El nue­vo sue­ño de Fer­nan­do Alon­so.

La Tercera - MT MAG Motores - - MT MAG - » Por MAU­RI­CIO MON­ROY S.

Pa­re­cía una tem­po­ra­da sin gran­des no­ve­da­des pa­ra Fer­nan­do Alon­so. El ex cam­peón de la F1, piloto del equi­po Mcla­ren­hon­da, su­frió du­ran­te las pri­me­ras fe­chas con un mo­no­pos­to que no es­tá a su al­tu­ra. Se le ve tra­ba­jar, en las ca­rre­ras bus­ca ser pro­ta­go­nis­ta, pe­ro su au­to no tie­ne fuer­za. Es una de­cep­ción cons­tan­te pa­ra él y pa­ra sus se­gui­do­res ver­lo tra­tar de lle­var un vehícu­lo que no tie­ne las ar­mas pa­ra acer­car­se a los Mercedes-amg o a los Fe­rra­ri. Sin em­bar­go, el rui­do que no ge­ne­ra en los cir­cui­tos de la F1 lo hi­zo des­de fue­ra, re­me­cien­do la es­ce­na del mo­tors­port mun­dial con una no­ti­cia que no es­ta­ba en los cálcu­los de na­die. Por la im­por­tan­cia de lla­mar­se Alon­so.

El pa­sa­do 12 de abril, el his­pano se­ña­ló que "es­toy in­men­sa­men­te emo­cio­na­do por com­pe­tir en la Indy 500 de es­te año. La Indy 500 es una de las ca­rre­ras más fa­mo­sas en el ca­len­da­rio mun­dial de mo­tors­port, que ri­va­li­za só­lo con las 24 Ho­ras de Le Mans y el Gran Premio de Mó­na­co", ex­pli­có Alon­so, quien op­tó por ir a pro­bar suer­te en la mí­ti­ca com­pe­ten­cia nor­te­ame­ri­ca­na, aun­que eso le cos­ta­rá El pró­xi­mo 28 de ma­yo, el piloto es­pa­ñol, dos ve­ces cam­peón del mun­do en la Fór­mu­la Uno, de­bu­ta­rá en las mí­ti­cas 500 Mi­llas de In­dia­ná­po­lis, dan­do así el pri­mer pa­so ha­cia uno de los ob­je­ti­vos de­por­ti­vos que se plan­teó: igua­lar la mar­ca del le­gen­da­rio Graham Hill, el úni­co co­rre­dor que ha ga­na­do la Tri­ple Co­ro­na del au­to­mo­vi­lis­mo. Alon­so tie­ne la palabra. au­sen­tar­se de la fe­cha más sim­bó­li­ca de la F1. "No po­dré com­pe­tir en Mó­na­co es­te año. Pe­ro se­rá el úni­co GP de 2017 en que es­ta­ré des­apa­re­ci­do, ya que es­ta­ré de vuel­ta pa­ra el GP de Ca­na­dá, en Mon­treal, a prin­ci­pios de ju­nio".

La in­for­ma­ción re­co­rrió el mun­do en unos se­gun­dos. El as­tu­riano, a pe­sar de no te­ner un so­lo pun­to en la F1 de es­te año, de ni si­quie­ra ha­ber ter­mi­na­do una ca­rre­ra en 2017, vol­vía a las por­ta­das de los dia­rios, ge­ne­ran­do una ex­pec­ta­ti­va co­mo po­cas ve­ces se ha vis­to.

El equi­po al que lle­ga a com­pe­tir el as­tu­riano es el An­dret­ti Au­tos­port, don­de es­ta­rá al man­do de un Da­lla­ra DW12 con el nú­me­ro 29 y los mis­mos co­lo­res anaran­ja­dos que uti­li­za­ba Bru­ce Mcla­ren, fun­da­dor de la es­cu­de­ría bri­tá­ni­ca.

El je­fe de equi­po es Michael An­dret­ti, hi­jo de Mario -ga­na­dor de la Indy 500 en 1984 y cam­peón de la F1 en 1978-, quien con­fía ple­na­men­te en lo que pue­de ha­cer Alon­so. De he­cho, a só­lo días de co­no­cer­se la no­ti­cia, Mario An­dret­ti le acon­se­jó al ex Fe­rra­ri “que no sea de­ma­sia­do va­lien­te, ya que pue­de te­ner un sus­to. Por­que cuan­do pa­sa eso, pue­de ser muy com­pli­ca­do re­cu­pe­rar esa con­fian­za, así que el equi­po no per­mi­ti­rá que eso su­ce­da”.

