Un re­co­rri­do por la mi­le­na­ria ciu­dad ja­po­ne­sa de Na­gano.

Tra­di­ción mi­le­na­ria. Un tren ba­la nos trans­por­ta a la Pre­fec­tu­ra de Na­gano, la cuar­ta más gran­de de Ja­pón, via­jan­do mi­les de años atrás en el tiem­po... a un tem­plo bu­dis­ta con más de 1.400 años, a un par­que con mo­nos que se re­go­ci­jan en sus aguas ter­ma­les

La Tercera - MT MAG Motores - - MT MAG - » POR LO­RE­NA GA­LLAR­DO GIL.

Di­ga­mos que nos en­con­tra­mos en Tokio, la alu­ci­nan­te ca­pi­tal de Ja­pón, con 13 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, so­bra­da de ras­ca­cie­los y cen­tro neu­rál­gi­co de la tec­no­lo­gía, entre mu­chas otras co­sas. Pe­ro tan­ta mo­der­ni­dad, con­cre­to y co­nec­ti­vi­dad nos han ago­ta­do y que­re­mos dis­fru­tar de pai­sa­jes más del es­ti­lo de la pe­lí­cu­la "El úl­ti­mo sa­mu­rái". En­ton­ces, Na­gano se al­za co­mo nues­tro des­tino ideal pa­ra des­can­sar unos días del mun­do mo­derno y aden­trar­nos en la cul­tu­ra an­ces­tral ja­po­ne­sa.

Pa­ra lle­gar, lo más fá­cil es to­mar un tren ba­la -o Shin­kan­sen- des­de Tokio has­ta Na­gano, el cual re­co­rre en me­nos de dos ho­ras los 241 ki­ló­me­tros que hay entre am­bas ciu­da­des (des­de 17.000 ye­nes el pa­sa­je, unos $ 100 mil).

La es­ca­pa­da co­mien­za con la vi­si­ta al Tem­plo Zen­ko-ji, ca­mi­nan­do a unos 30 mi­nu­tos de la es­ta­ción de tren. Fun­da­do en el si­glo VII, Zen­ko-ji es el cen­tro neu­rál­gi­co y es­pi­ri­tual de la ciu­dad de Na­gano, tan­to por el sim­bo­lis­mo de lo que re­pre­sen­ta, co­mo por su des­co­mu­nal ta­ma­ño. Es­tá for­ma­do por 39 edi­fi­cios que ocu­pan un es­pa­cio de 59.000 me­tros cua­dra­dos.

Así es to­da la zo­na, tan­to la ca­lle de ac­ce­so al tem­plo (ave­ni­da Omo­te­san­do) co­mo sus la­te­ra­les y par­te pos­te­rior, lle­na de pe­que­ños templos, alo­ja­mien­tos es­pe­cia­li­za­dos, mo­nu­men­tos con­me­mo­ra­ti­vos, tien­das y res­tau­ran­tes. Si hay tiem­po pa­ra al­mor­zar, la es­pe­cia­li­dad aquí son los so­ba buckw­heat nood­les. Real­men­te, muy ri­cos.

Des­pués de pa­sar por la puerta prin­ci­pal del tem­plo (San­mon), se lle­ga al sa­lón prin­ci­pal Hon­do, una de las ma­yo­res es­truc­tu­ras de ma­de­ra de Ja­pón y don­de se en­cuen­tra la pri­me­ra es­ta­tua bu­dis­ta que lle­gó al país des­pués de que adop­ta­ra el bu­dis­mo en el si­glo VI. Se di­ce que la ima­gen con­du­ce al pa­raí­so de la Tie­rra Pu­ra, ra­zón por la cual siem­pre ha si­do ve­ne­ra­da por el pue­blo.

Lo cu­rio­so es que na­die nun­ca ha vis­to la ima­gen. Se cuen­ta que es­tá cu­bier­ta co­mo una mo­mia y guar­da­da en una ca­ja tras el al­tar prin­ci­pal. Una vez ca­da seis años, en una ce­re­mo­nia lla­ma­da Go­kaich, se mues­tra al pú­bli­co una re­pro­duc­ción de la ima­gen. La pró­xi­ma oca­sión se­rá en 2021.

Des­de aquí se pue­de to­mar un tren lo­cal pa­ra lle­gar a la es­ta­ción Yu­da­na­ka, tra­yec­to que tar­da me­nos de una ho­ra. Una vez allí, un au­to­bús nos con­du­ci­rá en di­rec­ción a Kan­ba­yas­hi On­sen, des­de don­de co­mien­za el ca­mino ha­cia el par­que de los ma­ca­cos de Ji­go­ku­da­ni, un bo­ni­to pa­seo de 1,6 ki­ló­me­tros, con po­ca pen­dien­te y ap­to pa­ra to­das las eda­des.

