La his­to­ria del bis­nie­to de Er­nest Shac­kle­ton que cru­zó la An­tár­ti­da en un Hyun­dai San­ta Fe.

Ha­ce cien años se vi­vió en la An­tár­ti­ca una de las más gran­des his­to­rias de so­bre­vi­ven­cia, cuan­do la ex­pe­di­ción del ir­lan­dés Er­nest Shac­kle­ton fra­ca­só en su in­ten­to de cru­zar a pie el con­ti­nen­te blanco. A un si­glo de dis­tan­cia, Pa­trick Ber­gel, bis­nie­to de

La Tercera - MT MAG Motores - - MT MAG - » Por MAU­RI­CIO MON­ROY S.

Aco­mien­zos de 1914, un su­ge­ren­te avi­so en el Ti­mes in­vi­ta­ba a la aven­tu­ra más ex­tre­ma: "Se bus­can hom­bres pa­ra un via­je pe­li­gro­so. Suel­do ba­jo. Frío ex­tre­mo. Lar­gos me­ses de com­ple­ta os­cu­ri­dad. Pe­li­gro cons­tan­te. No se ase­gu­ra re­torno con vi­da. Ho­nor y re­co­no­ci­mien­to en ca­so de éxi­to", de­cía el men­sa­je de Er­nest Shac­kle­ton, un con­no­ta­do ex­plo­ra­dor ir­lan­dés que ha­bía ga­na­do re­co­no­ci­mien­to por ha­ber al­can­za­do el pun­to más aus­tral del Po­lo Sur, ha­za­ña que le va­lió ser nom­bra­do sir por el Rey Eduar­do VII.

Pe­ro Shac­kle­ton era un es­pí­ri­tu in­do­ma­ble y el tí­tu­lo no apa­ci­gua­ría esa pa­sión por lo inal­can­za­ble. Su nueva ob­se­sión era pa­ra re­clu­tar com­pa­ñe­ros pa­ra la Ex­pe­di­ción Im­pe­rial Tran­san­tár­ti­ca, tra­ve­sía que bus­ca­ba cru­zar a pie la An­tár­ti­ca.

El ir­lan­dés tu­vo éxi­to y zar­pó en el En­du­ran­ce con 27 hom­bres un 8 de agos­to de 1914, des­de Ply­mouth. Sin em­bar­go, lo que co­men­zó co­mo una gran aven­tu­ra ter­mi­nó por con­ver­tir­se en pe­sa­di­lla pa­ra ese gru­po de ex­plo­ra­do­res, pues las gé­li­das aguas aus­tra­les atra­pa­ron el bar­co y no le per­mi­tie­ron se­guir avan­zan­do. Y tras sie­te me­ses de in­ten­tos por li­be­rar­se de los enor­mes blo­ques de hie­lo, el 27 de oc­tu­bre de 1915 el bu­que se hun­dió.

Los ex­plo­ra­do­res sal­va­ron en botes y se ins­ta­la­ron en la Is­la Ele­fan­te. Pe­ro, tras me­ses de es­pe­ra, Shac­kle­ton, jun­to a cin­co hom­bres, to­ma­ron el bo­te Ja­mes Caird y en­fi­la­ron ha­cia los cen­tros ba­lle­ne­ros de la is­la de Geor­gia del Sur pa­ra ir en bus­ca de ayu­da. Más de 1.300 ki­ló­me­tros re­co­rri­dos en 17 días, has­ta que lo­gra­ron arri­bar. Lue­go Shac­kle­ton re­gre­só a In­gla­te­rra, don­de co­men­zó un tra­ba­jo de res­ca­te.

Tras in­ten­tos fa­lli­dos con un ba­lle­ne­ro, un bar­co de arras­tre y una go­le­ta, se le pi­de ayu­da al go­bierno de Chile. Y apa­re­ce en es­ce­na un pe­que­ño bar­co a va­por, el Yel­cho, al man­do del te­nien­te Luis Par­do. El ma­rino na­cio­nal, co­no­ci­do con los años co-

mo el Piloto Par­do, en­ca­be­za el tra­ba­jo y en agos­to de 1916 se ini­cia el res­ca­te de to­dos los ex­plo­ra­do­res.

