Una na­ked pa­ra rom­per la his­to­ria

Vi­si­ta­mos Ca­li­for­nia pa­ra co­no­cer la pri­me­ra mo­to de la mar­ca que se pro­du­ce fue­ra de las fron­te­ras ale­ma­nas. Ins­pi­ra­da en la S1000R, man­tie­ne el ADN tra­di­cio­nal de los bá­va­ros, con un mo­tor mo­no­ci­lín­dri­co que le per­mi­te dis­fru­tar de di­na­mis­mo y ma­nio­brab

La Tercera - MT MAG Motores - - MO­TO­RES -

Un via­je a Ca­li­for­nia pa­ra co­no­cer la pri­me­ra mo­to de BMW que se pro­du­ce fue­ra de Ale­ma­nia.

Ca­si un mes des­pués de las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les más me­diá­ti­cas de que EE.UU. ten­ga re­cuer­do, pe­rio­dis­tas de los cin­co con­ti­nen­tes lle­ga­ron a la ciu­dad más po­bla­da del es­ta­do de Ca­li­for­nia -Los Án­ge­les, con ca­si cua­tro mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes- pa­ra co­no­cer la pri­me­ra mo­to de BMW no pro­du­ci­da en Ale­ma­nia y de la cual se es­pe­ra mu­cho pa­ra es­te 2017: la G310R.

No es una mo­to más pa­ra BMW. Es una na­ked ur­ba­na de me­nos de 500 cc, que se sa­be di­fe­ren­te. Lle­ga a un seg­men­to que cre­ce, de in­ne­ga­ble ADN ale­mán y con mu­chos ele­men­tos -en­tre ellos el mo­tor mo­no­ci­lín­dri­co- que ge­ne­ran cu­rio­si­dad an­tes de pro­bar­la, pe­ro que los an­fi­trio­nes (pi­lo­tos) in­ten-

tan cal­mar por­que ya sa­ben lo que se sien­te es­tar arri­ba de ella.

La pri­me­ra BMW de un ci­lin­dro fue de ha­ce 90 años (R39). Vi­nie­ron des­pués las R25 y lue­go la F650. To­das se dis­tin­guie­ron por un ren­di­mien­to di­ná­mi­co, ma­nio­bra­ble y efi­cien­te. Es­ta nue­va apues­ta to­ma esa he­ren­cia.

La lo­ca­ción no era ca­sua­li­dad. Por un la­do, Los Án­ge­les, de trá­fi­co in­ten­so, muy in­ten­so. Ca­rre­te­ras con mi­les de au­tos e in­creí­bles ca­mi­nos de mon­ta­ña, ade­más de las me­jo­res pla­yas de la Cos­ta Oes­te. Por el otro, el ho­tel Ma­ma Shel­ter, que se au­to­de­fi­ne co­mo un re­fu­gio ur­bano mo­derno, di­ná­mi­co, di­ver­ti­do, pa­ra to­das las eda­des y pre­sen­te en las ciu­da­des más en­tre­te­ni­das del mun­do.

De­fi­ni­ti­va­men­te, ha­bía una in­ten­ción, de­mos­trar des­de el prin­ci­pio que la nue­va BMW G310R ca­mi­na por ese mun­do.

Sol y más de 210 ki­ló­me­tros en ca­rre­te­ras y ca­mi­nos de mon­ta­ña nos es­pe­ra­ban. La cu­rio­si­dad de to­dos se­guía ahí, pe­ro ya ha­bía más ele­men­tos pa­ra em­pe­zar a te­ner una idea de lo que bus­ca la mar­ca con una mo­to de un ci­lin­dro, de 313 cc, re­fri­ge­ra­do por agua y ali­men­ta­do elec­tró­ni­ca­men­te de 34 ca­ba­llos de po­ten­cia a 9.500 vuel­tas y un par mo­tor de 28 Nm a 7.500 vuel­tas.

» La pe­que­ña ma­ra­vi­lla

Fá­cil y li­via­na, su po­ten­cia nun­ca nos pu­so apu­ros, el cha­sis, sus­pen­sión y fre­nos la ha­cen con­fia­ble y se­gu­ra, y el mo­tor nos en­tre­gó en­tre­ten­ción du­ran­te la sa­li­da de la ciu­dad, el pa­sar por ca­rre­te­ras y las pri­me­ras cur­vas en ca­mi­nos de mon­ta­ña. La G310R pa­re­cía sor­pren­der, pe­ro fal­ta­ba más.

La pró­xi­ma pa­ra­da se­ría en The Rock Sto­re, un clá­si­co res­tau­ran­te fun­da­do en 1961 y que es des­tino obli­ga­do pa­ra mo­to­ci­clis­tas de to­das las eda­des y es­ti­los, ubi­ca­do a los pies de Mul­ho­lland High­way. Una ca­rre­te­ra de mon­ta­ña de más de 30 ki­ló­me­tros, con cien­tos de cur­vas y es­ce­na­rio de pe­lí­cu­las, pe­ro ma­yo­ri­ta­ria­men­te des­tino de mo­to­ci­clis­tas, ci­clis­tas y ska­te­boar­ders en bus­ca de adre­na­li­na.

