Is­la Tas­hi­ro­ji­ma, Ja­pón Océano: Mo­ne­da: Cambio: Có­mo ac­ce­der:

La Tercera - MT MAG Motores - - EXPERIENCIAS -

Pa­cí­fi­co yen US$ 1= 113,4 tren ba­la des­de To­kio a Sen­dai/lí­nea lo­cal des­de Sen­dai a Is­hi­no­ma­ki/ferry des­de Is­hi­no­ma­ki. Tres ho­ras y 50 mi­nu­tos. » » » »

En Tas­hi­jo­ri­ma hay más ga­tos que per­so­nas. En es­ta is­la ja­po­ne­sa, ubi­ca­da en la pre­fec­tu­ra de Mi­ya­gi, los fe­li­nos man­dan y, por su­pues­to, los pe­rros es­tán ab­so­lu­ta­men­te prohi­bi­dos.

La ado­ra­ción por los fe­li­nos co­men­zó ha­ce más de me­dio si­glo, cuan­do la prin­ci­pal ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca de Tas­hi­jo­ri­ma era la cría de gu­sa­nos de se­da, lo que atraía pla­gas de ra­to­nes. Fue en­ton­ces cuan­do los re­si­den­tes (en aquel tiem­po, al­re­de­dor de 1.000 per­so­nas) em­pe­za­ron a lle­var ga­tos a la is­la, con el fin de con­tro­lar la po­bla­ción de roedores.

Lue­go de que la in­dus­tria aban­do­na­ra la is­la, tam­bién lo hi­zo la po­bla­ción hu­ma­na, pe­ro no así la ga­tu­na, que ter­mi­nó con­vir­tien­do es­tas tie­rras en su pa­raí­so.

Hoy só­lo que­dan cer­ca de 100 is­le­ños en Tas­hi­ro­ji­ma -el 80% ma­yor de 60 años-, que ven en la pre­ser­va­ción de los fe­li­nos un me­dio para atraer y ase­gu­rar la bue­na suer­te. De ahí que los cui­den con su­mo es­me­ro.

No só­lo los ali­men­tan mien­tras me­ro­dean por to­das par­tes, sino tam­bién ve­lan por su co­mo­di­dad y vi­gi­lan que nin­gún tu­ris­ta lle­ve un pe­rro con­si­go. Los ve­te­ri­na­rios lo­ca­les, en tan­to, se en­car­gan de re­vi­sar que su sa­lud se en­cuen­tre en per­fec­to es­ta­do.

Se les ve co­mo una es­pe­cie de dio­ses, por lo que in­clu­so los lu­ga­re­ños han cons­trui­do un san­tua­rio para ren­dir­les cul­to, con una fa­cha­da que imi­ta la fi­gu­ra de un ga­to.

Para evi­tar que es­ta sin­gu­lar is­la ter­mi­ne des­ha­bi­ta­da y ha­cer­la ca­da vez más atrac­ti­va para la po­bla­ción jo­ven, las au­to­ri­da­des ja­po­ne­sas de­ci­die­ron con­ver­tir­la en un des­tino tu­rís­ti­co te­má­ti­co de­di­ca­do, por su­pues­to, a la fi­gu­ra de los ga­tos. De ahí que hoy se le co­noz­ca po­pu­lar­men­te co­mo la "Is­la de los ga­tos" y se ha­yan cons­trui­do tam­bién va­rias ca­sas con for­ma de mi­ni­nos di­se­ña­das por re­co­no­ci­dos ar­tis­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.