A más de un si­glo de aque­lla im­pre­sio­nan­te mues­tra de su­per­vi­ven­cia, Pa­trick Ber­gel, bis­nie­to de Er­nest Shac­kle­ton, re­gre­só al con­ti­nen­te blanco a fi­na­li­zar la tra­ve­sía que se ha­bía im­pues­to su bi­sa­bue­lo.

Eso sí, no lo hi­zo a pie. En una ru­ta de 30 días a bor­do de un Hyun­dai San­ta Fe, atra­ve­só la An­tár­ti­ca des­de Union Gla­cier has­ta el Po­lo Sur. Lue­go al gla­ciar Le­ve­rett, las mon­ta­ñas tran­san­tár­ti­cas, el vol­cán Ere­bus, la pla­ta­for­ma de hie­lo Ross y de re­gre­so en Mc­mur­do. En to­tal, 5.800 ki­ló­me­tros, con tem­pe­ra­tu­ras de has­ta me­nos 28ºc.

"Al­gu­nas sec­cio­nes eran in­creí­ble­men­te her­mo­sas y só­lo unas po­cas do­ce­nas de per­so­nas real­men­te lle­gan a ver las mon­ta­ñas tran­san­tár­ti­cas. Ese era el pun­to en el que nin­gún vehícu­lo con ruedas ha­bía lle­ga­do. Mi bi­sa­bue­lo fue el pri­me­ro en su­bir a Ere­bus y yo ha­bía vis­to fotos de él cuan­do era un ni­ño. Es bas­tan­te es­pec­ta­cu­lar, con co­lum­nas de hu­mo sa­lien­do, y era muy es­pe­cial es­tar con­du­cien­do y ver­lo sa­lir de la nu­be", re­co­no­ció Ber­gel.

El San­ta Fe uti­li­za­do, co­mo es ló­gi­co, re­ci­bió al­gu­nos re­to­ques pa­ra cum­plir el ob­je­ti­vo. Se man­tu­vo el mo­tor tur­bo­dié­sel de 2.2 li­tros, pe­ro se agre­ga­ron neu­má­ti­cos más gran­des y de ba­ja pre­sión, pa­sos de rueda más ro­bus­tos, ajus­tes en el mo­tor pa­ra que fun­cio­na­ra con com­bus­ti­ble de avión -úni­co com­bus­ti­ble dis­po­ni­ble en la An­tár­ti­ca-, sus­pen­sión mo­di­fi­ca­da y ma­yor ca­pa­ci­dad en el es­tan­que de com­bus­ti­ble fue­ron las va­ria­cio­nes que reali­zó Ar­ctic Trucks, com­pa­ñía is­lan­de­sa que adap­tó ca­mio­ne­tas pa­ra que Top Gear hi­cie­ra gra­ba­cio­nes en el Po­lo Nor­te.

"No soy un ex­plo­ra­dor po­lar. Soy un ti­po de in­te­rior. Por lo tan­to, fue un gran cam­bio cul­tu­ral, y fue bas­tan­te im­pre­sio­nan­te ha­ber si­do el pri­me­ro en ha­cer es­to. Lle­gar al Po­lo Sur fue un mo­men­to es­pe­cial. El he­cho de que fue­se un lu­gar al que mi bi­sa­bue­lo tra­tó de lle­gar más de una vez y yo es­ta­ba allí, se sen­tía co­mo una co­ne­xión ge­nui­na. Lo que hi­ci­mos fue una mi­lé­si­ma par­te de lo que hi­cie­ron. No hay com­pa­ra­ción: ac­ce­so­rios mo­der­nos, lu­jo com­pa­ra­ti­vo. Pe­ro fue un via­je in­creí­ble y un logro in­creí­ble", in­di­có Ber­gel al ce­rrar una his­to­ria fa­mi­liar que, ha­ce 100 años, lle­vó al lí­mi­te de la re­sis­ten­cia a un gru­po de ex­plo­ra­do­res, his­to­ria que tam­bién tu­vo co­mo pro­ta­go­nis­ta a un ma­rino chi­leno que se atre­vió a desafiar los con­fi­nes del mun­do por unos lo­cos aven­tu­re­ros que se ani­ma­ron a zar­par por el sim­ple ho­nor y re­co­no­ci­mien­to.

» Fotos HYUN­DAI.

ADN ex­tre­mo. Pa­trick Ber­gel lle­vó a tér­mino el desafío que su abue­lo de­jó in­con­clu­so ha­ce más de un si­glo: con­quis­tar el fin del mun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.