Es­ta es la cla­se eje­cu­ti­va del mun­do scoo­ter

» Ale­xis Ca­res R. La prin­ci­pal y con­so­li­da­da mar­ca tai­wa­ne­sa Kym­co nos con­fió su maxi scoo­ter Xci­ting 400i, una ex­pre­sión com­ple­ta, ro­bus­ta y con al­ta tec­no­lo­gía en se­gu­ri­dad. Atra­ve­sa­mos la ciu­dad y la pu­si­mos a prue­ba en el tra­mo ca­rre­te­ro.

La Tercera - MT Motores - - PLANETA MOTOS -

El tai­wa­nés Kym­co lle­va años de con­so­li­da­ción en Eu­ro­pa y con ex­ce­len­te acep­ta­ción en gran­des ur­bes de Nor­teaE­mé­ri­ca.

Quie­nes han te­ni­do la di­cha de pa­sear­se por ciu­da­des co­mo Bar­ce­lo­na, Pa­rís o Mi­lán no­ta­rán que el 400i Xci­ting es un ma­xis­coo­ter de tal éxi­to que ya pa­re­cie­ra for­mar par­te de aque­llos pai­sa­jes ur­ba­nos.

Es gran­de y su pe­so se acer­ca a los 200 ki­los, pe­ro se mue­ve con pres­te­za por la ur­be y gra­cias a su gran pre­sen­cia en­tra sin com­ple­jos a tra­yec­tos de au­to­pis­ta, don­de em­pren­der un via­je de lar­ga dis­tan­cia re­sul­ta to­do un agra­do y muy se­gu­ro, por lo de­más.

El mo­tor de 399 cen­tí­me­tros cú­bi­cos dis­pa­ra 36 ca­ba­llos de po­ten­cia má­xi­ma y desa­rro­lla un par má­xi­mo de 38 Nm, en un tán­dem sen­sa­cio­nal con la ca­ja au­to­má­ti­ca CVT que res­pon­de en to­do mo­men­to y ja­más nos de­ja­rá sin el em­pu­je, sea cual sea la su­per­fi­cie as­fal­ta­da por re­co­rrer.

En ca­rre­te­ra, de he­cho, cues­ta po­co en­tu­sias­mar­se. Es ca­paz de lle­gar a unos 150 km/h, lo que nos ase­gu­ra re­ba­ses se­gu­ros, pues los em­pren­de con vi­gor. No tie­ne el tac­to arro­lla­dor de las big trail que en frac­cio­nes de se­gun­dos con­cre­tan el ade­lan­ta­mien­to a una fi­la de dos o tres vehícu­los de gran ta­ma­ño, co­mo bu­ses o ca­mio­nes, pe­ro sí le al­can­za pa­ra aco­me­ter­los con pron­ti­tud. Y eso es lo que va trans­mi­tien­do se­gu­ri­dad, ya que en el co­rrec­to y fir­me re­ba­se a un ca­mión, por ejem­plo, ca­si ni sen­ti­re­mos a nues­tro gi­gan­tón com­pa­ñe­ro de cal­za­da.

De fre­nos va muy bien y el ABS no es tan in­tru­si­vo, pe­ro sí muy efi­caz: en la ro­ton­da de la Igle­sia El Golf, en San­tia­go, de­bí re­cu­rrir a él por el cru­ce de un pe­rri­to: el can si­guió su ca­mino y yo, el mío. No hu­bo pa­ti­na­zos ni pér­di­das de la es­ta­bi­li­dad.

Las cur­vas y gi­ros de­jan que uno la tumbe con bas­tan­te in­cli­na­ción. No pen­se­mos en las imá­ge­nes del Mo­toGP, por fa­vor, pe­ro tie­ne un muy buen án­gu­lo si to­ma­mos en cuen­ta que es un scoo­ter agi­gan­ta­do.

