Un nue­vo ele­men­to en­tra a com­pe­tir en el de­por­te

La Tercera - MT MAG Motores - - DEPORTES - » Por RO­MI­NA CAN­NO­NI BERD.

Con la men­te pues­ta en lo­grar ca­da vez un me­jor re­sul­ta­do, las mar­cas de ro­pa de­por­ti­va hoy ofre­cen di­fe­ren­tes ni­ve­les de tec­no­lo­gía en las pren­das de en­tre­na­mien­to y de com­pe­ten­cia. Ya no im­por­ta si eres ama­teur.

Atrás que­dó la épo­ca en que se usa­ba la po­le­ra de al­go­dón más ro­ño­sa pa­ra ha­cer de­por­te. La ro­pa re­ga­lo­na que­da­ba guar­da­da pa­ra no es­tro­pear­la con su uso, trans­pi­ra­ción y con­ti­nuos la­va­dos.

Más tar­de vino la mo­da por usar ro­pa de­por­ti­va más ajus­ta­da o con di­se­ño; po­co a po­co las mar­cas es­pe­cia­lis­tas co­men­za­ron a tra­ba­jar en có­mo me­jo­rar­las y ha­cer­las no só­lo un ac­ce­so­rio más, sino una pren­da in­dis­pen­sa­ble pa­ra el de­por­tis­ta, pa­ra lu­cir­se y ser ad­mi­ra­do.

Si an­tes es­to era só­lo pa­ra aque­llos de la éli­te y el al­to ren­di­mien­to, el ne­go­cio co­men­zó a cam­biar y aquel que con­su­mía de­por­te ama­teur tam­bién que­ría usar otro ti­po de in­du­men­ta­ria y em­pe­zó a exi­gir me­jo­res ca­li­da­des. Las mar­cas vie­ron un ni­cho, uno que en las úl­ti­mas dé­ca­das ha cre­ci­do a pa­sos agi­gan­ta­dos. La vi­da sa­na ya no es só­lo mo­da.

Se­gún va­rios es­tu­dios cien­tí­fi­cos, el me­ta­bo­lis­mos hu­mano usa más del 80% de su ener­gía en re­gu­lar la tem­pe­ra­tu­ra del cuer­po, per­dien­do así gran par­te de ella que po­dría des­ti­nar a ren­di­mien­to y re­sis­ten­cia.

"En la úl­ti­ma dé­ca­da, la ro­pa de­por­ti­va ha evo­lu­cio­na­do mu­chí­si­mo. A prin­ci­pios de los 90 la ma­yo­ría de las pren­das eran so­lo de pol­yes­ter, lo que per­mi­tía que los atle­tas no su­da­ran en ex­ce­so, pe­ro que no ais­la­ba los ma­los olo­res y al fi­nal del en­tre­na­mien­to, la ro­pa se vol­vía muy pe­sa­da, y fi­nal­men­te la ro­pa de­por­ti­va ad­qui­ría mal olor con el tiem­po. Hoy se ha in­clui­do elas­tano y to­do ti­po de tec­no­lo­gías an­ti olo­res y te­las pa­ra apor­tar li­vian­dad, evi­tar la su­do­ra­ción ex­ce­si­va y los ma­los olo­res", se­ña­la Cris­tó­bal Cos­ta­bal, ge­ren­te de mar­ke­ting de Un­der Ar­mour.

Y es que la evo­lu­ción ha si­do rá­pi­da. Si an­tes el fo­co es­ta­ba pues­to en man­te­ner el mi­cro­cli­ma del cuer­po, con di­ver­sos nom­bres de tec­no­lo­gías de­pen­dien­do de la mar­ca, o en aque­llas te­las hi­dró­fo­bas (pen­sa­da pa­ra los de­por­tis­tas más ex­tre­mos), que per­mi­ten que el agua ca­si es­cu­rra aun­que te cai­gas a un char­co de agua, hoy el fo­co es­tá en la ro­pa que per­mi­ta una re­cu­pe­ra­ción mus­cu­lar más rá­pi­da.

