La ex­plo­ra­ción con ma­nos ca­lien­tes y elec­tró­ni­ca ge­ne­ro­sa

» Ale­xis Ca­res R. » Fotos: Triumph. Los días más fríos del año los vi­vi­mos en la nue­va Ti­ger Ex­plo­rer 1200 XCx de Triumph. Una mues­tra con­tun­den­te de po­der, van­guar­dia tec­no­ló­gi­ca y de­ta­lles pa­ra ha­cer­la muy com­pe­ti­ti­va en el reino de las ma­xi trail.

La Tercera - MT Motores - - PLANETA MOTOS -

La vis­ta siem­pre en la pa­no­rá­mi­ca. Pe­ro aten­to a to­do, al la­do, atrás, al otro la­do, in­clu­so arri­ba. Así son las co­sas al es­ti­lo ra­dar en­tre quie­nes an­da­mos en mo­to­ci­cle­ta. Y tal pers­pec­ti­va, a bor­do de la gran­do­ta via­je­ra de Triumph, me de­ja ver una fi­la en mo­vi­mien­to de dos ca­mio­nes, un bus y dos mi­ni­bu­ses tu­rís­ti­cos. Es la Cos­ta­ne­ra Nor­te en subida. La cor­di­lle­ra bien ne­va­da res­plan­de­ce con el sol in­ver­nal.

La de­ci­sión es­tá to­ma­da. Voy a re­ba­sar con pru­den­cia, pe­ro con de­ci­sión, a es­tos cin­co de una ca­ra­va­na espontánea. La eje­cu­ción ya es­tá y aho­ra que­da­ron to­dos de­trás de mí. ¿Cuán­tos se­gun­dos pa­sa­ron? Un par, po­co más, frac­cio­nes de…

Las gran­des mo­tos via­je­ras, co­no­ci­das co­mo ma­xi trail, se ca­rac­te­ri­zan por te­ner esa res­pues­ta ver­ti­gi­no­sa y po­ten­te, has­ta cau­da­lo­sa, cuan­do de­man­da­mos sus lí­mi­tes. Y la nue­va Ex­plo­rer 1200 de Triumph bri­lla por­ten­to­sa­men­te a la ho­ra de ta­les re­que­ri­mien­tos. El par mo­tor de 123 Nm so­bre­sa­le pre­ci­sa­men­te por su es­tu­pen­da en­tre­ga de po­der, sin te­ner que em­pu­jar la agu­ja de las re­vo­lu­cio­nes muy arri­ba en ese ta­có­me­tro análo­go om­ni­pre­sen­te que do­mi­na el cen­tro de la ins­tru­men­ta­ción flan­quea­do por dos pan­ta­llas di­gi­ta­les con vas­ta in­for­ma­ción so­bre la moto y la pro­gra­ma­ción va­ria­da con que po­de­mos se­tear­la.

Es­to sig­ni­fi­ca que ni si­quie­ra de­bí re­ba­jar mar­chas. Iba a 80 km/h. Y to­do su­ce­dió des­de la sex­ta mar­cha. Pen­sé en re­ba­jar a quin­ta, pe­ro no fue ne­ce­sa­rio. Des­de el ace­le­ra­dor eléc­tri­co la en­tre­ga del par es sen­sa­cio­nal. Y has­ta mal­cría, por­que uno se ha­ce a ve­ces el que va en una au­to­má­ti­ca.

Es­te mo­men­to es­pe­cí­fi­co de ace­le­ra­ción sú­bi­ta, es­te pe­que­ño y di­mi­nu­to ins­tan­te es, a la vez, in­men­so y elo­cuen­te. Son po­cos se­gun­dos pa­ra en­ten­der bue­na par­te del ca­rác­ter de es­ta ma­xi trail que can­ta su po­de­río de ma­ne­ra cons­tan­te y li­neal. Pe­ro tam­po­co hay que con­fiar­se, cuan­do la lle­va­mos en Sport y las sus­pen­sio­nes se en­du­re­cen, es po­si­ble no­tar un cier­to “en­tu­sias­mo” de su tren de­lan­te­ro, ojo ahí, si bien es cier­to que es­ta­mos an­te una moto que uno la sien­te siem­pre ba­jo con­trol, nun­ca sos­la­ye­mos que su ca­ba­lla­je es im­por­tan­te.

