cre­tar­se en los pró­xi­mos me­ses, es­pe­cí­fi­ca­men­te en­tre el 7 y 9 de abril, cuan­do se dis­pu­te la se­gun­da fe­cha del cam­peo­na­to Mo­to GP, en Ar­gen­ti­na.

"Exis­te un preacuer­do con Orly Te­rra­no­va pa­ra que pue­da co­rrer co­mo te­lo­ne­ra la ca­te­go­ría GP3. De con­cre­tar­se, es­tá la idea ha­bla­da con va­rios pi­lo­tos na­cio­na­les pa­ra ir a co­rrer y pro­bar­nos en el mis­mo es­ce­na­rio don­de des­pués es­ta­rán los pi­lo­tos más im­por­tan­tes del mun­do". Es el gran an­he­lo de Mi­len­ka, un sue­ño que hoy na­die pue­de ver, pe­ro que tal co­mo el ta­tua­je de su ca­de­ra, ella se en­car­ga de con­ver­tir­lo en reali­dad.

Las dos rue­das con­cen­tran la aten­ción de la pi­lo­to na­cio­nal por es­tos días, aun­que in­ten­ta siem­pre ha­cer­se un es­pa­cio pa­ra dis­fru­tar a sus cin­co pe­rros o re­la­jar­se fren­te a las de­ce­nas de pá­ja­ros que tie­ne en su ho­gar en Ca­le­ra de Tango.

» Fo­tos re­tra­tos ZÉ DO­MÍN­GUEZ » Fo­tos en pis­ta MI­GUEL PINOCHET

Mi­len­ka se ilu­sio­na con ce­rrar el acuer­do pa­ra po­der ser par­te de la ca­te­go­ría GP3, que ac­tua­ría co­mo se­rie te­lo­ne­ra en la fe­cha de Mo­togp en Ter­mas de Río Hon­do, Ar­gen­ti­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.