» La tri­ple co­ro­na

El anun­cio de Fer­nan­do Alon­so de par­ti­ci­par en la Indy 500 no agra­dó a los má­xi­mos eje­cu­ti­vos de la F1, aun­que pú­bli­ca­men­te mos­tra­ron com­pren­sión. "No nos ha­bía­mos en­con­tra­do en es­ta si­tua­ción, que es ex­cep­cio­nal. He­mos in­ten­ta­do ser cons­truc­ti­vos y en­ten­der que es su sue­ño y que no po­día com­pe­tir en Mó­na­co de la ma­ne­ra que a él le gus­ta­ría. In­ten­ta­mos en­ten­der una si­tua­ción ex­cep­cio­nal”, di­jo Chase Ca­rey, el su­ce­sor de Ber­nie Ecclestone co­mo man­da­más de la F1.

Pe­ro la de­ci­sión de Alon­so no es iné­di­ta y una lar­ga lis­ta de pi­lo­tos ha pro­ba­do suer­te en am­bas ca­te­go­rías. Jac­ques Vi­lle­neu­ve, Juan Pa­blo Mon­to­ya y Emer­son Fit­ti­pal­di, por ejem­plo, lo­gra­ron im­po­nen­tes vic­to­rias en el In­dia­ná­po­lis Mo­tor Speed­way. Aho­ra, si de cam­peo­nes de la F1 que tam­bién ga­na­ran la Indy 500 se ha­bla (des­pués de que In­dia­ná­po­lis de­jó de ser par­te del ca­len­da­rio de la Fór­mu­la Uno), el nú­me­ro es bas­tan­te me­nor.

El pri­me­ro de ellos fue Jim Clark.

Cam­peón de la F1 en 1962, tres años des­pués se con­vir­tió en el pri­mer bri­tá­ni­co que ga­na In­dia­ná­po­lis en la era mo­der­na. Lo hi­zo con un Lo­tus, tras li­de­rar 190 de las 200 vuel­tas. Lue­go de eso, re­gre­só a la F1, ga­nó cin­co ca­rre­ras y se que­dó con su se­gun­do tí­tu­lo mun­dial.

Emu­lan­do a Clark con tí­tu­lo en la F1 y vic­to­ria en la Indy 500 se en­cuen­tran Mario An­dret­ti, Emer­son Fit­ti­pal­di, Jac­ques Vi­lle­neu­ve y Graham Hill. Es­te úl­ti­mo es tal vez el más re­pre­sen­ta­ti­vo y uno de los “cau­san­tes” de la de­ci­sión de Fer­nan­do Alon­so de in­ten­tar suer­te en la Indy 500, ya que co­mo ha re­co­no­ci­do el es­pa­ñol, uno de sus ob­je­ti­vos de­por­ti­vos es igua­lar a Hill en la ob­ten­ción de la de­no­mi­na­da “tri­ple co­ro­na” del au­to­mo­vi­lis­mo: triun­fos en el GP de Mó­na­co, las 24 Ho­ras de Le Mans y la Indy 500.

“He ga­na­do dos ve­ces el Gran Premio de Mó­na­co y una de mis am­bi­cio­nes es ga­nar la Tri­ple Co­ro­na, un logro que so­lo ha con­se­gui­do un piloto en la his­to­ria del au­to­mo­vi­lis­mo: Graham Hill. Es to­do un desafío, un du­ro re­to, pe­ro es­toy dis­pues­to a in­ten­tar­lo. No sé cuán­do voy a co­rrer en Le Mans, pe­ro in­ten­ta­ré ha­cer­lo al­gún día. So­lo ten­go 35 años... ten­go mu­cho tiem­po pa­ra eso”, di­jo el es­pa­ñol.

Hill es una de las ma­yo­res fi­gu­ras que re­cuer­da el au­to­mo­vi­lis­mo. Preo­cu­pa­do siem­pre por los mí­ni­mos de­ta­lles, in­clui­do el cui­da­do bi­go­te que lo ca­rac­te­ri­za­ba, ga­nó cin­co ve­ces en el Prin­ci­pa­do (1963-64-65-68 y 69), tres de ellas de ma­ne­ra con­se­cu­ti­va; en una oca­sión las 500 Mi­llas de In­dia­ná­po­lis (1966) y en una tam­bién las 24 Ho­ras de Le Mans (1972).

