Fit­bit Io­nic

La Tercera - MT MAG Motores - - JUGUETES -

1,42 pul­ga­das, 348 x 250 pi­xe­les, Cor­ning Go­ri­lla Glass 3 has­ta cin­co días, dos ho­ras para car­ga to­tal Wi-fi, blue­tooth, USB, GPS in­te­gra­do 300 can­cio­nes 50 me­tros al­tí­me­tro, ace­le­ró­me­tros de tres ejes, brú­ju­la di­gi­tal, mo­ni­tor óp­ti­co de rit­mo car­día­co, sen­sor de luz am­bien­tal, mo­tor de vi­bra­ción has­ta seis me­tros $ 279.990. nes mos­tra­ron su me­jor desem­pe­ño. Des­de las no­ti­fi­ca­cio­nes de lla­ma­das y men­sa­jes de tex­to, el mo­ni­to­reo del sue­ño y la ac­ti­vi­dad dia­ria, has­ta el entrenador per­so­nal que, en pe­que­ños vi­deos re­pro­du­ci­dos di­rec­ta­men­te en la pan­ta­lla, in­di­ca­ban có­mo y por cuán­to tiem­po ha­cer un ejer­ci­cio para to­ni­fi­car, en­du­re­cer o, sim­ple­men­te, ha­cer car­dio. Para lle­gar a ellas bas­ta con des­li­zar la pan­ta­lla tác­til y bus­car la apli­ca­ción de en­tre­na­mien­to. Hay tres ru­ti­nas pre­de­ter­mi­na­das, aun­que se pue­den ba­jar mu­chas más al sin­cro­ni­zar el mo­ni­tor con el compu­tador.

Pe­ro más allá de enu­me­rar las ca­rac­te­rís­ti­cas y apli­ca­cio­nes de es­te smat­watch, creo que lo más im­por­tan­te es des­ta­car la ex­pe­rien­cia. Es que, in­de­pen­dien­te­men­te del es­ta­do fí­si­co que ten­ga la per­so­na, el uso de uno de es­tos smart­wat­ches no va a ha­cer na­da más que me­jo­rar su sa­lud.

Por un mes, una vez ca­da ho­ra, por 10 ho­ras al día, el Io­nic me re­cor­dó pa­rar­me de mi si­lla e ir a dar un pa­seo corto. So­lo ne­ce­si­ta­ba 250 pa­sos por ho­ra para acer­car­me a los 10.000 diarios que re­co­mien­da la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud. An­tes del Io­nic mi me­dia de pa­sos diarios era de (pau­pé­rri­mos) 3.000 pa­sos. Lue­go de es­ta prue­ba lle­gué a unos bue­nos 8.000.

Só­lo los fi­nes de se­ma­na lo­gré su­pe­rar la me­dia de 10.000, con pa­seos y sa­li­das es­pe­cí­fi­cas cuan­do sen­tía que es­ta­ba por de­ba­jo de mi nue­va me­ta.

No voy a de­cir que el re­loj de Fit­bit me cam­bió la vi­da, pe­ro sí hay que re­co­no­cer: que el he­cho de es­tar com­pi­tien­do con­tra uno mis­mo, to­dos los días, ha­ce que el mo­men­to de su­pe­rar la me­ta dia­ria val­ga la pe­na.

Un día a la vez, el Io­nic es ca­paz de mo­di­fi­car los há­bi­tos de una per­so­na ex­tre­ma­da­men­te se­den­ta­ria con pe­que­ños cam­bios que lue­go se ha­cen per­ma­nen­tes. Se­gu­ro que para una per­so­na que real­men­te se de­di­que o quie­ra em­pe­zar a ha­cer de­por­te de ma­ne­ra se­ria, es­te re­loj de­be ayu­dar a me­jo­rar los tiem­pos, so­bre to­do de for­ma com­pe­ti­ti­va. Yo, mien­tras tan­to, si­go fe­liz ca­da vez que pue­do lle­gar a mis 10 mil pa­sos diarios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.