Atrac­ción irre­sis­ti­ble

La Tercera - MT MAG Motores - - JUGUETES - » Por CA­RO­LI­NA RO­JAS A. » Fo­tos MAR­CAS.

Los to­nos de mo­da ro­tan de acuer­do a las tem­po­ra­das, los es­ta­dos de áni­mo e in­clu­so las pre­fe­ren­cias es­pe­cí­fi­cas de los di­se­ña­do­res, pe­ro si al­go se man­tie­ne cons­tan­te es ese es­ti­lo atem­po­ral y mag­ní­fi­co que el negro le otor­ga a to­do lo que to­ca. En es­ta edi­ción reuni­mos al­gu­nas pie­zas que lle­van al lí­mi­te el uso del co­lor, ele­van­do la os­cu­ri­dad a un ni­vel su­per­la­ti­vo.

Que tal o cual co­lor es el "nue­vo negro" es una fra­se que apa­re­ce mu­cho más de lo que qui­sié­ra­mos en el mun­do de la mo­da. La ob­se­sión de los di­se­ña­do­res por re­em­pla­zar a es­te clá­si­co co­lor se vuel­ve mu­cho peor du­ran­te el ve­rano, cuan­do el blan­co y el azul se ha­cen pre­sen­tes con más fuer­za.

Eso no ha im­pe­di­do que los gran­des fa­bri­can­tes si­gan apos­tan­do por la ele­gan­cia mis­te­rio­sa del negro, in­cor­po­rán­do­lo de pun­ta a ca­bo en sus mo­de­los em­ble­má­ti­cos.

Pe­ro ¿qué bus­ca un hom­bre al com­prar un re­loj full black?

Er­nes­to Mos­so, crea­dor de ten­den­cias y fun­da­dor del ta­ller y cen­tro de al­ta re­lo­je­ría que lle­va su ape­lli­do, lo tie­ne muy cla­ro. "En lo per­so­nal, ado­ro los re­lo­jes ne­gros. Es una ex­pre­sión más al­ter­na­ti­va. Son re­lo­jes con fuer­te im­pac­to es­té­ti­co, con ca­rác­ter. Me fas­ci­nan los ne­gros ma­te o in­clu­so los sa­ti­na­dos", ase­gu­ra.

Pa­ra los aman­tes de la com­ple­ta y más pro­fun­da os­cu­ri­dad hay op­cio­nes que van des­de lo más so­brio, pa­san­do por lo al­ter­na­ti­vo y ra­di­cal.

El BR 03-92 Black Ca­mo de Bell & Ross es uno de los más atrac­ti­vos de es­ta co­rrien­te mo­no­cro­má­ti­ca, com­bi­nan­do un aca­ba­do ca­mu­fla­do tri­co­lor con pie­zas en negro ma­te y tra­ta­mien­to an­ti­rre­fle­jo, de­jan­do en­tre­ver su ins­pi­ra­ción mi­li­tar. Com­ple­ta­men­te in­de­tec­ta­ble de no­che, su lec­tu­ra se ha­ce sen­ci­lla gra­cias al re­ves­ti­mien­to fo­to­lu­mi­nis­cen­te de sus agu­jas, ín­di­ces y nu­me­ra­les.

Más so­brio y sen­ci­llo es el Ra­do True Thin­li­ne, una oda al mi­ni­ma­lis­mo del fa­bri­can­te sui­zo, que bus­ca traer de vuel­ta lo bá­si­co, do­tan­do a su mo­de­lo con lo es­tric­ta­men­te ne­ce­sa­rio.

La ce­rá­mi­ca de al­ta tec­no­lo­gía y una si­lue­ta fi­na, con una es­fe­ra cla­ra don­de in­clu­so se eli­mi­nó el se­gun­de­ro, son sus ca­rac­te­rís­ti­cas más im­por­tan­tes, aun­que, sin du­da, lo más lla­ma­ti­vo es su del­ga­dez, con só­lo 4,9 mm de es­pe­sor, lo que lo po­si­cio­na co­mo el re­loj ce­rá­mi­co más fino pro­du­ci­do por Ra­do has­ta la fe­cha.

TAG Heuer no se ha­ce pro­ble­mas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.