El re­co­no­ci­do chef ar­gen­tino Fran­cis Mall­mann abre su pri­mer res­tau­rant en Chile.

El chef ar­gen­tino más co­no­ci­do en el mun­do y uno de los más me­diá­ti­cos de to­dos los tiem­pos aca­ba de abrir su pri­mer res­tau­ran­te en Chile, es­pe­cí­fi­ca­men­te al in­te­rior de la Vi­ña Mon­tes, en Apal­ta, co­ra­zón del Va­lle de Col­cha­gua.

La Tercera - MT MAG Motores - - MT MAG - » POR ALE­JAN­DRA MULET » FOTOS VI­ÑA MON­TES

Ex­cén­tri­co, con­tro­ver­ti­do, via­je­ro, aman­te de los fue­gos y con una his­to­ria bien par­ti­cu­lar, el co­no­ci­do chef ar­gen­tino Fran­cis Mall­mann aca­ba de abrir su pri­mer res­tau­ran­te en Chile, y pa­ra eso eli­gió uno de los cam­pos de Vi­ña Mon­tes. Se tra­ta de Fue­gos de Apal­ta, un res­tau­ran­te cam­pes­tre don­de se pre­pa­ran pla­tos con pro­duc­tos lo­ca­les, prin­ci­pal­men­te a la le­ña, re­ce­tas que se iden­ti­fi­can pro­fun­da­men­te con su es­ti­lo de co­ci­na.

de Apal­ta es­tá ubi­ca­do en me­dio de los vi­ñe­dos de Mon­tes, don­de se dis­fru­ta de la vis­ta pa­no­rá­mi­ca a los ce­rros, lu­gar en don­de la vi­ña fue pio­ne­ra en la plan­ta­ción de sus pa­rras en la­de­ras ex­tre­mas.

En su in­te­rior hay un do­mo de fue­go, una es­truc­tu­ra de fie­rro de tres me­tros de al­tu­ra con un fogón al cen­tro, don­de cuel­gan car­nes, pes­ca­dos, ver­du­ras y fru­tas, pa­ra ahu­mar­las y co­ci­nar­las de ma­ne­ra len­ta.

Su car­ta es sen­ci­lla, pe­ro bien cu- rio­sa a la vez. En las en­tra­das, la ofer­ta es bas­tan­te va­ria­da, aquí se pue­de en­con­trar una mez­cla de ver­du­ras y fru­tas asa­das, al res­col­do o que­ma­das, co­mo el za­pa­llo asa­do al do­mo, ri­cot­ta ca­se­ra y na­ran­ja que­ma­da.

En los fon­dos hay op­cio­nes de car­nes, pes­ca­dos y al­go de pas­tas. Pa­ra el ca­so de las car­nes, to­das van acom­pa­ña­das de ver­du­ras o en­sa­la­das que sue­nan sim­ples, pe­ro se­gu­ro son muy sa­bro­sas, co­mo el lo­mo li­so a la pa­rri­lla, ver­du­ras al res­fue­gos

col­do y ye­ma cu­ra­da.

Los pre­cios van entre los $ 5.000 (el pla­to de en­tra­da más sen­ci­llo) y los $17.000 (por un fon­do de en­tra­ña). Es una co­ci­na que sue­na bá­si­ca, pe­ro que es­tá he­cha de los me­jo­res pro­duc­tos lo­ca­les y na­cio­na­les, co­mo car­nes cria­das es­pe­cial­men­te pa­ra el res­tau­ran­te en la zo­na de La­go Ran­co, cor­de­ro pa­ta­gó­ni­co y pes­ca­dos de la cos­ta de la Sex­ta Re­gión.

Su car­ta de vi­nos es am­plia y ri­ca en op­cio­nes. Ade­más de con­tar con los vi­nos de la vi­ña, mues­tra una gran ofer­ta de los me­jo­res vi­nos del Va­lle de Col­cha­gua.

» Al­go so­bre su vi­da

El chef de 60 años co­men­zó su vi­da la­bo­ral en Ba­ri­lo­che, arri­ba de un bar­co de tu­ris­tas que re­co­rría el la­go Nahuel Hua­pi. A los 20 años ma­ne­jó su pri­mer res­tau­ran­te y lue­go em­pren­dió via­je a Pa­rís, don­de se for­mó co­mo co­ci­ne­ro pro­fe­sio­nal de la mano de Paul Bo­cus­se, el pa­dre de la co- ci­na fran­ce­sa y de la nou­ve­lle cui­si­ne.