En to­do es­te pro­ce­so de lo mu­cho que gus­ta en ciu­dad y ca­rre­te­ra hay una cuo­ta de res­pon­sa­bi­li­dad del tra­ba­jo de sus­pen­sión y el mag­ní­fi­co ta­ra­do con que el fa­bri­can­te re­sol­vió sus no­tas. Sin em­bar­go, no pue­do de­jar de con­tar que cuan­do an­du­ve so­bre pa­vi­men­tos con quie­bres, al­gu­nos ba­ches y un es­ta­do del pa­vi­men­to al­go de­te­rio­ra­do, en ge­ne­ral, sen­tí cier­tos gol­pes se­cos en la rue­da tra­se­ra.

En su desa­rro­llo des­de ce­ro, la ca­sa tai­wa­ne­sa tu­vo muy en cuen­ta es­te ti­po de con­si­de­ra­cio­nes, así que el tra­ba­jo y res­pues­ta de sus te­ni­das de ru­ta es al­ta­men­te pla­cen­te­ro y aplo­ma­do. De he­cho, la ba­se co­rres­pon­de a un ro­bus­to cha­sis tu­bu­lar de do­ble es­truc­tu­ra, muy es­ta­ble en to­do mo­men­to. Ade­lan­te te­ne­mos una hor­qui­lla de 41 mm, con 110 mm de re­co­rri­do, bien fir­me y atrás dos amor­ti­gua­do­res con ajus­te de pre­car­ga. Di­ri­gir la mirada al nú­cleo de las rue­das es en­con­trar­se al fren­te con dos dis­cos de 280 mm y pin­zas de an­cla­je ra­dial de cua­tro pis­to­nes… ¡Y ha­bla­mos de un scoo­ter! ¡Muy bien! En la za­ga, en tan­to, hay un dis­co tra­se­ro de 240 mm. Los fre­nos ABS son sen­sa­cio­na­les.

Su pan­ta­lla de pro­tec­ción ae­ro­di­ná­mi­ca se ve pe­que­ña res­pec­to de la de sus ad­ver­sa­rias, pe­ro cum­ple ca­bal­men­te el pro­pó­si­to de con­te­ner y des­viar el ai­re que ha­ría in­gra­to nues­tro tra­mo por au­to­pis- tas a ve­lo­ci­da­des ma­yo­res.

El res­to tie­ne que ver con la de­li­cia de sus de­ta­lles y ma­te­ria­les de ca­li­dad con que es­tá he­cha. El es­pa­cio pa­ra los dos ocu­pan­tes es de no­to­ria am­pli­tud, y de­ba­jo del asien­to ca­be un cas­co in­te­gral y otro más chi­co, lo que ter­mi­nó por com­pli­car­me cuan­do sa­lí con mi mu­jer, que tam­bién usa cas­co in­te­gral.

Pe­ro mi que­ja es con­tra­ata­ca­da con una útil guan­te­ra con una to­ma de 12V y un no­ve­do­so freno de mano a la de­re­cha, ideal pa­ra cuan­do la es­ta­cio­na­mos en pen­dien­te. En la co­lum­na cen­tral y fren­te a las pier­nas del con­duc­tor hay un gan­chi­to pa­ra ubi­car la mo­chi­la o un bol­so de gim­na­sio no muy gran­de. Los LED en los fo­cos otor­gan una ilu­mi­na­ción noc­tur­na muy sa­tis­fac­to­ria.

La te­le­me­tría es sen­ci­lla y di­rec­ta. Y si bien no dis­trae, tam­po­co es­ta­ría de más una ma­yor can­ti­dad de in­for­ma­ción. Por su vo­lu­men, ga­na en se­gu­ri­dad al ser mu­cho más vi­si­ble.

En la ciu­dad cum­ple co­mo buen scoo­ter que es, aun­que se tra­te de uno gran­de, de ca­si 200 ki­los. Lo me­jor su­ce­de en la au­to­pis­ta, don­de es ca­paz de ir con gran aplo­mo, pro­tec­ción ae­ro­di­ná­mi­ca y un em­pu­je muy brio­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.