A fon­do con Carmen No­vion, la gran pro­me­sa de la equi­ta­ción chi­le­na.

La jo­ven pro­me­sa de la equi­ta­ción na­cio­nal pre­pa­ra su via­je al Mun­dial de Ar­ge­lia, even­to al que cla­si­fi­có con el me­jor tiem­po en­tre 270 com­pe­ti­do­res del mun­do. Con una se­rie de me­da­llas col­ga­das en su pe­cho y ape­nas 17 años, es­ta de­por­tis­ta, que cre­ció e

La Tercera - MT MAG Motores - - EDITORIAL - » Por MAU­RI­CIO MON­ROY S. » Fo­tos ZÉ DO­MÍN­GUEZ

No­viem­bre de 2016. En el Com­ple­jo de Equi­ta­ción de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca el cam­peo­na­to de sal­tos avan­za con tran­qui­li­dad. En la can­cha, una de las gran­des pro­me­sas de la es­pe­cia­li­dad, Carmen No­vion, de­mues­tra sus an­te­ce­den­tes y se per­fi­la como ga­na­do­ra del cer­ta­men jun­to a su ca­ba­llo Jae­ger Boy, su in­se­pa­ra­ble ami­go des­de ha­ce dos años. En la tri­bu­na, su fa­mi­lia ve con or­gu­llo los pro­gre­sos de una ni­ña que ama lo que ha­ce. Su pa­dre, como en tan­tas oca­sio­nes, gra­ba ca­da uno de los sal­tos. Has­ta que ocu­rre lo ines­pe­ra­do.

“Es­ta­ba en la pre­li­mi­nar más al­ta, me ha­bía ga­na­do to­do, iba con el me­jor tiem­po, pe­ro an­tes de lle­gar a una tri­ple (tres pa­los) tra­té de es­pe­rar al ca­ba­llo, pe­ro él sa­lió an­tes y nos fui­mos con­tra los pa­los. Nos caí­mos ha­cia ade­lan­te, me que­bré la na­riz y me frac­tu­ré dos de­dos. Eso no fue lo peor, el pro­ble­ma es que los ca­ba­llos lle­van unos ta­cos de me­tal en la he­rra­du­ra que les per­mi­ten afir­mar­se me­jor, y cuan­do nos caí­mos, se pa­só a lle­var con es­tas es­pe­cies de es­to­pe­ro­les y se ra­jó el pe­cho”, re­cuer­da Carmen.

El mo­men­to era de ab­so­lu­to des­con­cier­to. El pa­dre de la jo­ven equi­ta­do­ra ha­bía sal­ta­do a la can­cha a ver el es­ta­do de su hi­ja, mien­tras Carmen gri­ta­ba por su ca­ba­llo, por su ami­go.

“Lo veía san­grar de tal ma­ne­ra que pen­sa­ba que se iba a mo­rir. Ha­ce un tiem­po se me ha­bía muer­to un ca­ba­llo, cuan­do era más chi­ca, y no qui­se ir­me a des­pe­dir, por­que me dio sus­to. Pen­sa­ba to­do el ra­to en eso, y me de­cía que no po­día pa­sar de nue­vo, siem­pre me arre­pen­tí de no ha­ber­me des­pe­di­do de ese ca­ba­llo, así es que les pe­día a los en­car­ga­dos que me tra­je­ran una si­lla para es­tar a su la­do. Yo llo­ra­ba y llo­ra­ba. Es­to era en la mi­tad de la can­cha, fren­te a to­do el mun­do. Por suer­te, es­ta­ba pre­sen­te mi ve­te­ri­na­rio, y nos fui­mos al Club Hí­pi­co para ver qué se po­día ha­cer, si se lo­gra­ba sal­var. Era vier­nes, ho­ra pun­ta, y los au­tos nos abrían el ca­mino y yo pen­san­do to­do el tiem­po que mi ca­ba­llo se iba a mo­rir, no pue­des creer la ma­ne­ra en que san­gra­ba. Lle­ga­mos en tiem­po ré­cord, lo al­can­za­ron a ope­rar y se sal­vó. Des­pués de cua­tro me­ses, mi ca­ba­llo se re­cu­pe­ró por com­ple­to, vol­vi­mos a com­pe­tir y ga­na­mos de nue­vo”.

Dos días des­pués, Carmen No­vion vol­vió a com­pe­tir. Con frac­tu­ra en dos de­dos y na­riz. No es­ta­ba jun­to a su in­se­pa­ra­ble ca­ba­llo Jae­ger Boy, pe­ro sí se pre­sen­ta­ba en la can­cha y de­mos­tra­ba un co­ra­je po­co usual. Pu­do que­dar­se en ca­sa, es­cri­bien­do en re­des so­cia­les o con­ver­san­do con ami­gas, al­go nor­mal en una jo­ven de 16 años. Es­co­gió re­gre­sar al mis­mo lu­gar del ac­ci­den­te y la ova­ción que re­ci­bió por par­te de los pre­sen­tes po­cas ve­ces se ha vis­to en la equi­ta­ción.

