Los bri­llos y lí­mi­tes de una “chi­ca ru­da”

» Ale­xis Ca­res R. » Fotos: Hon­da. De muy amis­to­sa con­duc­ción, in­con­fun­di­ble es­ti­lo chop­per y ex­ce­len­te ren­di­mien­to, la Hon­da Sha­dow GLC150 se eri­ge co­mo una mo­to­ci­cle­ta que cal­za per­fec­to con la ciu­dad, mar­can­do un fuer­te gui­ño a mo­te­ros pri­me­ri­zos y a qu

La Tercera - MT Motores - - PLANETA MOTOS -

El ado­quín del ba­rrio Con­cha y To­ro y to­do su es­pí­ri­tu ar­qui­tec­tó­ni­co de­te­ni­do en el tiem­po acu­san el pa­so de una mo­to que en­ca­ja con el lu­gar, sus fa­cha­das, su au­ra de pa­sa­do, una fuen­te de agua cen­tral, al­gu­nas en­tra­das de ca­sa amar­mo­la­das y pro­tec­cio­nes de bron­ce que cla­man -una por una- fotos en se­pia.

La Sha­dow GLC 150 es una pro­pues­ta ur­ba­na, pe­ro con to­ques es­pe­cia­les que Hon­da Mo­tos for­mu­la en la ci­lin­dra­da ba­ja y que apun­ta a un pú­bli­co tan ma­si­vo co­mo prin­ci­pian­te en ma­te­ria de las dos rue­das. Su es­pe­cial es­té­ti­ca con­si­gue, ade­más, una bue­na vi­si­bi­li­dad en el trá­fi­co, lo que co­rres­pon­de a una má­qui­na de una ma­yor en­ver­ga­du­ra.

El enor­me y úni­co fa­ro de­lan­te­ro le otor­ga un se­llo re­tro, mien­tras los ma­ni­lla­res ex­ten­di­dos nos ha­rán con­du­cir con los bra­zos se­mi­abier­tos y un res­pal­do tra­se­ro con de­ci­di­da pre­sen­cia se co­lu­den pa­ra ha­blar­nos de una si­lue­ta in­mor­tal y que ha sa­bi­do per­vi­vir has­ta el pre­sen­te. Por eso, sus neu­má­ti­cos gran­des y que trans­mi­ten con elo­cuen­cia to­do el con­cep­to que es­ta mo­to ex­cla­ma des­de ca­da una de sus for­mas: 80/100 y 18 ade­lan­te y 110/90 con 16 atrás en llan­tas de alea­ción.

» Al­ma ur­ba­na

Así las co­sas, emer­ge co­mo una op­ción in­me­jo­ra­ble pa­ra esa po­bla­ción ur­ba­na que ca­da vez mi­ra con ma­yor per­sis­ten­cia ha­cia el mun­do de las dos rue­das. Su mo­tor es de 149 cc y jue­ga jun­to a una trans­mi­sión me­cá­ni­ca de cin­co mar­chas que son de tra­to su­ma­men­te amis­to­so gra­cias al ac­cio­na­mien­to blan­do de su em­bra­gue. Por ello, el len­gua­je más bá­si­co de la Sha­dow 150 la ins­ta­la en el ran­go de lo al­ta­men­te ma­nio­bra­ble. Pe­ro ¿y el pe­so? Ni ha­blar, 131 ki­los. Es li­ge­ra, pe­se a su in­ci­pien­te ro­bus­tez de “chi­ca ru­da”. La al­tu­ra de su asien­to de 719 mi­lí­me­tros en­tre­abre aún más las puer­tas a un ma­yor nú­me­ro de usua­rios, ya que con­duc­to­ras y con­duc­to­res no muy al­tos no­ta­rán que el pi­so es­tá muy cer­ca, con las plan­tas de los pies en­te­ra­men­te so­bre el pa­vi­men­to.

De su exa­men ana­tó­mi­co de­tec­ta­mos una pan­ta­lla em­pla­za­da en el es­tan­que de com­bus­ti­ble, muy a nues­tra vis­ta, don­de una te­nue luz ver­de in­for­ma de la mar­cha en­gra­na­da. Me pa­só que de día y con mu­cho sol se di­lu­ye un tan­to su pro­pó­si­to: de no­che, nu­bla­do y con luz de atar­de­cer o ama­ne­cer es más útil.

Se po­ne en mar­cha gra­cias un arran­que eléc­tri­co, pe­ro aten­tos, que su ali­men­ta­ción es por car­bu­ra­dor y en las ma­ña­nas tie­ne un ini­cio al­go pe­re­zo­so, co­mo si es­tu­vie­se fría. La so­lu­ción es muy sen­ci­lla y con­for­me pa­san los días ya se vuel­ve par­te del ri­to de ma­ne­jar­la: hay que des­li­zar un switch ubi­ca­do

Pa­san las ho­ras y los días y la con­clu­sión ya po­de­mos es­cri­bir­la con le­tra se­gu­ra: es una ex­ce­len­te part­ner pa­ra vi­vir la ciu­dad, lo que no es me­nor, por los desafíos que es­ta in­vo­lu­cra.

¿Y qué pa­sa en la au­to­pis­ta ur­ba­na? La Sha­dow se apro­xi­ma con nor­ma­li­dad a 90 o 100 km/ho­ra, así que va­mos bien. Lo que ba­ja el pro­me­dio lle­ga por la nu­la pro­tec­ción ae­ro­di­ná­mi­ca: no hay na­da que con­ten­ga o des­víe el ai­re que da de lleno en nues­tro tron­co, bra­zos y ca­ra. ¡Cas­co in­te­gral, por fa­vor!

Ten­ga­mos en cuenta, ade­más, que no con­ta­mos con el cau­dal de po­ten­cia co­mo pa­ra em­pren­der re­ba­ses que re­quie­ran lle­var la mo­to a 120 o más ki­ló­me­tros por ho­ra.

Lle­va freno de dis­co sim­ple hi­dráu­li­co de­lan­te­ro y tam­bor mag­né­ti­co tra­se­ro, ade­más de llan­tas de alea­ción que sa­can la ta­rea, pe­ro to­do cam­bia­ría mu­cho con ABS (tam­bién su pre­cio…).

Ce­rra­mos la ex­pe­rien­cia de uso con un con­su­mo de com­bus­ti­ble no­ta­ble y que ron­da los 35 km/l. Si pen­sa­mos que su es­tan­que al­ber­ga 13,4 li­tros, ten­dre­mos una au­to­no­mía im­por­tan­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.