Al re­gre­sar de Eu­ro­pa se in­cor­po­ró al res­tau­ran­te Hip­po­po­ta­mus, don­de per­ma­ne­ció has­ta que pu­do abrir su pro­pio lo­cal, en el ba­rrio de Pa­ler­mo. El lu­gar, sin nom­bre ni un car­tel que lo se­ña­la­ra, fun­cio­na­ba a puer­tas ce­rra­das y le per­mi­tía a Mall­mann usar­lo, ade­más, pa­ra dar cla­ses de co­ci­na.

Hoy es due­ño de va­rios res­tau­ran­tes en Mendoza, Buenos Aires y en Gar­zon, un pe­que­ño pue­blo en Uru­guay, to­dos ba­jo el con­cep­to del fue­go y la

co­ci­na al ai­re li­bre.

Ha te­ni­do di­ver­sos pro­gra­mas de te­le­vi­sión en Argentina, tam­bién en el ca­nal El Gour­met y un des­ta­ca­do -e im­per­di­ble- ca­pí­tu­lo en la exi­to­sa se­rie Chef's Ta­ble, de Net­flix, don­de mues­tra la par­te más ín­ti­ma de su vi­da, al­go de su fa­mi­lia, sus viajes y su vi­da nó­ma­de co­ci­nan­do por el mun­do.

Ha es­cri­to va­rios li­bros, don­de siem­pre to­das las pre­pa­ra­cio­nes gi­ran en torno al fue­go y gran­des pa­rri­llas. To­dos acom­pa­ña­dos de los me­jo­res pa­ra­jes de la Pa­ta­go­nia argentina, la­gos, mon­ta­ñas, mar y los lu­ga­res más re­cón­di­tos del mun­do.

Ac­tual­men­te es­tá em­pa­re­ja­do con Va­ni­na Chi­meno, una chef argentina bas­tan­te más jo­ven que él, con quien tie­ne una pe­que­ña hi­ja, quien es la me­nor de sus seis hi­jos.

Entre sus apa­ri­cio­nes más des­ta­ca­das del úl­ti­mo tiem­po, re­sal­ta una in­ter­ven­ción

A pri­me­ra vis­ta, se po­dría pen­sar que Fue­gos de Apal­ta tie­ne una co­ci­na bá­si­ca, pe­ro cons­ta de los me­jo­res pro­duc­tos lo­ca­les y na­cio­na­les, co­mo car­nes cria­das pa­ra el res­tau­ran­te en la zo­na de La­go Ran­co, cor­de­ro pa­ta­gó­ni­co y pes­ca­dos de la cos­ta de la VI Re­gión.

que reali­zó a co­mien­zos de año en la Pla­za Ma­yor de Madrid. En la ca­pi­tal es­pa­ño­la, con mo­ti­vo de los 400 años de his­to­ria que cum­plía el pa­seo tu­rís­ti­co, el chef ar­gen­tino pre­pa­ró un "asa­do a los sie­te fue­gos" pa­ra más de 1.400 co­men­sa­les.

Su re­la­ción con fi­gu­ras del es­pec­tácu­lo tam­po­co pa­sa des­aper­ci­bi­da. Ha­ce unas se­ma­nas, le co­ci­nó el al­muer­zo del Domingo de Re­su­rrec­ción a Bono, el lí­der de la ban­da U2, en un ho­tel de lu­jo en Francia. Y me­ses an­tes, en oc­tu­bre de 2016, fas­ci­nó a Da­vid Beckham con sus pre­pa­ra­cio­nes, al pun­to de que el ex fut­bo­lis­ta es­cri­bió en su cuen­ta de Twit­ter: "Te agra­dez­co, Fran­cis Mall­mann, por una bar­ba­coa inol­vi­da­ble y nun­ca an­tes rea­li­za­da".

Es par­te de la vi­da de Mall­man, una his­to­ria que aho­ra abre un ca­pí­tu­lo en nues­tro país con el res­tau­ran­te Fue­gos de Apal­ta.

Lar­ga tra­yec­to­ria. El ar­gen­tino lle­gó a Chile pa­ra dar vi­da a un res­tau­ran­te cam­pes­tre. Los vi­si­tan­tes en­con­tra­rán pla­tos pre­pa­ra­dos con pro­duc­tos lo­ca­les, co­ci­na­dos prin­ci­pal­men­te a le­ña.

Ubi­ca­ción pri­vi­le­gia­da. Fue­gos de Apal­ta se ins­ta­ló entre los vi­ñe­dos de la Vi­ña Mon­tes, con vis­ta ha­cia la plan­ta­ción de pa­rras en la­de­ras ex­tre­mas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.