Va­mos al otro la­do de la reali­dad. Au­to­pis­ta con­ges­tio­na­da, seis y me­dia de la tar­de, quie­ro to­mar la 5 Sur. La moto es gi­gan­te y su pe­so no ayu­da en na­da. Cen­tí­me­tro a cen­tí­me­tro y emu­lan­do una cla­se de pe­sas, voy me­tien­do la es­truc­tu­ra de 271 ki­los. Mi­do 1,72 m y, por suer­te, el asien­to es­tá ajus­ta­do en su mo­do más ba­jo, que me per­mi­te lle­gar con las pun­tas de los pies al pi­so. En es­te con­tex­to es una lu­cha, es tor­pe, hay que aguan­tar­la.

La ac­tua­li­za­ción del mo­de­lo com­pren­de múl­ti­ples desa­rro­llos. La elec­tró­ni­ca ofre­ce cua­tro ma­peos di­fe­ren­cia­dos (en la ver­sión XCa hay uno más): Road, Rain, Off Road (des­ac­ti­va ABS rue­da tra­se­ra), Sport (con­duc­ción más enér­gi­ca, las asis­ten­cias nos “acom­pa­ñan” sin ser tan in­tru­sas). Ca­da uno, a su vez, lle­va su pro­pio ajus­te de sus­pen­sión, sien­do su con­di­ción se­mi­ac­ti­va una de las gran­des no­ve­da­des del mo­de­lo (es ca­paz de in­ter­pre­tar que hemos pa­sa­do del as­fal­to a la tie­rra y se aco­mo­da de mo­do au­to­má­ti­co). Pa­ra sa­car­le pro­ve­cho a to­da es­ta po­si­bi­li­dad de con­fi­gu­rar la moto, hay que dar­se unos mi­nu­tos. La pan­ta­lla digital a la iz­quier­da del ta­có­me­tro mues­tra to­do es­to ope­rán­do­lo des­de el ma­ni­llar izquierdo con te­clas de se­lec­ción y una por de­trás de la pi­ña que ha­ce las ve­ces de en­ter. Des­de es­ta mis­ma zo­na, y se­lec­cio­nan­do el ícono, es po­si­ble ajus­tar eléc­tri­ca­men­te la al­tu­ra del pro­tec­tor ae­ro­di­ná­mi­co.

Si el an­te­rior mo­de­lo se de­tie­ne con efi­ca­cia, es­te per­fec­cio­nó tal cua­li­dad gra­cias a una nue­va pin­za Brem­bo ade­lan­te, que se en­car­ga de me­jo­rar la ope­ra­ción con una mor­di­da más vi­go­ro­sa.

No soy muy ami­go del con­trol de cru­ce­ro en las mo­tos, pe­ro la Ex­plo­rer 1200 lo ex­hi­be co­mo gran pri­mi­cia. Me que­do, en cam­bio, con los pu­ños ca­le­fac­cio­na­dos, so­bre to­do en los días muy fríos que me to­có vi­vir a fon­do es­ta ma­xi trail de pre­cio al­ta­men­te com­pe­ti­ti­vo si se mi­ra el aba­ni­co de ri­va­les.

Tec­no­lo­gía digital. Uno de los ele­men­tos que so­bre­sa­len es el ta­có­me­tro análo­go, un cen­tro de ins­tru­men­ta­ción acom­pa­ña­do por dos pan­ta­llas di­gi­ta­les que en­tre­gan dis­tin­tos ti­pos de da­tos. De­ta­lles im­por­tan­tes.Equi­pa­mien­to que se agra­de­ce en los días fríos son los pu­ños ca­le­fac­cio­na­dos y acá Triumph lo in­cor­po­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.