El Ji­go­ku­da­ni Mon­key Park abre de 8.00 a 17 ho­ras en ve­rano (de abril a oc­tu­bre) y de 9.00 a 16 ho­ras en in­vierno (de no­viem­bre a mar­zo). La en- tra­da cues­ta 500 ye­nes (ca­si $ 3 mil).

El in­vierno es la me­jor épo­ca pa­ra vi­si­tar es­te par­que (inau­gu­ra­do en 1964), por­que en­ton­ces los mo­nos de ca­ra co­lo­ra­da dan su ma­yor show. Se­mi­llas re­ga­das en la nie­ve y sil­ba­tos los ani­man a ba­jar de las mon­ta­ñas, pa­ra dar­se re­la­jan­tes y lar­gos ba­ños en las aguas ter­ma­les que flu­yen entre las ro­cas. A ve­ces has­ta se que­dan dor­mi­dos, de­lei­tan­do a los tu­ris­tas. Y no só­lo eso, jue­gan, se es­pul­gan e in­clu­so pe­lean (nor­mal­men­te, por te­mas de je­rar­quías entre cla­nes).

El gru­po de mo­nos es muy gran­de, y si bien es­tán acos­tum­bra­dos a la pre­sen­cia hu­ma­na, no de­jan de ser ani­ma­les sal­va­jes, por lo que es­tá prohi­bi­do in­ter­ac­tuar con ellos. De he­cho, en to­do el par­que hay car­te­les (en in­glés y ja­po­nés) que in­di­can qué es­tá per­mi­ti­do ha­cer y qué no.

Si se tra­ta de un via­je ex­press a Na­gano, otra al­ter­na­ti­va tras vi­si­tar el tem­plo de Zen­ko-ji es co­no­cer el Cas­ti­llo de Mat­su­mo­to, tam­bién a me­nos de una ho­ra de via­je en tren. La en­tra­da cues­ta 610 ye­nes (unos $ 3.600) y es­tá abier­to de 8.30 a 17 ho­ras. Du­ran­te sep­tiem­bre, eso sí, el mes del tsu­ki­mi o con­tem­pla­ción de la lu­na lle­na de oto­ño, el cas­ti­llo abre sus puer­tas por la no­che.

El tam­bién co­no­ci­do co­mo "Cas­ti­llo de los Cuer­vos" (por el co­lor ne­gro de sus mu­ros) es uno de los cua­tros cas­ti­llos ori­gi­na­les que se en­cuen­tran en Ja­pón. Fue cons­trui­do entre 1594 y 1597 y sus seis ma­jes­tuo­sas plan­tas al­can­zan los 30 me­tros de al­tu­ra. Allí se dis­fru­ta de las me­jo­res vis­tas de la ciu­dad.

Tra­di­ción, au­tén­ti­cas ar­ma­du­ras de sa­mu­ráis, ma­de­ras mi­le­na­rias y an­ces­tra­les his­to­rias de sho­gu­nes nos re­cuer­dan el por­qué de nues­tro via­je a Na­gano.

1- Na­ka­mi­se. Es la ca­lle de ac­ce­so al tem­plo Zen­ko-ji, lle­na de tien­das y con mu­cho am­bien­te. Va­le la pe­na re­co­rrer­la con tiem­po. 2- Na­tu­ra­le­za mi­le­na­ria. Ade­más de templos, cas­ti­llos y on­sen (ba­ños tra­di­cio­na­les), Na­gano se pri­vi­le­gia de cin­co par­ques, los cua­les fascinan año a año a los tu­ris­tas por sus ma­ra­vi­llo­sos co­lo­ri­dos, que va­rían de acuer­do a la es­ta­ción. 3- Cas­ti­llo Mat­su­mo­to. Es­tá apo­ya­do so­bre mu­ros de pie­dra de sie­te me­tros de gro­sor que, ori­gi­nal­men­te, te­nían un am­plio fo­so ba­jo ellos. 4- San­mon. Es la puerta prin­ci­pal del tem­plo Zen­ko-ji, da­ta de 1750 y fue de­cla­ra­da Pa­tri­mo­nio Cul­tu­ral de Ja­pón. 5- Ji­do­ku­da­ni Mon­key Park. Unos 200 mo­nos so­bre­vi­ven en in­vierno a las ba­jas tem­pe­ra­tu­ras y a un grue­so man­to de nie­ve gra­cias a la aguas ter­ma­les que flu­yen por las mon­ta­ñas. 6- Ro­ku­ji­zos. Son es­ta­tuas de seis bod­hi­satt­vas que aban­do­na­ron su ilu­mi­na­ción bu­dis­ta pa­ra sal­var a otros. Es­tán en Zen­ko-ji. 7- Ryo­kan Ko­ra­ku­kan. Es un alo­ja­mien­to con on­sen ex­te­rior (ba­ños tra­di­cio­na­les ja­po­ne­ses) pa­ra que­dar­se en Ji­do­ku­da­ni y dis­fru­tar del es­pec­tácu­lo de los mo­nos de ca­ra co­lo­ra­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.