Las cla­ves pa­ra ele­gir un buen re­loj pa­ra bu­cear.

De­por­tes di­ver­sos re­quie­ren equi­pa­mien­to di­ver­so. De ahí que los más pres­ti­gio­sos fa­bri­can­tes de re­lo­jes ha­yan de­ci­di­do se­pa­rar sus lí­neas pa­ra ofre­cer a to­dos el ti­po de pie­za y me­cá­ni­ca que más se adap­ten a sus ne­ce­si­da­des. Cuan­do se de­ci­de ba­jar a las

La Tercera - MT MAG Motores - - MOTORES -

Bue­na le­gi­bi­li­dad

Es uno de los pun­tos más im­por­tan­tes de un re­loj de bu­ceo. De­bi­do a que la luz se ab­sor­be más rá­pi­do ba­jo el agua, un modelo es­pe­cí­fi­co de­be ase­gu­rar la vi­si­bi­li­dad en to­do ti­po de con­di­cio­nes y pro­fun­di­da­des. Pa­ra ello, mu­chos fa­bri­can­tes han do­ta­do las ma­ne­ci­llas y mar­ca­do­res de sus re­lo­jes con tra­ta­mien­tos es­pe­cia­les re­flec­tan­tes, co­mo Su­per-lu­mi­no­va, ha­cién­do­los es­pe­cial­men­te no­to­rios en con­di­cio­nes de ba­ja lu­mi­no­si­dad. El es­tán­dar ISO 6425 pa­ra re­lo­jes de bu­ceo es­ta­ble­ce que uno de es­tos mo­de­los de­be ser le­gi­ble ba­jo el agua al me­nos a 25 cm de dis­tan­cia, y te­ner un in­di­ca­dor per­ma­nen­te pa­ra sa­ber si el re­loj to­da­vía es­tá an­dan­do.

Ca­ja bien se­lla­da

Otro pun­to muy im­por­tan­te en un re­loj de bu­ceo es la cer­te­za de que la ca­ja es­ta­rá bien se­lla­da. Exis­ten dos ti­pos: se­llo com­ple­to o ator­ni­lla­do. An­tes de ini­ciar el bu­ceo, siem­pre es im­por­tan­te re­vi­sar que no exis­tan aber­tu­ras, pie­zas suel­tas o pe­que­ñas tri­za­du­ras en el cris­tal o en la ca­ja, pues con la pre­sión ba­jo el agua la rup­tu­ra es inevi­ta­ble, lo que pue­de de­ri­var en una fal­sa lec­tu­ra de los tiem­pos y erro­res de cálcu­lo con el oxí­geno. Ojo, que un re­loj que in­di­ca ser só­lo "a prue­ba de agua" no sir­ve pa­ra es­ta ta­rea.

Fun­cio­na­mien­to del bi­sel

Un buen re­loj de bu­ceo de­be te­ner un bi­sel de fun­cio­na­mien­to per­fec­to, ya que es­te ayu­da a de­ter­mi­nar cuán­to tiem­po le que­da al de­por­tis­ta ba­jo el agua. Ha­bi­tual­men­te, se op­ta por mo­de­los con mo­vi­mien­to uni­di­rec­cio­nal, pa­ra evi­tar gi­rar­lo ac­ci­den­tal­men­te y al­te­rar la lec­tu­ra. En es­te pun­to es im­por­tan­te que el bi­sel se mue­va su­fi­cien­te­men­te sua­ve y que sea de fá­cil vi­si­bi­li­dad. Cual­quier error con es­ta pie­za pue­de lle­var a un error de cuen­tas con el oxí­geno.

Re­sis­ten­cia al agua

To­do va­ría de acuer­do al fa­bri­can­te. Al­gu­nos ase­gu­ran que con 200 me­tros de re­sis­ten­cia es su- fi­cien­te y otros que 300 me­tros bas­tan pa­ra bu­ceo re­crea­cio­nal, aun­que ofi­cial­men­te la In­ter­na­tio­nal Stan­dards Organization (ISO) in­di­ca que un re­loj pue­de cer­ti­fi­car­se co­mo de bu­ceo des­de los 100 me­tros. Lo más im­por­tan­te es de­ter­mi­nar pri­me­ro qué ti­po de bu­ceo se quie­re ha­cer y lue­go ele­gir la pie­za más apro­pia­da.

De­ta­lles adi­cio­na­les

Al­gu­nos mo­de­los cuen­tan con in­di­ca­do­res de pro­fun­di­dad, lec­to­res de tem­pe­ra­tu­ra, vál­vu­las de es­ca­pe de he­lio pa­ra ecua­li­zar la pre­sión (las pe­que­ñas mo­lé­cu­las de he­lio se ex­pan­den du­ran­te la des­com­pre­sión y pue­den ha­cer ex­plo­tar el cris­tal o par­tes de la ca­ja), ex­ten­sio­nes en las pul­se­ras u otras fun­cio­nes de tiem­po que per­mi­ten ha­cer más fá­cil el bu­ceo. To­do de­pen­de­rá del ver­da­de­ro uso que se le dé al modelo, pe­ro, por lo ge­ne­ral, con las fun­cio­nes bá­si­cas y un buen bi­sel ya se es­tá bas­tan­te cu­bier­to.

Los re­lo­jes de bu­ceo tie­nen ca­pa­ci­da­des es­pe­cia­les que se adap­tan a las ne­ce­si­da­des de los de­por­tis­tas, ayu­dán­do­los a man­te­ner un buen con­trol de los ni­ve­les de oxí­geno, pro­fun­di­dad e in­clu­so tem­pe­ra­tu­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.