Los pla­nes de cre­ci­mien­to de Kia a ni­vel glo­bal.

La Tercera - MT MAG Motores - - MT MAG - » Por LO­RE­NA GA­LLAR­DO GIL. » Fotos KIA MO­TORS.

La his­to­ria de Kia bien po­dría di­vi­dir­se en an­tes y des­pués del arri­bo de Peter Schre­yer. Sin du­da, la lle­ga­da del re­co­no­ci­do di­se­ña­dor ale­mán (pa­dre de éxi­tos co­mo el Au­di TT y los Volks­wa­gen Pas­sat y Golf IV) mar­có un pun­to de in­fle­xión en la fir­ma co­rea­na, que hoy de­be gran par­te de su éxi­to al es­ti­lo im­pues­to por él.

Cuan­do en 2006 Schre­yer fi­chó co­mo je­fe de di­se­ño de Kia, al fa­bri­can­te co­reano le ur­gía te­ner una iden­ti­dad pro­pia, una que per­mi­tie­ra re­co­no­cer un Kia de un so­lo vis­ta­zo, pues has­ta ese mo­men­to la ima­gen de sus mo­de­los era muy neu­tral, por de­cir lo me­nos. Fue en­ton­ces cuan­do na­ció la re­vo­lu­cio­na­ria pa­rri­lla de "na­riz de ti­gre", es­tre­na­da en el pro­to­ti­po Kee en 2007 y que le dio una ca­ra a Kia.

Es­te nue­vo len­gua­je de di­se­ño, mo­derno, atre­vi­do y pro­pio, jun­to Des­de que apa­re­ció la cé­le­bre pa­rri­lla de "na­riz de ti­gre" to­do cam­bió pa­ra Kia. No só­lo con­si­guió un look pro­pio, ad­mi­ra­do y pre­mia­do al­re­de­dor del mun­do, sino tam­bién la con­fian­za ne­ce­sa­ria pa­ra plan­tear­se con ma­yor pro­pie­dad en la in­dus­tria. Ac­tual­men­te, el fa­bri­can­te co­reano bus­ca co­rrer en las gran­des li­gas, ata­can­do ni­chos im­pen­sa­dos tiem­po atrás, co­mo el de los se­da­nes de­por­ti­vos, don­de lu­ce or­gu­llo­so el Stin­ger, que pron­to lle­ga­rá a Chile. con una apues­ta fir­me por la ca­li­dad per­ci­bi­da, sen­ta­ron los ci­mien­tos pa­ra que Kia co­men­za­ra a pen­sar en gran­de. Así es, con Schre­yer a la ca­be­za de los tres cen­tros de di­se­ño del fa­bri­can­te en el mun­do (Co­rea del Sur, Ale­ma­nia y Es­ta­dos Uni­dos), unas ven­tas anua­les que su­pe­ran los tres mi­llo­nes de au­tos, y un ca­tá­lo­go ro­bus­to y di­ver­si­fi­ca­do, hoy Kia se atre­ve a ir más allá, pre­ten­dien­do, por ejem­plo, ha­cer­se un es­pa­cio en el mun­do de los se­da­nes de­por­ti­vos y tam­bién im­po­ner­se en el de los au­tos eco­ló­gi­cos. Ni ha­blar de su po­si­ción entre los más ven­di­dos. Ahí sí que la apues­ta es gran­de. Es­tas son las ra­yas del ti­gre.

» Una nueva es­pe­cie

En el pa­sa­do au­tos­how de Detroit, a prin­ci­pios de año, Kia inau­gu­ró un nue­vo ca­pí­tu­lo en su his­to­ria, al pre­sen­tar el Stin­ger, su pri­mer mo­de­lo de cor­te de­por­ti­vo. Co­mo era de pre­ver, los elo­gios no se hi­cie­ron es­pe­rar, va­ti­ci­nan­do un buen fu­tu­ro pa­ra el pri­mer in­te­gran­te de es­ta nueva es­pe­cie pa­ra la mar­ca.

"Kia ha­ce co­ches ac­ce­si­bles, pe­ro de ca­li­dad, di­se­ño atrac­ti­vo y siem­pre con un pre­cio ra­zo­na­ble. Nues­tro ob­je­ti­vo con el Stin­ger es po­pu­la­ri­zar el seg­men­to al que per­te­ne­ce, que na­die de­ba ba­jar a una ca­te­go­ría in­fe­rior, pu­dien­do ac­ce­der a un Kia. Es­ta­re­mos don­de la gen­te pue­da es­tar. Nues­tra iden­ti­dad es la de una mar­ca ge­ne­ra­lis­ta, no pre­mium", ase­gu­ra Ar­tur Mar­tins, vi­ce­pre­si­den­te de mar­ke­ting de Kia Mo­tors Eu­ro­pe.

El Stin­ger fue di­se­ña­do en Frank­furt (Ale­ma­nia) ba­jo la es­tric­ta su­per­vi­sión de Schre­yer, y tes­tea­do en el fa­mo­so cir­cui­to ger­mano de Nür-

bur­gring, ba­jo el man­do de Al­bert Bier­mann, di­rec­tor de Prue­bas y Al­to Desem­pe­ño de la fir­ma co­rea­na, quien has­ta 2014 se desem­pe­ña­ba co­mo vi­ce­pre­si­den­te de in­ge­nie­ría de la di­vi­sión M de BMW.

Al tra­tar­se de un Kia, su di­se­ño de­bía ser atre­vi­do. Y tam­bién de­bía ser ágil y ve­loz, al mis­mo tiem­po que ele­gan­te y si­len­cio­so. De­bía al­can­zar un equi­li­brio per­fec­to entre es­ta­bi­li­dad y con­fort de sus­pen­sión, alo­jar có­mo­da­men­te a cin­co per­so­nas y te­ner un gran es­pa­cio pa­ra equi­pa­je. Te­nía que ser

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.