La his­to­ria po­dría ser par­te de una pe­lí­cu­la. Pe­ro es un ca­pí­tu­lo en la vi­da de la Car­men­ci­ta, como le di­ce su pa­dre, una vi­da li­ga­da a los ca­ba­llos que la tie­ne hoy con­ver­ti­da en la gran pro­me­sa de la equi­ta­ción chi­le­na, so­ñan­do al­gún día con lle­gar a ser par­te de los Jue­gos Olím­pi­cos.

» En­tre ca­ba­llos

Carmen No­vion na­ció el 2 de fe­bre­ro del año 2000. Es la ter­ce­ra hi­ja del ma­tri­mo­nio en­tre Juan Fran­cis­co No­vion y Ale­jan­dra Cre­mas­hi. Su lle­ga-

"Con Jae­ger Boy nos lle­va­mos muy bien. Cuan­do en­tro a una can­cha sé que me va a ir bien, lo co­noz­co y le ten­go mu­cha con­fian­za. Y él sa­be quién soy, cuan­do me ve em­pie­za a re­lin­char, siem­pre le doy azú­car, lo peino, le ha­go cariño, lo voy a du­char. Él sien­te esa co­ne­xión y eso se re­fle­ja cuan­do com­pe­ti­mos".

da fue en un mo­men­to muy com­ple­jo para su fa­mi­lia. Me­ses an­tes, en oc­tu­bre de 1999, sus abue­los pa­ter­nos ha­bían fallecido en un ac­ci­den­te aé­reo.

“Fue el na­ci­mien­to más llo­ra­do de to­dos, creo que vino a cum­plir una mi­sión”, re­cuer­da su pa­dre, agre­gan­do que “a la clí­ni­ca fue tan­ta gen­te, pa­sá­ba­mos por un mo­men­to su­ma­men­te di­fí­cil y nues­tra hi­ja vino a ta­par un do­lor gi­gan­te. Y aun­que no era la idea ini­cial, le co­lo­ca­mos el nom­bre de mi ma­dre”.

Des­de ahí, prác­ti­ca­men­te la vi­da de Carmen ha es­ta­do li­ga­da al mun­do ecues­tre. Su ma­dre tam­bién es una des­ta­ca­da ama­zo­na, por lo que le ha to­ca­do des­de be­bé es­tar ro­dea­da de ca­ba­llos. “Des­de muy chi­ca ha es­ta­do en las pe­se­bre­ras. Se to­ma­ba la le­che al la­do de los ca­ba­llos cuan­do gua­gua, por eso creo que su co­ne­xión con es­tos ani­ma­les es tan gran­de”, in­di­ca Juan Fran­cis­co No­vion.

Tal ni­vel de re­la­ción la lle­va­ría más tem­prano que tar­de a mon­tar. “An­tes de apren­der a leer ya es­ta­ba arri­ba de un ca­ba­llo. Em­pe­cé a los cua­tro años, mis dos her­ma­nos ma­yo­res tam­bién en­tre­na­ban, y yo siem­pre los ve­nía a ver. Mi ma­má tam­bién com­pi­te, en­ton­ces me me­tió muy chi­ca a la es­cue­la de pony, don­de tu­ve una muy bue­na ba­se de equi­ta­ción, pues te­nía un pro­fe­sor que era ex­ce­len­te”, re­cuer­da con fa­ci­li­dad.

Los de­seos de ir avan­zan­do fue­ron más rá­pi­do de lo es­pe­ra­do. A pe­sar de ser una pe­que­ña ni­ña, que­ría dar un sal­to ma­yor. “Mi pony se lla­ma­ba Chi­le­ni­to, era un ca­ba­llo chi­leno que lo sa­ca­ron del ro­deo. Fue mi pri­mer ca­ba­llo. Pe­ro yo mi­ra­ba a mis her­ma­nos que es­ta­ban en los ca­ba­llos gran­des y que­ría su­bir­me a esos. ‘Carmen, tie­nes cin­co años, no pue­des’, me de­cía mi ma­má, pe­ro pa­re­ce que fue har­ta la in­sis­ten­cia, ya que a los sie­te años me pa­sa­ron a los ca­ba­llos gran­des. Yo era enana, un pun­to arri­ba del ca­ba­llo. Me acuer­do que mi ma­má me de­cía que vol­vie­se a los pony, pe­ro yo de­cía que no, que que­ría se­guir en los gran­des. Y a los ocho años sa­lí cam­peo­na y vi­ce­cam­peo­na en prue­bas don­de par­ti­ci­pa­ban ni­ños de to­das las eda­des”.