La mo­to es una mo­to. Pa­re­ce mu­chas ve­ces un mo­tor de 500 cc. Des­pués de re­co­rrer va­rian­tes len­tas y otras muy rá­pi­das, con mu­chos cie­gos y rec­tas de es­ta clá­si­ca mon­ta­ña de San­ta Mó­ni­ca, em­pe­za­mos a dar­nos cuen­ta de que esas con­ver­sa­cio­nes con los pi­lo­tos BMW la pri­me­ra no­che no eran dis­cur­so.

Tra­ba­ja­ron in­ten­sa­men­te en es­te pro­duc­to. Pro­du­ci­da por TVS Mo­tor Com­pany en Ban­ga­lo­re (In­dia), mues­tra los es­tán­da­res de la ca­sa ale­ma­na. Co­mo al­guien di­jo en el roof top del ho­tel el día an­te­rior, no se ne­ce­si­tan 150 ca­ba­llos de po­ten­cia pa­ra pa­sar­lo bien.

Ins­pi­ra­da por la S1000R, ha­ce to­do lo que una mo­to de ma­yor ci­lin­dra­da ha­ce. Sus 34 Hp no son mu­cho pa­ra po­ner­nos en pro­ble­mas, pe­ro per­mi­te que mu­chos pi­lo­tos en­cuen­tren ese equi­li-

La pri­me­ra BMW de un ci­lin­dro fue de ha­ce 90 años (R39). Vi­nie­ron des­pués las R25 y más en la ac­tua­li­dad, co­mo la F650. To­das se dis­tin­guie­ron por un ren­di­mien­to di­ná­mi­co, ma­nio­bra­ble y efi­cien­te. Es­ta nue­va apues­ta del fa­bri­can­te bá­va­ro to­ma esa he­ren­cia.

brio ca­si inexis­ten­te el 99% del tiem­po, don­de la mo­to siem­pre es más ca­paz que su pi­lo­to.

La nue­va na­ked de en­tra­da in­cor­po­ra fre­nos ABS de se­rie. Ade­lan­te, un dis­co de 300 mi­lí­me­tros con cá­li­per de cua­tro pis­to­nes, y atrás uno de 240 mi­lí­me­tros con cá­li­per sim­ple, que nos de­ja­ron abu­sar del fre­na­do con con­fian­za, mu­chas ve­ces al lí­mi­te.

Ca­da ki­ló­me­tro nos in­vi­ta­ba a más. Los pe­da­les gas­ta­dos en el as­fal­to por ex­ce­so de in­cli­na­ción de­mos­tra­ban que ca­da mo­men­to era más en­tre­te­ni­do. Íba­mos rá­pi­do. Nues­tro gru­po de cua­tro apu­ra­ba en se­rio, tan­to que con el mar de fon­do y ca­mino a una nue­va pa­ra­da, pre­sio­na­mos al pi­lo­to BMW du­ran­te va­rios mi­nu­tos, lle­nan­do sus es­pe­jos.

Es que la com­bi­na­ción del rí­gi­do cha­sis tu­bu­lar; la in­no­va­do­ra po­si­ción del mo­tor in­cli­na­do ha­cia atrás; una más que co­rrec­ta sus­pen­sión -no re­gu­la­ble- con hor­qui­lla in­ver­ti­da de 41 mm co­lor do­ra­do y 140 mm de re­co­rri­do, y un bas­cu­lan­te de alu­mi­nio atrás con 131 mm de re­co­rri­do, de­jan que los 158,5 ki­lo­gra­mos re­par­ti­dos 50/50 per­mi­tan eso. Pa­sar­lo muy bien.

Lle­va­mos va­rias ho­ras en la G310R y otro ele­men­to des­ta­ca­ble es su co­mo­di­dad. Con un asien­to có­mo­do y ba­jo (785mm), su geo­me­tría en­tre­ga es­pa­cio y una po­si­ción que per­mi­te rea­li­zar gran­des re­co­rri­dos sin pro­ble­mas. Pa- re­ce una mo­to más gran­de y es­tá muy bien equi­pa­da pa­ra su seg­men­to. Lla­ma la aten­ción el ta­ble­ro de ins­tru­men­tos de la G310R, que in­clu­ye un dis­play LCD de gran ta­ma­ño y óp­ti­ma lec­tu­ra, en el que el con­duc­tor pue­de ac­ce­der a nu­me­ro­sas in­for­ma­cio­nes, in­clu­so in­di­ca­dor de mar­cha.

El Sun­set Res­tau­rant, en Zum­ba Beach, de Ma­li­bú, era la úl­ti­ma pa­ra­da. Más de 45 G301R es­ta­cio­na­das se ro­ba­ban las mi­ra­das de quie­nes pa­sa­ban.

La mo­to tie­ne un gran di­se­ño. No só­lo fun­cio­nal, sino que tam­bién es­té­ti­co. Re­fle­ja to­do lo que dis­tin­gue a una mo­to BMW, en­cuen­tra en otros mo­de­los de la mar­ca in­ne­ga­bles pa­re­ci­dos, so­bre to­do con la S1000R y la nues­tra -blan­ca me­ta­li­za­da (lle­ga­rá a Chi­le a me­dia­dos de 2017 a $ 3.990.000, ade­más en ne­gro y azul me­ta­li­za­do)-, lo que es, sin du­da, la me­jor com­bi­na­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.