La his­to­ria de maes­tría de Lon­gi­nes.

Lon­gi­nes ce­le­bra 185 años crean­do re­lo­jes atrac­ti­vos, desafian­tes y lle­nos de ele­gan­cia. Una tra­yec­to­ria mar­ca­da por los tiem­pos di­fí­ci­les y la cons­tan­te rein­ven­ción de sus mo­de­los y ob­je­ti­vos, for­jan­do la per­so­na­li­dad y el es­ti­lo in­con­fun­di­ble de al­gu­nas

La Tercera - MT MAG Motores - - MOTORES - » POR CA­RO­LI­NA RO­JAS ARE­NAS

En 1832 se co­men­zó a es­cri­bir la his­to­ria de Lon­gi­nes, una de las más lar­gas de la in­dus­tria. Fue ese año cuan­do Au­gus­te Agas­siz ini­ció su aven­tu­ra en el mun­do de la re­lo­je­ría. Pa­ra fun­dar Agaz­zis & Com­pag­nie eli­gió la en­ton­ces lo­ca­li­dad sui­za de Sain­ti­mier, que con los años se con­ver­ti­ría en cen­tro neu­rál­gi­co de la in­dus­tria.

Con ar­te­sa­nos que lo­gra­ban pie­zas de al­ta ca­li­dad y pre­ci­sión téc­ni­ca des­de sus ca­sas, la fir­ma cre­ció has­ta ha­cer­se co­no­ci­da en Eu­ro­pa y Amé­ri­ca.

Con­for­me la po­pu­la­ri­dad de los re­lo­jes cre­ció, en 1850 se op­ta por re­unir a los ar­te­sa­nos, maes­tros e in­ge­nie­ros ba­jo un mis­mo te­cho, ade­más de im­ple­men­tar pro­ce­sos más mo­der­nos, con el fin de lo­grar me­cá­ni­cas más com­ple­jas.

Só­lo en 1866 la em­pre­sa se cam­bia de ubi­ca­ción a la ri­be­ra del río Su­ze, en la mis­ma Saint-imier, a una zo­na co­no­ci­da co­mo Les Lon­gi­nes, que en 1867 le da­ría a la com­pa­ñía su nom­bre de­fi­ni­ti­vo.

Un año más tar­de lle­ga­ría al mer­ca­do el 20A, pri­mer re­loj de bol­si­llo con mo­vi­mien­to Lon­gi­nes, y que fue pre­mia­do en la Ex­hi­bi­ción Uni­ver­sal en Pa­rís. Pa­ra en­ton­ces, el re­loj de are­na ala­do, lo­go de la mar­ca has­ta hoy, era re­co­no­ci­do en to­do el mun­do, aun­que só­lo se pa­ten­tó en 1889.

Prin­ci­pa­les res­pon­sa­bles del pro­ce­so de in­dus­tria­li­za­ción de la fa­bri­ca­ción de re­lo­jes, en 1878 la mar­ca al mer­ca­do el Ca­li­bre 20H, pri­mer cro­nó­gra­fo sim­ple usa­do pa­ra la me­di­ción pre­ci­sa del tiem­po, área en la que Lon­gi­nes in­vier­te fuer­te­men­te des­de en­ton­ces, y que po­co más de 10 años des­pués se­ría res­pon­sa­ble del pri­mer cro­nó­me­tro cer­ti­fi­ca­do de la mar­ca: el ca­li­bre 21.59.

» His­to­ria de in­no­va­ción

To­da­vía no co­men­za­ba el si­glo y la fir­ma sui­za era aso­cia­da a los de­por­tes ecues­tres en Es­ta­dos Uni­dos y al mun­do de la ex­plo­ra­ción. Es­to úl­ti­mo, gra­cias a que el prín­ci­pe Lui­gi Ama­deo de Sa­bo­ya, du­que de Abruz­zi, de- ci­die­ra lle­var uno de los mo­de­los a su ex­pe­di­ción al Ár­ti­co.

Las pri­me­ras dé­ca­das de 1900 fue­ron de pre­mios e in­no­va­cio­nes pa­ra Lon­gi­nes, que ade­más crea el pri­mer sis­te­ma elec­tro­me­cá­ni­co pa­ra cro­no­me­trar de­por­tes en 1912.

Lue­go vino el desa­rro­llo del pri­mer mo­vi­mien­to pa­ra re­lo­jes de pul­se­ra (ca­li­bre 13.33Z) y dis­tin­tos ex­pe­ri­men­tos con for­mas po­co con­ven­cio­na­les, co­mo me­cá­ni­cas ova­les y rec­tan­gu­la­res, pa­ra dar un nue­vo en­fo­que al mun­do de los re­lo­jes.

El nom­bra­mien­to de Lon­gi­nes co­mo pro­vee­dor ofi­cial de la Fe­de­ra­sa­ca

ción Ae­ro­náu­ti­ca In­ter­na­cio­nal li­ga­ría a la mar­ca de por vi­da al mun­do de los avio­nes, crean­do desa­rro­llos es­pe­cia­les con pi­lo­tos co­mo Char­les A. Lind­bergh, con el que se desa­rro­lló una edi­ción que per­mi­tía cal­cu­lar la lon­gi­tud y la al­ti­tud, po­si­cio­nan­do de in­me­dia­to a los avia­do­res en un pun­to geo­grá­fi­co exac­to.