Des­de ahí, los éxi­tos se han ido su­ce­dien­do. Una se­rie de triun­fos en Chile,

ade­más de des­ta­ca­dí­si­mas pre­sen­ta­cio­nes en el ex­tran­je­ro, le han per­mi­ti­do trans­for­mar­se en una pro­mi­so­ria fi­gu­ra del de­por­te na­cio­nal. Sus cer­ca­nos lo sa­ben y siem­pre es­tá ga­nán­do­se pa­la­bras de afec­to, de he­cho, mien­tras con­ver­sa­mos con Carmen en las pe­se­bre­ras del Club de Po­lo San Cris­tó­bal, des­de un ca­ba­llo le gri­tan: “Lin­da co­pa la del úl­ti­mo fin de semana, fe­li­ci­ta­cio­nes”. Otro, se acer­ca a to­mar­le fo­to­gra­fías mien­tras po­sa para nues­tra revista jun­to a su ca­ba­llo. Ella só­lo son­ríe, no se ma­rea con el éxi­to y agra­de­ce el afec­to de lo que con­si­de­ra una gran fa­mi­lia, el mun­do ecues­tre na­cio­nal.

» El gran día

A pe­sar de su cor­ta edad, Carmen lu­ce en su his­to­rial una se­rie de tro­feos. Eso sí, el día que que­da­rá en su me­mo­ria y que se trans­for­ma en un pun­to de in­fle­xión en su ca­rre­ra de­por­ti­va ocu­rrió en oc­tu­bre del año pa­sa­do.

Ese mes, con­tra to­dos los pro­nós­ti­cos, ga­nó me­da­lla de bron­ce en el Cam­peo­na­to Ame­ri­cano de la Ju­ven­tud de Sal­to Ecues­tre en Sao Pau­lo, tan­to en equi­pos como en in­di­vi­dual. Só­lo fue su­pe­ra­da por Bra­sil, una ver­da­de­ra po­ten­cia mun­dial de la es­pe­cia­li­dad. Pe­ro no fue lo úni­co.

Días des­pués vino lo me­jor. Dis­pu­tó la eta­pa chi­le­na del World Jum­ping Challenge de la Fe­de­ra­ción Ecues­tre In­ter­na­cio­nal (FEI), un cla­si­fi­ca­to­rio para el mun­dial que se rea­li­za­rá en­tre el 3 y 6 de ma­yo en Ar­ge­lia.

“El se­lec­ti­vo del mun­dial te­nía 10 gru­pos. En ca­da gru­po ha­bía cua­tro paí­ses y de ahí só­lo cla­si­fi­ca­ban dos. A di­fe­ren­cia de otros de­por­tes, el cla­si­fi­ca­to­rio se rea­li­za en pa­ra­le­lo, en pis­tas idén­ti­cas que va­li­dan jue­ces in­ter­na­cio­na­les de la FEI. Fue­ron tres jor­na­das de com­pe­ten­cia en las can­chas de la Es­cue­la Mi­li­tar y del Santiago Pa­per­cha­se, con dos re­co­rri­dos ca­da día”, ex­pli­ca la jo­ven, que hoy cursa ter­ce­ro me­dio en el co­le­gio Los An­des.

A pe­sar de que car­ga­ba con cier­to fa­vo­ri­tis­mo, No­vion no es­ta­ba en las me­jo­res con­di­cio­nes fí­si­cas. “Con Jae­ger Boy es­tá­ba­mos muy afia­ta­dos como bi­no­mio, em­pe­za­mos a ha­cer los pri­me­ros re­co­rri­dos y me fue bien. El se­gun­do día ga­né y di­je que te­nía que po­ner­me las pi­las a fon­do para cla­si­fi­car. Pe­ro el úl­ti­mo día es­ta­ba muy en­fer­ma, al pun­to de que me ha­bían prohi­bi­do ha­cer equi­ta­ción por una en­fer­me­dad. Y yo ahí, con ca­si 40 gra­dos de fie­bre, mi pa­pá me de­cía que no par­ti­ci­pa­ra, que ya ven­dría otra op­ción. ‘Im­po­si­ble’ le di­je, voy a sa­cri­fi­car­me dos ho­ras de mi vi­da para cla­si­fi­car al mun­dial.

Hi­ce la pri­me­ra can­cha per­fec­ta, con ce­ro, y cuan­do sa­lí ca­si me des­ma­yo del do­lor. Des­pués me di­cen

que de­bo ir al des­em­pa­te, en­ton­ces me subí al ca­ba­llo y cla­si­fi­qué. El do­lor va­lía le pe­na”.