» Di­ver­sas ne­ce­si­da­des

El uni­ver­so es enor­me y pa­ra mu­chos pue­de ser des­co­no­ci­do que una pren­da ten­ga una des­crip­ción. No se asus­te, no son só­lo pa­la­bras bo­ni­tas, sino que de­trás de una po­le­ra de te­la ex­qui­si­ta de tex­tu­ra o un pan­ta­lón ajus­ta­do pa­ra co­rrer, hay cien­tos de ho­ras y tra­ba­jos de in­ves­ti­ga­ción pa­ra me­jo­rar la vi­da del de­por­tis­ta.

Por ejem­plo, ya ha­blá­ba­mos que den­tro de las pri­me­ras co­sas en la que se pu­so fo­co fue en con­tro­lar el mi­cro­cli­ma del cuer­po.

Una de ellas es la na­no­tec­no­lo­gía apli­ca­da al tex­til. En mu­chas mar­cas de ro­pa de­por­ti­va po­de­mos en­con­trar pren­das con te­ji­dos adap­ta­dos pa­ra ca­da si­tua­ción, co­mo Dry-fit y Play-dry que son dos de las in­no­va­cio­nes de las que po­de­mos ha­cer uso en mu­chas pren­das, es­te ti­po de te­ji­dos al no re­te­ner el su­dor nos per­mi­ten man­te­ner­nos fres­cos du­ran­te el en­tre­na­mien­to, aún en con­di­cio­nes de mu­cho ca­lor.

Tam­bién en­con­tra­mos aque­llas tec­no­lo­gías co­mo la bio­ce­rá­mi­ca, que per­mi­te que exis­ta una ma­yor efi­cien­cia en la ter­mo­re­gu­la­ción, con pren­das que tie­nen más oxi­ge­na­ción de los te­ji­dos y fa­vo­re­cien­do la cir­cu­la­ción san­guí­nea.

Gra­cias a es­to la pren­da pue­de re­du­cir la fa­ti­ga mus­cu­lar y una me­jor re­cu­pe­ra­ción. Ahí la ex­pli­ca­ción del por qué pa­sar de un bu­zo suel­to a pan­ta­lo­nes más ajus­ta­dos pa­ra ha­cer de­por­te. Va muy de la mano con la ro­pa de com­pren­sión "la cual me­jo­ra el re­torno ve­no­so y, con ello, el apor­te de oxí­geno a los mús­cui­los ac­ti­vos (es de­cir, los que se ejer­ci­tan) y fa­ci­li­tan un in­cre­men­to en el rie­go san­guí­neo que ha­cen que la mus­cu­la­tu­ra tar­de más en hin­char­se y des­gas­tar­se a lo lar­go del ejer­ci­cio", ex­pli­ca Ka­rin Is­mail, brand ma­na­ger de Sa­lo­mon.

Por otra par­te, hoy tam­bién exis­te la ro­pa cuan­ti­fi­ca­do­ra. Ha­ce un tiem­po la mar­ca At­hos, lan­zó ca­mi­se­tas y pan­ta­lo­nes que vie­nen con un sen­sor ca­paz de cuan­ti­fi­car el en­tre­na­mien­to, mi­dien­do las pul­sa­cio­nes, la fa­ti­ga mus­cu­lar, el so­bre­en­tre­na­mien­to y ac­ti­va­ción de ca­da múscu­lo. Ob­via­men­te, la in­for­ma­ción se re­co­pi­la y pue­de ir di­rec­to al smartp­ho­ne.

La ro­pa de­por­ti­va se ha vuel­to una ayu­da real. Y si en un co­mien­zo es­tu­vo res­trin­gi­da a pro­fe­sio­na­les, hoy es­tá al al­can­ce de to­dos pa­ra no te­ner que re­cu­rrir a la vie­ja po­le­ra de al­go­dón.

De ro­pa de al­go­dón ro­ño­sa a pren­das que te per­mi­ten ver cuál fue tu ren­di­mien­to en un en­tre­na­mien­to. La evo­lu­ción de la ro­pa de­por­ti­va ha si­do gi­gan­te en las úl­ti­mas dos dé­ca­das y to­do pa­ra me­jo­rar el ren­di­mien­to de los de­por­tis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.