Una op­ción fa­mi­liar que se for­ta­le­ce por su ver­sa­ti­li­dad

» Mau­ri­cio Mon­roy S. » Fo­tos: Ssan­gYong. El mo­de­lo de la ca­sa co­rea­na se mues­tra co­mo una al­ter­na­ti­va ex­ten­di­da del Ti­vo­li, ofre­cien­do un al­to con­fort de mar­cha, am­plio es­pa­cio in­te­rior y so­li­dez en el an­dar gra­cias a un mo­tor de res­pues­tas pro­gre­si­vas.

La Tercera - MT Motores - - TEST DRIVE -

La úl­ti­ma apues­ta de Ssan­gYong, el XLV, es una de las in­tere­san­tes al­ter­na­ti­vas que se su­ma­ron a la ofer­ta de au­tos fa­mi­lia­res en nues­tro país. Por ima­gen, se ve co­mo una ex­ten­sión del Ti­vo­li, el más pe­que­ño de los cros­so­ver de la ca­sa co­rea­na. Su ge­né­ti­ca fa­mi­liar se apre­cia en el fron­tal y en los la­te­ra­les. Si bien no es un di­se­ño de­ma­sia­do in­no­va­dor, sí es un avan­ce para lo que ob­ser­va­mos en al­gu­nos an­te­rio­res mo­de­los de la mar­ca (pre­vios al Ti­vo­li), los que siem­pre ter­mi­na­ban por ca­ta­lo­gar a Ssan­gYong co­mo el menos aven­ta­ja­do de los fa­bri­can­tes co­rea­nos a ni­vel es­té­ti­co.

Pe­ro así co­mo el di­se­ño siem­pre fue un te­ma para Ssan­gYong, la co­mo­di­dad es otro fac­tor que ha re­co­rri­do su ca­tá­lo­go. En es­te ca­so, eso se in­ten­si­fi­ca, pues­to que aun­que tie­ne el mis­mo an­cho (1.798 mm ), al­to (1.605 mm) y dis­tan­cia en­tre ejes (2.600 mm) del Ti­vo­li, los 238 mm más de lar­go (4.440 mm en to­tal) le per­mi­ten en­tre­gar ma­yor es­pa­cio para las pier­nas a los ocu­pan­tes de las pla­zas tra­se­ras, co­mo­di­dad que aumenta con el pi­so plano.

A es­to se agre­ga un enor­me maletero, con 720 li­tros, ca­pa­ci­dad su­fi­cien­te para guar­dar va­rias ma­le­tas. Y en ca­so de re­que­rir aún más es­pa­cio, los asien­tos se pue­den aba­tir, al­can­zan­do un to­tal de 1.440 li­tros, don­de se pue­de co­lo­car has­ta una ta­bla de surf.

Nues­tra uni­dad de prue­ba del XLV dis­po­nía de un mo­tor 1.6 tur­bo­dié­sel, que desa­rro­lla 113 Hp, con un par de 300 Nm, aso­cia­do a una ca­ja au­to­má­ti­ca de seis ve­lo­ci­da­des. Es la ver­sión to­pe de lí­nea de una ga­ma com­pues­ta por ocho ver­sio­nes.

Si bien es­te SUV apun­ta a un uso ur­bano y fa­mi­liar, gra­cias al tren mo­triz se mue­ve con bas­tan­te sol­tu­ra, am­pa­ra­do en el gran tor­que y en la pre­sen­cia de la so­bre­ali­men­ta­ción del pro­pul­sor, ele­men­tos que le per­mi­ten desen­vol­ver­se con bas­tan­te ra­pi­dez y sin va­ci­la­cio­nes des­de un ran­go de dos mil re­vo­lu­cio­nes.

Aho­ra, cuan­do se le re­quie­ren ma­yo­res exi­gen­cias, co­mo en­gan­char para ha­cer so­bre­pa­sos re­pen­ti­nos, el mo­tor se to­ma al­go de tiem­po y se de­be es­tar cons­cien­te de que no se es­tá al man­do de un de­por­ti­vo, aun­que es co­sa de al­gu­nos se­gun­dos para que to­me la fuer­za ne­ce­sa­ria y avan­ce con so­li­dez.

Pe­ro en lí­neas ge­ne­ra­les, el an­dar es có­mo­do. Se pue­de se­ña­lar que la di­rec­ción es al­go so­bre­asis­ti­da, pe­ro ajus­ta­ble a re­que­ri­mien­tos del con­duc­tor, y que la es­ta­bi­li­dad pue­de dar al­gún sus­to cuan­do se in­gre­sa a una cur­va con ve­lo­ci­dad más al­ta de lo acon­se­ja­ble, pe­ro el con­fort de mar­cha es po­si­ti­vo, exis­te un co­rrec­to trabajo de ais­la­ción, la sus­pen­sión co­pia de bue­na ma­ne­ra las im­per­fec­cio­nes del ca­mino y los ocu­pan­tes dis­fru­tan de un am­bien­te que cuen­ta con ca­li­dad de ma­te­ria­les y ele­gan­tes ter­mi­na­cio­nes, a lo que se su­ma una bue­na po­si­ción de ma­ne­jo, con asien­tos que cuen­tan con su­fi­cien­te su­je­ción, una co­rrec­ta vi­si­bi­li­dad para el con­duc­tor en to­dos los án­gu­los y un ren­di­mien­to que en ciu­dad, con una con­duc­ción nor­mal, bor­dea­rá los 10 km/l. Ade­más, para otor­gar sen­sa­cio­nes de acuer­do a cier­tas pre­fe­ren­cias, se pue­de op­tar por mo­dos de ma­ne­jo que in­ci­den en la en­tre­ga de po­ten­cia, que­dan­do el mo­do Power co­mo el más di­ná­mi­co.

Aho­ra, en tér­mi­nos de equi­pa­mien­to, cuen­ta con los ele­men­tos que se le exi­gen a un vehícu­lo que tie­ne un precio su­pe­rior a los 17 mi­llo­nes, sal­vo en el apar­ta­do se­gu­ri­dad, don­de la pre­sen­cia de só­lo dos air­bags y fre­nos ABS, sin otra asis­ten­cia elec­tró­ni­ca, le ha­cen que­dar en una po­si­ción des­me­jo­ra­da, no só­lo fren­te a al­gu­nos ri­va­les, sino a la mis­ma esen­cia del con­cep­to fa­mi­liar, don­de se de­be pri­vi­le­giar la se­gu­ri­dad.

En con­se­cuen­cia, un vehícu­lo con­for­ta­ble, que cum­ple con el ob­je­ti­vo de ofre­cer un an­dar agra­da­ble con la prac­ti­ci­dad que exi­ge una fa­mi­lia, pe­ro que a ni­vel de con­fi­gu­ra­ción aún que­da con ele­men­tos pen­dien­tes.

Am­plio maletero. El es­pa­cio que que­da en el baúl del Ssan­gYong XLV al­can­za los 720 li­tros, ca­pa­ci­dad que lo con­vier­te en el más gran­de del seg­men­to. Ade­más, pue­de au­men­tar esa ci­fra al do­ble si es que los asien­tos tra­se­ros se aba­ten.

Co­rrec­to an­dar. El nue­vo mo­de­lo de la ca­sa co­rea­na apun­ta al con­fort de mar­cha y la co­mo­di­dad de los ocu­pan­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.