El re­sul­ta­do fue his­tó­ri­co. “Fui la pri­me­ra en­tre 20 chi­le­nos, con­tra per­so­nas que des­de chi­ca yo los veía com­pe­tir, lo que me te­nía muy con­ten­ta, pe­ro igual de­bía es­pe­rar por los re­sul­ta­dos de los otros paí­ses. Me ha­bían di­cho que una uruguaya ha­bía sa­ca­do me­jor pun­ta­je, pe­ro no fue así, yo ha­bía si­do la pri­me­ra del gru­po re­gio­nal”, re­cuer­da con emo­ción.

La me­jor noticia de­mo­ra­ría unos días en lle­gar.

Con un tiem­po de 39"65, No­vion no só­lo fue la me­jor de la Zo­na Ame­ri­ca­na 1, ade­más im­pu­so la me­jor mar­ca mun­dial. “Sa­lir pri­me­ra de Chile era in­creí­ble, des­pués que te di­gan que fuis­te la me­jor del gru­po, era mu­cho me­jor. Pe­ro des­pués, me avi­sa­ron que fui la que tu­vo el me­jor tiem­po de to­do el mun­do. No me la creía, to­da­vía no me la creo”, pre­ci­sa en­tre son­ri­sas.

» Los pi­la­res

Lle­gar a dispu­tar un mun­dial es al­go so­ña­do para cual­quier de­por­tis­ta. Carmen No­vion lo sa­be y es­tá cons­cien­te del desafío, por lo mis­mo, ya pre­pa­ra el via­je. Pe­ro lle­gar a es­ta ins­tan­cia no es só­lo pro­duc­to de su es­fuer­zo, re­co­no­ce que exis­te un equi­po cla­ve en su ca­rre­ra.

“La equi­ta­ción no es un de­por­te ba­ra­to y acá el apo­yo de mis pa­dres es fun­da­men­tal”, in­di­ca. Ese apo­yo se re­fle­ja en un equi­po de ni­vel in­ter­na­cio­nal, com­pues­to por el coach Joa­quín La­rraín; un ve­te­ri­na­rio bra­si­le­ño, que es par­te del equi­po olím­pi­co, y que vie­ne una vez al mes a re­vi­sar a Jae­ger Boy, y un ordenanza (En­ri­que Aba­ra­ca), otro pi­lar, ya que es quien cui­da al ca­ba­llo, lo en­si­lla, lo ali­men­ta y lo tie­ne feliz.

Pe­ro na­da fun­cio­na­ría si la re­la­ción con Jae­ger Boy fue­se dis­tin­ta. Nos bas­ta unos se­gun­dos para ver esa es­tre­cha cer­ca­nía, pues na­da más se acer­ca Carmen, el equino mues­tra su fe­li­ci­dad. Ella lo abra­za, lo aca­ri­cia, lo be­sa y lo pre­mia con azú­car. Se ve el afec­to mu­tuo, lo que se tra­du­ce en la can­cha. “Es hi­jo de un ca­ba­llo olím­pi­co, Jae­ger Mas­ter, que era de mi pro­fe­sor. Se lo com­pré ha­ce como dos años y la co­ne­xión fue in­me­dia­ta. An­tes, tu­ve una ye­gua por va­rios años y nun­ca nos com­ple­men­ta­mos de es­ta ma­ne­ra, en cam­bio con Jae­ger Boy en­tra­mos a la can­cha y po­cas ve­ces he­mos fa­lla­do, co­noz­co cuan­do le pa­sa al­go. So­mos uno”.

El ca­mino aho­ra se­rá qui­zás aún más com­ple­jo. El mun­dial es­te año, lue­go los Jue­gos Olím­pi­cos de la Ju­ven­tud en Ar­gen­ti­na y el pa­so a la ca­te­go­ría Young Ri­der, don­de los sal­tos van des­de 1,40 me­tros. Más ade­lan­te, la ilu­sión es­tá de­fi­ni­da en la má­xi­ma ci­ta de­por­ti­va. Los Jue­gos Olím­pi­cos son el gran sue­ño de es­ta jo­ven, que jun­to a su ca­ba­llo es­cri­ben una de las his­to­rias más pro­me­te­do­ras del de­por­te na­cio­nal.

"El cui­da­do del ca­ba­llo es cla­ve en es­te de­por­te. Por eso le da­mos co­mi­da es­pe­cial con su pas­to, le apli­ca­mos hie­lo en las pa­tas tras las com­pe­ten­cias, ba­rro en las no­ches, ven­das. To­do lo que ne­ce­si­te para que es­té en las me­jo­res con­di­cio­nes".

Carmen No­vion apren­dió a ca­bal­gar a los cua­tro años. Te­nía un pony que se lla­ma­ba Chi­le­ni­to y fue su pri­mer com­pa­ñe­ro. Hoy, Jae­ger Boy es su gran part­ner, con el que es­cri­be su his­to­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.