Aun­que las gran­des gue­rras tu­vie­ron su efec­to, Lon­gi­nes si­guió in­no­van­do y en 1945 lan­zó su pri­mer mo­vi­mien­to de cuerda au­to­má­ti­ca.

Los años 50 trae­rían el desa­rro­llo del pri­mer re­loj de cuar­zo de la mar­ca, que pron­to re­gis­tra­ría una se­rie de ré­cords de pre­ci­sión en el Ob­ser­va­to­rio Neu­cha­tel.

Tam­bién en 1954, Lon­gi­nes pre­sen­ta su lí­nea Con­quest, ini­cian­do así una nue­va es­tra­te­gia de pro­duc­tos, con fa­mi­lias de mo­de­los y nue­vos desa­rro­llos en re­lo­jes de cuar­zo de al­ta pre­ci­sión.

Pa­ra 1972, la no­ve­dad era el Lon­gi­nes LCD, pri­mer re­loj di­gi­tal de la mar­ca, pre­mia­do por su in­no­va­ción y van­guar­dia, una que sie­te años más tar­de vol­ve­ría a re­lu­cir gra­cias al Feui­lle d'or (Ho­ja de oro), pri­mer mo­de­lo del mun­do en rom­per la ba­rre­ra de los 2 mm de an­cho, con só­lo 1,98 mm.

En 1983 la fir­ma pa­sa a ser par­te del Gru­po Swatch, con­ti­nuan­do su his­to­ria de in­no­va­cio­nes, las que se acu­mu­lan de tal ma­ne­ra que, en 1992 y ce­le­bran­do los 125 años de Lon­gi­nes, se inau­gu­ra el mu­seo de la com­pa­ñía en su ca­sa ma­triz en Saint-imier.

La his­to­ria ac­tual de es­ta tra­di­cio­nal fir­ma sui­za la ha man­te­ni­do co­mo una de las más ac­ti­vas de la in­dus­tria, con nue­vas co­lec­cio­nes que tri­bu­tan su he­ren­cia y tra­di­ción a tra­vés de mo­de­los que man­tie­nen el es­ti­lo vin­ta­ge.

Siem­pre re­la­cio­na­da a los de­por­tes ecues­tres, Lon­gi­nes desa­rro­lla cons­tan­te­men­te nue­vas tec­no­lo­gías que ayu­den a la me­di­ción pre­ci­sa, pe­ro eso no ha si­do lo úni­co, pues la gim­na­sia e in­clu­so la Fór­mu­la Uno tam­bién han aso­cia­do su nom­bre a es­te fa­bri­can­te.

Por es­tos días, y ce­le­bran­do 185 años des­de que se ini­ció el em­pren­di­mien­to de Au­gus­te Agas­siz, los es­fuer­zos se en­fo­can en man­te­ner el atrac­ti­vo de los re­lo­jes análo­gos por so­bre los in­te­li­gen­tes. De ahí la im­por­tan­cia de pre­sen­ta­cio­nes co­mo la de los 60 años del Flags­hip, que vuel­ve a re­cor­dar­nos la im­por­tan­cia de la he­ren­cia en el mun­do de los re­lo­jes. MT

1 Ho­me­na­je. En 1982 se pre­sen­ta la co­lec­ción Agas­siz en oro de 18 qui­la­tes, crea­da en ho­nor al fun­da­dor. Es­ta lí­nea lue­go lle­va­ría al desa­rro­llo de La Gran­de Clas­si­que.

2 Pre­mia­do. En 1900 la fir­ma ga­na el Grand Prix en la Ex­hi­bi­ción Uni­ver­sal de Pa­rís con La Re­nom­mée, un de­li­ca­do mo­de­lo de bol­si­llo equi­pa­do con el cro­nó­me­tro ca­li­bre 21.59.

3 Un sue­ño. Wal­ter von Kä­nel es el ac­tual pre­si­den­te de Lon­gi­nes y uno de sus ma­yo­res fans, uno que des­de su in­fan­cia en Saint-imier deseó tra­ba­jar en la com­pa­ñía, ob­je­ti­vo que lo­gró en 1969.

1 2

3

Des­de sus ini­cios, los de­por­tes han si­do pi­lar fun­da­men­tal de Lon­gi­nes. Pri­me­ro las ca­rre­ras de ca­ba­llos y otras dis­ci­pli­nas ecues­tres, lue­go las ex­plo­ra­cio­nes, la Fór­mu­la Uno, la gim­na­sia pro­fe­sio­nal y los gran­des tor­neos de te­nis. To­dos han que­ri­do al­go de la pre­ci­sión de la mar­ca en al­gún mo­men­to de su his­to­ria. Tra­di­ción per­ma­nen­te. Ros­tros co­mo Si­mon Ba­ker son los en­car­ga­dos de man­te­ner la ima­gen in­no­va­do­ra y atrac­ti­va, de­jan­do que los re­lo­jes más tra­di­cio­na­les ha­blen por sí mis­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.