Es el hom­bre al que quie­re igua­lar Alon­so. Y pa­ra eso se pu­so a tra­ba­jar fuer­te, to­man­do la ven­ta­ja que le da ser de­bu­tan­te y que le per­mi­te pro­bar el vehícu­lo en el que co­rre­rá un día an­tes de la se­ma­na de en­tre­na­mien­tos ofi­cia­les, que em­pe­zó el 15 de ma­yo.

Aquel test no só­lo sir­vió pa­ra que el es­pa­ñol com­pro­ba­ra las di­fe­ren­cias que exis­ten entre am­bas ca­te­go­rías. En la Indy 500, la ve­lo­ci­dad pro­me­dio se­rá mu­cho más al­ta por gi­rar en un óva­lo, a lo que su­ma­rá una car­ga ae­ro­di­ná­mi­ca dis­tin­ta a la ha­bi­tual.

El es­pe­jo en el cual plas­ma su ob­je­ti­vo de­por­ti­vo Fer­nan­do Alon­so es Graham Hill, piloto bri­tá­ni­co que ga­nó la "Tri­ple Co­ro­na" del au­to­mo­vi­lis­mo tras im­po­ner­se en las 500 Mi­llas de In­dia­ná­po­lis (1963-64-65-68 y 69), en el Gran Premio de Mó­na­co (1966) y en las 24 Ho­ras de Le Mans (1972). El es­pa­ñol va tras su ré­cord y el 28 de ma­yo ten­drá su pri­me­ra ba­ta­lla.

"La ex­pe­rien­cia de pro­bar el au­to en In­dia­ná­po­lis fue di­fe­ren­te. Las sen­sa­cio­nes con el au­to fue­ron otras. La pues­ta a pun­to no es la mis­ma que con un F1. Al fi­nal de la ca­rre­ra me sen­tí con­fia­do y la se­ma­na que vie­ne, cuan­do ha­ga los en­sa­yos y es­té con la gen­te y con las gra­das lle­nas de afi­cio­na­dos, me sen­ti­ré más con­fia­do", re­la­tó el oriun­do de Ovie­do so­bre su pri­me­ra to­ma de con­tac­to con el vehícu­lo.

Pe­ro los que co­men­za­ron a ver los be­ne­fi­cios de con­tar con Alon­so en la gri­lla fue­ron los pro­pios en­car­ga­dos de la Indy 500. A pe­sar de que es la má­xi­ma ci­ta del au­to­mo­vi­lis­mo en Nor­tea­mé­ri­ca y que to­dos los años ago­ta las en­tra­das, la sor­pre­sa fue ma­yús­cu­la cuan­do com­pro­ba­ron que el test en el In­dia­ná­po­lis Mo­tor Speed­way fue vis­to por más de dos mi­llo­nes de ci­ber­nau­tas.

Y ni ha­blar de las en­tra­das, de he­cho, Mark Mi­les, di­rec­tor eje­cu­ti­vo de la ca­rre­ra, in­di­có que "aun­que el año pa­sa­do ya col­ga­mos el car­tel de 'no hay bi­lle­tes', igual vie­ne mu­cha gen­te, y he­mos no­ta­do un in­cre­men­to va­lo­ra­ble en la ven­ta de en­tra­das fue­ra de EE.UU., que pro­ba­ble­men­te co­rres­pon­da a afi­cio­na­dos a la F1”.

Es la efer­ves­cen­cia que pro­vo­ca Alon­so en la Indy 500, com­pe­ten­cia en la que ol­vi­da por un mo­men­to las com­pli­ca­cio­nes que vi­ve en la F1 y don­de es­pe­ra au­men­tar su le­yen­da pa­ra avan­zar ha­cia el fes­te­jo má­xi­mo en las tres gran­des prue­bas del au­to­mo­vi­lis­mo.

» Fotos AGEN­CIAS.

Be­ne­fi­cio mu­tuo. El es­treno de Alon­so en la Indy 500 le im­pe­di­rá al es­pa­ñol dispu­tar el GP de Mó­na­co, pe­ro es un sa­cri­fi­cio que Mcla­ren es­tá dis­pues­to a ha­cer pa­ra man­te­ner al es­pa­ñol en sus fi­las en 2018.

AN­DRET­TI AU­TOS­PORT

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.